10 causas de sangre en la orina (orinar sangre)

Hematuria o sangre en la orina es una afectación tanto leve como seria y en ambos casos debe ser atendida por un médico. Lo que identificaremos en este artículo, además de sus causas, será reconocer cuando no pone en riesgo la salud y cuando sí lo hace..

Tener sangre en la orina no es una enfermedad, más bien un síntoma de que una o varias funciones del cuerpo no operan correctamente. El tratamiento para corregir el problema será aplicado al identificar la causa de la manifestación.

La fuente más frecuente de la hematuria se vincula en el funcionamiento de los riñones, vejiga y otros componentes del aparato urinario.

No siempre se podrá identificar cuando haya sangre en la orina porque puede manifestarse en un tono marrón similar al color normal de la misma. Tampoco cuando su presencia en el fluido es mínima, condición que se conoce como, microscópica. Cuando esto ocurre, su detección es a través de una prueba de laboratorio.

Cuando la sangre en la orina es tanta que se nota a simple vista se le conoce como, macroscópica.

Conozcamos ahora cuáles son las 10 causas más comunes del sangrado en la orina.

1. Infección del tracto urinario (ITU)

Es una de las causas más frecuentes de la sangre en la orina y por lo general se trata de una hematuria microscópica o microhematuria.

Las bacterias ingresan al cuerpo a través de la uretra y eventualmente colonizan órganos como la vejiga y riñones. Los síntomas de una infección del tracto urinario incluyen:

  • Dolor y ardor al orinar.
  • Necesidad persistente de orinar.
  • Fuerte olor a orina.

Para algunas personas, el único indicador de una infección del tracto urinario es la presencia de sangre microscópica en la orina.

La probabilidad de que una mujer sufra una ITU en su vida es de 50% y está vinculada principalmente con el embarazo, la actividad sexual y la edad. Los hombres padecen mucho menos este tipo de infección, con un mayor índice de ocurrencia en el transcurso del primer año de vida y después de los 50 años.

Los antibióticos son los más empleados para el tratamiento habitual de las infecciones del tracto urinario, tanto en una etapa simple o en una complicación.

2. Infecciones renales

La pielonefritis o infección renal es provocada por bacterias que ingresan a los riñones a través del torrente sanguíneo o del uréter, causando la inflamación del tejido renal, la pelvis renal y los cálices renales.

Estos trastornos conllevan a la presencia de sangre en la orina, uno de los síntomas de la infección. Otros signos de una infección renal incluyen también:

  • Fiebre superior a 39 °C (102 °F) por más de dos días.
  • Dolor en el costado del abdomen o dolor de flanco.
  • Malestar general, escalofríos, inapetencia y anorexia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Orina turbia y de fuerte olor.

Las mujeres padecen de infecciones renales 5 veces más que los hombres. La primera línea de tratamiento para estas es el empleo de antibióticos.

3. Cálculos renales o en la vejiga

Las “piedras en los riñones” causaron mucho dolor antes del desarrollo de técnicas para fragmentarlas por ondas de choque, cirugías para desintegrarlas con láser y los relajantes del músculo uretral para facilitar su extracción mediante la orina.

Un cálculo es una masa sólida compuesta por diminutos cristales que se forma en los riñones, a partir de las sales minerales en suspensión en la orina. Pueden ser tan pequeños como un grano de arena y grandes como una perla de mar, incluso, enormes como una pelota de golf.

Estas “piedras” lesionan e irritan las paredes del tracto urinario cuando circulan dentro de él, provocando sangrado que se manifiesta al orinar. El tratamiento para esta condición es eliminar e impedir que se formen estas pequeñas masas en los riñones.

Los doctores invitan al paciente a beber mucho líquido y prescriben bloqueadores relajantes de la uretra. Los analgésicos son la única solución temporal ante el dolor.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de los cálculos renales

4. Enfermedad renal

La principal enfermedad renal asociada a la presencia de sangre en la orina es la glomerulonefritis.

Este trastorno afecta el funcionamiento de los glomérulos, componentes del riñón en los que se depura y filtra el plasma sanguíneo en la primera etapa del proceso de formación de la orina.

Los glomérulos se encargan de retener a los glóbulos rojos de la sangre para que no ingresen a la secreción líquida amarilla. Una persona con insuficiencia renal avanzada, con daños en la membrana de filtración de los glomérulos, puede orinar sangre.

5. Agrandamiento de la próstata

La hiperplasia prostática benigna o agradamiento de la próstata comienza cerca de los 50 años y no hay evidencias de que aumente el riesgo de desarrollar cáncer en esta glándula, uno de los más frecuente en hombres.

Este órgano está debajo de la vejiga y cerca de la uretra, por lo que su agrandamiento presiona a la primera de estas causando repetidas ganas y dificultades para orinar.

Cuando la próstata comprime la uretra puede causar un bloqueo del flujo de orina y la aparición de pequeñas cantidades de sangre en esta. Otros síntomas del agrandamiento de la próstata son:

  • Frecuentes y urgentes ganas de orinar, sobre todo por las noches.
  • Dificultades para comenzar a orinar o emisión de sólo unas pocas gotas.
  • Flujo de orina débil y lento.

La terapia de la hiperplasia prostática benigna suele comenzar con medicamentos y cambios en el estilo de vida, antes de apelar a intervenciones quirúrgicas en caso de ser necesarias.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de la próstata inflamada

6. Trastornos hereditarios

Hay trastornos hereditarios que provocan sangre en la orina. Uno de ellos es la anemia de células falciformes, en la que los glóbulos rojos se deforman tomando la apariencia de una hoz.

La anemia falciforme retarda la circulación sanguínea y promueve la presencia de sangre en la orina, tanto microscópica como macroscópica.

El síndrome de Alport, enfermedad genética que afecta riñones, ojos y oídos por una anomalía en la síntesis del colágeno tipo IV, es otra causa de este tipo de sangrado.

Este síndrome afecta a las membranas filtrantes en los glomérulos de los riñones, permitiendo el ingreso de glóbulos rojos a la sangre. La hematuria microscópica es su principal síntoma.

7. Cáncer de riñón, vejiga o próstata

El cáncer de riñón y vejiga afecta a ambos sexos con mayor incidencia a partir de los 50 años. El de próstata atañe solo a los hombres y su frecuencia es también después de las 5 décadas de vida. Estos tipos de cáncer causan sangre en la orina en sus etapas avanzadas.

El cáncer de riñón puede conducir a la formación de un bulto con dolor persistente debajo de las costillas.

Los síntomas del cáncer de vejiga incluyen frecuentes y muy urgentes ganas de orinar y dolor durante las micciones.

El cáncer de próstata progresa lentamente. Necesidad constante de orinar y dificultad para vaciar la vejiga son sus principales síntomas.

El tratamiento para estos tipos de cáncer incluye terapia dirigida, inmunoterapia, radioterapia, quimioterapia y cirugía.

Lee sobre el dolor de riñones su causa y tratamiento

8. Lesión renal

Un traumatismo renal puede causar sangre en la orina. Estas lesiones y sus consecuencias ocurren tras accidentes automovilísticos y golpes violentos similares.

Aunque no son frecuentes y ni muy graves, los deportes de contacto también pueden causar traumas renales. Alguno de ellos, fútbol americano, rugby, esquí, skateboarding y trineo.

9. Medicamentos

Anticoagulantes como warfarina y heparina, penicilina, ciclofosfamida y aspirinas, son medicamentos con los que no se descarta sangre en la orina porque irritan el tracto urinario.

La warfarina se emplea para prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos y la formación de émbolos, masas de diferentes formas y consistencia que pueden viajar por la sangre y producir embolias.

La heparina se emplea para prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos y en los catéteres utilizados en las terapias hospitalarias.

La ciclofosfamida y sus nombres comerciales son utilizados mediante quimioterapias en el tratamiento de linfomas, leucemia y otros tipos de cáncer.

10. Ejercicio extenuante

Todo en exceso resulta perjudicial.

Los atletas de alta competencia sometidos a rutinas extenuantes pueden sangrar por la orina, por la descomposición de los glóbulos rojos durante un ejercicio aeróbico intenso. Por esta razón los corredores de maratones no se alarman cuando ven sangre en su orina, porque saben que es una reacción a un exagerado esfuerzo.

Esta “orina roja” en los deportistas no se debe confundir con la hemoglobinuria y la mioglobinuria, condiciones que colorean el flujo sin ser hematuria.

Si ves sangre en tu orina o sientes alguno de los síntomas de la microscópica, conserva la calma y asiste al médico. Es tan probable que se trate tanto de un leve como serio problema, que requerirá de atención especializada.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales para que también conozcan de qué se trata la sangre en la orina y cuáles son las 10 causas de que esto ocurra.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here