Aftas Bucales: Qué Son y Cómo Evitarlas

Las aftas bucales son motivo de consulta muy frecuente en la práctica médica, y se caracterizan por molestias y ardor en la mucosa oral. Sus causas se asocian a diferentes factores de riesgo y existen distintas formas de combatir sus síntomas.

¿Sabías Qué?:

  • Las aftas bucales son el motivo de consulta más frecuente en la práctica médica.
  • Son pequeñas úlceras que se desarrollan en el interior de la mucosa oral, en forma de vesículas muy dolorosas.
  • De un 20 a un 60% de los individuos pueden desarrollar estas lesiones en algún momento de su vida.
  • Son muy recurrentes y de causas desconocidas.
  • Se asocian a múltiples factores de riesgo como otras lesiones orales, consumo de alimentos ácidos o picantes, estrés, trastornos hormonales y autoinmunes, y dieta baja en vitamina b12, zinc, ácido fólico y hierro.
  • Es importante consultar al médico cuando las aftas se acompañan de fiebre, se instalan por más de tres semanas o experimentas dificultad para tragar.
  • Las aftas no deben confundirse con el herpes labial, producido por el virus del herpes simple.
  • La mayoría de las aftas no requieren tratamiento específico, ya que se curan solas.
  • Existen remedios caseros que alivian el dolor y aceleran el proceso de curación. Entre ellos, el uso de cremas tópicas, enjuagues bucales y analgésicos o antinflamatorios para el dolor.
  • Si las aftas son recurrentes, es importante consultar al médico para buscar la causa subyacente.

¿Qué Son Las Aftas Bucales?

Las aftas son conocidas como úlceras aftosas o estomatitis aftosa y se definen como la pérdida de continuidad de la mucosa oral, caracterizadas por la formación de pequeñas úlceras que aparecen en el interior de la boca (en el revestimiento interno de las mejillas, lengua,  labios o la garganta) y que tienden a ser muy dolorosas. Generalmente, son de color blanco grisáceo o amarillo, con un borde rojo eritematoso.

No debe confundirse con el herpes labial, infección provocada por el virus del herpes, el cual es altamente contagioso.

Clínicamente, se consideran aftas a todas las lesiones de la mucosa oral que sean de aspecto ulceroso, del tamaño de una cabeza de alfiler con un halo eritematoso y que sean sumamente dolorosas.

La mayoría de las aftas no requieren tratamiento y se curan por sí solas. No son contagiosas y son el tipo de lesión oral más común, afectando aproximadamente al 20% de la población. Es más común en mujeres que en hombres. En cambio, la susceptibilidad al herpes labial puede ser hereditaria, por lo que se transmite de una generación a otra.

Las úlceras pequeñas son las más comunes y miden de 3 a 10mm, pueden durar de 10 a 14 días y no dejan cicatrices. Las aftas más grandes tienen un diámetro mayor a 10mm, su localización es más profunda, con bordes irregulares, y pueden tardar de semanas a meses para sanar y generalmente dejan cicatriz.

A diferencia de las aftas bucales, las lesiones del herpes labial se caracterizan por la formación de vesículas que se agrupan en núcleos. Miden de 2 a 3mm, pero puede haber hasta 100 úlceras simultáneas. El herpes labial tiende a curar sin dejar cicatrices.

¿Cuál Es El Origen De Las Aftas?

No se conoce muy bien su origen, sin embargo, se asocia a ciertos factores de riesgo, divididos en dos grupos:

  • Primarias, producidas por agentes externos o ambientales:
    • De tipo mecánico, como el uso de prótesis dentales, técnica de cepillado enérgica, consumo de alimentos muy fríos o muy calientes, mordedura autoinducida de las mejillas y presencia de otras lesiones en la boca.
    • Tipo químico, quemaduras producidas por medicamentos, aplicación de caústicos y productos de terapia dental.
    • Tipo biológico, infecciones virales, bacterianas o micóticas.
  • Secundarias,  se desarrollan siempre que exista una enfermedad sistémica o autoinmune como la diabetes mellitus, enfermedades de piel y partes blandas, linfomas, neoplasias, VIH/SIDA, reacciones adversas a ciertos fármacos (aspirina, betabloqueadores, penicilamina, AINES, fenitoína, antineoplásicos o inmunosupresores).

Las úlceras aftosas también se vinculan a  infecciones virales, bacterianas y micóticas,  y otras enfermedades como la enfermedad de Behçet, la enfermedad de Crohn, la mononucleosis infecciosa y el lupus eritematoso sistémico.

La frecuencia de aparición de las aftas bucales es mayor en las mujeres que en los hombres, y afectan más entre las edades de 10 y 40 años, en particular, entre los 10 y 19 años de edad.

¿Cómo Se Manifiestan Las Aftas?

Si has sentido molestias en alguna zona de la boca, que empiezan como una ligera picazón y que luego progresan hacia la formación de una pequeña úlcera, es muy probable que tengas aftas bucales. Las aftas tienden a desarrollarse a nivel de la lengua, la cara interna de la mejillas, las encías, el interior de los labios y el paladar blando (parte posterior del techo de la boca). Sus síntomas son:

  • Sensación de quemazón o ardor en la zona afectada.
  • Aparición de una lesión tipo mácula (roja al inicio y luego amarilla grisácea), dolorosas y superficiales, cubiertas de una seudomembrana con un halo rojo eritematoso de tamaño variable.
  • Se puede acompañar de dificultad para hablar, comer y deglutir.
  • Pueden acompañarse de inflamación en la mucosa oral, febrícula y adenopatías regionales (en caso de que exista sobreinfección bacteriana).
  • Otros síntomas menos frecuentes incluyen pérdida de peso, gripe, pesadez, fiebre, lesión de tamaño considerable y dolor a pesar de recibir tratamiento.

Tipos De Aftas Bucales

De acuerdo a sus características clínicas, las aftas bucales se clasifican en tres categorías:

  • Benignas o menores.
  • Graves o mayores.
  • Estomatitis aftosa recidivante.

Aftas Menores (Benignas)

Conocida también como estomatitis aftosa recurrente, es la más frecuente (60%) y se caracteriza por úlceras pequeñas, redondeadas, bien delimitadas, muy dolorosas y que desaparecen de 10 a 14 días sin dejar cicatriz.

Aftas Mayores (Graves)

Denominada como enfermedad de Sutton o periadenitis mucosa necrótica recurrente, predomina en las mujeres, con una incidencia del 6% al 15%. Son úlceras necróticas, mayores de 5mm, muy dolorosas y cuya duración es mayor a seis semanas. Frecuentemente dejan cicatriz.

Aftas Herpetiformes

Se le conoce como estomatitis aftosa herpetiforme recurrente. Tiene una incidencia del 15% y es más frecuente en mujeres. Se caracterizan por ser múltiples, puntiformes, pequeñas y agrupadas en vesículas que pueden romperse y formar una úlcera mayor. Tienden a resolverse de 7 a 10 días.

¿Cómo Aliviar Los Síntomas De Las Aftas Bucales?

Generalmente, las aftas no requieren un tratamiento médico específico, ya que se curan por sí solas. A pesar de ello, existen remedios caseros que pueden aliviar el dolor o la irritación, y aceleran el proceso de curación, entre ellos:

  • Geles y ungüentos tópicos aplicados sobre la úlcera, que ayudan a aliviar el dolor, disminuir la inflamación y prevenir la infección. Por ejemplo: benzocaína (orajel, orabase) y lidocaína al 2%  (anestésico), que se aplican antes de las comidas.
  • Los corticoides tópicos como la dexametasona, hidrocortisona y triamcinolona.
  • El 5-ASA (5-aminosalicítico o mesalasina) que se aplica en forma tópica, tres veces al día, después de cada comida.
  • Uso de antibióticos tópicos y orales en caso de sobreinfección, como las cefalosporinas, nistatina, tetraciclinas y clotrimazol.
  • Uso de enjuagues bucales para el dolor de garganta como el Benadryl, gracias a sus efectos anestésicos.
  • Los antinflamatorios como el ibuprofeno, acetaminofén y naproxeno.
  • Evitar los alimentos muy condimentados, picantes, muy ácidos y calientes.
  • Mantener una óptima higiene bucal con cepillado, hilo dental y enjuague antiséptico.

En periodo de 7 a 10 días, las aftas bucales deben resolverse y no dejar secuelas ni complicaciones adicionales, pero cuando persisten por mayor tiempo o cuando su aparición es muy frecuente, lo oportuno es acudir a un especialista.

Ver también:

Continúa con nosotros.


Una respuesta

  1. yo 05/15/2017

Agrega un cometario