Las Mejores Vitaminas Para Cuidar la Salud de Tu Piel

Aquí te explico las mejores vitaminas que te ayudan a cuidar tu piel. Tu piel es el órgano más largo de tu cuerpo y tienes que cuidarla para evitar enfermedades graves como el melanoma.

La mayoría de los doctores y dermatólogos coincidimos que para tener una piel sana debes cuidarla de los rayos ultravioleta y usar bloqueador solar todos los días que estés expuesto al sol (no importa si tienes piel morena ocupas usar bloqueador todos los días).

Pero tampoco puedes evitar el sol todo el tiempo, de hecho ocupas 10 a 15 minutos de exposición al sol para hacer la vitamina D, la cuál es una de las mejores vitaminas para tu piel junto con la vitamina C, K y E.

 

¿Cuáles son las mejores vitaminas para cuidar la salud de tu piel?

 

La vitamina D es una de las mejores vitaminas para tu piel, al igual que las vitaminas C, E y K.

Asegúrate de darle a tu cuerpo la cantidad necesaria de cada una de esas vitaminas para que tu piel pueda verse saludable y rejuvenecida siempre.

La presencia de estas vitaminas en tu cuerpo en cantidades adecuadas puede ayudarte a reducir:

  • arrugas
  • enrojecimiento de la piel
  • exceso de sequedad en algunas partes
  • puntos negros
  • porosidad en la piel.

Las vitaminas más importantes para el cuerpo se pueden conseguir en forma de cápsulas, pero también muchos productos de la piel se dedican a utilizarlas para sus cremas y otros tratamientos.

Vitamina D

La vitamina D se produce con mucha frecuencia cuando la luz del sol es recibida por tu piel. El colesterol de tu cuerpo se convierte en esta vitamina cuando ocurre este proceso de exposición.

Después de que el colesterol se convierte en vitamina D, ésta es transportada a tu hígado y tus riñones y de ahí en adelante se distribuye por todo el cuerpo para involucrarse en la creación de células saludables.

En estas células nuevas se incluyen las células de la piel, es ahí donde la vitamina D juega un papel importante en el tono de la piel y su salud, e incluso puede ser un aliado importante contra la psoriasis.

Existe un formato de la vitamina D que es sintetizado por el hombre que lleva el nombre de Calcitriol. Se trata de una crema de uso tópico que ha sido muy efectiva en tratamientos de personas que sufren psoriasis.

Un estudio de 2009 publicado en el Journal of Drugs and Dermatology dedujo que el uso del calcitriol tiene la capacidad de reducir la inflamación e irritación que sufren las personas con psoriasis.

En el estudio concluyeron que el componente no tiene casi ningún efecto secundario después del uso.

El Instituto Linus Pauling de la Universidad de Oregon recomienda una ingesta diaria de 600 UI de vitamina D; UI significa unidad internacional y es la medida estándar utilizada para referirse a las vitaminas y a otras sustancias como drogas, hormonas y vacunas.

Algunas de las mejores formas de incrementar tu ingesta diaria de vitamina D son:

  • Comer alimentos que contienen la vitamina D de forma natural, como el atún y el salmón, entre otros pescados.
  • Comer alimentos fortificados, como los cereales, el yogur y el jugo de naranja.
  • Tomar el sol por al menos 10 minutos al día, de todas formas es bueno asesorarse con un doctor para esto, sobre todo si hay un historial de cáncer de piel en tu familia.

Lee cuáles son los mejores suplementos de vitamina D

Lee nuestra guía definitiva sobre la vitamina D

Vitamina C

La vitamina C se puede encontrar en grandes cantidades en la capa exterior de nuestra piel que lleva el nombre de epidermis, al igual que en la capa interior de esta llamada dermis.

Se trata de un componente antioxidante con la capacidad de combatir el cáncer y tiene gran importancia en el proceso de producción de colágeno, el cual es importante para mantener tu piel sana.

Ésta es la razón de por qué muchos de los productos de cuidado de la piel tengan como elemento principal a la vitamina C, entre ellos los productos con fines rejuvenecedores.

Tomar la vitamina C de forma oral puede aumentar la acción protectora de los protectores solares que solemos usar para protegernos de los rayos ultravioleta; lo logra a través de la reducción del daño celular e interviniendo en el proceso por el cual el cuerpo cura sus heridas.

La vitamina C también es de gran ayuda para disminuir las consecuencias del envejecimiento en la piel, esto ocurre a causa de su importante papel en la síntesis del colágeno que realiza el cuerpo naturalmente.

Tiene un efecto positivo importante en la piel que ha sufrido daños y algunas veces logra reducir la aparición de arrugas. La ingesta correcta de vitamina C te puede ayudar a prevenir la piel seca o a tratarla si ya sufres de ésta.

Puesto que la vitamina C está muy presente en muchos remedios, suplementos alimenticios y comidas que comemos, la falta de vitamina C como nutriente en las personas es algo inusual de ver.

La cantidad recomendada que hay que ingerir diariamente es de al menos 1000 g. Si te das cuenta de que no estás obteniendo suficiente en tu dieta, puedes intentar:

  • Comer más alimentos cítricos, como la naranja, el limón, la toronja.
  • Tomar suplementos recomendados por un doctor.
  • Realizar tratamientos antienvejecimiento que incluyan la vitamina C y estén enfocados en lidiar con la resequedad, las arrugas, el enrojecimiento y las manchas de la edad.
  • Comer otras fuentes vegetales de vitamina C, tales como las fresas, el brócoli y la espinaca.

Lee nuestra guía sobre los 10 alimentos ricos en vitaminas C

Vitamina E

La vitamina E es un antioxidante al igual que la vitamina C. Su función principal en el cuidado de la piel es evitar los daños causados por la luz del sol.

Puede frenar los daños causados por los rayos ultravioleta cuando se usa directamente sobre la piel. La habilidad del cuerpo para reducir los daños que causan los rayos ultravioleta llevan por nombre fotoprotección. Este proceso también puede ayudar a prevenir las arrugas y las manchas.

Usualmente, el cuerpo produce la vitamina E a través del sebo que secretan nuestros poros de la piel; se trata de una sustancia aceitosa que ayuda a mantener a la piel en buenas condiciones y ayuda a prevenir la resequedad.

Si tienes una piel que se caracteriza por ser muy seca, la ingesta y la aplicación de vitamina E puede ayudar a contrarrestar una falta de producción de sebo en tu piel. También es de gran ayuda en el tratamiento de la inflamación de la piel.

A pesar de que la vitamina E se encuentra presente en muchos de los productos para cuidar la piel, el problema es que cualquiera de los efectos que generan pueden verse reducidos si expones mucho tu piel al sol.

La mejor forma de evitar esto es añadiendo suficiente vitamina E a tu régimen alimenticio. La mayoría de los adultos necesitan unos 15 miligramos de vitamina E al día. Si sientes que tu ingesta no es suficiente puedes aumentarla de las siguientes formas:

  • Comiendo más nueces y semillas, como las almendras, las avellanas y las semillas de girasol.
  • Usar productos tópicos que contenga tanto vitamina E como vitamina C, ésta es la mejor forma de tener una buena fotoprotección, es mucho mejor que aquellos productos que solo tienen una de estas vitaminas.
  • Tomar un suplemento multivitamínico o ingerir un suplemento de vitamina E.

Lee nuestra guía sobre los 10 alimentos ricos en vitaminas E

Vitamina K

La vitamina K es esencial para ayudar al cuerpo en los procesos de coagulación de la sangre, una parte muy importante para la sanación de nuestras heridas, moretones y la recuperación de zonas que fueron intervenidas quirúrgicamente.

Se cree que también las funciones básicas de la vitamina K son de gran ayuda para mejorar las condiciones de la piel y evitar alteraciones en ella como:

  • estrías
  • cicatrices
  • manchas
  • ojera
  • venas muy marcadas.

Al igual que las otras vitaminas, la vitamina K también se puede encontrar con frecuencia en distintas cremas de uso tópico para la piel y es excelente para tratar muchas enfermedades de la piel.

Los doctores suelen usar frecuentemente aquellas cremas que contienen vitamina K como tratamiento para personas que han experimentado un procedimiento quirúrgico, y con esta vitamina ayudan a reducir la hinchazón y los moretones.

Se ha mostrado como un método efectivo para acelerar la sanación de nuestra piel. Sin embargo, los estudios realizados sobre los efectos de la vitamina K en nuestra piel son menos que aquellos realizados para la vitamina E y la vitamina C.

Según la Universidad de Florida, la falta de vitamina K es algo difícil de ver, al menos en Estados Unidos. Los adultos necesitan entre 90 y 120 microgramos de esta vitamina al día. Puedes aumentar tu ingesta si comes:

  • Col rizada
  • espinaca
  • lechuga
  • repollo
  • frijoles verdes

Lee nuestra guía sobre los 10 alimentos ricos en vitaminas K

Las vitaminas son esenciales para la salud de la piel

Tal como las vitaminas son muy importantes para el buen funcionamiento de tu cuerpo y para tener una buena salud, la falta de ellas puede tener un efecto negativo sobre la apariencia y la salud de tu piel.

Ya que las vitaminas C y E son tan importantes para proteger tu piel de los rayos ultravioletas, la deficiencia de cualquiera de ellas puede aumentar considerablemente el riesgo de padecer enfermedades e incluso cáncer.

Según el Centro para el Control y Prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el cáncer de piel es uno de los tipos más comunes de cáncer, siendo el más común en Estados Unidos.

 

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son compuestos orgánicos que nuestro cuerpo necesita en cantidades moderadas para funcionar bien y mantenernos con vida. El cuerpo produce vitaminas pero pasa que no produce la cantidad suficiente de unas y no produce ninguna cantidad de otras.

Lee nuestra guía sobre las top 10 enfermedades por falta de vitaminas

Consulta a tu doctor

Los suplementos vitamínicos son fáciles de obtener hoy en día, así que lo mejor es que hagas una consulta con tu dermatólogo o tu médico para establecer un buen régimen vitamínico para tu salud.

La próxima vez que veas los productos para el cuidado de la piel de tu tienda preferida, mira los ingredientes de cada producto para ver si las vitaminas que hemos recomendado están en ellos.

Un examen de sangre puede ayudarte a saber si tienes alguna deficiencia vitamínica.

 

Puede que ya estés consumiendo una cantidad adecuada de cada una de estas vitaminas en tu dieta diaria, y si es así coméntanos tu experiencia y comparte este artículo para otras personas conozcan más sobre las vitaminas.

 

Ver También: