Síntomas de azúcar alta en la sangre y que debes hacer

En el año 2014 según la Organzicación Mundial del Salud (OMS) había 422 millones de personas con diabetes sintomática, principalmente tipo II.

En los siguientes años, se calcula que 316 millones más desarrollarán intolerancia a la glucosa, lo cual incrementará de forma impresionante las posibilidades de padecer diabetes. (Referencia)

Según la OMS 1 de cada 10 mexicanos tienen diabetes. El 9.4% de los españoles, el 8% de los colombianos y el 10.2% de los argentinos tienen diabetes. (Referencia) (Referencia)

Abajo menciono los síntomas y signos que te puede hacer pensar que tienes el azúcar alta y una posible diabetes.

¿Cuáles son los principales síntomas del azúcar alta en la sangre?

Los principales síntomas del azúcar alta, son los que la clínica clásica francesa llama las 5 P: (Referencia)

  • Pérdida de fuerza, con manifestaciones de  debilidad y cansancio
  • Poliuria, aumento del número de veces que hace falta orinar
  • Polifagia, hambre o necesidad de comer de forma constante e insaciable
  • Polidipsia, necesidad constante de tomar agua
  • Pérdida de peso

También pueden aparecen los siguientes síntomas en un pico de azúcar alta en la sangre:

  • Manifestaciones de irritabilidad
  • Cambios de estado de ánimo
  • Sensación de malestar en el estómago y vómitos
  • Vista nublada o borrosa
  • Picazón o entumecimiento en las manos o los pies.
  • Manifestaciones de inmunosupresión con infecciones a repetición.

Los síntomas más comunes del azúcar alta leve en la diabetes tipo I son :

  • Resequedad en la boca y sed exagerada (polidipsia). (Referencia)
  • Sensación incontrolable de hambre (polifagia), aunque se haya comido bien.
  • Sensación constante de cansancio.
  • Cambios de humor.
  • Problemas de visión borrosa, que van en aumento.
  • Problemas de la piel, lenta cicatrización de heridas, infecciones y resequedad.
  • Pérdida de peso inexplicable, a pesar de que la persona se alimente bien.
  • Respiración de Kussmaul (patrón respiratorio profundo y dificultoso, asociado con acidosis metabólica grave).
  • Pérdida temporal de conciencia.
  • Hormigueo de las extremidades por daño nervioso.

Los síntomas más comunes del azúcar alta leve en la diabetes tipo II son :

Son los mismos que la diabetes tipo I, con la diferencia de que se manifiestan de forma más tardía y con menos gravedad. Algunos síntomas adicionales pueden ser: (Referencia):

  • Escozor y resequedad en la piel.
  • Acantosis nigricans (oscurecimiento de la piel de los pliegues cutáneos, como axilas y cuello, que se torna gruesa por alteración de la epidermis).
  • Aumento de infecciones, principalmente en la vagina y tracto urinario.
  • Incremento de peso corporal sin que exista cambio en la alimentación.
  • Inflamación y hormigueo de las extremidades.
  • Problemas de resequedad vaginal, pérdida de apetito sexual y disfunción eréctil.

¿Qué diferencia hay entre los síntomas del azúcar alta en la diabetes tipo I y la diabetes tipo II?

En las personas que tiene diabetes tipo I, los síntomas se presentan rápidamente y a edad temprana.

La diabetes tipo II puede manifestarse a largo plazo y, como los síntomas son mucho más leves, pueden diagnosticarse tarde, haciendo que el problema se agrave.

¿Qué hacer si crees que tienes el azúcar muy alta?

Es muy importante que te aprendas los síntomas de la hiperglicemia (azúcar alta en la sangre) de memoria. Si crees que tiene el azúcar en sangre muy alta, hazte una prueba rápida de glucosa con un glucómetro (lee nuestro artículo de cómo usar un glucómetro), o acude con un médico o a un laboratorio lo más rápido posible para que te haga una prueba de glucosa.

Abajo esta un video de cómo usar un glucómetro:

Si tomas mucha agua y haces ejercicio, sobre todo si comiste muchos carbohidratos refinados, te puede ayudar a bajar el azúcar en la sangre.

También te puedes poner una inyección de insulina, pero solo si tu médico ya te enseño cómo y cuándo hacerlo, ya que si usas la insulina mal sin saber lo que haces puede poner en riesgo tu vida.

¿Qué peligros inmediatos te puede ocasionar el azúcar muy alto por mucho tiempo?

Si no te atiendes en mucho tiempo el azúcar alto en la sangre y padeces diabetes, la glucosa se acumula en la sangre a niveles muy altos, pero a pesar de la abundancia de glucosa tus células no pueden obtener energía, hay pérdida de sensibilidad a la insulina.

Tus células empezarán a intentar a usar la grasa como energía, cuando esto sucede se produce cetonas.

En personas sin diabetes las cetonas no causan problemas, pero en personas diabéticas las cetonas se elevan rápidamente y pueden ocasionar una condición llamada cetoacidosis diabética o puedes caer en un coma diabético.

¿Cuáles son los síntomas de la cetoacidosis diabética?

La cetoacidosis diabética es una emergencia, ocupa ser hospitalizada de inmediato, la vida esta en riesgo, debes acudir a un hospital de inmediato si tienes algo de los siguientes síntomas y signos:

  • aliento sabor a manzana podrida
  • boca muy seca
  • vómito y náuseas
  • debilidad
  • dificultad para respirar
  • dolor abdominal
  • confusión

Síntomas De Las Complicaciones Ocasionadas Por La Diabetes

La diabetes está rodeada de mitos, pero si se lleva un control adecuado, se puede disfrutar de una vida normal, activa y saludable. Solo se necesita mantener la glicemia en los niveles adecuados para reducir al mínimo los riesgos de las complicaciones.

Si no se hace un monitoreo correcto, con un buen control médico y los valores de glicemia sanguínea se mantienen elevados, entonces pueden surgir:

  • Daño a los nervios.
  • Problemas cardiacos.
  • Infecciones cutáneas.
  • Problemas renales.
  • Problemas visuales como glaucoma, retinopatía y cataratas.
  • Deficiencias circulatorias, principalmente en los miembros inferiores.

Algunos de los factores que pueden influir para el desarrollo de los efectos colaterales son:

  • Mal control de glicemia sanguínea.
  • Presión arterial elevada.
  • Antecedentes familiares de diabetes.
  • Alimentación inadecuada.
  • Sedentarismo.
  • Malos hábitos de sueño.
  • Estrés.
  • Ansiedad.

Los resultados de un trabajo realizado por el Programa de Prevención de la Diabetes de los Estados Unidos, donde se compararon los efectos del consumo de metformina (tratamiento oral para la diabetes) con cambios drásticos del estilo de vida, en pacientes adultos de alto riesgo para desarrollar diabetes.

Los ensayos se llevaron a cabo durante 2,8 años y se les dio seguimiento durante diez 10 años. Tanto la medicación como el cambio de estilo de vida redujeron la incidencia de diabetes y los efectos positivos se mantuvieron 10 años después del estudio (Referencia).

Atender a tiempo las manifestaciones de síntomas de azúcar alta ayudara a evitar las frecuentes complicaciones de los pacientes diabéticos.

Las complicaciones son los infartos del miocardio (IM), las bronconeumonías, la insuficiencia renal crónica (IRC), los trastornos metabólicos agudos y los accidentes vasculares encefálicos (AVE).

Lee sobre los 10 síntomas de diabetes

Síntomas De Neuropatía Diabética

La neuropatía diabética es un problema que puede ocasionar daños en los nervios de diferentes partes del cuerpo.

Algunas personas pueden no tener síntomas, mientras que otras pueden sentir dolor, hormigueo o pérdida de sensibilidad, principalmente en las manos, brazos, piernas y pies.

Sin embargo, estos problemas también pueden darse en el sistema digestivo, el corazón y los órganos reproductores.

Este tipo de daño en los nervios se puede presentar si la persona no se controla durante mucho tiempo y sus niveles de glicemia se mantienen elevados.

Hay varios tipos de neuropatías como la periférica en pies y manos,  y la autónoma en órganos como vejiga, genitales y tracto gastrointestinal. Otras formas incluyen daño de la columna, nervios del cráneo, articulaciones, vista y vasos sanguíneos (Referencias).

Los síntomas o señales de daño en los nervios ocasionados por la diabetes incluyen:

  • Sensación de hormigueo en pies, como pinchazos de agujas.
  • Quemazón en manos y pies.
  • Sensación de piel muy caliente o muy fría.
  • Debilidad y dolores musculares.
  • Aceleración de latidos cardiacos.
  • Dificultad para dormir.
  • Cambios en la sudoración.
  • Daños en nervios que rodean a los genitales, que resultan en la imposibilidad de tener orgasmos.
  • Resequedad vaginal y disfunción eréctil.
  • Síndrome de túnel carpiano.
  • Caídas frecuentes.
  • Cambios en el sentido de la vista, audición, olfato y gusto.
  • Problemas digestivos, entre ellos, inflamación estomacal, estreñimiento, acidez, nauseas, vómitos y diarrea.

 

Síntomas Visuales Relacionados Con La Diabetes

Toda persona diabética debe tener una atención especial con la salud de sus ojos, puesto que elevadas concentraciones de glucosa sanguínea pueden llevar a diversas enfermedades oculares.

Una de las complicaciones más frecuentes es la retinopatía diabética, que es una lesión en el ojo que puede ocasionar ceguera permanente. (Referencia)

Otros problemas son el glaucoma y la catarata, que pueden evolucionar hacia la ceguera. No obstante, la mayoría de estos problemas solo se desarrollan a escala menor y pueden ser sometidos a tratamiento antes de que se agraven.

Según reseña la Asociación Nacional de Diabetes de los Estados Unidos, la mayor cantidad de personas que llegan a sufrir de retinopatía no proliferativa, son las que padecen diabetes tipo I.

Los diabéticos tipo II también pueden enfrentar problemas visuales (Referencia).

Los principales síntomas que están relacionados con la salud visual son:

  • Retinopatía diabética (proliferativa y no proliferativa).
  • Daño de nervios oculares.
  • Glaucoma.
  • Catarata.
  • Degeneración de la mácula.
  • Visión de manchas, borrosa o pérdida momentánea de la misma.
  • Ceguera.

La retinopatía diabética suele comenzar de forma leve, evolucionando hacia la forma más grave.

La más grave es la de tipo proliferativo, donde hay un compromiso grande de la visión, pudiendo presentarse hemorragias, desprendimiento de retina, formación de membranas opacas y vascularización del iris.

Esto se da por un bloqueo del flujo sanguíneo, que impide el paso de sustancias entre la sangre y la retina.

Se puede formar tejido de cicatrización, causar desviación de la retina y, en consecuencia, pérdida de la visión.

La mejor forma de impedir que la retinopatía evolucione hacia la ceguera es por medio del control diario de la glicemia sanguínea y la consulta, como mínimo, una vez por año con el oftalmólogo.

Cuando la mácula (encargada de la visión de detalles finos de forma nítida) se ve afectada por la diabetes, se pueden presentar problemas de circulación entre la retina y la  mácula.

Esto conlleva a un aumento de la presión interna del ojo y puede desarrollar de glaucoma. Con el tiempo, esa presión elevada va dañando el nervio óptico, pudiendo producir la pérdida de la visión lateral del ojo.

