8 Efectos Secundarios Y Peligros De Comer Muchas Uvas

Las uvas tienen grandes beneficios para tu salud, gracias a su gran cantidad de nutrientes, que les da la capacidad de prevenir una gran variedad de enfermedades peligrosas como diabetes, Alzheimer y cáncer.

Sin embargo, son saludables siempre y cuando se coman con moderación, ya que consumir demasiadas uvas puede causarte algunos efectos secundarios graves.

En este artículo te daremos a conocer los 8 efectos secundarios de comer muchas uvas que pueden dañar tu salud.

 

¿Qué Son Las Uvas?

Las uvas son tratadas en la botánica como bayas y pertenecen a las vides de madera caducifolias del género Vitis. Han sido cultivadas por miles de años y actualmente existen más de 8,000 variantes alrededor del mundo.

Las variantes más comunes son verdes, rojas, negras y azules. El término uva blanca se les da a las uvas verdes que son utilizadas para hacer vino.

Las uvas sirven para crear una gran variedad de productos como mermeladas, pasas, vinos y jugos.

Lee nuestra guía para saber más sobre 10 deliciosos licuados para diabéticos que tienes que probar

 

Efectos Secundarios Por Comer Muchas Uvas

1. Puede Provocar Reacciones Alérgicas

Para algunas personas, comer una sola uva puede provocarles una reacción alérgica severa y deben mantenerse alejadas de ellas. Una reacción alérgica es uno de los efectos secundarios más graves y raros por comer uvas.

Los síntomas comunes de la alergia incluyen dificultad para respirar, parches rojos en la piel, urticaria y estornudos.

En el peor de los casos, una persona alérgica puede sufrir un shock anafiláctico casi inmediatamente después de comerlas.

Cabe aclarar que, si muestras síntomas leves de una reacción alérgica a las uvas, no necesariamente indica que seas alérgico a las uvas, ya que existe una alta posibilidad de que seas alérgico a los pesticidas rociados sobre ellas.

La mejor forma de salir de dudas es realizando una prueba de alérgenos, que determinará la causa real de tu alergia.

 

2. Pueden Hacer Que Subas De Peso

Comer uvas regularmente te ayudará a mantener tu peso bajo control, ya que tienen un bajo contenido calórico, haciéndolas una buena opción de postre para quienes están a dieta y quieren disfrutar algo dulce.

Una taza, alrededor de 151 gramos de uvas frescas, contiene solo 100 calorías, lo cual significa que puedes comer una porción al día sin preocuparte por subir de peso.

Aunque esta ventaja puede tornarse en tu contra si no tienes cuidado. Como las uvas son pequeñas, puedes perder la pista de cuántas has comido y terminar comiendo más raciones de las recomendadas.

Si repites este error de manera regular, durante largos periodos de tiempo, acumularás calorías adicionales que te harán subir de peso.

La mejor manera de evitarlo, es racionar tus uvas antes de comer. En vez de comer directamente del cesto, raciónalas en pequeños trastes.

Las uvas brindan fibras dietéticas que hacen que tu estómago se sienta lleno durante más tiempo, disminuyendo la necesidad de estar comiendo o caer en un antojo entre comidas.

 

3. Pueden Provocar Una Carga De Carbohidratos

Una carga de carbohidratos es una condición en la cual comes más carbohidratos de los que tu cuerpo necesita y comer muchas uvas puede provocarte esta condición.

Nuestro cuerpo convierte los carbohidratos en glucosa, la cual actúa como combustible para que tu cuerpo funcione adecuadamente.

Tu ingesta diaria de carbohidratos debe ser alrededor del 45% al 60% del total de calorías que consumes al día, debido a que necesitas de otros compuestos como grasas, proteínas, vitaminas y minerales.

Es muy importante comer uvas con moderación para evitar una carga de carbohidratos. De lo contrario, puedes sufrir inflamación, aumento de peso, fatiga suprarrenal y diabetes tipo 2 (1).

Lee nuestra guía para saber más sobre dieta baja en carbohidratos: guía para principiantes

 

4. Pueden Provocarte Indigestión

Comer uvas regularmente puede ser bueno para tu sistema digestivo, dando alivio al estreñimiento, la indigestión y otros problemas digestivos.

Pero si comes muchas, puedes provocarte indigestión, debido a las fibras dietéticas insolubles que contienen.

En realidad, las fibras dietéticas son buenas para tu sistema digestivo, pero si se consumen en grandes cantidades, pueden interferir con la absorción de nutrientes en los intestinos y provocar diarrea en algunos casos.

Si eres intolerante a la fructosa, las uvas no son adecuadas para ti y debes evitar su consumo para no experimentar indigestión o dolor abdominal. Incluso pueden dañar los riñones y el hígado.

 

5. Pueden Causar Inflamación Y Gases

Comer muchas uvas puede provocarte problemas digestivos como inflamación estomacal o gases, debido a que tu cuerpo no es capaz de descomponer el exceso de fructosa y parte de ella pasa al intestino sin ser digerida.

La fructosa no digerida es aprovechada como alimento por las bacterias que viven en el colon y, cuando las bacterias se alimentan, liberan gases, los cuales se acumulan en tus intestinos, haciéndote sentir inflamado.

 

6. Pueden Causarte Náuseas Y Vómitos

Las uvas contienen fibras dietéticas que pueden volverse un problema si no estás acostumbrado a comerlas regularmente.

Cuando consumes mucha fibra, tu cuerpo puede padecer problemas estomacales y en algunos casos náuseas y vómitos.

Para evitarlos, limita la cantidad de uvas que comes al día, sobre todo si no estás acostumbrado a las fibras dietéticas. Empieza con porciones pequeñas y aumenta la cantidad gradualmente.

Lee nuestra guía para saber más sobre cómo eliminar las náuseas

 

7. Pueden Provocar Interacciones Con Ciertos Medicamentos

Las uvas son un anticoagulante natural y pueden ralentizar el proceso de coagulación de la sangre, lo cual significa que comer uvas regularmente disminuye el riesgo de padecer un infarto o derrame cerebral.

No obstante, las uvas no se deben tomar si estás bajo tratamiento con anticoagulantes como la Warfarina.

Si comes muchas uvas al mismo tiempo que tomas Warfarina, los efectos anticoagulantes aumentarán, incrementando el riesgo de padecer hematomas y hemorragias.

De la misma forma, no se recomienda comer uvas cuando tomas Fenacetina, porque pueden reducir la capacidad del medicamento al aumentar tu metabolismo hepático.

 

8. No Son Adecuadas Si Estás Embarazada

Las uvas son un tema de controversia, ya que su consumo durante el embarazo se encuentra en debate. Algunos creen que son buenas durante el embarazo debido a su alto contenido de nutrientes.

Pero la gran mayoría de los expertos creen que es mejor evitarlas, por su alto nivel de pesticidas (2).

Es mejor tomar en cuenta estos riesgos durante el embarazo y consultar a tu médico para que te diga si debes evitarlas o cuáles son las cantidades recomendadas para tu condición particular.

 

Riesgos Asociados Con Comer Uvas Durante El Embarazo

Uvas Negras

Se cree que la piel de las uvas negras no se digiere correctamente por el sistema digestivo debilitado durante el embarazo.

Uvas Agrias

Las mujeres embarazadas son más propensas a sufrir acidez estomacal, por lo que deben tener cuidado al consumir uvas, ya que son ácidas y comer muchas puede provocarles acidez, náuseas y vómitos.

Problemas Digestivos

Comer muchas uvas durante el embarazo puede aumentar el riesgo de calor en el estómago y provocar diarrea, la cual puede ser fatal, ya que te hace perder líquidos y nutrientes importantes (3).

Envenenamiento Por Resveratrol

Las uvas contienen grandes cantidades de resveratrol, compuesto con propiedades anticancerígenas y antioxidantes, pero potencialmente tóxico para las mujeres embarazadas que tienen un desequilibrio hormonal.

 

Cuéntanos tus experiencias personales con las uvas.

Sigue con nosotros.

Ver También: