Las 14 mejores formas de aumentar el apetito sin sufrir indigestión

Quienes creen que aumentar el apetito se resume en solo buscar qué comer, se equivocan. Incrementar las ganas de comer implica regular las hormonas leptina y grelina, que le informan al cerebro que el cuerpo tiene suficientes reservas de comida o que por al contrario, necesita alimentos. (Referencia).

Por eso hemos buscado para ti las 14 mejores formas para aumentar el apetito sin sufrir una indigestión por comer cualquier cosa. Te diremos paso a paso cómo conseguirlo.

Vitaminas para aumentar el apetito

Los suplementos vitamínicos servirán para aumentar tus ganas de comer. Las siguientes son las vitaminas que deben añadir a tu dieta:

Zinc: el zinc es un potenciador del apetito que está en las semillas de calabaza, de ajonjolí y de la sandía. El ajo, las yemas de huevo, el arroz integral y el chocolate oscuro, son otros alimentos con mucho de este nutriente.

La carencia de zinc en tus comidas podría provocar pérdida del apetito y alteraciones en tu gusto, que desestimule el deseo de comer. (Referencia). (Referencia).

Vitamina B 12: metaboliza las proteínas y las grasas en el organismo. Su déficit puede provocar falta de apetito. La vitamina B12 se obtiene al comer carne de res, huevos y leche.

Tiamina: la tiamina es fundamental para tener apetito y se obtiene de los pescados y algunos moluscos, del huevo, queso, garbanzos, lentejas, avellanas, nueces y ajos. Su disminución podría disminuir las ganas de comer. (Referencia).

Vitamina E: antioxidante de origen natural que ayuda a ganar peso. Se obtiene del aceite de soya, maíz o germen de trigo, en almendras, maní, avellanas y hortalizas verdes como la espinaca y el brócoli.

Suplementos de aceite de pescado: estudios han concluido que el suplemento de aceite de pescado puede aumentar el apetito y reducir en mujeres la sensación de plenitud tras las comidas. (Referencia). (Referencia).

Medicamentos para aumentar el apetito

Es posible que por trastornos psicológicos, enfermedades crónicas, falta de actividad, cambios hormonales y otras causas de la falta de hambre, debas aumentar el apetito con medicamentos.

Los siguientes son 3 fármacos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA):

1. Dronabinol: medicamento cannabinoide que actúa sobre los receptores de cannabinoides en el cerebro. Además de ayudar a estimular las ganas de comer, disminuye las náuseas. Se emplea en personas con poco apetito por el VIH y la quimioterapia. (Referencia).

Como la ciencia aún no está segura si se puede recetar a los niños, lo mejor será consultar antes con un médico.

2. Megestrol (Megace): se trata de un progestágeno sintético que estimula el apetito y con el que se trata la anorexia o la caquexia, esta última una pérdida extrema de peso relacionada con afecciones crónicas. No se descartan efectos secundarios hormonales y la formación de coágulos de sangre. (Referencia).

3. Oxandrolona (Oxandrin): derivado sintético de la testosterona que estimula el apetito y promueve la ganancia de peso. Se prescribe para tener más hambre tras cirugías, infecciones o un trauma severo. (Referencia).

Como puede provocar cambios en el colesterol no se descarta que aumente el riesgo de arteriosclerosis.

Medicamentos no aprobados

El mercado de la salud también tiene otros medicamentos estimulantes del apetito, pero no aprobados por la FDA. Estos son esteroides, antisicóticos, antihistamínicos, fármacos para las convulsiones y antidepresivos.

Pastillas para aumentar el apetito

Las siguientes son 7 pastillas que por su composición química ayudan a aumentar las ganas de comer.

1. Dynamogén

Estimulante del apetito tomado por muchos atletas por cómo influye en el rendimiento físico. Como tiene efectos secundarios como confusión, mareos e insomnio, lo mejor es buscar antes orientación médica.

2. CB-1

Pastilla natural de rápido efecto formulada con hierbas, minerales y vitaminas. Tiene efectos secundarios y debe ser ingerida de 30 a 60 minutos antes de la comidas.

3. Diamicron

Pastilla para aumentar tu capacidad de ingesta y subir tus ganas de comer. Además se recetan para diabéticos tipo 2 para regular las bajas de glucosa en la sangre.

Náuseas, diarrea, dolores de cabeza y en las articulaciones, son algunos efectos indeseados.

4. Orap Fuerte

Recetado para mejorar el estado de ánimo y trastornos como la depresión que inciden en la pérdida de apetito. Son pastillas que se venden con prescripción médica.

Latidos irregulares del corazón, fiebre y confusión, son de sus efectos secundarios.

5. Tryptizol

Pastillas prescritas a personas con ansiedad, depresión o insomnio, trastornos mentales y de sueño que provocan pérdida de apetito.

6. Nobritol

Buenas pastillas para aumentar el apetito si la causa de la pérdida de este es la ansiedad o la depresión.

7. Mosegor

Su principio activo, pizotifeno, tiene un efecto que estimula el apetito y que en consecuencia promueve el aumento de peso. Sus efectos secundarios son náuseas, debilidad y fatiga.

Jarabe para aumentar el apetito

Los siguientes son algunos de los más populares jarabes que puedes preparar en casa para aumentar el apetito.

1. Jugo de tomate: La bebida de tomate tiene licopeno, vitaminas A, C y potasio, que al asimilarse ayudan a prevenir la desnutrición asociada a la falta de apetito. Gracias a que sus fibras naturales mejoran la digestión se restablecen las ganas de comer.

Procesa los tomates pelados con una taza de agua en la licuadora hasta tener un contenido homogéneo. Ponle jugo de limón y tómalo 30 o 40 minutos antes de las comidas principales por al menos 2 semanas.

2. Ajo y aceite de oliva: al combinar sus componentes se obtiene un jarabe efectivo contra la inapetencia. Sus propiedades ayudan a estimular la segregación de las hormonas del hambre.

Tritura un diete de ajo crudo y mézclalo con una cucharada de aceite de oliva extra virgen. Toma el remedio antes de cada comida por 2 o 3 semanas.

3. Infusión de canela: beber infusión de canela ayuda a despertar las ganas de comer. Diluye la canela en polvo en una taza de agua hirviendo y tras reposar 10 minutos, añádele una cucharada de miel. Tómalo en ayunas por 2 semana.

Alimentos para aumentar el apetito en niños

Los niños pueden tener sus propios desafíos alimenticios que no deben ser tratados como si fueran adultos.

Una de las estrategias si tu hijo perdió el apetito es ofrecerle comidas más pequeñas y frecuentes, ampliar su variedad de alimentos y texturas según su edad y hacer que sus comidas sean agradables y placenteras.

Estos son los alimentos que les puedes dar a tus hijos para aumentar su apetito:

1. Cacahuetes

Los mantendrá comiendo todo el tiempo porque aumenta el metabolismo.

2. Yogur

Aumentará su apetito como probiótico saludable.

3. Té verde

Subirás sus ganas de comer y aumentará su metabolismo.

4. Aguacates y mantequilla de nueces

Perfectos para comidas tipo bocado. Tienen muchas calorías.

5. Semillas de pollo y calabaza

Revierte la pérdida de apetito en tus hijos con estos alimentos ricos en zinc. El pollo, salvados de trigo y anacardos, también servirán.

6. Ajwain

Especie de planta medicinal que además de aumentar el apetito promueve la buena digestión. Ponla en las ensaladas.

7. Albahaca

Promueven una digestión regular.

8. Jengibre

Añade jengibre triturado a las ensaladas, sopas o tostadas, para aumentar el apetito de los niños.

9. Jugo de Zanahoria

Rico jugo que funcionará como activador del apetito si se toma 30 minutos antes de la comida.

10. Melocotones

Añade ricos melocotones en la dieta de los chicos para que tengan más ganas de comer comidas completas.

Las hierbas italianas, el orégano, el cilantro y la canela, le dan un aroma más favorable a las comidas, olor que aumenta y genera apetito.

14 otras cosas por hacer para aumentar el apetito

Además de las comidas, puedes hacer otras cosas en tu día que servirán para tener más ganas de comer. Conozcámoslas.

1. Planifica el tiempo para comer

Tienes que agendar momentos de comida en el transcurso del día, minutos que aunque no serán muchos, servirán para establecer un hábito de alimentos relacionado con la sensación de hambre.

Comer no debe ser una planificación exhaustiva. Tener horas fijas para hacerlo equilibrará el día y la forma en la que tu organismo te pedirá más energía proveniente de los alimentos.

2. No dejes de desayunar

El organismo se activa con el desayuno tras las horas de sueño. Por ello es la comida más importante del día. No comer en la mañana implicará que el apetito se mantenga dormido.

La planificación de las comidas incluirá no perder la hora del desayuno y que este sea lo suficientemente nutritivo para mantener la energía por 24 horas.

Una combinación de yogur, cereales y frutas, será ideal para activar el organismo a primera hora de la mañana.

Lee nuestra guía sobre qué desayunar

3. Come lo que te gusta

Comer lo que más te gusta puede representar un estímulo para aumentar el apetito, porque al disfrutar del gusto hará que quieras volver a comer ese alimento.

No abuses de las grasas saturadas ni de los dulces.

4. No más snacks ni gaseosas

No se recomiendan los snacks o dulces entre las comidas porque sacian las ganas de comer con alimentos poco saludables. Al momento del almuerzo o la cena, estarás lleno.

Los refrescos, además de provocar obesidad, pueden producir hinchazón en el estómago y sensación de llenura, sobre todo si son ingeridos cerca o durante las comidas.

5. Aperitivos saludables

Comer 4 o 6 veces al día pequeñas y saludables porciones de comida favorecerá al apetito por aumentar el consumo de calorías. Prueba manzanas, bananas, cereales, yogur, frutos secos o granola.

Los aperitivos no deben coincidir con la hora de las comidas. Serán entre ellas.

Lee nuestra guía de los 51 alimentos saludables que saben deliciosos

6. Controla la fibra

Aunque es indispensable para una dieta saludable, los alimentos ricos en fibra pueden producir sensación de llenura con menos cantidad de comida.

Se demostró que el alto consumo de fibra produce una rápida sensación de saciedad y una menor ingesta de energía. No elimines la fibra, solo come cantidades balanceadas.

Al consumir menos de ella el estómago se sentirá vacío más rápido y el cuerpo sentirá hambre nuevamente.

7. Utilizar platos más grandes

El apetito y la saciedad incluyen factores psicosociales que pueden estar relacionados con la forma en la que se percibe la cantidad de las porciones.

Un plato más grande corresponde con una porción más cercana a su tamaño. Es así como aumenta la cantidad de alimentos que se incluyen en él.

Al servir la comida en platos grandes se estimulará al organismo a comer, así esta no sea tan apetecibles.

8. Toma más líquidos

Tomar entre 6 y 8 vasos diarios de agua o infusiones aumentará los movimientos estomacales, activando también tu deseo por comer.

Evita el exceso de líquidos poco antes de las horas de comer porque llenará tu  estómago.

9. Come comidas con olores agradables

El aroma de las comidas puede ser un estimulante para comer y por lo tanto producir respuestas que favorezcan al apetito.

10. Incorpora especias y hierbas

Las especias y hierbas en la preparación de los alimentos servirán para mejorar el olor de las comidas. Una de las recomendadas por su capacidad de estimular el apetito es la canela, que se puede añadir a los platillos o tomar en infusión.

La canela contribuye a aumentar las ganas de comer por su capacidad antiespasmódica, antibacteriana y propiedades para el sistema digestivo.

11. Haz ejercicio

Además de reducir el estrés y favorecer a estar en forma, salir de la casa y hacer ejercicios por lo menos 3 veces a la semana, será un remedio efectivo para activar el hambre. Caminar o cualquier otra actividad al aire libre servirá.

Con una vida sedentaria se quemarán más lentamente las energías y en consecuencia te tardarás más en tener hambre.

Lee nuestra guía sobre qué hace en el gimnasio en tu primer mes

12. Come acompañado

La compañía de otra persona al comer hará más agradable estos momentos. Lo ideal es hacerlo con la familia o amigos para combinar la ingesta de alimentos con una actividad de disfrute.

Comer acompañado permite crear lazos alrededor de las comidas que favorecen a la disposición para ingerir alimentos.

13. No comas por comer

No caigas en la desesperación de comer por solo hacerlo. Más que beneficios, si es que llegas a pasar las comidas, podrías provocarte un daño estomacal.

14. Consulta con el médico

El médico identificará qué causa la falta de apetito y determinará el tratamiento. Los casos más severos de falta de hambre conllevan a la anorexia, trastorno alimenticio con graves repercusiones para el organismo.

No olvides informar al doctor sobre cualquier medicamento o sustancia que estés tomando.

¿Qué es el apetito?

El apetito está asociado al deseo psicológico de ingerir alimentos. Tener o no apetito dependerá también de factores físicos como alteraciones en el aparato digestivo, patologías o por consumo de comidas poco saludables.

El estrés, el aburrimiento, nerviosismo o depresión, se suman como aspectos psicológicos.

La disminución del apetito provocará problemas en la salud por la insuficiente ingesta de nutrientes, consecuencia de un bajo consumo de alimentos.

Recuperar las ganas de comer es importante para evitar el cansancio, la pérdida de ánimo y de vitalidad.

Conclusión

Aunque la pérdida del apetito está asociado en la mayoría de los casos a procesos químicos del organismo, mantener el equilibrio entre las actividades diarias y la salud será una tarea imprescindible.

La clave será mantener una dieta saludable pero con elementos que le agreguen valor y hagan más atractivas las comidas. Disfrutar de los alimentos es importante y dependerá de cada persona.

Aumentar el apetito te permitirá estar mejor preparado para los retos del día.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos también conozcan las 16 formas de aumentar el apetito y por qué es importante hacerlo.

Ver También:

TOP 11 De Alimentos Que Engordan Más

Referencias:

20 years of leptin: connecting leptin signaling to biological function. US National Library of Medicine National Institutes of Health; octubre de 2014. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25232147

Zinc as an appetite stimulator – the possible role of zinc in the progression of diseases such as cachexia and sarcopenia. US National Library of Medicine National Institutes of Health; 3 septiembre de 2011. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21846317

Thiamine deficiency induces anorexia by inhibiting hypothalamic AMPK. US National Library of Medicine National Institutes of Health; 16 mayo d 2014. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24607345

Agents Used as Appetite Stimulants Drug Class Review. University of Utah College of Pharmacy; 2014. Disponible en: http://www.health.utah.gov/pharmacy/ptcommittee/files/Criteria%20Review%20Documents/03.14/Appetite%20Stimulant%20Drug%20Class%20Review.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here