7 principios para tener excelentes cuidados de la diabetes

 

Estas reglas y principios te ayudarán a controlar y manejar tu diabetes para que puedes vivir una vida larga y activa.

Cada persona diabética tiene necesidades diferentes, plática con tu equipo médico a ver cuál es la mejor opción para ti. La diabetes afecta cada parte de tu cuerpo y para una mejor atención ocupas un equipo detrás de ti (enfermeros, nutriólogos, psicólogos, oftalmólogos y endocrinólogos).

Así estás los principios para controlar la diabetes que afecta a millones de personas en el mundo.

Lee nuestra guía definitiva sobre la diabetes: Causas, síntomas y tratamiento

¿Por qué es importante controlar la diabetes?

 

La diabetes puede ser una enfermedad mortal cuando no se controla. Si un diabético sigue permitiendo que los niveles de azúcar en su sangre se eleven, éstos pueden volverse tóxicos y ocasionar desde un coma diabético hasta la muerte.

Cuando te diagnostican diabetes y tú te controlas adecuadamente, disminuyes sensiblemente el riesgo de padecer:

  • Neuropatías
  • Enfermedades cardiacas asociadas
  • Derrames
  • Ceguera diabética
  • Fallo renal
  • Pérdida de los dientes
  • Coma diabético
  • Pie diabético.

Por esa razón, vamos a darte las recomendaciones básicas que siempre debes de considerar para mantenerte alejado de estas complicaciones graves.

1. Aprende todo lo que puedas sobre tu enfermedad

Muchas personas que padecen diabetes no saben más de la enfermedad que el hecho de que deben inyectarse insulina y evitar el azúcar, pero no comprenden cómo funciona el mecanismo fisiológico.

Debemos recordar que, sobre todo cuando asistimos a centros de salud pública, muchas veces los médicos no tienen el tiempo de darnos una cátedra integral sobre el problema que nos aqueja, y se limitan a ofrecernos algunas indicaciones inmediatas.

Pero la diabetes es una enfermedad bastante compleja y la realidad es que sólo informándonos sobre ella todo lo que podamos, podremos verdaderamente hacer las elecciones adecuadas para nosotros día con día.

Existen dos tipos diferentes de diabetes, y lo primero que necesitas hacer es averiguar cuál es la que te afecta a ti.

Diabetes tipo 1

Las personas que padecen este tipo necesitan tomar una dosis de insulina cada día. En ocasiones, este tipo de diabetes también es llamada “diabetes juvenil”, porque tiende a aparecer a una edad más temprana.

Diabetes tipo 2

Este tipo puede controlarse con una alimentación adecuada y complementarse con actividad física, pero la mayor parte de las personas que la padecen necesita algún tipo de medicamento o insulina. La diabetes tipo 2 es la más común y tiende afectar principalmente a adultos mayores.

Recuerda que, sin importar qué tipo de diabetes sea, siempre se considera una enfermedad seria por los riesgos que conlleva.

Cualquier eufemismo que intente disminuir la gravedad de este padecimiento, como “tener la azúcar alta” o “diabetes moderada”, sólo fomenta que las personas no se cuiden adecuadamente y enfrenten peligros a la salud mucho mayores.

Lee nuestra guía sobre los 8 simples pasos para prevenir la diabetes Tipo 2

Lee si puedes consumir alcohol o no si tienes diabetes

Lee si la diabetes es hereditaria

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Muchas personas que la padecen ni siquiera lo saben, pero diagnosticarla y tratarla lo antes posible es de vital importancia porque mientras más temprana sea su detección, mejor es el pronóstico médico.

Miles de personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas evidentes al principio, y se dan cuenta de que están enfermas hasta que el trastorno ya está muy avanzado.

Algunas personas tienen un riesgo más alto que otras de desarrollarla, entre ellas se encuentran:

  • Personas mayores de 45 años
  • Personas obesas o con sobrepeso
  • Personas con familiares cercanos que padecen diabetes
  • Padecer diabetes de gestación
  • Ser de procedencia hispana o latina
  • Tener la presión alta
  • Tener el colesterol alto
  • Personas muy sedentarias.

Lee cuáles son los 10 síntomas principales de la diabetes

2. Obtén toda la atención médica que necesitas

La diabetes es una enfermedad que implica un chequeo constante y cercano de tu salud. Muchas de estas evaluaciones puedes hacerlas por tu cuenta con un glucómetro casero, pero no debes olvidar que no puedes tratar tu enfermedad por ti mismo y necesitas acudir al médico de forma regular.

Si padeces diabetes, es primordial hacer lo siguiente:

-Acudir a revisión médica de manera calendarizada

-Notificar al personal de salud cualquier síntoma que tengas

-Informar a tu familia y seres cercanos cómo pueden apoyarte

-Considerar el apoyo institucional de seguros y otro tipo de soporte médico que puedes obtener para conseguir medicamentos y suplementos adecuados.

-Llevar un registro de cómo te sientes día con día para que puedas compartirlo con tu médico.

3. Aprende a controlar tu diabetes

Como ya mencionamos en un inicio, la diabetes afecta muchas partes del cuerpo. Para mantenerte saludable, es importante que sepas cómo cuidar tu alimentación, mantenerte físicamente activo y cómo detectar signos tempranos de complicaciones secundarias.

Puedes imprimir la siguiente lista para asegurarte de que verdaderamente estás manejando tu diabetes de la mejor forma posible.

Cuestionario del cuidado de la diabetes

He hablado con mi médico de:

  • Mis necesidades especiales para controlar mi diabetes
  • Formas de mejorar mis niveles, de azúcar, colesterol y presión sanguínea
  • La toma de aspirina para ayudar a prevenir problemas cardiacos
  • Hacer actividad física regular
  • Las consecuencias que fumar y beber provocan con mi enfermedad.

He aprendido de un especialista la forma adecuada de:

  • Seguir un plan alimenticio especial para diabéticos
  • Revisar la salud de mis pies a diario
  • Tomar mis medicinas como fueron prescritas
  • Revisar mis niveles de glucosa.

Asisto a todas mis revisiones médicas:

  • Me hago la prueba A1C de mi promedio de glucosa en sangre al menos dos veces al año
  • Visito a mi oculista dos veces al año y reporto con él cualquier cambio en mi visión
  • Asisto al dentista dos veces al año
  • Asisto al podólogo siempre que tengo una molestia en los pies.

Si tu respuesta fue “no” para algunos de los puntos anteriores, no te estás cuidando lo necesario para tu diabetes. Es importante que todas las indicaciones de la lista estén cubiertas para que te asegures de que no estás pasando nada por alto.

4. Mantén controlados la glucosa, el colesterol y la presión

Uno de los objetivos más importantes del tratamiento para las personas diabéticas, es mantener controlados los niveles de glucosa, colesterol y presión sanguínea. Por lo general van de la mano y cuando uno se dispara tienden a hacerlo también los otros dos.

Del mismo modo, hay varias acciones que puedes tomar para controlar estos tres aspectos de manera integral, entre ellos se encuentra:

  • Seguir un plan alimenticio adecuado para ti
  • Tener actividad física diaria
  • Tomar tus medicinas exactamente como lo indicó el médico
  • Alejarte del alcohol, el tabaco y los azúcares, especialmente las refinadas
  • Pregunta a tu médico antes de tomar cualquier nuevo medicamento o suplemento alimenticio
  • Revisa tus niveles de glucosa como parte de tu rutina
  • Aprende qué significan las mediciones de glucosa, colesterol y presión, y conoce los rangos críticos
  • Comparte esta información con el resto de tu familia,

5. Monitorea tus niveles de azúcar, colesterol y presión

Aparte de tomar las acciones de salud necesarias para mantener el azúcar, el colesterol y la presión en niveles saludables, es necesario que los monitores con frecuencia, aunque te sientas perfectamente bien.

Muchas veces, los cambios abruptos en estas mediaciones no avisan, y es necesario tener un control estrecho para disminuir el riesgo de padecer ceguera diabética, falla renal, pie diabético o infarto, entre otras complicaciones.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de azúcar alta y diabetes que no debes ignorar

Realízate con frecuencia el examen A1C

Ésta es una prueba de sangre que mide el promedio de tus niveles de glucosa de los tres meses anteriores. Es muy útil porque le da a los médicos y a los pacientes un panorama general de qué tan bien has estado controlando el padecimiento a mediano plazo.  Recuerda que debes hacértelo al menos cada seis meses.

Si el resultado de esta prueba indica un conteo mayor a 7, debes tomar más medidas para controlar tu enfermedad.

Revisa tu glucosa en casa

Para ayudar a controlar la enfermedad, muchas personas necesitan revisar sus propios niveles de glucosa como parte de su rutina. Para que no tengan que trasladarse hasta un centro de salud, existen muchos equipos médicos domésticos para este fin.

Algunos glucómetros reportan los niveles de glucosa en la sangre, pero otros reportan los niveles de glucosa en el plasma, que tienden a ser 10% o 15% más altos que los primeros.

Recuerda mantener un registro a largo plazo de tus mediciones y hacerlas siempre a la misma hora del día; así también que las mediciones saludables de glucosa en sangre son de 80 a 120 antes de las comidas y de 100 a 140 antes de dormir.

Es importante que hables con tu médico sobre lo que debes hacer si tus niveles de glucosa están más altos de lo normal, y cuál es el punto crítico en el que debes acudir a urgencias médicas.

Lee cuáles son los 10 mejores glucómetros para revisar tu glucosa

Revisa tu presión sanguínea

Cuando tu presión sanguínea es alta, estás haciendo trabajar demasiado duro a tu corazón, y esto puede desembocar en infartos, derrames y problemas en los riñones. Normalmente, tu médico revisará tu presión sanguínea siempre que lo visites, pero también debes hacerlo en casa con regularidad.

El nivel esperado de la presión sanguínea para la mayoría de las personas con diabetes es menos de 130/80. Es importante que también sepas qué hacer cuando ésta se eleva y cuándo es momento de ir a urgencias.

Lee nuestra guía de como mediar la presión sanguínea en casa

Conoce tus niveles de colesterol

El colesterol malo es el que se acumula en tus arterias, y causan que se estrechen y endurezcan, lo que puede llevarte a un ataque cardiaco. A menos que tu médico prescriba otra cosa, debes hacerte un chequeo de colesterol por lo menos una vez al año.

Para la mayoría de las personas con diabetes, un conteo de colesterol de menos de 100 es aceptable.

6. Prevención de complicaciones a largo plazo

Las personas con diabetes necesitan mantener un control estrecho de sus niveles de glucosa, colesterol y de su presión sanguínea, con la finalidad de prevenir infartos, derrames, ceguera, falla renal, neuropatías, impotencia, pie diabético, pérdida de los dientes y un sinfín de complicaciones.

La diabetes cambia el estilo de vida de las personas por uno mucho más saludable, o las lleva directamente hacia consecuencias fatales.

Entre las acciones que debes de tomar todos los días, sin excepción, se encuentran:

  • Seguir tu plan alimenticio y en las porciones adecuadas. Consumir una gran cantidad de fibra y alimentos bajos en grasa, azúcar y sodio.
  • Tener al menos 30 minutos de actividad física.
  • Lavar y revisar tus pies perfectamente. Debes buscar y tratar de inmediato cualquier pequeña lesión o incomodidad que presentes.
  • Tomar tus medicamentos tal como te lo ha dicho el médico y, si es necesario, llevar un recordatorio diario para que no te saltes ninguna dosis. Si esto llega a ocurrir, consulta con tu médico qué debes hacer.
  • Revisar la salud general de tus encías y tus dientes. Acude al dentista de inmediato si ves cualquier cambio en la coloración o sensibilidad de tu boca.

Además de los cuidados diarios, también debes considerar:

  • Revisar tus niveles de glucosa con la frecuencia que te ha indicado el doctor
  • Revisar tu presión sanguínea
  • Mantener un peso saludable
  • Alejarte del alcohol y el cigarro
  • Mantenerte atento de cualquier problema en tu vista que pueda aparecer.

Lee las causas del pie diabético

7. Consigue asistencia inmediata si se presentan complicaciones

Controlar adecuadamente tu diabetes debería mantenerte alejado de la mayor parte de las complicaciones que ésta pueda traerte, pero si notas cualquier cambio preocupante, aunque te cuides, no debes ignórarlo jamás.

Consigue ayuda médica de inmediato si:

  • Tus niveles de azúcar, colesterol o presión se elevan por encima del límite.
  • Presentas cualquier molestia, llaga o ámpula en el pie que no sane.
  • Comienzas a ver borroso.
  • Tus dientes comienzan a aflojarse.
  • Presentas mareos, dificultad para respirar o dolor en el pecho.

Otras recomendaciones generales

Humecta tu piel

La diabetes provoca que muchas personas presenten resequedad extrema en la piel. Para combatirla y evitar complicaciones como heridas en el pie que no sanan, siempre mantén perfectamente humectada e hidratada tu piel. Existen cremas de grado farmacológico especiales para personas con diabetes.

Siempre carga con un bocadillo de emergencia

Las personas con diabetes también presentan el riesgo de tener niveles demasiado bajos de azúcar o hipoglucemia cuando se saltan una comida, toman demasiada medicina o hacen más ejercicio de lo normal.

Cuando esto ocurre, pueden aparecer mareos y temblores. Por eso, es importante que siempre cargues en tu bolsa algún bocadillo que pueda ayudarte a recuperar tus niveles de azúcar.

Usa recordatorios

Puedes programar alarmas o usar aplicaciones móviles especiales para que no olvides revisar tu glucosa o tomar tus medicamentos.

Mantente hidratado

La glucosa elevada causa que pierdas más fluidos corporales, lo que puede deshidratarte y resecar tu piel. Para evitarlo, toma al menos dos litros de agua al día y nunca salgas de casa sin tu botella reutilizable.

Siempre ten un botiquín de primeros auxilios para diabéticos a la mano

La diabetes puede causar que una lesión menor se convierta en un problema grave, así que nunca dejes de tener a la mano el siguiente material médico:

  • Antiséptico para limpiar heridas.
  • Crema antibiótica de amplio espectro.
  • Gasas esterilizadas.
  • Insulina de acción rápida.

Usa una colgante de aviso

Cuando padecemos alguna condición médica particular, es muy importante que usemos todo el tiempo una plaquilla colgante que indique que tenemos diabetes u otra enfermedad, por si tenemos algún accidente, perdemos el conocimiento o no podemos comunicarnos.

Esto puede hacer la diferencia en recibir el tratamiento adecuado por parte de los equipos de emergencia. Recuerda que también debe venir tu nombre y el número de algún contacto y, si es posible, tu número de seguridad social.

 

Por lo general las personas piensan que se les viene el mundo encima cuando reciben el diagnóstico de que desgraciadamente padecen algún tipo de diabetes.

Pero, como puedes ver, con la atención y cuidados que te hemos señalado, vivir con diabetes y mantener una buena calidad de vida sí es posible: la diabetes no es una sentencia definitiva.

Comparte este artículo con tus contactos y coméntanos qué otra recomendación tienes para lidiar con esta enfermedad.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here