10 formas de entrenar a tu cerebro para odiar a la comida chatarra

La comida poco saludable y altamente procesada puede sabotear cualquier esfuerzo para perder peso o estar en forma.

Por eso, nos hace falta reprogramar nuestra manera de pensar acerca de estas comidas, con el fin de tener más control sobre nuestra salud.

¿Por Qué A Veces Deseamos Tanto La Comida Chatarra Y Poco Saludable?

La revista estadounidense New York Magazine hizo un espléndido artículo titulado “The extraordinary science of addictive junk food” (La ciencia extraordinaria detrás de la comida adictiva).

El redactor Michael Moss se tomó su tiempo para investigar y hacernos entender que nuestro deseo de comida chatarra surge de una poderosa reacción fisiológica, planificada cuidadosa y estratégicamente por algunos proveedores de comida rápida (1).

Muchas de nuestras botanas favoritas están hechas con la cantidad perfecta de azúcar, sal, grasas y otros químicos para que deseemos comer más.

Pero puedes alejarte de este proceso adictivo, consumiendo la mayor cantidad de comidas saludables e integrales que puedas. La moraleja es que mientras menos comida chatarra ingieras, menos comida chatarra vas a querer.

Puedes abandonar el círculo vicioso de la comida chatarra siguiendo estos consejos, quizá en alguno encuentres la clave para que aprendas a decirles NO a las tentaciones.

Lee nuestra guía sobre porqué los carbohidratos refinados son malos para tu salud

1. Pon En Práctica La Regla De Los Cinco Ingredientes

Si el alimento que piensas comprar en el supermercado tiene más de 5 ingredientes en la etiqueta nutricional, no lo compres. Esta es una señal de alerta en cuanto a su procesamiento.

Si te gusta mucho, puedes comprarlo de vez en cuando para darte un gusto, pero no lo consumas a diario.

Esta es una forma sencilla de evitar la comida chatarra como la bolsa de papas con limón o las galletas que despertaron tu antojo.

2. Llena Tu Plato De Tres Colores

Un estudio realizado por la Universidad de Cornell descubrió que los adultos prefieren comer 3 alimentos de diferentes colores, en distintas porciones, en sus platos.

Esto psicológicamente ayuda a crear satisfacción y llenura en cada comida.

En vez de comer una barra de chocolate o caramelo, elige una merienda de nueces, pedazos de fruta y chocolate oscuro para tener una variedad saludable de texturas, nutrientes y colores.

3. Rompe La Rutina

Formar un hábito tarda pocas semanas. Si ya tienes la costumbre de visitar las máquinas dispensadoras a las 3 de la tarde, cámbialo por una caminata de cinco minutos alrededor de la cuadra.

Intercambiar hábitos es una forma de romper los hábitos negativos y comenzar actividades más saludables.

Lee nuestra guía sobre la rutina completa de gimnasio para principiantes

4. Haz De La Comida Saludable Un Gusto

 

Uno de los mejores postres, y de los más sencillos, es un racimo de uvas rojas recién sacadas del refrigerador. Con esta merienda puedes superar esas ganas incontrolables de comer algo dulce.

Lee nuestra guía sobre los 15 consejos para preparar comida saludable

5. Mantén Los Alimentos Saludables A La Mano

Guarda los alimentos saludables al centro y al frente de tu nevera.

Las botanas son muy fáciles de comer y son un vicio muy fácil de adquirir, solo tomas la bolsa, la abres y te la comes hasta el fondo.

¿Qué pasaría si tienes un plato listo con pimentones, zanahorias y pepinos picados en tiras y un frasco de hummus esperándote al abrir la nevera?

Esto puede ayudarte a saciar tu hambre repentina con alimentos que no vas a lamentar después.

6. Conoce Las Comidas Que Son Tu Debilidad

Así tengas debilidad por el chocolate, por la torta red velvet, las botanas saladas como los pretzels y las papas, es importante que los identifiques.

Tenerlos en la mira, ya es la mitad de la batalla ganada. Mantenlos alejados de tu casa.

7. Aprende A Asquearte De La Comida Chatarra

Una vez que aprendes sobre los ingredientes que vienen en la comida chatarra, puedes verlos con ojos diferentes y alejarlos con facilidad.

Por ejemplo, las marcas del pollo a la plancha congelado son producidas por una máquina que descarga aceite vegetal sobre el pollo.

El preservativo que utilizan los alimentos procesados como el Tang, Kool Aid y las salchichas, se llama hidroxibutilanisol (BHA) y puede ser cancerígeno.

Sin embargo, se sigue añadiendo a los alimentos a pesar de las advertencias del Departamento Estadounidense de Salud y Servicios Sociales.

La vitamina D3 que se añade a muchas marcas de yogur, se produce de la grasa de las ovejas y, finalmente, el sabor natural a barbacoa de tus papas favoritas, se hace con leche y pollo en polvo.

8. Mastica Más De Lo Que Necesitas

Un consejo bastante efectivo para dejar de comer tanto y producir en el cerebro la sensación de llenura, es masticar la comida más de la cuenta.

Si gastas más tiempo masticando, terminarás comiendo menos. Procura masticar lentamente y saborear la comida. Espera a que termines un bocado antes de tomar el próximo.

9. Reduce Gradualmente Tu Consumo De Comida Chatarra

Se dice que comer azúcar provoca que comas más azúcar, debido a que afecta tus papilas gustativas, haciendo que busques alcanzar el mismo nivel de satisfacción.

Un experto en nutrición de la Escuela de Medicina de Yale concluyó que si comemos menos comida chatarra, necesitaremos menor cantidad para sentir satisfacción.

Su recomendación es que disminuyamos nuestros malos hábitos en pasos pequeños. Por ejemplo, si echas tres terrones de azúcar a tu té o café, reduce a dos terrones por unas semanas. Luego será más fácil reducir a uno.

En poco tiempo te darás cuenta de que solo necesitas pequeñas cantidades de estas comidas para satisfacer tu apetito.

10. Come Una Uva Pasa De Forma Consciente

 

Un truco para ganar control sobre tus reacciones nerviosas respecto a la comida, consiste en algo tan sencillo como comer una uva pasa.

Intenta esto:

  • Toma una uva pasa.
  • Examina su forma y textura.
  • Percibe su olor.
  • Pon la uva en tu lengua y muévela alrededor de tu boca.
  • Mastícala lentamente.
  • Trágala e imagina como pasa por tu garganta y el resto de tu cuerpo.

Cuando hayas terminado de comerla, pregúntate qué es lo que tu organismo necesita para funcionar.

Comer de esta forma te ayuda a practicar el dominio sobre tu sistema nervioso. Es una reacción en la que te concentras, mientras disminuye la velocidad de tus latidos y tu respiración, y al mismo tiempo interiorizas el funcionamiento de tu organismo.

Poner en práctica este ejercicio también ayuda a combatir la ansiedad, aumentando los niveles del neurotransmisor llamado ácido γ-aminobutírico (GABA), que estabiliza tu sensación de apetito y mejora tu digestión.

Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda.

No dudes en escribirnos.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here