Implantes de glúteos: tipos, procedimiento, precio, recuperación y peligros

 

El objetivo de muchas mujeres cuando van al gym es un trasero firme y redondo, pero no todas las personas tienen la genética para esto no importa el ejericicio que hagan.

Para aquellos que buscan lograr el trasero perfecto a toda costa, existe la opción de recurrir al procedimiento quirúrgico de implante de glúteos, el cual promete ser un procedimiento seguro, efectivo y práctico, aunque no siempre sea así.

Por ello, a continuación te mencionaremos cuáles son los tipos de implantes, cómo se colocan, sus ventajas, cuidados y complicaciones.

 

Tipos de implantes de glúteos

Implantes a base de agua

A pesar de ser mucho más seguros que los implantes de gel, pues están hechos a base de agua, la cual puede reabsorberse dentro del organismo sin correr el riesgo de ningún tipo de infección secundaria y no provoca “bultos” en su consistencia, este tipo de implante podría llegar a romperse debido a alguna caída o lesión mediante algún objeto punzocortante.

Implantes de gel de silicón

En sus primeras etapas, lo más usado eran los implantes de gel de silicón, mismos que eran causa de gran controversia al ser usados también en los implantes de mama, especialmente por el riesgo de una ruptura.

Si un implante de gel de silicona se rompe dentro del cuerpo, el gel puede migrar a cualquier parte del cuerpo formando pequeños grumos o granulomas ya sea en las piernas, brazos, abdomen o, aún más riesgoso, dentro de algún órgano vital.

Y por si esto fuera poco, existe también el riesgo de que un implante roto provoque una infección secundaria que dé origen a complicaciones de salud severas, o incluso, si no es tratado a tiempo, a la muerte.

¿Cómo es el procedimiento de implantes de glúteos?

Un aspecto de suma importancia cuando se haya tomado la decisión de someterse a una cirugía estética consiste en seleccionar siempre a un cirujano certificado que tome todas las precauciones necesarias para garantizar la mayor seguridad posible y minimizar riesgos al ejecutar el procedimiento.

Método tradicional de implante de glúteos

Los implantes de glúteos tradicionalmente se colocaban debajo de la piel y del tejido graso, pero por encima del músculo. Éste era el método más comúnmente utilizado por su practicidad y por ser un método fácil de aprender.

Sin embargo, con este procedimiento no se lograban obtener los resultados deseados, pues con la edad y por el evidente efecto de la gravedad, los implantes comenzaban a “caerse” o “colgarse”, dando al trasero una apariencia muy extraña.

Y aún al removerlos, la piel que contenía al implante quedaba a tal grado de flacidez que se veía como un bulto de piel colgando del trasero.

Aún antes de que la piel comenzara a colgarse por la edad, estos implantes resultaban muy poco estéticos, pues en muchas ocasiones se alcanzaba a ver el borde del implante a través de la piel.

Y además de esto, normalmente la incisión se hacía en el pliegue donde la cresta del glúteo se junta con la parte superior de la pierna, dejando una cicatriz bastante visible y no muy estética.

Lee nuestra guía sobre como aumentar tus glúteos en 30 días: TOP ejercicios, guía definitiva y rutina

Injertos de tejido graso

Con el tiempo, y para evitar todos estos efectos indeseables mencionados con anterioridad, se optó por los injertos de tejido graso, que consisten en tomar tejido graso de cierta parte del cuerpo e inyectarlo en la región de los glúteos.

Desafortunadamente este tejido graso difícilmente permanecía en la zona del trasero, y con el tiempo casi 60% de éste era reabsorbido por el cuerpo, requiriendo una o más sesiones adicionales de costosas inyecciones.

Y por si esto fuera poco, este tipo de procedimiento no lograba obtener unos glúteos firmes y bien torneados, sino por el contrario, al estar constituidos por grasa, su apariencia era flácida y llena de grumos, tal como la consistencia del queso cottage.

Implantes de silicón flexible y sólido

Por suerte, se ha desarrollado un novedoso procedimiento de aumento de glúteos que resuelve las múltiples complicaciones enumeradas anteriormente, produciendo un resultado estéticamente agradable con cicatrices casi imperceptibles y sin ningún riesgo de ruptura de los implantes.

Para este procedimiento, se utilizan implantes de silicón flexible y sólido, pues gracias a los avances de la ciencia, ya no es necesario utilizar los antiguos implantes de gel, con todos sus respectivos riesgos.

Además de contar con la ventaja de que este nuevo tipo de implante se ve y se siente muy natural.

Otra gran ventaja de este tipo de implantes es que son hechos “a la medida”, esto significa que su tamaño y forma dependerán totalmente de la anatomía y los deseos del cliente.

Colocación

Otro aspecto muy novedoso de este revolucionario método consiste en la colocación del implante, pues a diferencia del método tradicional que colocaba el implante entre la grasa y el músculo, se coloca el implante entre los músculos del glúteo.

Además de que la incisión se realiza muy cerca de la línea de unión de los glúteos, gracias a lo cual la cicatriz resulta prácticamente imperceptible al ojo humano.

Ventajas del implante de glúeteos

Entre las ventajas que se obtienen con este novedoso método se encuentran las siguientes:

  • Al estar colocado debajo del músculo, la apariencia del trasero es totalmente natural tanto a la vista como al tacto.
  • La ubicación y la consistencia del implante elimina las probabilidades de una ruptura
  • Evita el riesgo de que el implante se “cuelgue” o se deforme al estar colocado entre los músculos, que lo mantienen en su lugar.
  • Al no haber riesgo de ruptura, se elimina también el riesgo de una infección secundaria.
  • Con este procedimiento se previene también el llamado “seroma”, que es la acumulación de fluido en el área del implante, una complicación potencialmente peligrosa y muy poco estética.

Cuidados posoperatorios del implante de glúeteos

Se recomienda que los pacientes no se sienten ni se recarguen sobre el área afectada por lo menos durante 2 semanas posteriores a la cirugía.

Se colocará también una prenda posoperatoria especial que será retirada en la primer visita médica posterior a la operación, que normalmente se agendará algunos días después de la cirugía.

Después de un mes de haber concluido el procedimiento, los pacientes pueden volver a hacer ejercicio de baja intensidad y podrán regresar a sus actividades regulares en un promedio de 6 semanas posteriores al procedimiento.

Otra de las recomendaciones posoperatorias, consiste en mantener la herida limpia y seca durante el tiempo de recuperación.

Lee también nuestra guía sobre los 16 ejercicios para aumentar tus glúteos en casa

¿Cuánto es el tiempo de recuperación de un implante de glúeteos?

Por lo menos 2 semanas se recomienda que el paciente no se siente.

¿Cual es el precio de un implante de glúeteos?

Es de 80,000 a 120,000 pesos mexicanos en México. En Estados Unidos de $10,000 a $15,000 dólares americanos.

Posibles complicaciones y peligros de la cirugía de implante de glúteos con los métodos tradicionales

El índice de complicaciones después de un implante de glúteos es mucho mayor que el de un implante de senos.

Las estadísticas indican que aproximadamente uno de cada 3 implantes debe ser removido después de su aplicación por infecciones secundarias, dolor intenso o que el implante se mueva de su posición original.

El Dr. Del Vecchio, cirujano de Boston, realiza el procedimiento de implante de glúteos en muy pocas ocasiones, normalmente prefiere los injertos de grasa en su lugar, y cuando el paciente cuenta con muy poco porcentaje de grasa corporal, puede ser candidato a una transferencia de grasa.

Así pues, entre los principales riesgos que conlleva la cirugía de implante de glúteos encontramos:

1. Riesgo de una infección secundaria

Toda cirugía implica siempre el riesgo de una infección secundaria. Cuando esto sucede, lo indicado es proceder a una segunda cirugía para remover el implante, eliminando así el riesgo de que la infección se difumine dentro del organismo y pueda causar daños a la salud más severos.

Por otra parte, el riesgo de una infección secundaria disminuye considerablemente cuando se emplea el procedimiento de injerto de tejido graso. De igual manera, las incisiones realizadas para este procedimiento son mucho menores que las que se requieren para la colocación de un implante.

2. El implante cambia de lugar o posición dando un aspecto poco estético

Aun a pesar de que el implante sea colocado en la posición correcta al momento de la cirugía, éste puede llegar a moverse en el transcurso del tiempo, quedando en una posición molesta o poco estética.

Mientras que el injerto de tejido grado cuenta con la ventaja de que tiende a permanecer en su posición original.

3. Riesgo de dolor intenso y permanente en la zona del trasero

Los implantes de glúteos normalmente se colocan entre los músculos o por delante de éstos, pero durante el procedimiento normalmente los músculos se jalan y restiran, lo cual puede provocar un dolor intenso que permanece aún después de haberse recuperado por completo de la cirugía.

Esta molestia puede estar presente incluso al realizar algún cambio de posición o movimiento que involucre los músculos de esta región.

Por otra parte, en el caso del injerto de grasa, el dolor disminuye considerablemente aproximadamente a las 24 horas después del procedimiento en la mayoría de los casos.

4. Riesgo de contractura capsular que ocasiona que el implante tenga que ser removido

Cuando un objeto extraño se inserta en el organismo, usualmente el cuerpo forma una capa de tejido cicatrizante al rededor del mismo. Esto sucede con cualquier tipo de objeto que el cuerpo no reconoce o percibe como extraño, como puede ser el caso de un reemplazo de rodilla, cadera o de un implante de senos o glúteos.

En muchas ocasiones, en lugar de que esta capa se conserve fina y delgada, el tejido cicatrizante va cambiando con el tiempo. Si este tejido se endurece al rededor del implante, puede hacer que este cambie su consistencia y se vuelva rígido.

Esta alteración es comúnmente conocida como contractura capsular, y es una complicación muy común especialmente en la cirugía de implante de senos.

Cuando este tipo de complicación se presenta es necesario retirar los implantes mediante una nueva cirugía, y de así desearlo el paciente, colocar un nuevo par de implantes en la zona.

Lee también nuestra guía sobre la rutina completa de cables para aumentar glúteos y piernas

Historia de los implantes de glúetos

Se considera que desde 1969, han surgido grupos de cirujanos plásticos que han enfocado sus esfuerzos en desarrollar una cirugía ideal para esculpir esta zona del cuerpo, tan importante para muchas mujeres.

A raíz de esto, se han desarrollado múltiples procedimientos y tipos de implantes, muchos de los cuales no sólo no han sido exitosos, sino que, en muchos casos, han puesto en riesgo la salud y la vida de los pacientes.

Y es que, en los últimos años, la demanda del procedimiento de implantes de glúteos ha incrementado a tal grado, que actualmente se considera la cirugía cosmética con mayor crecimiento dentro de Estados Unidos.

Esto aún a pesar de que actualmente muchos cirujanos advierten a los pacientes sobre las múltiples complicaciones y riesgos que esta cirugía conlleva, por lo que no todo el mundo es candidato a la misma.

Una opción más viable y que conlleva riesgos mucho menores consiste en el injerto de tejido graso en la zona que se desea modelar. Este tipo de procedimiento suele ser mucho menos molesto y doloroso que los implantes y mucho más seguro.

Así pues, dentro de este contexto, analizaremos ahora más a fondo las implicaciones de los implantes de glúteos y los posibles riesgos que este conlleva.

Limitaciones del implante de glúteos

El esculpir un trasero estético es una cuestión de proporción y no sólo de agregar volumen.

Un implante de glúteos solamente aumentará el volumen en una zona específica de tu cuerpo, pero no es efectivo si lo que esperas es, por ejemplo, que ensanche tus caderas.

Por su parte, el injerto de tejido graso, además de ser un procedimiento mucho menos riesgoso, es mucho más flexible cuando se intenta esculpir el cuerpo y darle forma. De igual manera, presenta la ventaja de que se podrá reducir la grasa corporal no deseada de algunas regiones del cuerpo.

Conclusión

Si has decidido modificar el tamaño o la apariencia de tus glúteos de manera quirúrgica, es muy importante que te asesores con un cirujano plástico experto que pueda ayudarte a decidir cuál de las muchas alternativas que existen en el mercado es la mejor y la más segura para ti.

Los implantes de gel tienden a ser más económicos que los de silicón flexible, pero también suelen presentar muchas más complicaciones. Las inyecciones de grasa, por su parte, presentan menos complicaciones, pero el resultado final no es muy duradero y la apariencia puede llegar a verse grumosa.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here