Los 8 mejores remedios caseros para tratar la alergia

Las hipersensibilidades son comunes durante todo el año, sobre todo entre los cambios estacionales.

Antes de comprar un fármaco para superar una alergia, mejor espera un poco y recuerda los remedios naturales para ello que te invito a conocer a continuación.

¿Qué tan común son las alergias?

Según el Instituto Americano de Alergia, Asma e Inmunología, cerca de 50 millones de estadounidenses sufren de alguna clase de alergia a un alimento o sustancia presente en el medio ambiente. Eso es uno de cada 5 norteamericanos (1).

Los médicos suelen recetar Paracetamol y antihistamínicos que no se descarta agraven los síntomas, en vez de aliviarlos. Por ello se conocen aceites, miel, vinagre y otras alternativas naturales para tratar las alergias.

Conozcamos 8 de estas opciones que pueden favorecer en un rápido alivio, sin efectos secundarios asociados a los medicamentos convencionales.

Tipos de alergias y sus principales causas

Según la Real Academia Española la alergia es una “respuesta inmunitaria excesiva provocada en individuos hipersensibles, por la acción de determinadas sustancias, especialmente ambientales” (2).

El diccionario Merriam-Webster precisa: (3)

“Reactividad corporal alterada (como hipersensibilidad) a un antígeno en respuesta a una primera exposición. Una alergia al veneno de abeja puede ser tan severa que una segunda picadura puede ser fatal”.

“Reacción inmunológica exagerada o patológica (como estornudos, dificultad para respirar, picazón o sarpullido en la piel) a sustancias, situaciones o estados físicos que no tienen un efecto comparable en el individuo promedio”.

Lee nuestra guía sobre los síntomas más frecuentes de la alergia

Causas frecuentes de alergias

  • Polvo ambiental
  • Piel de los animales
  • Comidas y bebidas
  • Polen de las plantas que están por el aire. Desde el de hierbas hasta el de árboles

Clasificación de las alergias

Estacionales: ocurren cuando el nivel de polen en el aire aumenta, sobre todo en primavera y otoño. También se conocen como fiebre del heno y rinitis.

Perennes: se manifiestan durante todo el año.

A los animales: provocadas por mascotas, animales callejeros y silvestres, como perros, gatos, insectos, entre otros.

A los alimentos: las más comunes son las ocasionadas por la leche, huevos, gluten, legumbres, frutas frescas, soja, pescados, mariscos y frutos secos como cacahuates y nueces de árbol.

Farmacológicas: son respuestas a medicamentos y drogas. Algunos de estos son anticonvulsivos, sulfamidas, insulina, penicilina y otros antibióticos.

Interiores: producidas por el polvo y el moho en espacios cerrados.

Dermatológicas: ocurren cuando la piel toca un agente alergénico como la hiedra venenosa. También es consecuencia de una picadura o mordedura de un insecto, un perfume, una tela, el látex, un tinte para el cabello o un medicamento de uso tópico.

Oculares: pueden ser ocasionadas por colirios, lentes de contacto, polvo, pelo de animales, moho y otros agentes.

Anafilaxia: reacción alérgica severa y potencialmente fatal provocada por alimentos, picaduras de insectos, medicamentos, entre otros alérgenos.

Síntomas comunes de las alergias

Los síntomas de la alergia se manifiestan cuando el sistema inmunológico responde al agente alergénico generando histamina, compuesto químico que contrarresta el ataque del cuerpo extraño.

El sistema inmune causa las reacciones alérgicas al producir anticuerpos denominados, inmunoglobulinas E.

La sintomatología alérgica y su gravedad variarán entre individuos. Entre los signos más comunes asociados a las alergias se conocen:

  • Aturdimiento y mareos
  • Calambres abdominales
  • Náuseas, vómitos y diarrea
  • Pérdida del conocimiento
  • Picazón, falta de aire y congestión nasal
  • Sensación de prurito o picazón en labios y boca
  • Inflamación de rostro, labios, lengua y garganta
  • Enrojecimiento, picazón, resequedad, descamación y urticaria
  • Sibilancia, tos y dificultades respiratorias (síntomas asmáticos que pueden presentarse con la alergia)

Tratamientos convencionales de las alergias

Los tratamientos convencionales curan los síntomas sin combatir el problema de raíz.

Estas se tratan con medicamentos descongestionantes, antihistamínicos que evitan la liberación de los compuestos orgánicos que causan las reacciones alérgicas, productos de inmunoterapia, gotas y colirios para los ojos. Se suman:

  • Cremas dermatológicas, incluidas las contentivas de sustancias antihistamínicas y esteroides
  • Corticosteroides para ayudar a controlar los procesos inflamatorios
  • Regímenes de eliminación para controlar alergias alimentarias como la dieta sin lácteos o sin gluten

Una persona con hipersensibilidad grave también puede llevar a emergencias un autoinyector de epinefrina.

Un tratamiento natural que incluya cambios dietéticos, hidratación y remedios específicos, podría ayudar a controlar más integralmente los procesos alérgicos, mejorando la calidad de vida del paciente.

8 remedios naturales para aliviar las alergias

1. Dieta antiinflamatoria

Lo primero que debes hacer si frecuentemente tienes alergia es comenzar una dieta antiinflamatoria que refuerce tu sistema inmunológico, para que prevenga la acción del agente alergénico en vez de combatirlo todo el tiempo.

Un régimen alimenticio con los nutrientes correctos preparará al sistema inmune para rechazar a los alérgenos más comunes y responder con más eficacia si el proceso alérgico se desencadena.

Los alimentos que elevan el pH del cuerpo hacia un nivel alcalino y no ácido, mejoran el equilibrio y funcionamiento del sistema inmunológico, apoyando en el combate contra las alergias.

Algunos de los mejores alimentos antialérgicos son:

Ajo

Sus propiedades antibióticas previenen infecciones microbianas, virales y alergias. El ajo también es un potente antioxidante.

Se recomienda comer diariamente uno o dos dientes crudos. Si su sabor te desagrada o tienes pruritos por su impacto en el aliento, cómelos en suplementos, pero no tendrá la misma efectividad que al ingerirlos naturalmente.

Limones y limas

Frutos cítricos con abundante vitamina C y otros nutrientes que fortalecen el sistema inmunológico. Son además magníficos para alcalinizar el organismo.

Beber todos los días agua de limón favorece a desintoxicar el cuerpo y a librarlo de desechos dañinos e impurezas.

Si mezclas el jugo de uno o dos de estos frutos con un poco de aceite de oliva, ganarás un aderezo para ensaladas y sándwiches saludable, delicioso y con todo el poder nutritivo de los cítricos.

Vegetales de hoja verde

El verde en los alimentos significa nutrientes.

Las espinacas, el brócoli, la col rizada, el berro y la rúcula, son fuentes de vitaminas, antioxidantes, minerales y enzimas que nutren, desinflaman y desintoxican el cuerpo.

Alimentos probióticos

Los probióticos optimizan la flora bacteriana intestinal. Se adhieren a las mucosas gástricas evitando que otros microrganismos dañinos lo hagan y con ello protegen los revestimientos de irritaciones y daños.

Estos alimentos suman microorganismos vivos que promueven la salud, sobre todo del tracto gastrointestinal.

El queso crudo, yogur, chucrut, kéfir, natto, kimchi, kombucha y miso, son algunos de los alimentos con probióticos más consumidos.

Caldo de huesos

El caldo de huesos potencia el sistema inmunológico porque es rico en colágeno, sustancia proteínica que da un efecto balsámico en los revestimientos intestinales y efectiva para tratar problemas articulares.

El caldo es efectivo en casos de resfriados, gripes y alergias.

Semillas y mantequilla de almendras

Las semillas de calabaza, chía, lino y girasol, son grandes reservorios de ácidos grasos saludables y de fibra soluble.

Los alérgicos a la mantequilla de maní pueden optar por la mantequilla de almendras, rica de grasas saludables, fibra, riboflavina y magnesio.

Harinas libres de gluten

El gluten es un conjunto proteico de escaso valor nutritivo hallado en el trigo y en menor medida, en otros cereales.

Está relacionado con trastornos como la enfermedad celíaca, la ataxia por gluten y la dermatitis herpetiforme.

Las personas afectadas por el gluten no tienen que privarse de las harinas, pues tienen alternativas de coco, espelta y almendras, saludables y libres de este conjunto proteico.

Leche materna

Estudios científicos apuntan a que la leche materna tiene un valor preventivo en el desarrollo temprano de dermatitis atópica, asma y otros trastornos.

Según un artículo publicado en la revista oficial del Colegio de Médicos de Familia de Canadá, el índice de dermatitis atópica en niños es inferior en los que fueron alimentados con leche materna (4).

Una investigación sueca siguió el desarrollo de 4 mil 089 bebés desde su nacimiento hasta los 2 años de edad. Los alimentados únicamente con leche materna durante sus primeros 4 o más meses de vida, sufrieron menos de dermatitis atópica, asma y sospecha de rinitis alérgica. (5)

Lee también nuestra guía sobre la dieta anti-inflamatoria para combatir la inflamación naturalmente

2. Miel de abejas cruda

La miel cruda es buena para evitar y controlar las alergias estacionales. Tomar una cucharada al natural ayuda al organismo a tolerar mejor el alérgico polen de las plantas, cuyas flores han sido libadas por las abejas para fabricar el fluido.

Una investigación de 2011 publicada por los Archivos Internacionales de Alergia e Inmunología, estudió el impacto positivo de la miel de polen de abedul en la alergia ocasionada por el mismo polen. (6)

La investigación involucró a 61 personas con diagnósticos médicos de alergia a este tipo de granos casi microscópicos.

El grupo experimental formado por 44 individuos ingirió diariamente y durante 5 meses miel de polen de abedul y su medicamento antialérgico habitual en momentos de necesidad. El grupo de control solo utilizó el fármaco.

El resultado durante la temporada de mayor cantidad de polen en el aire fue que los consumidores de miel tuvieron un puntaje sintomático de la alergia 60 % inferior, al del grupo que no consumió el fluido dulce natural. También registraron el doble de días sin presentar síntomas alérgicos y redujeron el uso del medicamento en un 50 %.

Al endulzar infusiones y otras bebidas con miel cruda también se estará ganando sus beneficios.

Lee también nuestra guía para conocer si la miel es buena o mala para tu salud

3. Vinagre de sidra de manzana (VCM)

El vinagre de sidra de manzana alivia la artritis, limpia los senos paranasales afectados por sinusitis, reduce el estreñimiento, ayuda a eliminar el reflujo gastroesofágico y a perder peso.

El de manzana es un vinagre que alivia la acidez estomacal y el dolor de garganta, regula el azúcar en la sangre, equilibra la presión sanguínea, combate la otitis y favorece a una cabellera saludable.

Lee también nuestra guía sobre los 6 beneficios del vinagre de sidra de manzana

4. Quercetina

La quercetina es un flavonoide sin valor nutricional que ayuda a controlar los síntomas alérgicos, pues estabiliza la liberación de histaminas.

Este también antioxidante se halla en las cebollas, manzanas, uvas, brócoli, coliflor y en el té verde.

La alergia más mortal de todas es consecuencia de comer maní. Se trata de una condición de la que la ciencia no ha hallado un remedio.

Una investigación en ratas publicada en 2010 en la Revista Iraní de Alergia, Asma e Inmunología, apunta a que la quercetina sofocó efectivamente las reacciones anafilácticas en los roedores hipersensibilizados con el fruto seco. (7)

5. Irrigación nasal

El Nei Pot es una solución salina para aplicar en las fosas nasales capaces de despejar los senos paranasales, descongestionar la nariz y las vías respiratorias. Es empleado por personas con síntomas nasales alérgicos, sinusitis y resfriados.

Se halla en farmacias o se puede hacer en casa con agua esterilizada que provenga de un filtro con poros no superiores a un micrón.

52 pacientes con sinusitis sometidos al tratamiento con solución salina en un estudio científico publicado por la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, sufrieron menos síntomas sinusales, usaron menos medicamentos y aerosoles nasales y manifestaron estar más satisfechos con su calidad de vida. (8)

Otro estudio médico halló evidencias curativas de los síntomas sinusales crónicos en personas con rinitis alérgica, poliposis nasal y asma, sometidas a irrigación nasal (9).

6. Ortiga

Aunque es también conocida como mala hierba por sus propiedades urticantes, la ortiga es mu benéfica para la salud.

Ha sido empleada desde la Europa del medioevo para tratar dolores articulares y edemas. Recientemente se comprobó su efectividad pata tratar la rinitis alérgica, infecciones del tracto urinario, picaduras de insectos y otras condiciones de salud.

Una investigación turca que indagó sobre los principales remedios naturales utilizados por la población en los casos de rinitis alérgica, concluyó que la ortiga es el tratamiento hierbal más empleado por los turcos, seguida por el sauco negro y la spirulina. (10)

Lee nuestra guía sobre las propiedades de la ortiga

7. Aromaterapia con aceites esenciales

Un ensayo controlado evaluó el impacto de la inhalación de aceites esenciales en pacientes con rinitis alérgica perenne. (11)

En el experimento participaron 54 hombres y mujeres de entre 20 y 60 años, que inhalaron un aceite esencial a base de sándalo, geranio y ravensara aromática o un placebo.

Las inhalaciones fueron por 5 minutos 2 veces al día toda la semana. Se concluyó que la mezcla de aceites redujo la congestión nasal, disminuyó la fatiga según la escala de Chalder, mejoró la calidad de vida y no produjo efectos adversos en los participantes.

Otro poderoso aceite esencial es el de incienso hecho con la resina aromática de la planta arbórea, Boswellia serrata, porque fortifica el sistema inmune. Además suma un amplio empleo en la medicina tradicional ayurvédica.

Este extracto también se emplea como remedio para la salud bucal, como expectorante y para aliviar dolores de cabeza.

Un estudio en ratones estableció que el consumo oral de hasta 10 mg/kilo de aceite de incienso, tuvo un impacto inmunoestimulador significativo en los roedores. (12)

8. Probióticos

Un estudio concluyó  que las terapias con probióticos ayudaron a prevenir enfermedades alérgicas en neonatos y lactantes. (13)

Otra investigación halló que el consumo de estos alimentos durante el embarazo reduce el riesgo de alergias en los niños. (14)

Precauciones al tratar las alergias

Aunque las alergias leves y moderadas no implican severas amenazas a la salud, pues tienden a curarse por sí solas en poco tiempo, las graves sí son muy peligrosas y demandan atención médica especializada.

La anafilaxia es una de ellas. Puede ocurrir por ingerir un alimento (cacahuates), usar un medicamento (penicilina) o por la picadura de un insecto (abeja).

Estas reacciones alérgicas agudas suelen afectar el sistema respiratorio y cardiovascular. Algunos de sus síntomas son dificultades para respirar, sensación de opresión pulmonar y dolor en el pecho. Se suman:

  • Erupciones cutáneas
  • Mareos, vómitos, desmayos
  • Alteración de la presión sanguínea

Acude inmediatamente al servicio de emergencias de un hospital si sospechas que tienes o reconoces los síntomas de una reacción anafiláctica en otra persona.

Esta información puede salvar vidas

Las alergias son consecuencia de una hipersensibilidad del sistema inmunológico que libera histaminas. Pueden manifestarse en todo el cuerpo, sobre todo en la piel, ojos, órganos y vías respiratorias, por ello son peligrosas.

Nuestro objetivo es que conozcas las consecuencias de no actuar ante una condición de salud como estas.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también conozcan los 8 remedios caseros y efectivos para superar una alergia.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here