Tobillo Hinchado: Causas, Síntomas, Diagnóstico

Tus tobillos tienen la difícil misión de cargar tu peso y mantenerte estable. Por tal motivo, de vez en cuando, pueden presentar lesiones y problemas generales.

En otras ocasiones, la hinchazón de tobillos se debe a un determinado hábito o problema orgánico.

Aquí te explicaremos todo lo que tienes que saber sobre las causas, síntomas y diagnóstico de la inflamación de los tobillos.

¿Cómo Es El Mal Del Tobillo Hinchado?

Conocido como edema periférico, la hinchazón de tobillos, pies y piernas es ocasionada por la acumulación de líquidos.

Por lo general, esta acumulación no produce dolor, a menos que esté relacionada con una lesión. La mayor evidencia de las hinchazones en las partes bajas del cuerpo se debe a la fuerza de gravedad.

Estas inflamaciones son más comunes en los adultos mayores y pueden presentarse en un solo lado del cuerpo o en ambos.

Si bien las hinchazones de tobillos, pies y piernas no representan riesgos importantes para la salud, es recomendable saber cuándo hay que buscar atención médica, ya que pudiera existir algún problema oculto que requiera tratamiento urgente.

¿Cuáles Son Las Causas Más Comunes Del Tobillo Hinchado? 

La inflamación de tobillos, pies y piernas puede estar vinculada a varias causas, aunque existen ciertos factores asociados:

Sobrepeso y obesidad

El exceso de masa corporal ralentiza la circulación de la sangre, provocando la acumulación de líquido, especialmente en las extremidades inferiores.

Lee nuestra guía sobre los tipos de obesidad

Estar de pie o sentado por mucho tiempo

Durante sus periodos de inactividad, tus músculos minimizan el bombeo de sangre hacia el corazón. En estas condiciones, la retención de fluidos puede ocasionar hinchazón en las extremidades inferiores.

La hinchazón de tobillos también puede presentarse si consumes algunos medicamentos como:

  • Esteroides.
  • Estrógeno o testosterona.
  • Antidepresivos, incluyendo los tricíclicos y los inhibidores del grupo enzimático MAO.
  • Antinflamatorios no esteroideos, como aspirina e ibuprofeno.

Estos medicamentos pueden disminuir la circulación de la sangre, al incrementar el grosor del plasma sanguíneo, ocasionando hinchazón en las piernas.

Asegúrate de comentarle a tu médico si sospechas de alguna medicina que este causando inflamación en tus extremidades inferiores.

¿Hay Otras Causas Para La Hinchazón De Tobillos?

Algunos cambios corporales, eventos y afecciones de salud pueden causar inflamación en tobillos, pies y piernas, entre estos:

  1. Cambios hormonales normales: Las fluctuaciones naturales en los niveles de estrógeno y progesterona pueden reducir la circulación en las piernas, ocasionando la hinchazón.
    Estas inflamaciones suelen estar relacionadas con la menstruación y el embarazo.
  2. Coágulo de sangre: Cuando se forma un coágulo de sangre en el conducto sanguíneo de una pierna, el flujo sanguíneo se ve afectado, lo que puede generar hinchazón.
  3. Lesión o infección: Una lesión o infección en el tobillo, la pierna o el pie, promueve la hinchazón.
  4. Insuficiencia venosa: Esta condición se caracteriza porque las venas no bombean la sangre adecuadamente, lo que provoca su acumulación en las piernas.
  5. Pericarditis: Es una inflamación del pericardio, la membrana que rodea el corazón, que se produce a largo plazo, causando dificultades para respirar e inflamaciones graves en piernas y tobillos.
  6. Linfedema: Es una obstrucción del sistema linfático, integrado por ganglios linfáticos y vasos sanguíneos que ayudan a transportar líquidos en el cuerpo.
    Cuando el sistema linfático se bloquea, los tejidos se inflaman con líquido, produciendo hinchazones en brazos y piernas.
  7. Preeclampsia: Es una condición caracterizada por presión arterial alta durante el embarazo, que puede ocasionar deficiencias de circulación e inflamaciones en la cara, las manos y las piernas.
  8. Cirrosis: El severo deterioro del hígado, a menudo vinculado al abuso de alcohol y a infecciones como hepatitis B o C, puede elevar la presión arterial, produciendo una mala circulación en las extremidades inferiores.
  9. Insuficiencia renal: Esta condición puede afectar la capacidad de los riñones para eliminar los líquidos, produciendo retención e inflamación corporal.
  10. Tendinitis aquilea: Tu tendón de Aquiles trabaja arduamente mientras caminas, corres y saltas, y su uso excesivo puede desencadenar una dolorosa hinchazón llamada tendinitis aquilea. Esta afección es muy común en atletas de alto rendimiento.
  11. Venas varicosas: Es una enfermedad común en personas de avanzada edad, conocidas como várices, donde las venas se inflaman, impidiendo el eficiente retorno de la sangre al corazón y produciendo hinchazones en las extremidades inferiores.

Lee nuestra guía sobre las top 10 causas de porque se hinchan los tobillos y los pies

¿Qué Puedo Hacer En Casa Para Bajar La Hinchazón De Tobillo?

 

Existen varias medidas caseras para aliviar la hinchazón de tobillos, pies y piernas:

  1. Eleva tus piernas cuando estés acostado: Levántalas de manera que queden por encima del corazón. Si colocas almohadas debajo de las piernas estarás más cómodo.
  2. Mantente activo: Concéntrate en estirar y mover tus piernas. Párate más o menos cada hora, sobre todo si pasas mucho tiempo sentado o acostado.
  3. Reduce tu consumo de sal: Esto ayuda a disminuir la cantidad de líquidos que pueden acumularse en tus piernas.
  4. Usa ropa holgada: Evita la ropa ajustada alrededor de muslos y piernas, así como ligas y elementos similares.
  5. Mantén un peso corporal saludable: El sobrepeso y la obesidad representan más kilos que deben ser soportados por tus extremidades inferiores, incluyendo los tobillos
  6. Usa medias de soporte o calcetines de compresión.

¿Cuándo Debo Ver Al Médico Para La Hinchazón De Tobillos, Pies Y Piernas?

En muchos casos, la hinchazón en las extremidades inferiores no es motivo de preocupación, aunque pudiera ser el síntoma de un problema más serio.

Existen algunas pautas generales para acudir a un especialista o al servicio de urgencias.

Cuándo debes visitar al médico:

  • Padeces de una enfermedad cardíaca o renal y estás experimentando hinchazón.
  • Tienes una enfermedad hepática y tienes hinchazón en las piernas.
  • Las partes hinchadas tienen un color rojizo y se sienten calientes al tocarlas.
  • La temperatura corporal se encuentra arriba de lo normal.
  • Estás embarazada y presentas una hinchazón repentina o severa.
  • Has probado remedios caseros y no has tenido resultados.
  • La hinchazón está empeorando.

Cuándo debes acudir inmediatamente al hospital:

  • Dolor o sensación de opresión en el pecho.
  • Mareos.
  • Confusión.
  • Sensación de debilidad.
  • Dificultades para respirar o falta de aire.

¿Qué Debo Esperar De La Cita Con El Médico?

Durante la cita, tu médico te realizará un examen físico y te preguntará acerca de los síntomas que estás presentando. Debes poder explicarle:

  • Los puntos en los que notas la hinchazón.
  • Los momentos del día en los que la hinchazón empeora.
  • Cualquier otro signo que experimentes.
  • Los factores que mejoren o empeoren la inflamación.

Es posible que tu doctor ordene algunos exámenes que le ayudarán a hacer el diagnóstico, por ejemplo:

  • Análisis integral de sangre para evaluar el funcionamiento de tus órganos.
  • Rayos X para checar tu sistema óseo y otros tejidos.
  • Ultrasonido para el examen de órganos, tejidos y vasos sanguíneos.
  • Electrocardiograma para revisar tu funcionamiento cardíaco.

Si tu inflamación de tobillo está asociada a una lesión leve o a un hábito de estilo de vida, es probable que te prescriban un tratamiento en tu casa.

Si la hinchazón es ocasionada por un problema subyacente, tu médico tratará esa condición específica, mientras prescribe medicamentos como diuréticos, para reducir la inflamación.

Sin embargo, como estos medicamentos pueden ocasionar efectos secundarios, lo más probable es que sean recetados solo en caso de que los remedios caseros no funcionen.

¿Cómo Prevenir La Hinchazón De Tobillos, Pies Y Piernas?

Estas inflamaciones no siempre se pueden prevenir, no obstante, hay algunas acciones que te pueden ayudar:

  1. Haz ejercicio regularmente: El ejercicio ayuda a mantener una buena circulación de la sangre. La Organización Mundial de la Salud recomienda 75 minutos de ejercicio intenso o 150 minutos de ejercicio moderado por semana (1).
  2. Evita estar sentado o parado por mucho tiempo: Si tienes que estar en estas posiciones por periodos prolongados, asegúrate de levantarte, moverte y estirarte periódicamente.
  3. Modera tu consumo de sal: La Clínica Mayo recomienda un consumo máximo diario equivalente a 2.3 gramos a los adultos hasta 51 años. Las personas por encima de esa edad o con determinadas condiciones de salud, deben ajustar su consumo de sal a 1.5 gramos por día (2).

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés.

Hasta luego.

Ver También:


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here