10 alimentos para subir las plaquetas que saben delicioso

Saber sobre las plaquetas no es una responsabilidad exclusiva de los médicos, pues se trata de un conocimiento valioso que indicará los valores de salud de una persona. A continuación ahondaremos sobre este importante tema.

Qué son las plaquetas?

Las plaquetas son pequeños fragmentos del citoplasma de células llamadas, megacariocitos, presentes en el torrente sanguíneo. Son los cuerpos que impiden el desangre durante una cortadura o lesión abierta.

Estos trombocitos, como también se les conoce, están inactivos con una apariencia de pequeñas placas. Actúan durante una hemorragia al acudir a los vasos sanguíneos implicados en la herida y forman un coágulo que hace de tapón en la misma.

¿Qué significa tener bajas las plaquetas?

La deficiencia en la cantidad de plaquetas en la sangre implicará una potencial hemorragia profusa, hasta con una mínima cortadura.

Aunque el organismo operará bien a partir de las 100 mil, el conteo de plaquetas en personas sanas está entre 150 mil y 450 mil por micro litro de sangre. Cuando este conteo alcanza o supera el medio millón de plaquetas, se le conoce como, trombocitopenia.

Un conteo bajo de plaquetas provocará sangramientos repentinos por la nariz y encías, también se manifestará con manchas rojas en el cuerpo conocidas como, petequias. Sangre en las heces (melenas) y en la orina (hematuria) se suman a estos síntomas.

Los periodos menstruales largos o pesados de las mujeres podrían implicar un bajo conteo plaquetario. Los siguientes son los riesgos de hemorragia ligados a conteos de trombocitos:

Superior a 100 mil plaquetas por micro litro de sangre: situación normal, incluso después de una cirugía.

Entre 50 mil y 100 mil: un lesionado sangrará más de lo normal.

Entre 20 mil y 50 mil: hemorragias profusas hasta con mínimas lesiones o heridas.

Por debajo de 20 mil: sangrado espontáneo con o sin lesión.

Un dieta que garantice un buen reconteo plaquetario será una medida preventiva ante los costosos tratamientos clínicos, en el bajo conteo de plaquetas.

Lee nuestra guía sobre las causas de las plaquetas bajas

¿Cuáles son los alimentos que ayudan a mantener un buen conteo de plaquetas?

Los siguientes son 10 de los más efectivos alimentos para mantener un buen conteo de trombocitos:

1. Granada

La granada es un fruto multifacético que contiene suficiente hierro, mineral esencial para subir rápidamente y mantener las plaquetas en el rango apropiado.

Su alta concentración de vitaminas contribuye a mantener el nivel de energía demandado por el cuerpo, hasta con un reducido conteo plaquetario.

Lo ideal es comer el grano directamente para aprovechar toda su fibra soluble, que ayuda a bajar el colesterol y a reducir el estreñimiento. Su consumo también será beneficioso en jugos naturales o concentrados de granada.

2. Leche

La leche aporta calcio, macromineral que favorece a la regeneración de plaquetas.

El fibrinógeno de la leche es el precursor de la fibrina, proteína fibrilar que colabora a la formación de redes tridimensionales, que sirven para mantener unidas a las plaquetas durante un herida. Esta proteína también es responsable del mantenimiento de la costra protectora formada en las roturas de la piel.

La deficiencia de calcio demorará la formación de coágulos de sangre, por lo que el cuerpo quedará expuesto a un sangrado profuso en caso de una herida.

Además de la leche, los quesos, el yogurt y demás productos lácteos son fuentes de calcio.

3. Alimentos ricos en folato

El folato es imprescindible para una sana división celular y su deficiencia en el cuerpo incidirá negativamente en el conteo de plaquetas. Sin suficiente ácido fólico en el organismo no se formará la cantidad necesaria de glóbulos rojos, lo que promoverá una anemia.

Un adulto debe ingerir al menos 400 miligramos de folato al día, vitamina B que se halla en frutas cítricas, acelga, espinaca y demás vegetales de hoja verde, frijoles, lentejas y demás legumbres, espárragos, brócoli, aguacate, remolacha y repollitos de Bruselas. También en cereales integrales.

Al beber dos vasos de jugo de naranja al día se le proporcionará al cuerpo una buena dosis de ácido fólico y vitamina C.

4. Proteínas magras

Las carnes magras suman abundante zinc y vitamina B12, nutrientes fundamentales para revertir los efectos de la trombocitopenia, reducción del nivel de plaquetas que circulan por el torrente sanguíneo.

El pescado, pollo, pavo y otras aves como el avestruz, son carnes con proteínas magras para subir el conteo de plaquetas. Esta última es rica en hierro y vitaminas del complejo B. El alto contenido de zinc en la carne de las ostras se suma a los alimentos que favorecen a nivelar los trombocitos.

