12 cosas que puedes hacer con la flor de diente de león

Las flores de diente de león muchas veces son consideradas una mala hierba o una plaga en los jardines, pero la realidad es que esta pequeña y resistente planta tiene un montón de usos y beneficios insospechados para nuestra salud.

Incluso, algunos estudios han arrojado evidencia de que el diente de león podría ayudar a prevenir y tratar algunos tipos de cáncer.

¿Para qué sirve la flor de diente de león?

En este artículo revisaremos 12 maneras útiles y prácticas de utilizar el diente de león en tu día a día.

1. Para usarla como aceite para hidratar la piel

El aceite de diente de león se utiliza en varias recetas que tienen la finalidad de hidratar y aliviar la piel irritada y reseca. También es útil para dolores musculares leves y dolores en las articulaciones.

El tiempo de vida útil de un frasco de aceite de flor de diente de león es de alrededor de un año.

Para prepararlo, simplemente vas a necesitas una jarra de vidrio con tapa, suficientes flores de diente de león secas o frescas como para llenarlo a la mitad, y aceite de oliva, coco, aguacate o de almendras, que sea lo necesario como para cubrir las flores.

Tienes dos alternativas para infusionar el aceite: la primera es más rápida e implica el uso de calor. Simplemente calienta la jarra con el aceite y las flores a baño maría. Hazlo con el recipiente destapado, jamás dejes la tapa puesta.

Vas a necesitas dejarlo a fuego bajo por un par de horas, revisando que el agua no se consuma por completo. Cuando adquiera una tonalidad amarilla brillante, cuela las flores mientras el aceite aún está caliente.

Esta técnica es la más eficiente si optas por el aceite de coco, pues tiende a solidificarse.

La otra opción es dejar que se infusione en frío. Toma más tiempo, pero lo único que necesitas hacer es dejar la jarra con el aceite y las flores reposar en un lugar oscuro y seco por cinco semanas, agitando de manera ocasional.

2. Para usarlo como ungüento para aliviar el dolor muscular

El ungüento de diente de león es ideal para aliviar músculos adoloridos, articulaciones y piel irritada de manera concentrada. Lo primero que necesitas hacer es una infusión de aceite de diente de león justo como vimos en el punto anterior, pero asegúrate de hacerlo con flores secas.

Si no tienes flores de diente de león secas, toma unas frescas y déjalas secar al rayo del sol sobre papel periódico por un par de días.

Una vez que tengas tu aceite, vas a necesitar una parte de cera de abeja sólida por cada siete partes de aceite. Simplemente colócalo a baño maría y disuelve la cera revolviendo con cuidado.

Si quieres añadirle propiedades antisépticas, agrega unas gotas de aceite de árbol de té.

Cuando la cera se haya derretido por completo, retira del fuego antes de que comience a solidificarse y coloca la mezcla en frascos de vidrio, de preferencia pequeños para que puedas cargar contigo a donde vayas.

3. Vinagre de diente de león

El diente de león es una planta que contiene muchos minerales como calcio, potasio, magnesio e hierro. La mejor manera de extraerlos es con vinagre. Para esta receta, vas a necesitar flores, tallos y hojas de diente de león frescas.

Lava bien las plantas de diente de león y enjuágalas a la perfección para que no queden rastros de suciedad o de jabón. Luego ponlas en una jarra bastante grande y agrega suficiente vinagre de manzana como para cubrir las hojas.

Asegúrate de utilizar una tapa bien hermética para que la acidez del vinagre no se escape a medida de que los minerales salgan de la planta. Almacena la jarra por alrededor de cinco semanas agitando de forma ocasional. Una vez listo, cuélalo antes de usarlo.

El vinagre de diente de león se puede utilizar para aliviar picaduras de insectos, limpiar a profundidad el cabello, agregar a la tina para aliviar los músculos adoloridos, o incluso hacer una vinagreta casera pues es seguro de consumir.

Lee también nuestra guía sobre los 11 usos del vinagre en la limpieza

4. Jarabe tradicional con manzana

Ésta es una forma deliciosa de utilizar la planta de diente de león para endulzar tus bebidas y postres.

Ingredientes

  • pétalos de cincuenta o sesenta flores de diente de león (sólo los pétalos).
  • 3 manzanas verdes picadas.
  • 1 pizca de ruibarbo.
  • 1 taza de agua.
  • 2 tazas de azúcar.
  • 1 limón.

Coloca todos los ingredientes, menos el azúcar, a remojar en el agua y déjalos durante una o dos horas. Coloca la mezcla en una olla junto con el azúcar hasta que comience a espesar. Cuela el jarabe, almacénalo en una jarra de vidrio y está listo para usarse.

5. Jabón de diente de león

El jabón de diente de león tiene grandes propiedades para calmar la piel reseca e irritada. Simplemente sigue tu receta favorita para preparar jabón casero y agrega aceite esencial de diente de león, como el que preparamos al principio de este artículo.

Lee nuestra guía sobre las 10 recetas para hacer jabón que cualquiera puede hacer

6. Barras de loción 

Las barras de loción parecen jabones, pero en realidad son piezas de crema sólida que ayudan a sanar incluso los casos más graves de piel reseca y agrietada.

Cuando se realizan con extracto de diente de león, además de hidratar la piel, pueden aliviar otros síntomas como la irritación y la inflamación.

Vas a necesitar una parte de aceite infusionado de diente de león, una parte de cera de abeja para derretir, una parte de manteca de karité y algunas gotas del aceite esencial de tu preferencia.

Lleva todos los ingredientes a baño maría hasta que se integren por completo, vacía la mezcla en moldes y espera dos o tres días a que solidifiquen por completo.

Una vez que estén listas, córtalas en trozos cómodos para manipular. Puedes dejarlas en la cocina y en el baño para humectar tus manos siempre que lo necesites.

7. Té de diente de León

El té de diente de león es muy fácil de hacer. Simplemente pon una buena cantidad de flores frescas y limpias en una jarra de vidrio, y vierte sobre ellas agua recién hervida. Deja que el té infusione hasta que enfríe un poco, cuela, endulza y sirve.

Es un tónico clásico de las estaciones primaverales. Ayuda a purificar y desintoxicar la sangre, al mismo tiempo que puede combatir algunos efectos secundarios como el estreñimiento y el acné.

Puede ser muy útil para tratar algunos trastornos digestivos, pero si padeces úlcera gástrica o algún padecimiento similar es preferible que consultes primero a tu médico.

Tiene un marcado efecto diurético, por lo que es ideal si estás enfrentando problemas de retención de líquidos. Comienza con una taza al día y aumenta la ingesta a dos o hasta tres tazas según como lo vayas necesitando.

8. Loción de magnesio 

Esta receta sirve para combatir dolores musculares en las piernas y espalda, tendinitis, dolor nervioso crónico y dolencias en las articulaciones.

El diente de león y el magnesio son ingredientes maravillosos por separado, pero cuando se combinan logran un efecto medicinal aún más potente.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de aceite infusionado de diente de león.
  • 6 cucharadas de cera emulsificante.
  • 4 cucharadas de aceite de magnesio.
  • 4 cucharadas de agua destilada.
  • 2 cucharadas de gel de aloe vera.
  • Gotas de aceite esencial de lavanda o cualquier otro.

Coloca todos los ingredientes menos el aceite esencial en una jarra de vidrio y llévalos a baño maría hasta que todos estén completamente integrados.

Retíralos del calor y revuelve con un tenedor cada cinco minutos hasta que vaya enfriando y emulsificando. Agrega las gotas de esencia de tu preferencia.

Puedes agregar algún conservador natural a la loción, de otra forma debes guardarla en el refrigerador y usarla antes de que pasen dos semanas.

9. Tintura

La tintura es una de las mejores maneras de preservar todos los beneficios del diente de león. Como esta presentación tiene alcohol, es mucho más concentrada y puede llegar a tener una concentración etílica similar a la de los jarabes para la tos.

La dosis de tintura se mide por gotas, a diferencia del aceite infusionado o el té, que son mucho menos concentrados.

Para hacer tintura de diente de león, toma una planta completa, con todo y las flores, hojas y tallos. Enjuágala muy bien y pícala lo más finamente que puedas. Colócala en una jarra de vidrio con tapa y cúbrela con algún líquido con más de 80% de alcohol, como el vodka.

Antes de cerrar la jarra, coloca una capa de plástico entre el vidrio y la tapa para que no se escape el alcohol. Almacénala en un lugar oscuro y fresco por dos o tres semanas y agita con frecuencia. Una vez que haya pasado este lapso, cuela y ya puedes usarla.

Cuatro o cinco gotas de esta tintura ayudan a combatir el estreñimiento, desintoxican el hígado y hasta pueden aminorar los brotes de acné.

10. Miel de diente de león

La miel es, por sí misma, un alimento sanador con grandes propiedades para la salud. Funciona como alivio para la garganta y el esófago irritado y tiene propiedades antibacterianas que pueden inhibir patógenos como el H. Pilory, asociado con la aparición de ulceras.

Además puede detener la descomposición de la piel en úlceras diabéticas y ayudar a curar alergias estacionales.

Por su parte, la planta completa del diente de león es comestible y sus propiedades para curar el hígado son bien conocidas. De igual forma se utiliza para mitigar el dolor en las articulaciones, el eczema y como diurético en casos de retención de líquidos.

Las flores de diente de león son altas en vitamina C, betacarotenos y otros nutrientes. Así que al combinar estos dos ingredientes de la naturaleza obtenemos nada menos que un súper alimento.

Vas a necesitar flores de diente de león y miel. Sólo usaremos los pétalos de las flores, así que sepáralos del centro con cuidado. Colócalos en una jarra y cúbrelos con miel. Almacena por una semana y ya está lista para usar.

Puedes calentar ligeramente la miel y colarla para retirar las flores, pero lo más recomendable es que la consumas con todo y los pétalos. Además de endulzar tus platillos favoritos, esta miel es un excelente ingrediente para tus mascarillas faciales.

Lee nuestra guía sobre 7 beneficios de la miel

11. Panecillos 

Para estaos panecillos simplemente necesitas los ingredientes de tu receta favorita de muffins y una o dos tazas de pétalos de diente de león. Recuerda utilizar sólo los pétalos y lavarlos muy bien antes de usarlos.

Cuando tu mezcla para cupcakes esté lista, agrega las flores de diente de león, mezcla bien y procede normalmente con el horneado.

Ésta es una opción deliciosa para darle un toque adicional de fibra a tu repostería y aprovechar todos los beneficios de la planta de diente de león. También puedes agregar los pétalos a sopas, ensaladas y guisos. Tu creatividad es el límite.

12. Pastillas efervescentes para la bañera

Las bombas efervescentes para la bañera son una gran forma de relajarnos. Puedes hacer las tuyas en casa sin necesidad de gastar mucho dinero comprándolas en las tiendas de belleza.

Cuando agregas extracto de diente de león a estas pastillas las conviertes en un excelente aliado para tratar dolores articulares y musculares en un buen baño caliente.

Ingredientes

  • 1 ½ de bicarbonato de sodio.
  • ¼ taza de ácido cítrico.
  • ½ taza de sal de mar fina.
  • 2 cucharadas de aceite infusionado de diente de león.
  • 2 cucharadas de manteca de karité o cacao derretidas.
  • 10 gotas de aceite esencial de tu preferencia.
  • Extracto de avellana de la bruja.
  • Moldes redondos para bombas de baño.

Para prepararlas primero combina el ácido cítrico, la sal y el bicarbonato. Integra el aceite de diente de león, la manteca derretida y el aceite esencial en un recipiente aparte. Luego, con cuidado y lentamente, combina los líquidos con los polvos.

Si la textura es muy polvosa agrega un poco de aceite de avellana de la bruja, si se mantiene firme ya puedes rellenar tus moldes para hacer tus esferas. Deja que se sequen de 24 a 48 horas antes de usarlas.

Precauciones con la flore de diente de león

Las flores de diente de león son seguras de utilizar para la mayoría de las personas, pero si tienes piedras en los riñones, estás tomando diuréticos, estás embarazada, amamantando o bajo alguna medicación, es importante que consultes a tu médico antes de ingerir cualquiera de sus derivados.

Tampoco recurras a ninguna de estas recetas si eres alérgico a cualquier planta de la familia de las asteráceas.

 

Cuéntanos qué te han parecido estas recetas con diente de león y si alguna ves lo has utilizado, y qué resultados has tenido. Nos interesa mucho conocer tu experiencia.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here