TOP 6 Mejores Vitaminas Para La Caída Del Cabello Que Tienes Que Usar

La salud y apariencia del cabello tienen un papel crucial en la presencia física y la autoestima de las personas, por lo que experimentar su pérdida podría terminar en una catástrofe física y psicológica, particularmente cuando pareciera que no hay solución.

La buena noticia es que las vitaminas pueden controlar la caída del cabello.

Una nutrición inadecuada, incluyendo las deficiencias vitamínicas, casi siempre está detrás de los desagradables procesos de pérdida del cabello.

La sana alimentación y el consumo de vitaminas, en las dosis necesarias, van a la raíz del problema de la caída del cabello y trabajan para solucionarlo.

Estos nutrientes contribuyen de diferentes formas, regulando las hormonas y combatiendo el estrés oxidante que se manifiesta con la edad.

¿Te has preguntado por qué aproximadamente 4 de cada 10 mujeres transitan con una envidiable cabellera, mientras una enorme cantidad de damas (y más aún de hombres) pierden progresivamente su cabello?

La industria del cuidado del cabello sabe que los consumidores, especialmente las mujeres, están ansiosos por lucir cabelleras espléndidas y dispuestos a pagar lo necesario para conseguirlas.

Cada día, sale al mercado un nuevo producto que promete un gran beneficio para el cabello y los usuarios se abalanzan sobre él, esperando encontrar la solución.

Pero antes de gastar tu dinero en un producto que podría ocasionarte otra decepción, debes checar que tan bien te alimentas y si estás ingiriendo todas las vitaminas necesarias para tener una hermosa y sana cabellera.

Lee también nuestra guía sobre los 9 remedios caseros para la caída de cabello en mujeres

6 Vitaminas O Complementos Necesarios Para El Saludable Crecimiento Del Cabello

La caída del cabello es un complejo proceso en el que intervienen mecanismos metabólicos, hormonales, genéticos y ambientales.

Los folículos capilares que dan origen a los cabellos están sujetos a factores de envejecimiento de naturaleza tanto intrínseca como extrínseca.

Los determinantes naturales incluyen características genéticas, mientras que los factores externos incluyen hábitos y elementos ambientales como alimentación, tabaquismo, alcoholismo, radiación ultravioleta y contaminación.

En muchas ocasiones, la caída del cabello está relacionada con la falta de una vitamina. Por fortuna, en estas ocasiones el problema puede resolverse haciendo algunos cambios en la alimentación y consumiendo suplementos vitamínicos.

También sucede que algunas vitaminas, por sus cualidades antioxidantes, pueden combatir los factores exteriores que afectan la pérdida del cabello. Otras vitaminas promueven el equilibrio hormonal que es esencial para tener un cabello sano.

Estas 6 vitaminas o complejos alimenticios tienen una especial relevancia para evitar la caída del cabello y estimular su crecimiento.

1. Aceite De Pescado

Los pescados ricos en ácidos grasos, particularmente los omega 3, han sido ampliamente utilizados en estudios, en humanos y animales, para calibrar sus efectos sobre la salud de la piel y el cabello.

Los ácidos grasos omega 3 aportan poderosos nutrientes al cabello, favoreciendo su engrosamiento y disminuyendo las inflamaciones que propician su caída.

Las especies con mayor contenido de grasas omega 3 son caballa, arenque, salmón, jurel, sardina y atún.

Una investigación publicada en 2015 en la Revista Dermatología Cosmética evaluó el impacto de una suplementación de ácidos grasos omega 3, omega 6 y antioxidantes en el control de la pérdida de cabello (1).

En este estudio comparativo y aleatorio participaron 120 mujeres de salud normal que estaban registrando una caída del cabello de patrón femenino.

Se consideraron fotografías estandarizadas del cabello, variaciones en los porcentajes de folículos capilares activos y distribución de diámetros del cabello desarrollado.

Tras 6 meses de tratamiento, la evaluación fotográfica evidenció una mejora significativa en la densidad de la cabellera en el grupo suplementado, respecto del grupo de control no suplementado.

El 89.9 % de las participantes mostraron una reducción en la caída de cabello, un 86 % mejoró el diámetro del pelo y un 87 % incrementó la densidad de su cabellera.

Los pescados ricos en omega 3 y otros alimentos con altos niveles de estas grasas como yemas de huevo, nueces, semillas de cáñamo y semillas de soja fermentadas (natto), ayudan a reducir las inflamaciones y a mantener el equilibrio hormonal en el organismo.

Si por una cuestión de hábitos te cuesta consumir suficiente pescado y alimentos con abundante omega 3, haz el esfuerzo de tomar diariamente dos cucharadas o dos cápsulas de un suplemento de aceite de pescado de buena calidad.

Si estás tomando algún medicamento anticoagulante, incluyendo aspirina, consulta a tu médico antes de consumir el aceite de pescado, ya que el sangrado podría aumentar.

Lee nuestra guía sobre los 10 beneficios probados del aceite de pescado

2. Zinc

El zinc se ha empleado por décadas para tratar la alopecia areata y el efluvio telógeno, dos trastornos de pérdida de cabello.

La alopecia areata es una enfermedad autoinmune, donde el sistema inmunológico ataca las células sanas del cuero cabelludo, provocando la caída del cabello.

El efluvio telógeno es una repentina caída del cabello producida por cambios hormonales, infecciones y estrés, que afecta a una de cada dos mujeres en algún momento de su vida.

Entre los beneficios del zinc se cuentan:

  • Mejora la salud de los folículos pilosos.
  • Es un cofactor enzimático esencial para varias enzimas.
  • Está involucrado en actividades fundamentales para el funcionamiento de los folículos capilares.
  • Es un poderoso agente inhibidor de la regresión de los folículos pilosos, acelerando su recuperación.

Las investigaciones indican que la alopecia areata está estrechamente relacionada con déficits de zinc y que la suplementación de sulfato de zinc es un efectivo tratamiento oral para esta condición.

Un estudio de 2013 aparecido en Anales de Dermatología evaluó la relación entre los niveles de zinc y cada uno de los 4 tipos de pérdida del cabello (2):

  • Alopecia areata.
  • Pérdida de cabello de patrón masculino o calvicie común (alopecia androgenética).
  • Pérdida de cabello de patrón femenino.
  • Efluvio telógeno.

En todos los participantes con pérdida de cabello, el nivel de zinc sérico (en el suero sanguíneo) fue considerablemente menor que el promedio del grupo de control.

El análisis de cada grupo con una tipología de pérdida de cabello indicó que todos tenían una concentración de zinc estadísticamente más baja, particularmente el conjunto con alopecia areata.

Los resultados permitieron a los investigadores formular sólidamente la hipótesis de que las alteraciones en el metabolismo del zinc juegan un rol determinante en la caída del cabello.

Otra investigación del 2009, publicada en Anales de Dermatología, evaluó los impactos terapéuticos de suplementación de zinc en personas con alopecia areata que tenían bajos niveles de zinc sérico.

El estudio abarcó 15 pacientes, duró 12 semanas y la suplementación consistió en 50 mg de gluconato de zinc, sin incorporar tratamientos adicionales. (3).

Los investigadores midieron en cada participante el nivel de zinc sérico antes y después de la suplementación con zinc y después se utilizó una escala de 4 puntos para calibrar el efecto terapéutico en el crecimiento del cabello.

Como era de esperar, los niveles de zinc sérico aumentaron considerablemente y se apreciaron efectos positivos en el desarrollo de cabello en el 67 % de los participantes.

Esta investigación permitió concluir que la suplementación con zinc es altamente beneficiosa para personas con alopecia areata y bajos niveles zinc, en particular para pacientes con el tipo autoinmune de alopecia, que no mejoran con terapias convencionales.

3. Vitaminas del Complejo B (Biotina y B5)

La vitamina B5 (ácido pantoténico) y la biotina (vitamina B7) son empleadas como tratamientos alternativos para la caída del cabello.

La biotina participa en la reconstrucción de las hebras de cabello dañadas por factores como:

  • Exceso de champú.
  • Excesiva exposición al sol.
  • Exceso de secado o planchado del cabello.

La vitamina B5 es fundamental para el adecuado funcionamiento de las glándulas suprarrenales, esenciales para varios procesos metabólicos relacionados con el crecimiento del cabello.

Una evaluación del año 2011 reportada en el Diario Británico de Dermatología estudió el efecto del pantenol (alcohol del ácido pantoténico o provitamina B5) en el diámetro y otras variables de las fibras terminales de cabello (4).

Este tratamiento incrementó significativamente el diámetro de las fibras capilares del cuero cabelludo y su flexibilidad, dándole a los cabellos una mayor capacidad para resistir esfuerzos sin romperse.

La caída del cabello puede ser un importante indicio de que el cuerpo no tiene suficiente biotina, que puede estar asociado a hábitos y condiciones como tabaquismo, trastornos hepáticos y el embarazo.

Las investigaciones sugieren que las deficiencias de biotina en muchas embarazadas, se deben a que la rápida multiplicación celular del feto demanda mayores cantidades de ácido pantoténico para la biotinilación de histonas y la biosíntesis de ácidos grasos.

Los estudios concluyen que las alternancias en los niveles de biotina durante el embarazo, que se extienden al periodo de lactancia, se deben a que la ingesta de esta vitamina no satisface la demanda durante esos estados (5).

Para evitar la pérdida del cabello y fortalecer su desarrollo, es conveniente tomar todos los días un comprimido de vitaminas del complejo B o uno de cada vitamina (B5 y B7) separadamente.

Igualmente, es importante incluir alimentos ricos en ácido pantoténico y biotina, por ejemplo:

  • Huevos.
  • Carne de res.
  • Pollo.
  • Aguacate.
  • Legumbres.
  • Nueces.
  • Papas.

4. Vitamina C

Las evidencias de los ensayos sugieren que el estrés oxidante juega un papel esencial en el proceso de envejecimiento del cabello (6).

Las especies de oxígeno reactivo, como los iones de oxígeno, los radicales libres y los peróxidos orgánicos e inorgánicos, son significativamente reactivas y pueden ocasionar daños directos en las membranas estructurales de las células, lípidos, proteínas y ADN.

La generación de radicales libres se incrementa con la edad y las enzimas antioxidantes que defienden al organismo no se dan abasto para cumplir con su tarea, lo que termina por causar daños en las estructuras celulares, envejeciendo el cabello.

Por sus propiedades antioxidantes, la vitamina C participa en la lucha contra el estrés oxidante que propicia el encanecimiento y la pérdida de cabello.

Para combatir a los radicales libres que afectan tu cabellera y protegerla del envejecimiento y el blanqueamiento, incluye una buena cantidad de vegetales ricos en vitamina C, a saber:

  • Naranjas, pomelos y limas.
  • Pimientos rojos.
  • Brócoli.
  • Col rizada y coles de Bruselas.
  • Fresas.
  • Kiwi.

En caso de necesitar una suplementación, toma un comprimido de 500 mg de vitamina C dos veces al día.

5. Hierro

Varias investigaciones han evaluado la relación entre las deficiencias de hierro y la caída del cabello.

El diario de la Academia Americana de Dermatología concluye que el déficit de hierro puede estar vinculado con la alopecia areata, la androgenética y el efluvio telógeno (7).

Un equipo de investigación de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, en Irán, estudió la relación entre el nivel orgánico de hierro y las diferentes formas de pérdida del cabello.

