Hipromelosa: para qué sirve, usos, beneficios y efectos secundarios

También conocida como hidroxipropilmetilcelulosa o metilcelulosa, la hipromelosa es un polímero semisintético que se usa en forma de gotas para humectar, suavizar y lubricar la superficie del ojo.

En este artículo conocerás los beneficios, usos y efectos secundarios de la hipromelosa, así como la dosis recomendada e indicaciones para usar correctamente este medicamento.

¿Para qué sirve la hipromelosa?

La hipromelosa es una sustancia clara y viscosa que alivia la resequedad y el dolor de ojos. Puede también recuperar la película lacrimal con el fin de mejorar el efecto de ciertos medicamentos por vía oftálmica.

Además, puede aliviar la irritación ocular provocada por una deficiencia en la producción de lágrimas.

En realidad, la hipromelosa es un medicamento de bajo riesgo, aunque su uso requiere de un diagnóstico correcto y de supervisión médica. Es por esto que solo se puede conseguir con receta médica.

Lee también nuestra guía sobre los 7 remedios para eliminar las bolsas en los ojos

Así se mira la caja comercial de hipromelosa:

Lo que debes saber antes de que uses las gotas de hipromelosa

Para evitar cualquier complicación, es importante que le digas a tu doctor si alguna vez has tenido una reacción alérgica al conservante de cualquier colirio o si usas lentes de contacto blandos.

No uses lentes de contacto blandos al mismo tiempo que las gotas de hipromelosa, a menos que tu doctor lo indique. Esto es porque muchas marcas de gotas de hipromelosa pueden tener conservantes que pudieran afectar los lentes de contacto.

Deberás también leer la información impresa en el folleto que viene en la caja de tus gotas. Allí obtendrás las indicaciones de uso específicas y una lista completa de los efectos secundarios.

Ten cuidado de que el gotero no toque tu ojo, tus dedos o cualquier otra superficie. Esto puede contaminar la solución restante en la botella.

Usos y beneficios de la hipremelosa

Un lubricante ocular como la hipromelosa mantiene tus ojos húmedos y protegidos ante infecciones o lesiones.

Al mismo tiempo, ayuda a reducir los síntomas relacionados a la resequedad de los ojos tales como la comezón, el ardor y la sensación molesta de tener algo en tu ojo.

La hipromelosa también ayuda a tratar la fatiga en la vista, la cual es ocasionada por realizar una tarea visual por largos períodos, como el trabajar en la computadora por más de una hora.

Los síntomas ocasionados por la fatiga visual que la hipromelosa puede aliviar son los dolores de cabeza y la visión doble o borrosa.

¿Cómo ponerte las gotas en los ojos?

Lava bien tus manos antes de usar las gotas. Retira la tapa de la botella o la punta, en caso de tener una botella de una sola dosis, e inclina tu cabeza hacia atrás. Tira de tu párpado inferior hacia abajo para formar una especie de canal en dónde caerá la gota.

Sostén la botella al revés cerca de tu ojo (ten cuidado para no pincharlo al hacerlo) y aprieta lo suficiente para liberar una gota sobre tu ojo.

La presión para que salga la gota varía de acuerdo con la marca que uses, por eso es mejor que consultes el folleto de información impreso que viene dentro de la caja de tus gotas.

Solo aplica una gota extra si la primera no entró en tu ojo. Después que la gota cae en él, ciérralo por unos dos minutos. Repite el proceso con el otro ojo en caso de ser necesario.

Lee nuestra guía sobre las 10 posibles causas que generan las bolsas en los ojos

Dosis de la hipromelosa

La dosis recomendada en adultos, de la solución oftamológica en gotas o gel del 0.3 % al 2 %, es de una a dos gotas en el ojo afectado de tres a siete veces por día o de acuerdo con las indicaciones de tu doctor.

En niños, la solución oftamológica debe ser al 0.5 % y la dosis es de una a dos gotas, las cuales se pueden repetir dependiendo de las indicaciones de tu doctor (Referencia).

¿Cómo guardar las gotas de hipromelosa?

Mantén este medicamento en un lugar fuera de la vista y del alcance de los niños. Almacénalo en un lugar seco y fresco, lejos del calor y la luz del sol.

Una vez abierto, la solución solo se conservará hasta cuatro semanas, por lo que no uses las gotas si el frasco ha estado abierto durante algún tiempo. Al hacerlo corres el riesgo de causar una infección en los ojos.

Las unidades de una sola dosis deben usarse tan rápido como se abran, y jamás dejar abierta para una segunda dosis. Esto es por que este tipo de soluciones no tienen ningún conservante.

Efectos secundarios de la hipromelosa

Es posible que la hipromelosa cause una leve sensación de ardor o visión borrosa, las cuales desaparecen en poco tiempo. Asegúrate de ver claramente antes de conducir o de usar maquinaria o herramientas.

Otros efectos secundarios poco comunes son dolor o irritación en los ojos. En algunas ocasiones, las gotas se pueden adherir a tus pestañas.

Aunque es muy raro, algunas personas pueden desarrollar reacciones alérgicas muy graves al medicamento. Busca atención médica inmediata si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Comezón e inflamación en la cara, lengua o garganta
  • Dificultad para respirar
  • Erupción cutánea
  • Mareos graves

Contraindicaciones de la hipromelosa

Varias personas pueden tener hipersensibilidad a la hipromelosa o a los componentes de su fórmula.

En caso de ingerir hipromelosa por accidente, toma líquidos para diluirla. Si sufres de una sobredosis, contacta a los servicios de emergencia médica de tu localidad.

Si estás utilizando otras gotas para los ojos, espera diez minutos antes de aplicar cada una. De ser así, usa la hipromelosa al final para que las gotas permanezcan en contacto con tus ojos y los lubriquen por el mayor tiempo posible.

No la uses durante el embarazo o lactancia a menos que tu doctor lo indique.

No te preocupes si olvidas usar las gotas en el tiempo recomendado, solo colócalas en cuanto lo recuerdes. Sin embargo, no dupliques la cantidad de gotas solo por compensar el haber olvidado usarlas.

Tampoco existen contraindicaciones al combinar el uso de la hipromelosa con otros tipos de medicamentos ni con el uso del alcohol.

Ver también:

Referencias bibliográficas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here