Es importante tener un control constante con el oftalmólogo, el cual prescribirá colirios especiales para disminuir la presión ocular y hasta indicar cirugía láser para resolver el problema. Las posibilidades de adquirir glaucoma se ven aumentadas con la edad.

En cuanto a la catarata, es una especie de nube que se forma sobre el cristalino del ojo, impidiendo o dificultando el ingreso normal de la luz, lo que hace que la visión se vuelva borrosa.

Esta se produce por un flujo inadecuado de sangre y por lesiones de los nervios oculares.

En adultos diabéticos, las probabilidades de tener catarata son mucho mayores que en personas sanas y se puede presentar prematuramente y con un progreso acelerado.

Síntomas De La Piel Relacionados Con La Diabetes

Las personas que padecen de diabetes son más propensas a tener problemas en la piel como prurito, resequedad, infecciones por hongos y bacterias, lenta cicatrización de heridas, mala circulación y función inmunológica alterada (Referencia).

Entre los problemas específicos encontramos:

  • Infecciones por bacterias, principalmente estafilococos, y por levaduras vaginales.
  • Erupciones, piel inflamada, caliente, rojiza, con picazón y dolor.
  • Acné.
  • Orzuelos.
  • Pie de atleta.
  • Hongos en los pliegues cutáneos, uñas, genitales y entre los dedos de manos y pies.
  • Candidiasis en el tracto digestivo.
  • Tiña inguinal, infección fúngica que produce ardor en la zona de la ingle, pliegues del muslo y ano.
  • Dermopatía diabética.
  • Necrobiosis lipoídica diabeticorum, dermatitis granulomatosa crónica idiopática localizada en miembros inferiores y regiones anteriores y laterales de las piernas.
  • Foliculitis, folículos pilosos infectados.
  • Ampollas y escamas alrededor de zonas infectadas.

 

Formas Naturales Para Ayudar A Controlar La Diabetes

Controlar la diabetes es posible, siempre y cuando los enfermos estén atentos a los alimentos que contienen concentraciones elevadas de azúcar, que es el principal componente que se necesita controlar.

Se puede revertir y manejar los síntomas de la diabetes tipo II, mediante cambios naturales como un control dietético estricto, actividad física constante y planificada, mejorando la calidad del sueño y relajarse para controlar la ansiedad y el estrés.

El caso de la diabetes tipo I es más difícil de controlar, pero sus complicaciones se pueden disminuir siguiendo los mismos cambios.

Si padeces de diabetes, lo mejor es informarte sobre todos los detalles de la enfermedad para disminuir y evitar que los síntomas se agraven.

Cuando alguien está educado en todo lo relativo a la diabetes, asistiendo a charlas de especialistas que le enseñan las causas, las dosis de los medicamentos y las pautas dietéticas, le ayudará a tener una vida más saludable y de calidad.

Ahora te presentamos cinco recomendaciones fundamentales para mantener tu diabetes controlada de forma natural:

1. Control médico regular

Es importante que te realices chequeos frecuentes con tu médico para que pueda revisar tu presión arterial, corazón, vista, piel, glicemia, peso corporal, colesterol y triglicéridos.

El especialista te indicará el tratamiento más adecuado a tu caso particular.

2. Plan dietético y de ejercicios

El médico especialista, junto con el nutricionista, son los profesionales indicados para darte una dieta sana, de manera que puedas controlar la glicemia sanguínea.

De cualquier manera, debes saber que los principales alimentos a evitar son los procesados, el azúcar refinado, grasas trans y grasas en exceso.

El médico internista o endocrinólogo te podrán señalar la actividad física que más te convenga. Recuerda que el sedentarismo lleva a la obesidad con todas sus consecuencias, sobre todo en la diabetes tipo II.

El Instituto Nacional de Salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha señalado que las personas que realizan actividades físicas de forma regular y que consumen una dieta equilibrada en grasas, proteínas y carbohidratos, evitando el exceso de calorías, pueden bajar de peso y obtener una reducción drástica de sufrir diabetes (Referencia).

3. Control de glicemia sanguínea para detener daño en los nervios

Cuando no se tiene el azúcar sanguíneo bajo control, pueden surgir daños en los nervios, mismos que afectarán al sistema digestivo, producirán problemas hormonales, disfunciones sexuales y en la calidad del sueño.

En caso de que se vean afectados los órganos del tracto digestivo, el médico recomendará enzimas digestivas, probióticos y suplementos de magnesio que relajen la musculatura intestinal.

Para todas las consecuencias del daño nervioso, la clave es hacer cambios en la dieta, equilibrando los nutrientes de forma natural y usando técnicas de relajación.

4. Protección de la piel

El cuidado de la piel es esencial para un diabético, ya que debe mantenerse hidratada y muy limpia, debido a que tienen la tendencia a deshidratarse y tener la piel muy reseca. Además son más propensas a sufrir infecciones por bacterias, hongos y levaduras.

El uso de productos naturales para la limpieza y humectación de la piel es muy recomendable.

5. Cuidado de la vista

Además de mantener los valores de la glucosa sanguínea en niveles normales, es muy importante el control médico de los ojos, asistiendo al oftalmólogo cada 6 meses.

Esto junto con una dieta adecuada y actividad física frecuente, ayudará a prevenir problemas como retinopatía diabética, glaucoma, catarata y pérdida de la visión.

También es importante proteger los ojos de la luz solar mediante lentes de sol.

Lee nuestra guía sobre las 14 mejores para controlar la diabetes tipo II

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad cuya principal característica es el incremento del azúcar en la sangre, alterando el metabolismo de las grasas y proteínas.

Se manifiesta cuando el cuerpo no produce la cantidad necesaria de insulina para que la glucosa se mantenga a niveles normales.

El 80 % de los que padecen diabetes a nivel mundial proviene de los países más pobres, cuya falta de recursos favorece el aumento de esta enfermedad (Referencia).

¿Qué tipos de diabetes existen?

Existen dos tipos:

Diabetes Tipo I:

Cuando el páncreas produce poca o ninguna cantidad de insulina, debido a que las células beta de este órgano han sido destruidas de forma irreversible, por lo cual es necesario recibir inyecciones diarias de insulina.

Este tipo de diabetes se manifiesta principalmente en niños y adolescentes.

Diabetes Tipo II:

El páncreas continúa produciendo insulina, pero el organismo se vuelve resistente a sus efectos.

Se puede presentar en niños y adolescentes, pero es más común después de los 30 años de edad en personas obesas, adultos mayores o con antecedentes familiares de diabetes.

Diabetes gestacional

Para evitar la diabetes gestacional, es muy importante que las mujeres embarazadas mantengan un control estricto de su glicemia sanguínea para prevenir complicaciones con su embarazo. Afortunadamente, esta situación suele desaparecer después del parto (Referencia).

Causas De La Diabetes

La diabetes tiene más de una causa y diferentes tipos de tratamiento. Está asociada al estilo de vida contemporáneo, lleno de estrés y orientado a una alimentación industrializada, cargada de carbohidratos, sodio y azúcar refinado.

Son diversos los factores que la pueden ocasionar, entre ellos:

  • Dieta mal equilibrada.
  • Sobrepeso.
  • Carga hereditaria.
  • Sedentarismo.
  • Ansiedad.
  • Estrés.

El riesgo para desarrollar diabetes tipo II se incrementa por diversos motivos (Referencia):

  • Personas mayores de 45 años.
  • Obesidad o sobrepeso.
  • Sedentarismo
  • Carga hereditaria.
  • Problemas cardiacos.
  • Tensión arterial elevada (mayor a 140-90).
  • Colesterol HDL (bueno), por debajo de los valores recomendados de 35 mg/dl.
  • Triglicéridos elevados sobre 250 mg/dl.
  • Problemas hormonales.
  • Ovarios poliquísticos.

Lee nuestra guía definitiva sobre la diabetes: Causas y consecuencias 

¿Qué rol tiene la insulina en la diabetes?

La insulina es la hormona que controla la cantidad de glucosa en la sangre, por lo tanto, cuando una persona tiene diabetes, no utiliza la glucosa adecuadamente, provocando alteraciones en la curva glicémica y el funcionamiento adecuado del organismo.

Esas alteraciones drásticas pueden causar daños a largo plazo en el corazón, ojos, riñones, piel, vasos sanguíneos y nervios.

Algunos Datos Extras Sobre La Diabetes

Aproximadamente 9% de la población norteamericana presenta alguna forma de diabetes y una de cada tres personas desarrollará la enfermedad en algún momento de su vida.

Se estima que en la población americana, aproximadamente 86 millones de personas tienen prediabetes (niveles de glicemia sanguínea elevados, pero que no llegan a tener diabetes).

De esta cantidad de personas, cerca del 30% desarrollará diabetes tipo II en los siguientes 5 años, si no controlan sus niveles de azúcar.

Aproximadamente la tercera parte de las personas con diabetes no han sido diagnosticadas.

La  principal causa de complicaciones de la diabetes se presenta en pacientes con la enfermedad tipo II. Tales complicaciones son ceguera, miembros amputados, deficiencia renal, problemas cardiacos, derrames cerebrales y problemas de fertilidad.

La diabetes desarrollada durante el embarazo afecta principalmente a mujeres de origen hispano, afroamericanas y asiáticas; así como a mayores de 25 años de edad con obesidad antes de la gestación y antecedentes familiares de diabetes (Referencia).

El riesgo de muerte es 50 % mayor en personas con diabetes, comparado con las que no padecen la enfermedad.

Las personas con diabetes generan el doble de gastos médicos que quienes no sufren esta dolencia.

 

Recursos para la Diabetes: 

Referencias

  • Francisco Bracho MD. Cetoacidosis Diabética. MEDICRIT Vol 2 Num 1 Enero 2005.
    [Enlace]
  • Organización Mundial de la Salud. Informe mundial sobre la diabetes. 2016.
    [Enlace]
  • Organización Mundial de la Salud – Perfiles de los países para la diabetes, 2016
    [Enlace]
  • Leelarathna L1, Guzder R, Muralidhara K, Evans ML. Diabetes: glycaemic control in type 1. BMJ Clin Evid. 2011 May 9;2011. pii: 0607.
    [Enlace]
  • Mayo Clinic. [Internet] Type 2 diabetes. 2018.
    [Enlace]
  • Diabetes mellitus (DM). Merck Manual Professional Version.
    [Enlace]
  • Diabetes Prevention Program Research Group, Knowler WC, Fowler SE, Hamman RF, et al. 10-year follow-up of diabetes incidence and weight loss in the Diabetes Prevention Program Outcomes Study. Lancet. 2009.
    [Enlace]
  • American Diabetes Association. Diabetes Symptoms. 2018.
    [Enlace]
  • Eric Mora-Morales. Estado actual de la diabetes mellitus en el mundo. Acta méd. costarric vol.56 n.2 San José Apr./Jun. 2014.
    [Enlace]
  • Ibrahim, Salihu. Diabetes and Obesity International Journal The Trigger of Diabetic Complication Diabetes Obes Int J. (2018).
    [Enlace]
  • Cook, Jeremy & Simonson, Donald. (2018). Epidemiology and Health Care Cost of Diabetic Foot Problems: Medical and Surgical Management. 3-17.
    [Enlace]
  • Aiello, Lloyd & W Gardner, T & L King, G & Blankenship, G & Cavallerano, Jerry & Ferris, Frederick & Klein, R. (1998). Diabetic Retinopathy. Diabetes care.
    [Enlace]