Mediante controles individuales y el estudio analítico de casos, los investigadores evaluaron si la pérdida difusa de cabello por efluvio telógeno en adolescentes y mujeres adultas entre los 15 y los 45 años estaba asociada a déficits de hierro.

Para tales fines, un grupo de 30 mujeres con caída difusa de cabello por efluvio telógeno fue comparado con otro grupo de 30 mujeres sin problemas de cabellera.

Los científicos iraníes encontraron que de 9 mujeres que estaban anémicas por altas deficiencias de hierro, 8 registraban caída telógena del cabello.

El promedio de ferritina (principal proteína que almacena hierro en el organismo) fue considerablemente menor en las mujeres con pérdida difusa de cabello, respecto a las que no tenían este problema.

El estudio concluye que las mujeres con deficiencias de hierro están expuestas a mayores riesgos de pérdida de cabello y que un nivel de ferritina sérica igual o inferior a 30 mg/ml está altamente asociado a la caída del cabello por efluvio telógeno (8).

Para revertir la pérdida de pelo por carencias de hierro y fortalecer el cabello, es necesario incluir todos los días alimentos con hierro abundante como:

  • Espinacas.
  • Acelgas.
  • Col rizada.
  • Yemas de huevo.
  • Bife de ternera.
  • Frijoles blancos y negros.

Si no estás consumiendo todo el hierro que requieres, debes asegurarte de alcanzar la cantidad mínima diaria con un complejo vitamínico.

Lee nuestra guía sobre la anemia por deficiencia de hierro: Causas, consecuencias y Tratamiento

6. Vitamina D

La vitamina D o antirraquítica es un compuesto hormonal del grupo de los esteroides y los folículos capilares son altamente sensibles a la acción de las hormonas.

Esta vitamina desempeña un rol primordial en la autorregulación del calcio, el equilibrio del sistema inmunológico y el crecimiento celular.

Un estudio ha relacionado la alopecia areata con deficiencias de vitamina D, así como con el raquitismo por resistencia a esta vitamina y con los casos de mutación de sus receptores (9).

Esta evaluación sugiere que la carencia de vitamina D está implicada en varias enfermedades autoinmunes, incluyendo la alopecia areata.

Se trató de una investigación transversal en la que fueron incluidas 86 personas con alopecia areata, 44 con vitiligo y un grupo de control de 58 participantes sanos.

El estudio encontró que el nivel sérico de 25-hidroxi vitamina D en pacientes con la alopecia autoinmune fue considerablemente inferior en comparación con los medidos en los pacientes con vitíligo y los del grupo de control.

Adicionalmente, fue identificada una correlación inversa, estadísticamente significativa, entre la severidad de la alopecia areata y los niveles sanguíneos de 25-hidroxi vitamina D.

Los investigadores concluyeron que la suplementación con vitamina D de los pacientes que padecen de alopecia areata puede ser una buena medida para mejorar esa condición.

La manera más efectiva de absorber vitamina D es por la exposición al sol, ya que los rayos ultravioleta transforman el colesterol en vitamina D. Si te sientas al sol durante 15 minutos puedes absorber aproximadamente 10 mil unidades de vitamina D de manera natural.

Igualmente, la utilización tópica de vitamina D puede restaurar el ciclo normal del cabello en las personas con alopecia areata.

Incrementa tus niveles de vitamina D, incluyendo los siguientes pescados:

  • Halibut (platija, fletán).
  • Caballa.
  • Anguila.
  • Salmón.
  • Pez espada.

Otras magníficas fuentes de esta vitamina son los hongos Portobello y los hongos Maitake (Grifola).

Otros Productos Naturales Para Estimular El Crecimiento Del Cabello

Aunque no forman parte del grupo de vitaminas, hay dos productos que pueden contribuir de manera eficaz a potenciar el crecimiento y espesamiento del cabello.

Se  trata del aceite esencial de romero aplicado de manera tópica, y el jugo y el gel de la sábila o aloe vera.

Aceite Esencial De Romero

Aplicado en el cuero cabelludo, estimula el metabolismo de las células de los folículos pilosos, promoviendo el crecimiento del cabello.

Una investigación de 2013 realizada en la Universidad de Kinki, Japón, halló que el extracto preparado con hojas de romero reactiva la regeneración capilar en ratones a los que se les había interrumpido el crecimiento del pelo mediante tratamientos con testosterona (10).

Otro estudio del año 2015 en humanos analizó la efectividad clínica del aceite esencial de romero para tratar la alopecia androgenética.

Un grupo de personas fue tratado por 6 meses con esencia de romero, mientras que otro recibió un tratamiento con minoxidil al 2 %, uno de los medicamentos más empleados para atacar la calvicie lenta y estimular el crecimiento del pelo (11).

Tras el semestre de ensayo, los dos grupos mostraron un significativo incremento en el recuento de cabellos, pero los usuarios del fármaco experimentaron una mayor picazón en la cabeza.

El estudio demostró que el aceite esencial de romero es igual de efectivo que los medicamentos convencionales para el crecimiento del cabello, con la ventaja de que no presenta efectos secundarios de consideración.

Jugo Y Gel De Aloe Vera

El aloe vera contiene una enorme cantidad de vitaminas y minerales, y sus propiedades altamente nutritivas y curativas son conocidas desde la antigüedad. Una de sus cualidades es estimular el desarrollo de una cabellera saludable y fuerte.

Aparte de ser excelente para la salud gastrointestinal y de la piel, el aloe vera ayuda a sanar y a acondicionar el cuero cabelludo, propiciando las condiciones ideales para el crecimiento capilar.

Puedes aprovechar al máximo los atributos empleándolo como gel de aplicación directa en el cuero cabelludo, mezclando el gel con un champú natural y bebiendo dos tazas diarias de jugo preparadas con el mismo gel.

Una investigación de 2012 aparecida en acb Anatomy & Cell Biology encontró que el gel de aloe vera utilizado en ratas disminuye las inflamaciones y cura más rápidamente las heridas provocadas por incisiones quirúrgicas.

El aloe vera no solo provocó un más rápido cierre de las heridas, sino que mejoró el crecimiento del pelo de los roedores (12).

Otra investigación reportada por el Diario de Dermatología de India señaló que el aloe vera previene los daños en la piel producidos por una alta exposición a la radiación ultravioleta, los cuales pueden desencadenar pérdida de cabello (13).

La utilización del aloe vera promueve la generación en la piel de metalotioneína, una proteína antioxidante que ataca los radicales libres, evitando las supresiones inducidas por la radiación.

Igualmente, las cualidades del aloe vera para exterminar hongos y bacterias contribuyen a la eliminación de la caspa. Además, las enzimas contenidas en el gel eliminan las células muertas y estimulan la regeneración del tejido situado alrededor de los folículos pilosos.

Lo Que Detiene El Crecimiento Del Cabello

El cabello es culturalmente valorado como un componente fundamental de la apariencia de los seres humanos y su pérdida acarrea consecuencias psicológicas que pueden perjudicar la autoestima de las personas.

La caída del cabello afecta a un considerable número de individuos de ambos sexos. Uno de cada dos hombres se ve afectado por una pérdida de cabello de naturaleza genética antes de los 50 años.

Por el contrario, la principal causa de la caída del cabello en las mujeres, antes de los 50 años, es de índole nutricional, afectando a un 30 % de la población femenina.

La causa principal de la caída del cabello en las mujeres puede ser que las reservas de hierro se agotan, lo cual puede corregirse y detener en pocos meses la excesiva pérdida de pelo (14).

Los factores que suelen inhibir el crecimiento de la cabellera incluyen:

  • Deficiencias nutricionales, siendo la falta de hierro (anemia) una de las causas fundamentales.
  • Historia familiar.
  • Cambios hormonales.
  • Medicamentos.
  • Estrés.
  • Embarazo.
  • Trastornos de tiroides.
  • Terapias de radiación.
  • Síndrome de Ovario Poliquistico.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Psoriasis, dermatitis seborreica y otras afecciones cutáneas.
  • Pérdida extrema de peso.
  • Traumas físicos.

Tipos De Pérdida De Cabello

Alopecia Areata

Es un trastorno autoinmune donde el sistema inmunológico ataca a las células sanas de los folículos pilosos, al confundirlas con cuerpos nocivos.

De esta forma, los folículos capilares que son atacados, se van empequeñeciendo, ralentizando severamente la generación de cabello.

Se cree que el desencadenante de la indeseada agresividad del sistema inmunológico podría ser una deficiencia vitamínica o un virus.

Pérdida De Cabello De Patrón Masculino

También es conocida como alopecia androgénica y es el tipo de pérdida de cabello más común en el sexo masculino.

Su principal causa es genética y puede estar vinculada a los andrógenos que funcionan regulando el crecimiento del pelo.

Pérdida De Cabello De Patrón Femenino

La calvicie de tipo femenino se materializa cuando los folículos pilosos se empiezan a encoger.

En una cabellera sana, el cabello que se cae naturalmente es sustituido por otro de igual diámetro; cuando ocurre este patrón de pérdida capilar, el nuevo cabello sale más delgado.

Con el tiempo, los folículos pilosos pueden encogerse por completo, por lo cual el cabello deja de crecer. Esta situación puede deberse a cambios hormonales, envejecimiento y herencia de calvicie tanto masculina como femenina.

Efluvio Telógeno

Se caracteriza porque el cabello rompe su ciclo natural normal de crecimiento y es la segunda causa más frecuente de pérdida de cabello.

El cabello tiene tres fases:

  1. Anágena, fase inicial de surgimiento y desarrollo del cabello.
  2. Catágena, fase intermedia o de transición.
  3. Telógena, fase final de reposo previa a la caída natural.

En condiciones normales, entre un 80 y 90 % de los folículos pilosos están en fase anágena y el efluvio telógeno hace bajar significativamente este porcentaje, enviando rápidamente una importante cantidad de pelo a su última fase.

Conclusiones

Con frecuencia, la mala nutrición está detrás de la pérdida de cabello, particularmente las deficiencias de vitaminas, ácidos grasos saludables y hierro.

Los estudios indican que las mujeres con déficits de hierro, registran pérdidas no naturales de cabello o se encuentran en alto riesgo de confrontarlas.

Un nivel sérico de ferritina igual o menor a 30 mg/ml está asociado a la pérdida de cabello femenino por efluvio telógeno.

Bajos niveles de zinc están relacionados con la alopecia areata.

Las carencias de vitamina D han sido vinculadas a la alopecia areata y a otras enfermedades autoinmunes que trastornan el funcionamiento del sistema inmunológico.

Los alimentos ricos en ácidos grasos saludables, como el omega 3, han demostrado que son indispensables para la salud de la piel y para un crecimiento del cabello sano y vigoroso.

Los radicales libres son enemigos mortales del cabello y la vitamina C es uno de los principales aliados para contrarrestar sus efectos perjudiciales que inhiben el crecimiento de la cabellera.

Las vitaminas B5 y B7 ayudan a restaurar la salud en el cuero cabelludo y el cabello, y mejoran el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, el cual es vital para tener una buena cabellera.

Ingiere todos los nutrientes requeridos para el cabello a través de una sana alimentación y consume suplementos en caso de ser necesario, de esta manera apreciarás que la salud, fortaleza y belleza de tu cabellera mejorarán notablemente.

Comparte esté artículo con tus amigos.

Sigue con nosotros.

Ver También: