5 consecuencias dañinas por comer comida chatarra

 

Los efectos negativos de la comida chatarra no son un secreto. Varios estudios han demostrado que las comidas rápidas y altamente procesadas influyen en el aumento de obesidad infantil, enfermedades del corazón, diabetes y otras enfermedades crónicas. (1)

Esto ha ocasionado medidas como la que recientemente tomó el gobierno de Delhi, demandando legalmente que no se venda comida chatarra en un rango de 50 metros a la redonda de cualquier escuela.

La comida chatarra te engorda y los científicos han descubierto que puede ocasionar daños serios a tu cerebro. Lo preocupante es que tu capacidad mental puede reducirse por años de mala alimentación o por consumir comida chatarra de forma regular por varios días.

¿Qué Es La Comida Chatarra?

La comida chatarra puede definirse como aquellos productos comerciales entre los que se cuentan caramelos, dulces de pastelería, helado, botanas saladas y bebidas carbonatadas que no aportan ningún valor nutricional y vienen cargados de sales, grasas y calorías.

A pesar de que no todas las comidas rápidas son chatarra, la mayoría sí lo son.

Mientras más comida chatarra consumas, es menos probable que adquieras los nutrientes esenciales que necesitas.

Puede que ya sepas que la comida chatarra puede dañar tu salud, pero quizás no sepas los efectos que tiene en el funcionamiento de tu cerebro.

1. La Comida Chatarra Puede Causar Pérdida De La Memoria Y Problemas De Aprendizaje

Un estudio del 2014 del American Journal of Clinical Nutrition demostró que personas con hábitos alimenticios saludables que ingirieron comida chatarra por solo 5 días, tuvieron un pobre desempeño en pruebas mentales para evaluar la atención, la velocidad y el ánimo.

Una dieta pobre o con ingredientes tóxicos puede ocasionar reacciones químicas que producen inflamaciones en el área del cerebro conocida como hipocampo, la cual se encuentra asociada con las funciones de la memoria y el reconocimiento espacial.

Las dietas altas en azúcares y grasas pueden disminuir la actividad de un péptido cerebral llamado FNDC o Factor Neurotrófico derivado del cerebro, que ayuda a desarrollar las funciones del aprendizaje y la memoria, sobre todo en período de formación.

Además de esto, el cerebro contiene sinapsis (conexiones entre neuronas) que son responsables del aprendizaje y la memoria. Consumir muchas calorías puede interferir con su producción y funcionamiento normal.

Lee nuestra guía sobre los 15 alimentos para mejorar tu memoria y enfocarte mejor

2. La Comida Chatarra Aumenta El Riesgo De Padecer Demencia

Este ha sido uno de los descubrimientos más peligrosos y aterradores del consumo de comida chatarra. Puede que ya sepas que la insulina se produce en el páncreas y ayuda al transporte de la glucosa como combustible para tu cuerpo.

La insulina también se produce en el cerebro para mantener estables las señales que se producen entre los nervios y para ayudar a la formación de recuerdos.

Un estudio conducido por la Universidad de Brown, demostró que el consumo de muchos alimentos con grasas y azúcares puede aumentar sustancialmente los niveles de insulina en tu cuerpo.

Al igual que en la diabetes tipo 2, cuando hay altos niveles de insulina, el cerebro deja de reaccionar frente a esta hormona y se vuelve resistente.

Esto puede disminuir tu capacidad de pensar, recordar y crear recuerdos, por lo que es un factor que aumenta el riesgo de padecer demencia.

Luego de este descubrimiento, los científicos han empezado a investigar el Alzheimer desde una perspectiva que hace ver a esta enfermedad como una forma de diabetes producida en el cerebro.

3. Disminuye Nuestra Capacidad De Controlar El Apetito

El consumo excesivo de grasas trans, encontradas en frituras y comidas procesadas, puede enviar señales confusas al cerebro, lo que dificulta el proceso de saber cuánto has comido y qué tanta hambre tienes.

Esta es una de las razones por las que comemos de más.

Las funciones cerebrales saludables requieren una dosis diaria de ácidos grasos esenciales como el omega 6 y el omega 3. La deficiencia de estos omegas aumenta el riesgo de trastorno de déficit de atención, demencia, bipolaridad y otros problemas cerebrales.

El consumo excesivo de comida chatarra puede desplazar a los ácidos grasos con grasas trans, las cuales son más difíciles de digerir.

Un estudio realizado en el 2011 demostró que las grasas trans pueden ocasionar inflamación en el hipotálamo, un área del cerebro con neuronas, cuya función es controlar el peso corporal.

En el peor de los escenarios, comer de más es similar a la adicción a las drogas, hasta un punto donde el cerebro puede depender de la comida chatarra para activar sus zonas de placer, de forma más intrusiva que algunas drogas altamente adictivas.

4. Puede Causar Cambios Químicos En Nuestro Cuerpo Que Conducen A La Depresión

Muchos estudios han demostrado que las comidas altas en azúcares y grasas ocasionan cambios en la actividad química de tu cerebro, haciendo que te sientas más dependiente de estos productos.

Un estudio en ratones, realizado por la Universidad de Montreal, encontró que sufrían de síntomas de abstinencia luego de que su dieta a base de comida chatarra fuera interrumpida.

En los humanos, los síntomas de abstinencia pueden ocasionar incapacidad para lidiar con el estrés y la depresión, ocasionando que vuelvas a consumir comida chatarra para confortarte y manejar tus emociones.

Antes de que te des cuenta, puedes quedar atrapado en un círculo vicioso.

El consumo en exceso de comidas rápidas y chatarra puede causar la pérdida de nutrientes esenciales como el aminoácido triptófano, cuya falta aumenta los síntomas de la depresión.

Tener un desbalance en las cantidades de ácidos grasos genera un mayor riesgo de padecer depresión en quienes consumen comida chatarra.

Lee nuestra guía sobre la depresión: Síntomas, tratamientos, signos de alarma y como identificarlos

5. Te Vuelve Impaciente Y Con Deseos Incontrolables De Comer Más

Comer un panqué alto en azúcar o una dona puede subir tus niveles de azúcar en la sangre, haciéndote sentir feliz y satisfecho, pero en el momento que tus niveles regresen a la normalidad, empezarás a sentirte más irritable.

La comida rápida está sobrecargada de carbohidratos refinados que elevan y disminuyen tus niveles de azúcar de forma violenta. Si tus niveles de azúcar alcanzan niveles muy bajos puedes tener ansiedad, confusión y fatiga.

Altos contenidos de azúcar y grasas ocasionan una tendencia a comer en grandes cantidades y de forma rápida para satisfacer deseos incontrolables. Esto puede desarrollar un comportamiento impaciente, junto con otras conductas negativas.

Las comidas rápidas y altamente procesadas pueden estar aderezadas con sabores artificiales y preservativos como el benzoato de sodio que aumentan la hiperactividad.

Las comidas rápidas están estratégica y cuidadosamente diseñadas para volverse adictivas, debido a sus altos contenidos de sales, azúcares y grasas.

Esta mezcla genera deseos incontrolables de comer más de estos alimentos.

La naturaleza adictiva de la comida chatarra puede hacer que tu cerebro te haga creer que necesitas comer, a pesar de que no tengas hambre.

Informa a tus familiares y amigos de los peligros de la comida chatarra, compartiéndoles este interesante artículo.

Sigue con nosotros.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here