Los Mejores Medicamentos Para Alergias

Las alergias son tan comunes como la gripe y son más persistentes durante primavera.

Los síntomas pueden variar desde pequeñas molestias hasta manifestaciones potencialmente mortales. Por suerte, existen muchos tratamientos eficaces y naturales que pueden aliviar estos malestares.

Una alergia es una reacción exagerada de tu sistema inmune. El sistema inmune se encarga de proteger tu cuerpo de invasores como bacterias y virus responsables de enfermedades.

Cuando sufres de alergia, sucede que tu sistema inmune está reaccionando a una sustancia poco dañina como si lo fuera. La sustancia que causa esta reacción alérgica se le conoce como alérgeno y los alérgenos más comunes incluyen:

  • Ciertos alimentos como las nueces o huevos
  • Caspa o pelo de mascotas
  • Medicamentos o látex
  • El polvo o el polen

Cuando entras en contacto con un alérgeno, tu cuerpo desarrolla anticuerpos contra él. Cuando te expones nuevamente al mismo alérgeno, ocurre una reacción alérgica.

Medicamentos para tratar la alergia

Podemos encontrar una gran variedad de medicamentos que sirven para tratar la alergia y los puedes comprar con o sin receta. A continuación, veremos los más comunes:

1. Descongestionantes

Los descongestionantes eliminarán la congestión nasal provocada por la alergia. Este tipo de medicamentos reducirán los vasos sanguíneos en tu nariz y abrirán tus fosas nasales.

Se pueden encontrar en cualquier farmacia en presentación de aerosol o en pastillas. Los aerosoles nasales también alivian la congestión nasal y regularmente se venden sin receta.

Si sufres de presión alta o estás embarazada, es mejor que no tomes descongestionantes sin antes consultar con tu médico.

También es posible que experimentes los siguientes efectos secundarios al tomar descongestionantes por vía oral:

  • Dolores de cabeza y mareo
  • Nerviosismo y ansiedad
  • Problemas para dormir
  • Boca reseca

Los efectos secundarios de los aerosoles nasales descongestionantes incluyen nariz reseca, escurrimiento nasal, comezón en la nariz y estornudos.

2. Antihistamínicos

Los antihistamínicos se usan regularmente para tratar la fiebre del heno y otras alergias similares. Estos medicamentos inhiben los efectos de las histaminas.

Las histaminas son producidas por tu cuerpo para trabajar junto con tu sistema inmune y combatir los invasores. Cuando producen alergias, las histaminas provocan síntomas molestos como escurrimiento nasal, comezón en los ojos y estornudos constantes.

Puedes comprar antihistamínicos sin necesitar una receta médica. Estos medicamentos vienen en presentaciones como cremas, aerosoles nasales, tabletas y gotas para los ojos.

Los primeros antihistamínicos que se produjeron pueden eliminar todos los síntomas de una alergia, pero también son conocidos por provocar somnolencia. Por esta razón, no deberías tomarlos si vas a conducir o manejar maquinaria pesada.

Otros efectos secundarios comunes de los primeros antihistamínicos incluyen visión borrosa, mareos, boca reseca, estreñimiento y retención urinaria.

Los antihistamínicos recientes tienen menos efectos secundarios y son menos propensos a provocarte somnolencia. Por lo regular, estos medicamentos vienen en forma de tableta.

Los efectos más comunes de los nuevos antihistamínicos incluyen dolor de cabeza, cuerpo cortado, boca y nariz seca.

3. Epinefrina

La epinefrina se usa para tratar una reacción alérgica, conocida como anafilaxia, que puede poner en riesgo tu vida. Se necesita receta médica para comprarlo y puede revertir síntomas como la inflamación de garganta, urticaria, pulso débil y dificultad para respirar.

La epinefrina es autoinyectable y sus efectos son rápidos, pero no duran mucho. Por esta razón, la persona debe buscar atención médica de inmediato para controlar la anafilaxia debidamente.

4. Corticosteroides nasales

Los corticosteroides nasales aliviarán tus síntomas al reducir la inflamación producida por los alérgenos. Este medicamento debe ser recetado por tu médico.

Los aerosoles nasales también pueden aliviar los estornudos, la congestión y el escurrimiento nasal. Los efectos secundarios incluyen irritación nasal, un olor desagradable en la nariz, mal sabor en la boca y, en muy pocos casos, hemorragias nasales.

Lee nuestra guía sobre la congestión nasal: Causas, síntomas acompañantes y tratamiento

5. Inmunoterapia

La inmunoterapia consiste en inyectar una pequeña cantidad del alérgeno para que tu cuerpo desarrolle inmunidad contra él. Este proceso puede ser muy efectivo para eliminar las alergias y también puede detener la progresión de una alergia en algo más serio.

Hasta el momento, muchos se han beneficiado de esta innovadora técnica. El tratamiento de inmunoterapia dura alrededor de un año para mostrar resultados y luego dura unos años más para mantenerlos.

Los efectos secundarios comunes de la inmunoterapia son la inflamación en el área de la inyección y enrojecimiento. En otros casos, se experimentan síntomas de alergia, como el escurrimiento nasal.

Tratamientos alternativos

Si no te gustan los medicamentos, te agradará saber que existen alternativas naturales para tratar la alergia.

La irrigación nasal lava tu nariz al mismo tiempo que la limpia de mucosidad y alérgenos, lo que te permitirá respirar con facilidad. Se usa una solución salina, la cual se empuja suavemente a las fosas nasales con una jeringa de bulbo o una lota nasal.

El aerosol nasal salino también puede ayudar a eliminar los alérgenos de tu nariz, tales como el polvo y el polen. Estos tipos de aerosoles son menos irritantes que los aerosoles nasales con medicamentos.

Cuidar tu alimentación te ayudará a reducir la inflamación causada por los alérgenos. Quizás necesites evitar ciertos alimentos que te provocan alergias, pero aun así puedes tener una dieta nutritiva y balanceada.

Algunos de los alimentos que te pueden ayudar a reducir la inflamación son los aguacates, la sandía, la col rizada, el brócoli, el pescado y algunas especias como la cayena, el orégano, el jengibre y la cúrcuma.

Una compresa fría también puede ayudar a calmar los ojos hinchados y los senos nasales adoloridos.

Síntomas de alergia

Una reacción del sistema inmune a un alérgeno provoca inflamación. Esta inflamación es la responsable de los síntomas de la alergia. Los síntomas varían según el tipo de alérgeno y la gravedad de la reacción alérgica.

Si tienes una alergia en la piel, los síntomas comunes son el sarpullido y enrojecimiento en el área de contacto con el alérgeno. Los alérgenos más comunes que provocan este tipo de reacción son los ingredientes para el detergente y el látex.

Las alergias estacionales o la fiebre del heno son las más comunes. Se estima que alrededor del 10 % al 30 % de las personas en todo el mundo son afectadas por este tipo de alergia y el número parece estar extendiéndose (1).

Si sufres de una alergia estacional, los síntomas comunes son parecidos a los de un resfriado común. Estos incluyen comezón en la nariz, escurrimiento nasal, picazón en la garganta, ojos hinchados, sibilancias y tos.

Si eres alérgico a ciertos alimentos, los síntomas pueden variar y algunos pueden ser potencialmente peligrosos. Estos incluyen diarrea, vómito, hinchazón de labios, boca y cara, urticaria, dolores fuertes en el estómago y dificultades para respirar.

Algunas personas pueden tener alergias graves a ciertos medicamentos, alimentos y a las picaduras de abeja, llegando a experimentar un shock anafiláctico o anafilaxia. Algunos de estos síntomas incluyen:

  • Estrechamiento de las vías respiratorias
  • Inflamación de la garganta o la lengua
  • Sibilancias y dificultad para respirar
  • Dolores fuertes en el estómago
  • Sarpullido o picazón en la piel
  • Náuseas, vómito y diarrea
  • Mareos y desmayos
  • Pulso débil y rápido

Lee nuestra guía sobre los síntomas de la alergia, y cuáles son los más frecuentes

¿Cuándo acudir al doctor?

Las alergias son un problema menor muy molesto que no necesita atención médica. Sin embargo, pueden llegar a empeorar como en el caso del asma alérgica o anafilaxia.

Un especialista en alergias sabrá evaluarlas correctamente y recetar un tratamiento adecuado.

Según el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología en Estados Unidos, los síntomas importantes que ameritan la atención de tu doctor son (2):

  • Sufrir de la fiebre del heno durante la mayor parte del año.
  • No logras eliminar la alergia con medicamentos sin receta.
  • Tener dificultad para respirar o incapacidad para respirar.
  • La alergia interfiere con tu vida diaria.
  • Tienes efectos secundarios fuertes.

¿Cómo prevenir las reacciones alérgicas?

Un alergólogo o inmunólogo será el mejor capacitado para determinar qué está causando tus síntomas. Los alergistas suelen realizar pruebas cutáneas, introduciendo alérgenos potenciales en tu piel. Si las áreas se hinchan, confirmarán al alérgeno involucrado.

Una vez identificado, deberás evitar este alérgeno lo más posible. Si tienes alergia a cierto tipo de alimentos, deberás leer los ingredientes de cada producto que consumas.

También ten cuidado de la contaminación cruzada, porque puede infectar tu plato de una pequeña cantidad del alérgeno. Si vas a un restaurante, es importante que des aviso de tu alergia para que tengan cuidado de no contaminar tus platillos.

Los alérgenos como el polen y el polvo son mucho más difíciles de evitar por completo. La limpieza constante de las superficies en tu casa y de tu ropa pueden ayudar a disminuir los casos de estas alergias.

También ten cuidado con tus mascotas, ya que podrían llevar alérgenos en sus pelajes. En este caso, te recomiendo que los bañes regularmente para mantener alejadas tus alergias.

Un purificador de aire con un filtro HEPA puede ayudarte a eliminar los alérgenos sueltos en el aire. Cambia los filtros de tu aire acondicionado constantemente y mantén las ventanas cerradas para disminuir la cantidad de polen y polvo que entra a tu casa.

Como puedes ver, hay muchas formas para evitar y tratar la alergia efectivamente. Comparte esta valiosa información con tus amigos para que sepan cómo tratar su alergia y no dudes en escribirnos tus dudas en la sección de comentarios.

 

Ver También: