Cáncer De Tiroides: Causas, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

La tiroides es una glándula del sistema endocrino, constituida por dos lóbulos (derecho e izquierdo), que están unidos por una especie de istmo, lo cual le da una forma de mariposa con alas abiertas, de la letra H o una especie de escudo.

Las hormonas que produce dicha glándula son fundamentales para el metabolismo celular y se conocen como triyodotironina (T3) y tiroxina (T4).

La cantidad que se produce de dichas hormonas está regulada por la hipófisis, una glándula situada en el cerebro que, entre otras cosas, fabrica la hormona TSH (hormona estimuladora de la tiroides).

Dicha hormona, también conocida como tirotropina, colabora en el buen funcionamiento de la tiroides en general y coordina la liberación de T3 y T4.

La tiroides interviene directamente en la regulación de varias funciones del organismo como el metabolismo en general, el ritmo del corazón, la temperatura del cuerpo, la tensión arterial y el mantenimiento del peso.

Síntomas Del Cáncer de Tiroides

Inicialmente el cáncer de tiroides no presenta sintomatología, o es muy sutil, por lo cual, se hace difícil su detección temprana. Pero cuando avanza, suelen manifestarse algunos de los siguientes síntomas:

  • Nódulo, bulto o inflamación en el cuello, muchas veces de rápido crecimiento.
  • Dolor en la parte anterior del cuello, que puede alcanzar la región de los oídos.
  • Ronquera u otras alteraciones en la voz que no desaparecen.
  • Tos persistente.
  • Dificultades para tragar.
  • Problemas respiratorios.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.
  • Sensación de compresión de la tráquea.

 

Factores De Riesgo Para Padecer De Cáncer De La Tiroides

Los factores de riesgo que se asocian con mayor frecuencia al cáncer de tiroides son:

  • Historia familiar de cáncer tiroideo.
  • Ser del sexo femenino.
  • Antecedentes de cáncer de mama.
  • Ser mayor de 40 años de edad.
  • Haber sido sometido a radiación tratamientos en el cuello para tratamientos, por manejar o trabajar cerca de equipos de radiación e incluso por ser sobreviviente de accidentes nucleares.
  • Algunos síndromes genéticos.

 

Tipos De Cáncer De La Tiroides

Es un tipo de cáncer poco común, que se presenta con mayor frecuencia en las mujeres y existen varios tipos:

Anaplásico

Es un tipo raro de cáncer que se desarrolla muy rápidamente, afecta a personas ancianas y es de difícil tratamiento. Puede alcanzar órganos a distancia como huesos, pulmones e hígado en poco tiempo.

Folicular

Afecta generalmente a mujeres mayores a los 35 años de edad. Presenta un elevado riesgo de recidivas y metástasis. En los casos más avanzados, la diseminación de las células tumorales se da principalmente en huesos y pulmones.

Linfoma

Este tipo de cáncer que aparece en las células del sistema inmunológico.

Medular

También es una forma rara de cáncer, responsable de aproximadamente el 5 % de los casos. Es un tumor agresivo que se asocia mucho al factor hereditario.

Papilar

Es el tipo más común de cáncer de tiroides, responsable de casi el 80 % de los casos. Es un tumor poco agresivo que se desarrolla lentamente y afecta a los más jóvenes.

Se diagnostica en exámenes de rutina y la reacción al tratamiento suele ser buena. En el  caso de que ocurran metástasis, los ganglios linfáticos son los más afectados.

Lee nuestra guía sobre los 10 signos y síntomas del Hipotiroidismo

Diagnóstico Del Cáncer Tiroideo

El diagnóstico del cáncer en la tiroides debe considerar lo detectado en el examen clínico de palpación de la glándula y la presencia de ganglios linfáticos inflamados.

No obstante, como apenas un pequeño número de nódulos puede ser palpable, los exámenes que se utilizan para el diagnóstico preciso son:

  • Medición de niveles de T3, T4, TSH, tiroglobulina, calcio, fósforo y calcitonina en sangre.
  • Ecografía, cintilografía y resonancia magnética de la tiroides.
  • Biopsia de aspiración con aguja fina para identificar la presencia de células tumorales malignas.
  • Prueba de la función tiroidea, denominada RAIU (captación de yodo radiactivo).

 

Tratamiento Del Cáncer De La Tiroides

En líneas generales, el tratamiento para el cáncer de tiroides es quirúrgico, se puede realizar tiroidectomía (extirpación de la glándula), parcial o total, dependiendo del tipo de cáncer y su gravedad.

En el caso de que las células malignas hayan comprometido a los ganglios cervicales, será necesario retirarlos.

La eliminación parcial o total de la tiroides, reducirá o detendrá la producción de hormonas tiroideas, por lo que se requerirán suplementos orales para su reemplazo.

Luego de 4 a 6 semanas de la intervención quirúrgica, el paciente recibirá dosis terapéuticas de yodo radiactivo para destruir cualquier posible tejido tumoral que no haya sido removido durante la operación.

Así como para combatir alguna célula cancerígena que haya podido diseminarse a otras partes del cuerpo, evitando la metástasis.

Se recomendará también radioterapia, asociada o no a quimioterapia, en el caso de tumores agresivos, como sería en los casos de carcinoma medular y anaplásico.

La radioterapia servirá para destruir las células enfermas y disminuir el tamaño del tumor en el caso de que el cáncer esté tan avanzado que no sea posible la cirugía.

La quimioterapia consiste en el uso de medicación específica para eliminar las células tumorales.

Lee nuestra guía sobre los 8 remedios caseros 100% naturales para el Hipotiroidismo

Pronóstico A Largo Plazo Del Cáncer De Tiroides

El cáncer de la tiroides es tratable y son elevados los índices de curación. Sin embargo, en aproximadamente el 30 % de los casos puede ocurrir recidiva o reincidencia de la enfermedad.

Por tal motivo, es fundamental que el médico realice seguimiento de la salud del paciente, incluyendo preguntas sobre posibles síntomas, examen del cuello, análisis de sangre y algunos de imágenes.

Este seguimiento deberá realizarse por lo menos durante diez años o de por vida, ya que el éxito del tratamiento está directamente relacionado con el diagnóstico precoz.

No debe descuidarse la reposición hormonal después de que la glándula fue retirada, ya que es indispensable para regular positivamente el metabolismo.

Evita el exceso de peso, adoptando una dieta equilibrada y saludable, así como la práctica regular de ejercicios físicos.

 

Prevención Del Cáncer De Tiroides

Entre los diferentes tipos de cáncer, el de la tiroides es una de las formas más curables. Muchas personas que lo padecen, lo han desarrollado por motivos desconocidos, que dificultan su prevención.

En algunos casos, es posible combatir los factores de riesgo más comunes para limitar las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

La exposición a la radiación, sobre todo durante la infancia, es un factor de riesgo conocido para este tipo de cáncer.

La mayoría de los médicos no utilizan radiación para enfermedades menos graves, y en general evitan cualquier exposición a los rayos X que no sea necesaria.

También existen exámenes de sangre que evalúan las mutaciones en genes encontrados en el caso de carcinoma de tiroides tipo medular hereditario.

Por tal motivo, la mayoría de los casos de cáncer tiroideo medular pueden ser prevenidos o tratados precozmente por medio de la remoción de la glándula.

Cuando la enfermedad ha sido diagnosticada en un núcleo familiar, todos los miembros deben ser sometidos a exámenes para revisar cualquier alteración genética.

Las plantas de energía nuclear son un factor de riesgo muy elevado, por lo que, si se vive cerca de alguna, se debe mantener contacto con el médico para ver la posibilidad de la utilización de yoduro de potasio (bloqueador del ingreso de yodo radiactivo en la tiroides).

Si se tiene cualquier factor de riesgo, los chequeos regulares, al menos una vez por año son aconsejables, a manera de hacer una detección oportuna y prevenir que la enfermedad avance.

Por favor, comparte esta valiosa información.

Sigue con nosotros.

 

Ver También: