Signos vitales: qué son, cuáles son y sus valores normales

Saber qué son los signos vitales y cómo medirlos te servirá en un momento de emergencia y puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Aquí te mostraré cuáles son los signos vitales y cómo medirlos correctamente en tu propia casa.

¿Qué son los Signos Vitales?

Los signos vitales son aquellos que sirven para medir las funciones más básicas de tu cuerpo. Existen cuatro signos vitales principales que tu doctor o proveedor de asistencia médica siempre revisará en cada consulta.

Estos incluyen la frecuencia de tu pulso, la temperatura corporal, tu frecuencia respiratoria y la presión arterial. La presión arterial no es considerada un signo vital como tal, pero es medida junto con los signos vitales y también es muy importante.

A través de la medición de los signos vitales se puede detectar y controlar cualquier problema médico. No importa si estás en el hospital o en tu hogar, estos signos pueden medirse dónde sea.

¿Qué es el Pulso?

La periodicidad del pulso es una medida de tu frecuencia cardíaca o la cantidad de veces que late tu corazón por minuto.

Cada vez que tu corazón bombea sangre a través de tus arterias, estas se expanden y contraen con cada flujo de sangre. Tomar el pulso no solo indica la frecuencia cardíaca, también nos puede decir la fuerza del pulso y el ritmo cardíaco.

Un pulso normal para adultos oscila entre los 60 y 100 latidos por minuto. Esta frecuencia  puede fluctuar y aumentar con la actividad física, ciertas enfermedades, por las emociones o lesiones.

Hay que destacar que las mujeres mayores de 12 años tienen una frecuencia cardíaca más rápida que los hombres.

Todos los atletas, en especial los corredores que se concentran en acondicionamiento cardiovascular, pueden tener frecuencias normales cercanas a los 40 latidos por minuto sin sufrir de ninguna consecuencia.

¿Cómo Medir el Pulso?

Conforme tu corazón bombea sangre, sentirás los latidos al presionar tus dedos firmemente sobre las arterias, las cuales se encuentran cerca de la superficie de tu piel en ciertos puntos comunes de tu cuerpo.

Estos puntos se localizan en el interior de tu muñeca, interior del codo y en el costado del cuello. Para la mayoría de las personas, el pulso en la muñeca es el más fácil de detectar.

Si tomas el pulso por la parte inferior del cuello, asegúrate de no presionar demasiado, y nunca aprietes en ambos lados de la parte inferior del cuello al mismo tiempo, esto es para evitar bloquear el flujo de sangre al cerebro.

Para Tomar Correctamente el Pulso, Sigue Estos Pasos:

  1. Usando las puntas de tu dedo índice y medio, presiona firme pero suavemente sobre la arteria que decidas revisar hasta sentir el pulso.
  2. Con tu reloj, empieza a contar el pulso cuando la manecilla esté en el 12.
  3. Cuenta los pulsos durante 60 segundos o solo por 15 segundos y luego multiplica por cuatro para calcular los latidos por minuto.
  4. Al contar, no te concentres solo en el reloj, ya que esto podría hacerte perder la cuenta.
  5. Si no estás seguro de haber contado bien, pídele a alguien más que lo haga por ti.

En caso de que tu doctor te ordene tomar tu propio pulso y tienes dificultades para hacerlo, consulta con tu doctor o enfermera para que te den instrucciones adicionales.

Un video de cómo hacerlo:

¿Qué es la Temperatura Corporal?

Existen muchos factores que determinan la temperatura normal de un individuo. Estos incluyen el sexo, el consumo de alimentos o líquidos, la actividad reciente, la hora del día y en las mujeres, las etapas del ciclo menstrual.

La temperatura corporal de un adulto saludable puede variar entre los 36.1 °C a los 37.2 °C.

Hay Varias Formas para Determinar la Temperatura Corporal de una Persona:

  1. Axilar. Se puede tomar la temperatura colocando un termómetro digital o de vidrio por debajo del brazo. Las temperaturas tomadas de esta forma tienden a ser unas décimas más bajas que las tomadas por la boca.
  2. Oralmente. Esta temperatura se toma por la boca con un termómetro de vidrio clásico o a través de uno digital moderno que usa una sonda electrónica.
  3. Por el oído. Ciertos termómetros especiales pueden medir rápidamente la temperatura del tímpano, el cual puede reflejar una temperatura central (temperatura de los órganos internos) de tu cuerpo.
  4. Recto. Esta temperatura puede tomarse con cualquier termómetro de vidrio o digital y tiende a ser céntimas más altas que las tomadas por vía oral.
  5. Por la piel. También existen termómetros especiales que pueden medir tu temperatura rápidamente a través de la piel, en tu frente.

Las anormalidades en tu temperatura suelen deberse a la hipotermia (temperatura baja) o a la fiebre (temperatura alta).

La hipotermia empieza cuando tu temperatura corporal desciende por debajo de los 35 °C, mientras que la fiebre comienza cuando tu temperatura corporal asciende los 37 °C.

Un video de cómo tomar la temperatura corporal:

Advertencia Sobre los Termómetros con Mercurio

El mercurio es una sustancia tóxica que puede ser peligroso tanto para nuestra salud como para el medio ambiente. Debido a que pueden romperse, los termómetros de vidrio que contienen mercurio deben eliminarse y desecharse de acuerdo a las leyes de tu país.

Si tienes un termómetro de mercurio, ponte en contacto con el control de residuos peligrosos de tu ciudad para obtener más información sobre el proceso correcto para desechar este tipo de materiales tóxicos.

¿Qué es la Frecuencia Respiratoria?

La frecuencia respiratoria es la cantidad de respiraciones que tienes por minuto. Esta frecuencia se mide cuando estás en reposo y se trata de contar el número de respiraciones o movimientos de la caja torácica durante un minuto.

Ciertas enfermedades o condiciones médicas (como la fiebre) pueden aumentar la continuidad respiratoria. Al medir esta es importante que también observes si existen problemas para respirar.

La frecuencia respiratoria de una persona adulta normal y en reposo varía de 12 a 16 respiraciones por minuto.

¿Qué es la Presión Arterial?

La presión arterial es la fuerza con que la sangre choca con las paredes de las arterias durante la contracción y relajación del corazón.

Cada vez que tu corazón late, la sangre es bombeada hacia las arterías, lo que provoca que la presión arterial sea más alta mientras el corazón se contrae.

Cuando tu corazón se relaja, el bombeo de sangre disminuye y por ende la presión arterial también. Estas se mide en dos números: una presión alta o presión sistólica y un número bajo o presión diastólica.

La presión sistólica se refiere a la presión dentro de la arteria cuando tu corazón se contrae y bombea sangre a través de tu cuerpo. Mientras que la diastólica es la presión que se hace cuando tu corazón está en reposo y se está llenando de sangre nuevamente.

Tanto la presión sistólica como la diastólica se registran como “mm HG” (milímetros de mercurio) o 1 Torr.

Este registro marca qué tan alta es la presión de la sangre en una columna de mercurio dentro de un dispositivo de presión arterial manual llamado esfigmomanómetro o baumanómetro de mercurio.

Padecer de presión arterial alta o hipertensión aumenta directamente tu riesgo de sufrir una insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco y derrame cerebral.

Cuando padeces de presión arterial alta, tus arterias desarrollan una mayor resistencia al flujo de sangre, lo que obliga tu corazón a bombear con más fuerza para hacer circular la sangre. La presión arterial tiene cuatro clasificaciones, estas son:

  1. Presión arterial normal: con sistólica menor a 120 y diastólica menor a 80 (120/80).
  2. Presión arterial elevada: con sistólica de 120 a 129 y diastólica inferior a 80.
  3. Presión arterial alta en etapa 1: con sistólica de 130 a 139 y diastólica entre 80 y 89.
  4. Presión arterial alta en etapa 2: con sistólica de 140 o más alta y diastólica mayor a 90.

Estas mediciones deben tomarse solo como referencia, puesto que ciertas personas pueden tener una presión más alta o baja de lo normal y no ser una indicación de un problema.

Para descartar cualquier anormalidad, tu doctor realizará múltiples mediciones de tu presión arterial durante varios días o semanas. En caso de encontrar un índice de hipertensión, iniciará el tratamiento adecuado.

Habla con tu doctor en caso de registrar niveles de presión arterial anormales para una pronta evaluación y tratamiento.

Lee nuestra guía sobre como medir la presión arterial de forma correcta

¿Por qué Deberías Controlar tu Presión Arterial en Casa?

Monitorear la presión arterial en casa es muy importante para las personas que sufren de hipertensión. Esto le permite al doctor verificar las fluctuaciones de la presión arterial durante el día y por largos períodos de tiempo.

Con esto tu doctor podrá determinar si el medicamento para el tratamiento de la hipertensión está funcionando o podrá percibir cualquier otra anomalía.

¿Qué Equipo Necesitas para Medir tu Presión Arterial?

Existen dos opciones para medir tu presión arterial. Con el de monitor aneroide, que tiene un indicador de cuadrante que se lee mirando el puntero; y con el monitor digital, en el que la lectura de tu presión arterial parpadea directamente en una pantalla pequeña.

Acerca del Baumanómetro Aneroide

Por su sencillez, el baumanómetro aneroide cuesta menos que el digital. Para usarlo, tienes que llenar la banda inflable con una bombilla de goma. Algunos modelos tienen una función especial para colocar la banda de presión con solo una mano.

Sin embargo, esta unidad puede romperse fácilmente y ser menos precisa. Este dispositivo también es más difícil de usar porque tienes que escuchar tus latidos con un estetoscopio, esto no permite que personas con una discapacidad auditiva puedan utilizarlo.

Acerca del Baumanómetro Digital

El monitor digital es más caro, pero vale la pena por ser más fácil de usar que el baumanómetro aneroide. Por lo regular, la banda que se ajusta alrededor de tu brazo se infla automáticamente. Además, las medidas de tu presión arterial aparecen en una pantalla pequeña.

Tampoco necesitas de estetoscopio para detectar tus latidos. Todas estas características hacen de este dispositivo el más popular e ideal para pacientes con problemas auditivos.

Una desventaja es que una frecuencia irregular o movimiento brusco pueden dañar la precisión de la medición.

Baumanómetros de Presión Arterial del Dedo y Muñeca

No recomendamos el uso de este medidor de presión arterial, ya que no son tan precisos como otros los tipos. Además, son mucho más caros.

Antes de Medir tu Presión Arterial

Para que la medición de tu presión arterial sea lo más precisa posible, te recomiendo sigas las siguientes pautas:

  • Ten un registro de cada prueba con la fecha, hora y la lectura.
  • No fumes ni bebas alcohol o café antes de la prueba.
  • Toma cinco minutos para relajarte.
  • Ve al baño antes.

Cuando realices la prueba, siéntate con la espalda recta y recargada en el respaldo de la silla o el sofá. No cruces los pies y coloca tus brazos sobre una superficie sólida y plana (una mesa, por ejemplo) con la parte superior del brazo a la altura de tu corazón.

Coloca la banda inflable directamente en la curva del codo, puedes consultar el manual de instrucciones del dispositivo para comprender mejor esta postura.

Toma de dos a tres mediciones de tu presión arterial en cada sesión, con un minuto de diferencia entre cada una. Trata de hacerlo a la misma hora todos los días o como lo recomiende tu doctor.

Lleva el registro de todas tus mediciones la próxima vez que vayas a consulta. Algunos monitores de presión arterial cuentan con una memoria integrada, facilitándote esta tarea.

Habla con tu médico en caso de tener lecturas de presión altas frecuentemente. Sin embargo, no te espantes si tienes solo una lectura de presión alta.

Si llegas a tener una lectura del valor sistólico mayor a 180 o diastólico de 110 o más, busca tratamiento médico de emergencia.

Para mejorar tu precisión y asegurarte de que lo estás haciendo bien, pídele a tu doctor que monitoree regularmente tus mediciones.

Cuida que tu instrumento de medición siempre esté en buenas condiciones. Asegúrate de que las tuberías no se tuerzan cuando lo almacenes en su caja y aléjalo del calor para evitar fugas y grietas.

Un uso adecuado del monitor de presión arterial te ayudará a mantener un control y actuar oportunamente en caso de una anomalía.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here