5. Extracto de hojas de papaya

Los compuestos en las hojas de papaya aumentan la cantidad de plaquetas en la sangre. A continuación la preparación de su infusión:

  • Lavar las hojas de papaya y hervirlas a fuego medio para liberar lentamente sus compuestos.
  • Reducir la cantidad de líquido a la mitad de su volumen.
  • Reposar y beber dos o tres cucharadas de extracto al menos dos o tres veces al día.

Otra forma de preparar la infusión:

  • Lavar las hojas y machacarlas en un mortero.
  • Mezclar un poco de la pasta resultante con tres cucharadas de agua en un lienzo limpio.
  • Exprimir el extracto a beber.

En ambas preparaciones se puede añadir miel para aplacar lo amargo de la infusión. Las hojas deben estar frescas y preferiblemente provenir de plantas de agricultura orgánica.

Lee nuestra guía sobre los 5 beneficios de las semillas papaya para tu salud

6. Aceite de hígado de bacalao y aceite de semilla de lino

El aceite de hígado de bacalao y de linaza contienen suficientes ácidos grasos omega-3 que fortalecen el sistema inmunológico, mejoran la circulación de la sangre y previenen las inflamaciones.

Estos aceites fortifican el sistema inmunitario conteniendo el descenso de las plaquetas y previniendo una condición autoinmune en la que el propio organismo elimina sus células sanas, incluyendo los trombocitos. Algunos trastornos autoinmunes son causantes de trombocitopenia.

Lo ideal será un producto orgánico si se empleará el aceite de semillas de lino.

7. Alimentos ricos en vitamina A

La vitamina A es esencial para la constitución de proteínas en el cuerpo, el crecimiento y la división celular, incluyendo el proceso del que se originan las plaquetas. También es importante para el buen funcionamiento de las retinas.

Los siguientes son los alimentos con más vitamina A:

  • Carnes y pescados.
  • Lácteos.
  • Espinaca, brócoli, col rizada, zanahoria, calabaza y camote, entre otros alimentos ricos en betacarotenos, principal fuente de vitamina A.

Beber jugo de naranja con zanahoria será ideal para aumentar el folato y la vitamina A en el cuerpo.

Lee nuestra guía sobre los alimentos con vitamina A

8. Clorofila de pasto de trigo

La clorofila ayuda a purificar la sangre, combate la anemia, estimula el sistema inmunológico y tiene efectos rejuvenecedores y revitalizadores.

El jugo contenido en el pasto de trigo suma más de un 70 % de clorofila, convirtiéndose en una de las mejores fuentes de este nutriente que promueve la producción de células sanguíneas y la generación de plaquetas.

Así se hace un rico jugo en clorofila y vitaminas:

  • Cortar y licuar hojas de planta de trigo.
  • Exprimir dos naranjas sobre una taza.
  • Se puede añadir polvo orgánico de pasto de trigo.

La clorofila es para las plantas lo que la sangre representa para el cuerpo. Su estructura molecular es casi idéntica a la de la hemoglobina, solo se diferencian en que la primera tiene un átomo central de hierro y en la segunda es de magnesio.

9. Alimentos ricos en vitamina K

La vitamina K tiene un importante rol en el crecimiento celular y en la renovación de las plaquetas en el torrente sanguíneo, conocido como vitamina antihemorrágica.

El sangrado excesivo durante la menstruación podría estar vinculado a deficiencias de vitamina K, nutriente que actúa contra el endurecimiento de las arterias y en el fortalecimiento de huesos, con lo que ayuda a prevenir la osteoporosis.

Brócoli, espinaca y la acelga, entre otros vegetales de color verde intenso, son fuentes principales de la vitamina. Té verde, lechuga, tomate, coliflor, repollo, cereales integrales y nabos, se suman a otras fuentes vegetales de vitamina K.

Las primeras fuentes animales del nutriente son las carnes rojas magras, el hígado y los huevos. El consumo de suplementos de vitamina K también es válido.

10. Dieta macrobiótica

La Asociación de Apoyo para los Trastornos Plaquetarios de Estados Unidos recomienda una dieta energética antiinflamatoria, en personas con bajo conteo de plaquetas, con base en investigaciones sobre los requerimientos nutricionales del cuerpo y en los estudios relativos a los patrones de generación de trombocitos en la sangre (1).

Se demostró que este régimen macrobiótico comprendido en granos integrales y vegetales orgánicos, es efectivo en la producción de células en la sangre y en el aumento de plaquetas para combatir la trombocitopenia.

Esta dieta no sugiere proteínas de origen animal con excepción del pescado y el yogurt de alta calidad. Se deben evitar edulcorantes, alcohol, limón y melón amargo, agua tónica y quinina.

Para comenzar a consumir estos 10 alimentos que colaborarán a mejorar el conteo de plaquetas, será necesario asistir y consultarlo antes con el médico o nutricionista.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también identifiquen la decena de alimentos que ayudan a subir las plaquetas.

Ver También:

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here