6 Mascarillas de Avena DIY Para Un Rostro Y Piel Hermosa

Usar mascarillas de avena es una de las mejores cosas que puedes hacer para tu rutina de piel diaria.

Los tratamientos profesionales ofrecen excelentes resultados, pero son tan costosos que solo podemos aprovecharlos un par de veces al año.

Entre esas visitas al especialista, podemos recurrir a las mascarillas que se encuentran a la venta, como las coreanas o las de carbón que están de moda.

Todas estas opciones ofrecen varios beneficios a nuestra piel:

  • Desintoxican la piel.
  • Destapan los poros.
  • Ayudan a la relajación.
  • Estimulan la circulación sanguínea.
  • Dan firmeza a la piel.
  • Humectan el rostro.
  • Ayudan a que los demás productos funcionen mejor.

Como verás, debido a todas las ventajas que ofrecen, nuestra recomendación es ser constantes con su uso y aplicar mascarillas faciales una vez por semana para ver mejores resultados.

Sin embargo, algunas de las mascarillas que encontramos a la venta en tiendas contienen ciertos ingredientes químicos que pueden ser muy agresivos para tu piel.

Por supuesto, lo menos que deseas es dañar tu rostro cuando lo que estás buscando es mejorar su textura y apariencia. Para solucionar este problema, la mejor opción es recurrir a las mascarillas caseras DIY (Do It Yourself).

Uno de los mejores ingredientes que puedes incluir en este tipo de mascarillas es la avena.

Beneficios de las mascarillas de avena para tu rostro y tu piel

No es casualidad que la avena forme parte de muchos tratamientos y productos de belleza, ya que posee diversas propiedades que ayudan a regenerar, exfoliar, suavizar y aclarar la piel.

Este poderoso alimento contiene magnesio, potasio, cobre y hierro.

Las mascarillas de avena pueden ayudar a combatir el acné, pues también tiene propiedades antiinflamatorias, ya que sus avenantramidas bloquean las sustancias que la causan, así como las que provocan picazón o comezón.

Su contenido de antioxidantes protege contra los radicales libres, combatiendo el envejecimiento de las células, y ayuda a balancear el pH natural de la piel.

La avena también contiene saponinas, sustancias que tienen la propiedad de lograr una limpieza profunda, por lo que es ideal para usarse en jabones.

En este artículo te compartimos 6 excelentes recetas para que prepares tu mascarilla en casa, especialmente para las necesidades de tu piel.

Lee nuestra guía sobre las propiedades de la avena

1. Mascarilla de avena y leche

La avena es bien conocida por sus propiedades calmantes y suavizantes, por lo que es una adición ideal a tu rutina de belleza.

La leche contiene ácido láctico, que promueve la renovación celular y ayuda a exfoliar las células muertas de la piel, revelando un rostro más claro y luminoso, con una apariencia más brillante y juvenil.

Asimismo, la leche es rica en vitaminas y otros nutrientes que proporcionan humedad y ayudan a que la piel pueda retenerla.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de hojuelas de avena natural
  • 2 cucharadas de leche
  • ¼ cucharadita de canela en polvo (opcional)

Instrucciones:

Mezcla los ingredientes perfectamente en un tazón hasta obtener una pasta.

Lava tu rostro y cuello con agua tibia y un limpiador libre de aceites, para remover maquillaje y abrir los poros.

Aplica la mascarilla en tu rostro y cuello; déjala secar por 20 minutos.

Lava con agua tibia y seca suavemente con una toalla.

2. Mascarilla de avena y aceite de coco

Esta mascarilla es muy buena para la piel con tendencia a padecer acné, porque el aceite de coco tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas.

El aceite de coco también aporta hidratación y suavidad, gracias a sus ácidos grasos.

Asimismo, también es útil para aliviar la inflamación y restaurar el pH natural de la piel.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 3 cucharadas de avena
  • ¼ taza de agua tibia

Instrucciones:

Mezcla muy bien los ingredientes en un tazón hasta obtener una pasta.

Lava perfectamente tu cuello y rostro con agua tibia y un limpiador no graso, para limpiar a fondo y abrir los poros.

Cuando la mascarilla se haya enfriado, aplica en tu rostro y cuello; déjala trabajar durante 15 minutos.

Después de ese lapso, aplica un masaje suave con movimientos circulares durante 5 minutos más.

Enjuaga la mascarilla con agua tibia.

Al terminar, enjuaga otra vez tu rostro, ahora con agua fría para cerrar los poros.

Seca con una toalla limpia, sin frotar, para no irritar la piel.

Lee nuestra guía sobre las propiedades y el valor nutricional de la avena

3. Mascarilla de avena y yogur

Si tienes piel grasa o mixta, seguramente es difícil para ti encontrar los productos adecuados de cuidado facial. No tienes por qué preocuparte más, ya que esta mascarilla es justo lo que necesitas.

El yogur combate problemas de acné por su ácido láctico, además de ser un excelente exfoliante por su contenido de zinc.

El yogur es beneficioso para todo tipo de piel, incluso las sensibles.

La clara de huevo aporta proteínas y ayuda a tensar la piel.

Ingredientes:

  • ⅓ taza de avena
  • 2 cucharadas de yogur natural sin endulzar
  • 2 cucharadas de miel pura
  • 1 clara de huevo
  • ½ taza de agua hirviendo

Instrucciones:

En un tazón, coloca el agua hirviendo y la avena.

Mezcla bien para asegurarte de que la avena absorba bien el agua. Deja reposar por 2 minutos.

Agrega el yogur, la miel y el huevo. Mezcla los ingredientes hasta obtener una pasta suave. Espera hasta que se enfríe un poco y no queme al tacto.

Lava tu rostro y cuello perfectamente, para abrir los poros.

Aplica una capa delgada de la mezcla y déjala trabajar por 15 o 20 minutos.

Enjuaga con agua templada y seca con una toalla.

4. Mascarilla de manzana y avena

Esta mascarilla es excelente para todo tipo de piel, ya que exfolia suavemente mientras alivia la irritación.

La manzana tiene un alto contenido de ácido málico y ácido tartárico, que son muy efectivos para eliminar las células muertas de la superficie de la piel.

La manzana también favorece la producción de colágeno y elastina, contribuyendo así a que el rostro se mantenga joven, y reduce la apariencia de cicatrices y arrugas.

Este alimento es ideal para combatir las manchas, dando luminosidad a la piel opaca y cansada.

Por otro lado, la miel ofrece una acción limpiadora y exfoliante debido a sus enzimas que ayudan a eliminar toxinas, dejando la piel suave y revitalizada. Asimismo, contribuye a la renovación celular, a la vez que hidrata la piel.

Por su parte, el agua de rosas tiene un efecto antiinflamatorio e hidratante.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de avena
  • 2 cucharadas de puré de manzana
  • 1 cucharada de miel
  • 2 gotas de agua de rosas

Instrucciones:

En un tazón, coloca el puré de manzana y añade la miel (puedes usar puré hecho en casa o envasado).

Calienta la mezcla en el microondas durante 5 segundos o hasta que la miel empiece a derretirse.

Añade la avena y mezcla bien. Al final, agrega las gotas de agua de rosas.

Deja enfriar.

Aplica sobre tu rostro y cuello perfectamente limpios. Frota la mascarilla en tu piel por unos minutos y luego déjala reposar por 15 o 20 minutos.

Limpia con agua tibia y, al final, enjuaga con agua fría para sellar los poros. Seca suavemente con una toalla limpia.

5. Mascarilla de avena y aceite de almendras

Si tu piel es madura o simplemente está seca, esta mascarilla es la ideal para ti. Sus ingredientes devolverán la hidratación a tu piel, dando como resultado una apariencia radiante que tal vez creías que jamás recuperarías.

El aceite de almendras aporta antioxidantes y vitamina E, que nutren la piel y combaten el daño que causan los radicales libres, provocando su envejecimiento prematuro.

También tiene un efecto antiinflamatorio, ideal para acabar con la hinchazón y molestias relacionadas con el acné y otras afecciones de la piel.

El plátano contiene vitaminas y minerales que darán a tu piel una apariencia más juvenil, mientras que el huevo nutre y mantiene la humedad de la piel, evitando su deshidratación.

Ingredientes:

  • ½ taza de avena
  • 1 cucharada de aceite de almendras
  • ½ plátano
  • 1 cucharada de miel
  • 1 huevo
  • 1 taza de agua hirviendo

Instrucciones:

En un tazón, mezcla la avena con el agua y deja la mezcla reposar por un par de minutos.

Agrega la miel y el huevo y mezcla perfectamente.

Tritura el plátano hasta hacerlo puré y agrégalo a la mezcla. Finalmente, añade el aceite de almendras, mezcla y deja que la mascarilla se enfríe hasta que esté tibia al tacto.

Lava tu cara, cuello y área del escote, para preparar la piel y abrir los poros.

Cuando la mascarilla ya no esté caliente, aplícala; déjala secar y trabajar durante 10 o 15 minutos.

Enjuaga perfectamente con agua tibia y seca (sin frotar) con una toalla limpia y suave.

6. Mascarilla de avena y vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un ácido ligero que tiene propiedades antisépticas (combate las bacterias), gracias a su contenido de ácido málico, pero sin causar ningún daño a la piel.

Asimismo, sus alfa hidróxiácidos (AHAs) son excelentes para combatir manchas y los problemas cutáneos causados por los radicales libres.

El vinagre ayuda a balancear el pH de la piel y elimina el exceso de grasa, evitando y controlando la aparición de granitos.

Sirve también para destapar los poros obstruidos, permitiendo a la piel respirar y renovarse.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de avena
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • ¼ taza de agua caliente

Instrucciones:

Vacía en un tazón la avena y añade el agua caliente. Agrega la miel y mezcla perfectamente.

Agrega el vinagre, mezcla y deja enfriar hasta que esté tibia al tacto.

Lava tu cara, cuello y zona del escote; aplica la mascarilla dando un masaje suave con movimientos circulares.

Deja la mascarilla en tu piel durante 15 o 20 minutos, luego lava con agua tibia.

Enjuaga una vez más con agua fría, para cerrar los poros, y seca con una toalla suavemente, sin frotar.

Precauciones y peligros con las mascarillas de avena

No olvides hacer pruebas cutáneas en tu antebrazo antes de usar las mascarillas, en caso de que seas alérgico(a) a alguno de los ingredientes de las recetas.

En dado caso, si observas alguna irritación o comezón, deberás consultar con tu médico o dermatólogo.

Coméntanos si has usado alguna mascarilla de avena DYI y qué resultados observaste en tu piel.

 

Ver También: