Pie diabético: causas, dolor, Úlceras y tratamiento

Una de las complicaciones más frecuentes de una diabetes no controlada es la manifestación de la sintomatología típica del pie diabético, que implica una tendencia a la formación de lesiones y al desprendimiento de las capas superiores de la piel, aparición de úlceras y mucha incomodidad.

Las partes más comunes donde se manifiestan las lesiones del pie diabético son la punta del pie y en los dedos gordos. No se descartan debajo de la rodilla y hasta en el hueso, en casos extremos.

Todos los diabéticos corren el riesgo de desarrollar pie diabético si no tienen las precauciones adecuadas, que incluyen control de los niveles de azúcar, hidratación de la piel y el empleo de calzados y calcetines idóneos.

El tratamiento de esta condición variará según la gravedad del paciente, que asistirá de inmediato al médico si tiene dolor o incomodidad en los pies.

Las lesiones como heridas y úlceras infectadas podrían necesitar amputación del miembro y provocar la muerte.

Síntomas y diagnóstico del pie diabético

 

Hinchazón, enrojecimiento, resequedad y dolor en las extremidades inferiores, son algunos síntomas en personas diabéticas. A estos se suman otros que demandarán atención médica inmediata:

  • Dolor
  • Mal olor
  • Irritación
  • Inflamación
  • Enrojecimiento
  • Decoloración de la piel
  • Oscurecimiento del tejido
  • Drenado de líquido que moja el calcetín o el calzado

La úlcera comienza a avanzar a partir de estos primeros síntomas y evoluciona hasta convertirse en una zona de tejido necrosado alrededor de la lesión, que se forma por la falta de flujo sanguíneo.

La gangrena parcial o total (muerte definitiva del tejido como consecuencia de la falta de irrigación) puede aparecer alrededor de la úlcera. Como consecuencia, el mal olor será notorio y podría aumentar el dolor o el adormecimiento por la muerte de los nervios.

Los primero síntomas de las úlceras diabéticas en los pies no siempre son tan evidentes. Algunas personas no lo saben hasta que se infectan y comienzan a expandirse por toda el área.

Los pacientes con diabetes revisarán sus pies y calzados todos los días como parte de una rutina, pues una ulcera diabética no siempre es dolorosa, sobre todo cuando se ha perdido sensibilidad en los nervios.

Lee también nuestra guía sobre los riesgos genéticos de la diabetes: ¿Es la diabetes hereditaria?

Etapas de una úlcera diabética

Una úlcera en el pie se califica en uno de cuatro niveles de gravedad considerando los siguientes criterios:

Nivel 0: sin úlcera, pero con síntomas tempranos

Nivel 1: úlcera presente sin infección

Nivel 2: úlcera profunda con articulaciones y tendones expuestos

Nivel 3: úlcera extensa con abscesos de infección

Lee nuestra guía de las complicaciones del pie diabético y cómo prevenirlas

Causas del pie diabético

El dolor en los pies y las úlceras diabéticas ocurren por el cuadro particular de la enfermedad. También por una mala circulación sanguínea, niveles elevados de azúcar en la sangre, daño en los nervios, dificultad del cuerpo para sanar irritaciones o heridas en el pie y resequedad de la piel.

La falta de circulación sanguínea es una forma de enfermedad vascular en la que la sangre no irriga correctamente al tejido del pie, lo que dificulta que sane cualquier tipo de lesión.

Esta carente circulación es consecuencia del exceso de glucosa en la sangre, que afecta los vasos sanguíneos y daña los nervios.

La glucosa elevada dificulta que sanen las infecciones, pues propicia un ambiente idóneo para la proliferación de las bacterias.

Las personas con diabetes tipo 2 que experimentan mayores niveles de azúcar en el sistema, normalmente tienen más dificultades relacionadas al pie diabético.

El daño en los nervios es un efecto de mediano y largo plazo que eventualmente termina con la pérdida de sensibilidad en las extremidades inferiores, comenzando con los pies. Esta alteración nerviosa es muy dolorosa al principio, pero progresivamente conduce a la ausencia total de sensibilidad.

Esta falta de sensibilidad hace más propensas a las personas a herirse o lesionarse en los pies, lesión que al no ser atendida se infecta y ocasiona úlceras graves.

La resequedad en la piel, uno de los síntomas más frecuentes de la diabetes, también la hace más propensa a descamarse y a abrirse.

Lee nuestra guía sobre la diabetes: Causas, síntomas y tratamiento

Factores de riesgo para el pie diabético

Existen factores de riesgo que multiplican la posibilidad de sufrir pie diabético. Estos son calzado de mala calidad, uso de calcetines sintéticos que no permiten la respiración de la piel, mala higiene, mal cuidado de las uñas y consumo de alcohol. A estos se suman:

  • VIH
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  • Ceguera diabética
  • Problemas de hígado
  • Mal control de la alimentación
  • Enfermedad del riñón recurrente
  • Enfermedad cardiovascular recurrente

Tratamiento del pie diabético y úlceras

Una lesión en el pie con riesgo de convertirse en una úlcera diabética, tiende a expandirse como consecuencia de la presión que recibe la planta al caminar. Esta provoca que la infección alcance otras partes del pie, sobre todo cuando el paciente tiene sobrepeso.

La primera y más urgente estrategia para tratar una úlcera diabética y evitar que se haga más grande, es evitar la presión en la zona afectada. Para ello se puede recurrir a zapatos y calcetas especiales para diabéticos, plantillas de amortiguación, vendas especiales y protecciones de silicón o similares.

Si la úlcera ya está presente se deben tomar las siguientes medidas para evitar que se infecte:

  • Desinfectar el área
  • Utilizar jabón quirúrgico
  • Lavar la zona con frecuencia
  • Mantener el área seca y cambiar los calcetines frecuentemente
  • Utilizar polvo de magnesio para inhibir el crecimiento de bacterias

Una úlcera diabética infectada se considera una complicación seria y requiere de tratamiento inmediato.

El tejido que rodea la lesión debe ser enviado a un laboratorio para determinar qué tipo de patógeno está infestando y cuál es el antibiótico adecuado como tratamiento.

Será posible hacer una radiografía para identificar si el hueso está o no afectado, cuando se sospeche que la infección ya avanzó mucho.

El médico podría prescribir antibióticos, antiplaquetarios y anticoagulantes.

Entre los tratamientos tópicos de venta libre para una úlcera diabética se hallan apósitos con crema de sulfadiazina de plata, gel de polihexametileno de biguanida, solución de yodo y miel de grado médico para heridas.

El médico también podría recomendar una intervención quirúrgica cuando una úlcera diabética se haya salido de control. Pueden removerlas por desbridamiento, eliminación de tejido muerto.

Una cirugía ayudará a aliviar la presión alrededor de la úlcera al raspar el tejido infectado del hueso o al remover las deformidades del pie que se han formado, como juanetes o “dedos de martillo”.

La cirugía es la última solución previa a la amputación del pie y aunque parezca muy invasiva, en ocasiones es necesaria para no perder toda la extremidad.

¿Cómo prevenir el pie diabético?

Entre el 10 % y 20 % de las personas que padecen ulceras diabéticas terminan siendo amputadas.

El cuidado riguroso de los niveles de glucosa figura como una de las prevenciones más importante, porque que la mayoría de las complicaciones de la diabetes se evitan al controlar el azúcar en la sangre.

Otras medidas preventivas igual de valiosas son lavar los pies con frecuencia, mantener las uñas limpias y cortadas pero no al ras, conservar los pies humectados y secos y cambiar los calcetines con frecuencia. Se suman:

  • Revisar los pies a diario
  • Usar calzado especializado
  • Asistir frecuentemente a podólogo

Las úlceras diabéticas pueden sanar y reaparecer con el tiempo, por lo que las medidas preventivas no se abandonarán.

Lee nuestra guía paso a paso para cuidar el pie diabético

Conclusión

Las úlceras diabéticas son tratables al ser detectadas a tiempo. Si se descuidan o no son atendidas oportunamente, podría requerir una amputación del pie. La necrosis y la infección de una úlcera pueden extenderse y causar la muerte en algunos casos.

Al ser una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes, todas las personas con la enfermedad deben prestar mucha atención al cuidado y salud de sus pies.

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales, para que también conozcan todo lo que se necesita saber sobre el pie diabético.

 

Ver También:

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here