15 Alimentos Para Mejorar Tu Memoria Y Enfocarte Mejor

Siempre hemos sabido que nuestra comida puede engordarnos o ayudarnos a adelgazar. De igual forma, puede perjudicar o mejorar la salud de nuestra piel, corazón, hígado y otras partes del cuerpo.

Pero, ¿has pensado que la comida tiene mucho que ver con el funcionamiento de tu cerebro y tu memoria?

Cada día, los científicos saben un poco más de cómo los alimentos afectan tu mente, en especial, tu materia gris.

Uno de esos hallazgos es que la memoria está estrechamente vinculada con la salud intestinal.

La ciencia ha establecido que los alimentos con antioxidantes, integrales y ricos en grasas saludables, vitaminas y minerales, optimizan el funcionamiento intestinal, protegiéndote de enfermedades cerebrales y mejorando tu memoria.

Obviamente, algunos son mejores que otros y es necesario tener variedad, ya que una dieta monótona puede ser insuficiente.

Por ello, en nuestra selección de los 15 mejores alimentos para tu memoria, hemos incluido verduras, frutas, semillas, animales, aceites, condimentos y ¡chocolate!

Una magnífica lista que te ayudará a satisfacer tus gustos y potenciar tu memoria.

1. Aguacates

Por mucho tiempo los aguacates o paltas tuvieron mala reputación por su alto contenido de grasa, no en balde, también se le llama mantequilla silvestre.

Por fortuna, hace ya bastante que se estableció que son monoinsaturadas, es decir, grasas buenas.

El aguacate es rico en vitaminas del complejo B, C, K y ácido fólico, ayudando a regular el azúcar en la sangre y a mantener tu piel sana y radiante.

De igual manera, ayuda en la prevención de coágulos en el cerebro, protegiéndote contra accidentes cerebrovasculares; y mejora la función cognitiva, particularmente la concentración y la memoria.

El aguacate es la fruta con mayor cantidad de proteína vegetal y con menor contenido de azúcar, una combinación que mucha gente aprecia.

Tradicionalmente, el aguacate ha sido consumido como guarnición individual o como parte de las ensaladas, y últimamente se ha puesto de moda en los batidos, como sustituto de las grasas no saludables.

Al incorporar suficiente aguacate a tu dieta, tu memoria y tu salud te lo agradecerán.

Lee nuestra guía sobre las 12 razones para comer aguacate

2. Remolacha

La remolacha o betabel es otro vegetal que era visto de reojo, incluso por personas acostumbradas a comer grandes cantidades de verduras.

No obstante, el tiempo la ha puesto en el lugar que le corresponde, por sus múltiples ventajas para la salud y nutrición.

La remolacha es rica en nitratos naturales y el óxido nítrico, generado por el organismo, es el principal responsable de que tus vasos sanguíneos mantengan un adecuado ensanchamiento para conducir la sangre, que mejora el rendimiento mental y la memoria.

Un buen flujo de sangre también es fundamental para la formación muscular, razón por la cual, el óxido nítrico es muy apreciado por atletas y culturistas.

Igualmente, la remolacha es rica en antioxidantes, previniendo enfermedades celulares como el cáncer y contribuyendo a la eliminación de las toxinas en la sangre.

3. Arándanos

El arándano es como un caramelo natural y debería formar parte de la dieta diaria de todas las personas saludables.

Lo mejor de los arándanos para tu memoria es que contienen una elevada cantidad de ácido gálico, un compuesto que protege tus células cerebrales del estrés y la degeneración.

Son uno de los frutos más ricos en antioxidantes y su abundancia en fibra le facilita el trabajo a tus intestinos.

Los flavonoides de los arándanos estimulan tus capacidades cognitivas y de aprendizaje.

Esta fruta colabora con tu salud cardiovascular y es buena para los diabéticos.

Un batido diario de arándanos es un excelente aliado para tu memoria.

4. Caldo De Hueso

La medicina tradicional sabe, desde la antigüedad, lo que los caldos de huesos pueden hacer contra gripas, infecciones, problemas intestinales e inflamaciones.

Su alto contenido de colágeno ayuda a entonar y mantener libres de inflamaciones a tus intestinos.

Los aminoácidos de la sopa, como la glicina y la prolina, contribuyen al óptimo funcionamiento del sistema inmunológico, previniendo el estrés y mejorando la memoria.

El caldo de huesos frecuentemente se prescribe a pacientes que se están recuperando de alguna afección u operación, por lo que, si puede ayudar a un convaleciente, imagínate lo que puede hacer por ti.

Quizá ya sepas lo bueno que es el caldo de huesos para superar una resaca monumental, pero no hay que reservarlo solo para esas ocasiones, ya que es muy barato y fácil de preparar.

5. Brócoli

Si tu madre te recomendó que comieras mucho brócoli y le has hecho caso, no te alcanzará la vida para agradecerle su consejo. El brócoli es uno de los alimentos más completos de la naturaleza.

Es una bomba cargada con vitamina C y una sola taza aporta 1,5 veces el requerimiento diario de este nutriente.

Otro maravilloso atributo del brócoli es su alto contenido de fibra, que le da fluidez a tu función intestinal, elimina grasas dañinas y provoca una rápida sensación de llenura, evitando que comas en exceso.

La fuerte presencia de vitaminas en el brócoli (A, C y E), así como su alto contenido de zinc, potasio y aminoácidos, lo hacen un activo agente de prevención del cáncer, particularmente de mama, próstata, útero, aparato digestivo y urinario.

El consumo regular de brócoli promueve la piel sana, suave y brillante, y el sistema óseo se fortalece gracias al calcio, magnesio, fósforo y zinc.

Si aún no eres un amante del brócoli, ¡debes empezar a cortejarlo!

Lee nuestra guía sobre los datos nutricionales del brócoli y los beneficios para tu salud

6. Apio

El apio o célery es un alimento que combina un escasísimo poder calórico con extraordinarios atributos, siendo uno de los favoritos en los regímenes para perder peso.

Una taza de apio contiene la ridiculez de 16 calorías. De hecho, por algún tiempo se creyó que era un alimento de calorías negativas, es decir, que gasta más energía de las que aporta.

Al final, los bioquímicos afinaron el lápiz y calcularon que 100 gramos de apio tienen 14 kcal y se necesitan 6 para metabolizarlo, dando un saldo positivo de 8 kcal.

Pero no se te ocurra menospreciarlo, ya que tiene un alto contenido de antioxidantes y  polisacáridos que trabajan como antinflamatorios naturales, ahorrándole trabajo a tu sistema inmunológico.

También tiene una buena dosis de vitaminas y minerales, y alivia el síndrome del colon irritable.

Sus beneficios para tus intestinos se reflejan en tu cerebro y tu memoria.

7. Aceite De Coco

El aceite de coco es un producto muy versátil, utilizado en la alimentación y en la medicina natural desde la antigüedad. Tiene tantos usos, que deberíamos preguntarnos para qué no sirve.

Una de sus propiedades es que opera como un potente antinflamatorio natural, eliminando las células que generan las inflamaciones.

El aceite de coco destruye las bacterias malas que almacenas en tus intestinos y ayuda con la pérdida de memoria, que se desarrolla con el envejecimiento.

Actualmente se están desarrollando novedosas terapias contra el mal de Alzheimer con base en aceite de coco extra virgen.

Lee nuestra guía sobre las 20 formas secretas de usar el aceite de coco para la piel de tu cuerpo y cara

8. Chocolate

Lamentamos decirte que no todos los chocolates son buenos para tu salud, solo el chocolate negro.

Un chocolate claro podrá ser muy delicioso, pero solo el chocolate negro conserva los atributos nutricionales que lo hacen bueno para la memoria y la salud en general.

El chocolate negro es el menos procesado y es una explosión de flavonoles, compuestos naturales con propiedades antioxidantes y antinflamatorias, que ayudan a reducir la tensión arterial y mejoran el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Trata de que tu chocolate tenga un mínimo de 70 % de cacao y estarás aprovechando las ventajas de su negrura.

9. Yemas De Huevo

Los huevos han arrastrado cierto desprestigio de subir el colesterol malo y mucha gente intenta no pasarse de su dosis semanal de yemas.

Al final, parece que no es tan cierto y los huevos en exceso son tan malos como el abuso de cualquier otra cosa.

Las yemas de huevo son ricas en colina, un nutriente del complejo B asociado al sano desarrollo del cerebro del feto en el útero de la mujer.

Los huevos son una excelente fuente de proteínas, son muy sabrosos y baratos.

Si tienes la suerte de conseguir huevos frescos de gallinas camperas, ¡enhorabuena!

10. Aceite De Oliva Extra Virgen 

Más que un aderezo, el aceite de oliva extra virgen es un nutriente para el cerebro en estado crudo.

Este aceite está repleto de polifenoles, unos vigorosos antioxidantes que se encuentran en las cáscaras de frutas como olivas y uvas, y otros vegetales como el té, el mate, la granada y las nueces.

El aceite de oliva extra virgen puede mejorar la memoria y el aprendizaje, e incluso revertir cambios mentales negativos asociados a la edad y las enfermedades.

También participa en el combate contra las ADDL (amyloid b-derived diffusible ligands), unas proteínas que intoxican el cerebro e inducen el mal de Alzheimer.

Estos beneficios del aceite de oliva extra virgen desaparecen cuando cae a la sartén. En mayor o menor medida, todos los aceites se descomponen a altas temperaturas, perdiendo sus encantos, aunque el pollo frito quede muy rico.

11. Vegetales De Hoja Verde

A Popeye no le gustaban las verduras hasta que alguien le mintió diciéndole que las espinacas eran un concentrado de hierro. En la ficción, el popular marino derrota a Brutus y conquista a Oliva gracias a su hercúleo cuerpo de espinacas.

No le hubieran mentido, si le hubieran dicho que las acelgas, la col rizada, la lechuga romana y las espinacas, tienen hierro, pero son mejores para los trastornos mentales de la senilidad. Fue lo que encontró el Centro Médico de la Universidad de Rush, Chicago (1).

Dicha investigación estudió durante 5 años la capacidad mental y los hábitos alimenticios de casi mil adultos mayores, encontrando que aquellos que consumieron una o dos porciones diarias de hojas verdes, tuvieron un deterioro mental mucho más lento.

Los vegetales verdes son ricos en las vitaminas A y K, que ayudan a combatir las inflamaciones y fortalecen los huesos.

Come tu ración diaria de espinaca o de cualquier vegetal de hoja verde, pero no pensando en mejorar tu musculatura, sino tu memoria.

12. Romero

Esta popular hierba aromática, omnipresente en la cocina mediterránea, tiene varios beneficios.

Uno de ellos es proteger a tu cerebro de la degeneración neuronal, gracias a que uno de sus principales componentes, el ácido carnósico, combate los radicales libres que atacan las células cerebrales.

Los radicales libres son compuestos anómalos que están relacionados con los accidentes cerebrovasculares, el Alzheimer y el envejecimiento cerebral.

Así mismo, el romero tiene propiedades antioxidantes y antinflamatorias.

Los principales agentes antioxidantes del romero son el ácido rosmarínico y el ácido cafeico, empleados en novedosas terapias contra el cáncer y la hepatotoxicidad, enfermedad del hígado provocada por el abuso de drogas.

Si aspiras la esencia de romero, puedes mejorar tu trabajo mental, aumentando la velocidad y efectividad con la que procesas la información.

13. Salmón

El salmón es muy nutritivo y beneficioso para tu mente, ya que tiene enormes cantidades de omega 3, ácidos grasos polinsaturados de cadena larga y extralarga, que ayudan a que tu cerebro funcione mejor, eliminando nieblas mentales y potenciando la memoria.

En los niños, el salmón ayuda a prevenir el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), mejorando su concentración y enfoque.

Asimismo, sus ácidos grasos ayudan a la prevención del cáncer y la neutralización de tumores.

Solo debes tener en cuenta que el salmón que compres esté libre de toxinas y mercurio, algo cada vez más difícil en los pescados comunes y de criadero.

Trata de ahorrar en otras cosas, pero no en un buen salmón silvestre de las limpias aguas de Alaska ¡Solo esperamos que no te engañen!

El salmón ahumado conserva sus ácidos grasos omega 3, que mejoran tu nivel de colesterol bueno, abatiendo el malo. Igualmente, su alto contenido de vitamina D permite incrementar la absorción de calcio, fijándolo en tus huesos y evitando la osteoporosis.

14. Cúrcuma

La cúrcuma, extraída de la raíz de la planta herbácea Curcuma longa, originaria de la India, es el ingrediente que aporta al curry su característico color amarillo intenso, pero sus propiedades alimentarias van mucho más allá de un simple colorante natural.

La curcumina, el componente químico más importante de la cúrcuma, es uno de los agentes antinflamatorios naturales más potentes, contribuyendo a mantener saludable el sistema inmunológico.

La cúrcuma ayuda también a incrementar el nivel de antioxidantes en el organismo y a mantener el cerebro oxigenado y en estado de alerta.

La cúrcuma puedes consumirla sola y en currys, como colorante y condimento. El té de cúrcuma es utilizado como analgésico, especialmente para aliviar dolores e inflamaciones de manera natural.

Puedes prepararlo con la raíz de cúrcuma, que ya venden en polvo o rayando un trozo de la raíz de la planta.

15. Nueces

Tomar el cascanueces, abrir y comer una y otra nuez, puede ayudar a tu mente más de lo que te imaginas. También puedes consumir las que vienen sin cáscara, pero no tienen el mismo encanto.

Sus elevadas cantidades de vitaminas, minerales y antioxidantes mejoran la función cognitiva y el estado mental.

Las nueces son los frutos secos con mayor cantidad de antioxidantes, superando a los pistachos, maníes y almendras. Y no tienes que cascar una infinidad de nueces al día, con 10 bastan.

Sus polifenoles y otros antioxidantes ayudan a fortalecer las conexiones entre las neuronas, lo que se traduce en un desempeño superior en tus habilidades motoras y mejoran el desempeño de los adultos mayores.

La vitamina E contenida en las nueces ayuda a prevenir el Alzheimer y otros trastornos mentales. Tu corazón y salud cardiovascular también se benefician si comes una ración de nueces diariamente.

Esperamos que pronto pongas a volar tu mente con estos 15 alimentos.

¡Hasta la vista!

Ver También: