Hígado graso: Síntomas, tratamiento y cómo prevenirlo

El hígado graso es la acumulación de grasa o tejido adiposo en este órgano vital, y los principales síntomas que se manifiestan son fatiga en general, dolor en abdomen, alteraciones digestivas, entre otras. Aunque desafortunadamente en algunos casos puede no haber sintomatología, lo que puede hacer que la anomalía se agrave.

El término correcto para referirse al hígado graso es esteatosis hepática que es un desorden de tipo metabólico en el que hay una acumulación de grasa, esto puede o no estar relacionado con el exceso de alcohol, en la mayoría de los casos, se puede tratar modificando la dieta,  siguiendo ciertas medidas para poder eliminar de forma saludable el hígado graso.

Causas del hígado graso

Comúnmente se asocia el hígado graso con el consumo excesivo de alcohol. Y aunque sí puede ser un factor, dentro de las principales causas que originan esto, está la obesidad, ya que la mayoría de las personas que tienen sobrepeso y obesidad, llegan a desarrollar esto. También puede ocurrir en persona que padecen de diabetes tipo II, hepatitis, con síndrome metabólico, nutrición inadecuada, herencia genética, por mencionar algunas de los factores relacionados con el desarrollo de hígado graso.

Actualmente, esta patología o enfermedad, ha ido aumentando, debido a un estilo de vida poco saludable, y porque está directamente relacionada con la obesidad, hipertensión, y niveles de colesterol y triglicéridos altos. Lo que propicia la acumulación de grasa en las células hepáticas.

¿Cómo darse cuenta que se tiene hígado graso?

Aunque la mayoría de las personas presentan síntomas, en algunos casos no es así, por ello, hay ciertos signos y/o factores que pueden dar una clara señal de que puede haber hígado graso:

  • Personas con sobrepeso, obesidad, son propenso a desarrollar hígado graso, y más si se ha tenido niveles altos de triglicéridos y colesterol, las posibilidades aumentan
  • Aunque la esteatosis hepática, no se ha considerado una enfermedad de tipo hereditario, los antecedentes familiares pueden influenciar para favorecerla
  • Mala alimentación, si es rica en grasas, puede haber una situación de riesgo, aunado a una dieta pobre en nutrientes, falta de ejercicio pues puede dar lugar a estar vulnerable
  • Si por tiempo prolongado se ha padecido de fatiga crónica, ésta puede ser la causa, además si se ha presentado dolor en la parte superior derecha, puede que se trate de una anomalía en el hígado

Síntomas del hígado graso

Los síntomas del hígado graso, puede ser diversos, y que depende del origen que lo haya desarrollado. Pero en general los principales síntomas que se puede dar son:

  • Dolor abdominal, en la parte superior derecha
  • Diarrea
  • Pérdida del apetito
  • Fatiga en general
  • Vómitos
  • Cansancio
  • Perdida inexplicable de peso
  • Debilidad
  • Náuseas
  • Cambios en la coloración de la piel (ictericia) en algunos casos

 

Aunque no se considera una enfermedad de tipo grave, si es necesario combatirla, ya que al no tener los cuidados o seguir medidas adecuadas para poder eliminar la grasa en este órgano vital, sus funciones podrían verse alteradas. Propiciando así una serie de complicaciones, que podrían derivar en una inflamación del hígado, aumentando su tamaño, y provocando riesgos serios en el futuro.

Ver también:

¿Cómo se puede diagnosticar el hígado graso?

Aunque las sospechas sean evidentes, para poder concluir que se padece de hígado graso, es necesario y recomendable acudir con el médico, para que haga una valoración completa, y tras realizar una historia clínica, y probablemente unos exámenes, puede confirmar el diagnóstico, esto es muy importante, ya que puede haber la seguridad de que se tratará de forma correcta esta anomalía. A veces, algunos síntomas pueden confundir las afecciones que se tengan, por ello, es importante conocer si se está padeciendo de esteatosis hepática.

Dentro de las principales pruebas que el especialista indicará están:

  • Exámenes de sangre: específicamente para valorar las enzimas hepáticas (bilirrubina y transaminasas, GOT y GPT)
  • Ecografía abdominal: esto ayuda aunque no revela la causa, si se puede dar una idea si la causa de la anomalía tiene su origen en vía biliar o en el tejido hepático

De forma manual, el médico puede notar si hay inflamación en el hígado. En algunos casos, puede sugerir la biopsia como prueba definitiva para conocer la causa de la esteatosis hepática.

Los que debes saber acerca del hígado…

  • Es el órgano más grande del cuerpo
  • Tiene múltiples funciones, lo que lo hace denominarse un órgano vital e importante
  • Al alimentarse, en el órgano que se encarga de la trasformación de los alimentos en energía, y de la eliminación de las toxinas
  • Se encarga de producir un líquido llamado bilis, que es indispensable para el correcto proceso digestivo
  • Este órgano interviene directamente en el metabolismo de los glúcidos o carbohidratos, lípidos o grasas, colesterol, triglicéridos,
  • Interviene en los factores de coagulación, lo que hace que se eviten las hemorragias
  • Es el único órgano, que recibe sangre de dos vías, arteria hepática, y la vena porta
  • Su función correcta, es indispensable para el bienestar general el organismo

¿Cuál es el tratamiento para el hígado graso?

Al igual que los síntomas que se relacionan con el hígado graso, queda claro, que para seguir el mejor tratamiento, es necesario conocer la causa que lo ha originado, pero de forma general, se recomienda seguir ciertas medidas para poder combatirlo. Las cuales son:

1.- Fármacos:

Actualmente, no hay medicamentos que se prescriban para poder combatir la grasa en el hígado, sin embargo, haciendo ciertos cambios, se podrá combatir de morfa eficaz

2.- Reducir el consumo de alcohol:

Como se ha mencionado, aunque no se le considera causa principal para poder desarrollar esta anomalía, si está relacionada, y por ello, como parte de un tratamiento eficaz, se debe reducir y/o eliminar el consumo de alcohol

3.- Evita sustancias y/o medicamentos:

En algunos casos, se ha considerado que otra de las causas para poder desarrollar esta afección en el hígado, es el uso de ciertos fármacos, por ello, se debe suspender su consumo. Si es parte de algún tratamiento médico que haya prescrito algún especialista, es necesario consultar y buscar las mejores opciones que los sustituyan

4.- Cambios en el estilo de vida:

Esto es fundamental, comenzando a modificar y a añadir nuevos hábitos saludables, hará una gran diferencia, por ello, se recomienda comenzar a hacer ejercicio, y/o actividades que ayuden a activar el organismo. Esto incluye también, el seguir una dieta equilibrada

5.- Cuidar el peso:

Como se ha hablado, el hígado graso está relacionado, con el sobrepeso y obesidad, por lo que se aconseja, tener un peso saludable, actualmente, hay muchas opciones para poder lograr esto, desde seguir planes, dietas o regímenes sanos, que contengan todos los nutrimentos, pero que también sea baja en calorías, lo que ayudará a perder kilos. Además de que con un programa completo de ejercicios, hidratación adecuada, se podrá lograr la meta. En algunos casos de obesidad, se aconseja tener la orientación experta, es decir, que un especialista sugiera y diseñe la mejor dieta, adecuada de acuerdo a las necesidades particulares de cada quien

Otro de los tratamientos eficaces para poder combatir el hígado graso, es el uso de remedios naturales a base de alimentos, hierbas o sustancias que por sus propiedades, ayudará a eliminar la grasa en esa zona.

Aquí los más efectivos y populares:

Jengibre: el uso de jengibre es muy antiguo, y se le considera como una opción que podría ayudar en el caso de hígado graso, por ello, se aconseja, beber una infusión, o bien añadirlo como ingrediente, en ensaladas o platillos

Suplemento de cardo mariano: otra, de las opciones de origen natural, que puede ayudar a combatir esta afección

Beber infusiones: se puede ingerir infusiones de diente de león, té verde, manzanilla, toronja

Cómo prevenir el hígado graso

Es importante implementar medidas adecuadas para poder combatir el hígado graso, y si es posible prevenir su aparición, aquí algunos consejos:

1.- Adopta un estilo de vida saludable:

En la mayoría de los casos, el hígado graso, es consecuencia de una mala alimentación, rica en grasa, y deficiente en nutrientes, por ellos, es importante que en los primeros cambios que se estén realizando esté el cambiar los hábitos alimenticios, por ellos, se recomienda. Seguir una dieta rica en frutas y vegetales, frescos y de temporada, que no sólo ayudarán a eliminar y desechar la grasa del órgano. Opta por una dieta rica en fibra, incluyendo cereales de grano, y que no falten frutas y verduras consumidas en crudo de preferencia.

Es importante que en la dieta se incluyan aquellos alimentos como salmón, pescados, frutos secos, legumbres, lácteos bajos en grasas, que aportarán importantes vitaminas, que ayudarán a que las enzimas hepáticas realizan de manera adecuada sus funciones. Evita los lácteos enteros y disminuye el consumo de carnes rojas. Opta por las magras máximo dos veces por semana

2.- Evita estos alimentos:

Es importante que como parte de una dieta balanceada y nutritiva, se eviten ciertos alimentos que puede seguir propiciando la aparición de hígado graso, por ello, se recomienda, que se abuse en el consumo de harinas refinadas, como bollería, pastelería, además de los llamados alimentos procesados, como son patés, embutidos como jamón, salchicha, tocino, etc. ya que contienen grasas saturadas.

3.- Evita el consumo de bebidas alcohólicas:

Una de las razones por las que se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas es porque podría empeorar el cuadro de síntomas de hígado graso, por ello, se recomienda suspender su ingesta

4.- Haz ejercicio:

Se recomienda realizar ejercicio de manera regular, ya que no sólo ayuda a la buena oxigenación, sino que también, puede ayudar a mantener y a lograr un peso adecuado. Con media hora a diario será de gran ayuda. La opción de practicar algunos deportes puede ser otra opción saludable

5.- Evita los fármacos:

Se aconseja siempre optar por alternativas saludables que no dañen el organismo, el uso de ciertos medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos, estrógenos, puede empeorar el estado del hígado, además de que la mayoría de ellos daña y mata la flora intestinal

Es importante que si se ha optado por bajar de peso, ésta pérdida sea de forma paulatina, no se aconseja seguir dieta o planes de efecto rápido, que aunque prometen bajar varios kilos en pocos días, podrían poner en riesgo nuestra salud. Por ello, se aconseja que por medio de una adecuada dieta, se vaya perdiendo peso poco a poco.

Ver también:

Lo que debes saber del hígado graso:

  • Es una enfermedad en la mayoría de los casos benigna, lo cual no representa un riesgo mayor para la salud, sin embargo, es importante que se tomen medidas para combatirlo, ya que de no ser así, pueden surgir complicaciones a la larga como endurecimiento del órgano, cirrosis, hemorragias, etc.
  • El hígado graso es unos de los trastornos metabólicos más frecuentes aumentando la probabilidad de un 70% a 80% en personas con sobrepeso y obesidad, y en el resto de la población también puede padecer de esto, sin síntomas
  • No existe un tratamiento específico para poder tratar el hígado graso, básicamente consiste en modificar y cambiar hábitos en el estilo de vida, y sobre todo en la alimentación, la cual es la base para poder combatir de manera efectiva este trastorno

Complicaciones del hígado graso:

El hígado graso puede estar presente en el organismo, sin presentar síntomas, por tiempo prolongado, por ello, es importante una revisión periódica, para poder descartar problemas y si es diagnosticado, pues hacer los cambios pertinentes para poder estar y sentirse saludable.

Los riesgos que puede haber al no tratarse el hígado graso es la fibrosis (daño progresivo del hígado), pudiendo desarrollar cirrosis hepática o hasta cáncer, por ello, lo más viable, es la prevención, llevar un estilo de vida saludable, no sólo va a evitar, la acumulación de grasa en el hígado, sino que además, ayudará al buen funcionamiento del cuerpo. Lo que podrá ser de gran ayuda en la prevención de diversas enfermedades.

Si deseas hacer un gran cambio en la dieta, puedes optar por a dieta mediterránea, una de las dietas más saludables, y que no sólo es deliciosa por los alimentos que se consumen, sino que además es una dieta equilibrada que será de gran ayuda para poder combatir el hígado graso.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here