Complicaciones del Pie Diabético Y Cómo Prevenirlas

El pie diabético mal cuidado es un gran riesgo para la calidad de la vida con complicaciones terribles.

El mal cuidado del pie diabético depende de tres factores: alta concentración de azúcar en la sangre, problemas vasculares y neuropatía.

El pie diabético es una de complicaciones más preocupantes de la diabetes, ya que varias de sus consecuencias, como la neuropatía, la resequedad y la dificultad del cuerpo para atacar las infecciones, crean una situación propicia para que las úlceras crezcan y sean muy difíciles de tratar.

¿Cómo se dañan los pies por la glucosa alta en la sangre?

Cuando la glucosa en la sangre es más elevada de lo normal, se comprometen varias de las funciones del cuerpo. En primer lugar, la circulación se enrarece por el daño a los vasos sanguíneos. Esto a su vez provoca una condición llamada neuropatía la cual presenta daño neurológico progresivo.

Las complicaciones vasculares y la neuropatía inciden a su vez en los síntomas del pie diabético. Por sí misma, la alta concentración de azúcar en la sangre provoca que el cuerpo tenga muchas dificultades al luchar contra las infecciones, ya que compromete el sistema inmunológico y genera el ambiente ideal para que las bacterias proliferen.

Lee nuestra guía sobre los 9 mejores suplementos para diabéticos que te ayudan a controlar tu glucosa

Problemas vasculares

El cambio en la composición química de la sangre que tiene demasiada glucosa daña los vasos sanguíneos, lo que provoca que sea más difícil la irrigación en las articulaciones, principalmente en las inferiores, que son las que más lejos están del corazón.

La falta de irrigación sanguínea puede provocar que el tejido literalmente comience a morir por falta de oxígeno, o sea colonizado por infecciones de todo tipo que no encuentran resistencia por parte de las células blancas de la sangre.

Neuropatía

La diabetes también comienza a matar los nervios poco a poco. La neuropatía está relacionada con la circulación deficiente, pues para sobrevivir, los nervios necesitan una irrigación sanguínea adecuada.

En el caso del pie diabético, la falta de sensibilidad propicia que pequeñas heridas o irritaciones pasen desapercibidas hasta que se convierten en úlcera.

Complicaciones en el pie derivadas de la diabetes

Mala circulación

La mayoría de las personas diabéticas que no se encuentran bajo estricto control médico, experimentan problemas de circulación en los pies y las pantorrillas, lo que genera hinchazón y adormecimiento.

Infecciones y úlceras

Las infecciones del pie diabético son especialmente graves porque, a diferencia de otro tipo de heridas, el cuerpo tiene muchas dificultades para sanarlas de forma natural, y además son mucho más propensas a infecciones. En casos graves, una úlcera infectada puede dejar el pie completo en carne viva y afectar hasta el hueso.

Callosidades y lesiones de calzado

Cuando no puedes sentir tus pies adecuadamente, los pies reciben mucho más daño mecánico de lo normal. En el caso del pie diabético, esto los hace más propensos a desarrollar callosidades en un intento de la piel por defenderse; sin embargo, estas mismas callosidades hacen más fácil que se abra y aparezca una úlcera.

Pie de Charcot

Cuando perdemos demasiada sensibilidad en los pies, la postura completa se ve comprometida y aparece el riesgo de que se rompa un hueso sin que el paciente se de cuenta. Como resultado, sigue caminando sobre un hueso astillado y todo el tejido blando aledaño es destruido. Ésta es una de las complicaciones más graves del pie diabético porque a menudo se detecta sólo hasta que una amputación ya es necesaria.

Así se mira el pie de Charcot:

Uñas enterradas

El pie diabético también implica mayor riesgo de padecer uñas enterradas e infecciones por hongos en las mismas. Esto aumenta el riesgo de padecer infecciones bacterianas.

Juanetes y “dedos de martillo”

Cuando aparece el daño neurológico, éste puede afectar también los tejidos musculares aledaños y hacer que el pie completo pierda tono y fuerza. Como resultado, comienzan a desarrollarse malformaciones como los juanetes o los “dedos de martillo”, que generan presión hacia afuera y pueden desembocar en úlceras.

Lee nuestra guía sobre los consejos para tratar el dolor de la Neuropatía Diabética

¿Cómo prevenir las complicaciones del pie diabético?

Para evitar que aparezcan úlceras en el pie, se infecten y, como consecuencia, sea necesaria la amputación, hay que tomar varias medidas preventivas. Éstas deben ser observadas por todas las personas que padezcan diabetes, independientemente de que la tengan controlada.

1. Consulta a tu médico si experimentas dolor

Cualquier dolor que experimentes en las piernas, los pies o la piel,  (no importa que detectes una diminuta herida, una uña enterrada, un callo o una úlcera declarada) debe ser considerado como un aviso del cuerpo y es importante que avises a tu médico, porque puede ser el inicio de la neuropatía.

2. Revisa tus pies diariamente

La forma más sencilla de detectar los síntomas en los pies es observándolos y revisándolos diariamente. Esperar a que el dolor aparezca es una pésima idea puesto que la falta de sensibilidad puede ocasionar que no nos demos cuenta del problema hasta que es demasiado tarde.

Muchas personas con cuadros avanzados de diabetes han perdido la vista de manera parcial o total, por lo que no pueden revisar sus pies por sí mismas. Por eso, es muy importante que, si tienes un paciente con diabetes en casa, le ayudes a revisar la salud de sus pies todos los días.

Abajo un video de una revisión médica de los pies de una persona diabética:

3. Utiliza el calzado adecuado

Hoy en día existen muchas alternativas para que los diabéticos puedan cuidar sus pies, entre ellas están calzado especializado, calcetas para la circulación que permiten que tu piel respire, protecciones especiales.

Mira abajo un video de que tipo de calzado utilizar:

4. Cuida tus pies

En general, esto incluye evitar andar descalzos, mantener los pies secos, humectados y limpios, y, además, controlar tu peso para que no reciban demasiado impacto cuando camines o realices actividades cotidianas.

 

El pie diabético tiene muchas complicaciones, por eso son muy importantes las revisiones periódicas y los cuidados necesarios que todo aquel que lo padece tiene que hacerse.

Por más “inofensivas” que aparezcan las heridas o síntomas nuevos en tu pie, jamás intentes resolver el problema por ti mismo, siempre consulta a un profesional de la salud.

Te invitamos a que compartas este artículo con tus contactos, y coméntanos qué más conoces sobre las complicaciones del pie diabético.

Lee nuestra guía sobre el pie diabético: Causas, dolor, úlceras y tratamiento

Lee nuestra guía de cómo cuidar el pie diabético

Ver También:

Referencias: