¿Cuáles son los diferentes tipos de diabetes?

La diabetes es un conjunto de síndromes que ocurren por una deficiencia en la producción o en la acción de la insulina, que resulta en una alteración del proceso de regulación de azúcares, grasas y proteínas en el cuerpo.

La acumulación de azúcar en la sangre es la responsable de complicaciones en las venas, arterias y de alteraciones en los nervios.

La enfermedad es muy frecuente. Tiene una prevalencia de entre 5 % y 10 % de la población. Hasta un 50 % de las personas con diabetes tipo II no saben que tienen la enfermedad.

Lee nuestra guía sobre la Diabetes: Causas, síntomas, diagnóstico, complicaciones y tratamiento

Tipos de diabetes

Se conocen tres formas principales en las que se puede presentar la diabetes mellitus.

  • Diabetes mellitus tipo 1
  • Diabetes mellitus tipo 2
  • Diabetes gestacional

Diabetes tipo I

Se caracteriza por la falta de producción de insulina por el páncreas.

Los síntomas se manifiestan cuando se destruyen más del 90 % de las células. El daño es permanente.

La diabetes tipo I tiene factores genéticos y ambientales que activan el sistema de defensas del cuerpo, también conocido como sistema inmune. Estos atacan y destruyen las células B del páncreas productoras de insulina.

Los desencadenantes del sistema inmune de una persona que ya tiene predisposición genética, son infecciones por virus y la exposición a la leche de vaca en etapas iniciales de la vida.

Diabetes tipo II

Es una enfermedad caracterizada por grados variables de resistencia a la insulina, alteraciones en su producción y aumento en la elaboración de glucosa en la sangre.

La diabetes tipo II tiene factores hereditarios y ambientales. Si los padres o familiares desarrollaron la enfermedad, se tendrá predisposición genética de sufrirla.

Los principales factores ambientales asociados son la edad, no hacer ejercicios, el sedentarismo, sobrepeso y la obesidad.

Se conocen dos defectos en este tipo de diabetes:

  • Resistencia de los tejidos a la acción de la insulina
  • Secreción aumentada de insulina para compensar esta resistencia

El aumento de la glucosa en la sangre inicia cuando las células productoras se deterioran y ya no pueden producir más insulina.

Lee nuestra guía sobre los 8 simples pasos para prevenir la diabetes Tipo 2

Diabetes gestacional

Trastorno que puede ocurrir durante el embarazo. Se elevan peligrosamente los niveles de azúcar en la sangre por la acción de hormonas que se producen en la placenta y que antes de la gestación presentaban valores normales.

Las hormonas liberadas por la placenta provocan una resistencia a la insulina y mayor producción de glucosa en el cuerpo.

Lee nuestra guía detallada sobre la diabetes gestacional

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Las diabetes mellitus tipo I y tipo II tienen síntomas en común que se desarrollan por niveles elevados de azúcar en la sangre. Incluyen aumento de la necesidad de ingerir agua y alimentos, pérdida de peso y mayor necesidad de orinar, incluso por las noches, disminución de la visión, cansancio, fatiga y somnolencia.

Una característica de las diabetes tipo I es su brusco inicio y rápido desarrollo.

Los síntomas son más agresivos y generalmente se desarrollan durante la pubertad o entre los 30 y 40 años.

La diabetes tipo II se caracteriza por un inicio más lento y un diagnóstico más retardado. Pueden aparecer manchas oscuras en las axilas, en el cuello y entre las piernas.

Se desarrolla en mayores de 45 años o en jóvenes con sobrepeso y un estilo de vida sedentario.

La diabetes gestacional no suele manifestar síntomas evidentes en embarazadas. Cuando ocurren son muy leves.

Se detecta al tener un control prenatal desde el inicio del embarazo y con pruebas de sangre durante las semanas 24 y 28 de gestación.

Potenciales complicaciones

La complicación principal de la diabetes tipo I es rápida y potencialmente mortal; se le conoce como, cetoacidosis diabética, grave condición que se desarrolla por altos niveles de glucosa en la sangre y casi nada de insulina. Debe ser tratada inmediatamente en un hospital.

El desarrollo de otras complicaciones de ambos tipos de diabetes es por lo general más lento y gradual. Estas se acelerarán y provocarán la muerte con un mal control del nivel de glucosa en la sangre.

Las siguientes son las complicaciones más comunes:

  • Lesión a los riñones
  • Infecciones recurrentes
  • Lenta sanación de las heridas en la piel
  • Pérdida gradual de la visión y alteraciones a nivel de la retina
  • Amputaciones por falta de irrigación de sangre o lesión nerviosa
  • Daños a los nervios del cuerpo que causan dolor o pérdida de la sensibilidad en brazos y piernas
  • Lesiones en las arterias y venas que pueden provocar infarto o un evento isquémico en el cerebro

Las complicaciones incluyen a la madre y al embrión en el embarazo. Durante esta etapa puede aumentar la presión sanguínea y después de ella no se descarta que aumente el riesgo de que la mamá padezca diabetes tipo II.

En el bebé se produce un aumento anormal del peso, abortos involuntarios o muerte fetal, problemas pulmonares, de regulación del azúcar al nacer y mayor riesgo de presentar diabetes en la vida adulta.

Tratamiento de la Diabetes

El objetivo principal del tratamiento en los 3 tipos de diabetes es mantener el nivel de glicemia en rangos normales, con lo que se disminuye el riesgo de complicaciones.

Será un médico el que identifique el tipo de tratamiento para cada paciente.

Se controlarán los niveles de presión arterial, de la cantidad de grasa y colesterol en el cuerpo.

El tratamiento variará según el tipo de diabetes que tenga el paciente, su edad, niveles de azúcar y si ya desarrolló alguna complicación.

La dieta y la actividad física son complementos que favorecen a mejorar el control del azúcar.

El tratamiento de la diabetes tipo I se basa en la administración de insulina debajo de la piel.

Se conocen varios tipos de esta hormona que tienen objetivos diferentes, pues varían en tiempos de inicio, pico máximo y duración.

Diabetes tipo II

Para el tratamiento de la diabetes tipo II es necesario combinar dieta, ejercicio físico regular y medicamentos, para regular el nivel de azúcar libre en la sangre. Puede ser solo un fármaco o la combinación de varios.

Los medicamentos empleados son hipoglucemiantes orales cuya función es ayudar a la acción de la insulina en el cuerpo. Los más comunes son Metformina y Glibenclamida.

Si estos no logran controlar los niveles de azúcar en la sangre, el médico decidirá si es necesario iniciar una terapia con insulina.

El tratamiento dependerá del estado de la enfermedad.

Diabetes gestacional

El tratamiento de la diabetes gestacional consta de dieta, ejercicio físico y la administración de insulina, según las necesidades de la madre.

Los niveles de azúcar serán medidos varias veces al día con un glucómetro para tener un mejor control del tratamiento y de la enfermedad en sus tres tipos.

Lee nuestra guía sobre la diabetes gestacional: Síntomas, causas y tratamiento

Pronósticos

La diabetes tipo I es una enfermedad de por vida que no tiene cura. Su tratamiento, uno que será continuo, ayudará a disminuir las complicaciones más graves de la condición y permitirá tener un buen estilo de vida.

La diabetes tipo II puede controlarse con éxito si son corregidos factores de riesgo que provocan la enfermedad. Para ello se mejorará el estilo de vida y se cumplirá con el tratamiento médico.

El pronóstico de la diabetes gestacional es bueno. Aunque generalmente desaparece después del parto, hay un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo II.

¿Se previenen?

Aún no se conoce una manera de prevenir la diabetes tipo I.

Se pueden disminuir los riesgos de padecer diabetes tipo II y gestacional al no fumar, controlar el peso y al mejorar la dieta, más una rutina diaria de ejercicios.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos conozcan cuáles son los tipos de diabetes.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here