Eczema Facial: Causas Y Tratamiento

Introducción

El eczema facial (dermatitis) es un problema muy desagradable, en especial cuando se trata del rostro, lo que puede crear una mala impresión a los demás y una situación embarazosa para quien lo padece.

Se caracteriza por inflamación de la piel, enrojecimiento y marcas que se pueden convertir en lesiones abiertas, cuando el paciente se rasca mucho, debido a su desesperación.

Muchas veces, el eczema se presenta en forma cíclica y se calma con medicinas o remedios naturales, como lociones o cremas con corticosteroides.

Las estadísticas del número de personas que padecen eczema en Estados Unidos son alarmantes. Se estima que cerca de 32 millones de personas lo sufren, de los cuales, 18 millones lo presentan de forma de moderada a severa, y un 11% de los niños pueden manifestarlo (1).

Por mucho tiempo, la comunidad científica ha debatido si el problema del eczema es consecuencia de una piel defectuosa o por deficiencias en el sistema inmunológico.

¿Qué Es El Eczema?

El eczema es una inflamación de la piel que, en sus estadios iniciales, hace que la piel se caliente, se seque y manifieste prurito. Cuando se torna más grave, la piel se puede rasgar, originando pequeñas hemorragias. Cuando dichas fisuras sanan, la resequedad en la piel puede ocasionar que salgan una especie de escamas (2).

El eczema facial varía de una persona a otra y puede surgir solo en determinadas épocas del año. También puede ser un problema originado durante la infancia, que desaparece con los años. Sin embargo, hay quienes comienzan a desarrollarlo en la adultez.

El eczema puede afectar diversas zonas del cuerpo como las mejillas, frente, cuello, cuero cabelludo, piernas y brazos. En algunos casos, se puede desarrollar en la parte interior de las rodillas, codos y tobillos.

Lee nuestra guía sobre el eczema

¿Qué Desencadena El eczema?

No se conoce la causa exacta del eczema, pero pueden haber desencadenantes o sustancias alérgenas que afectan a algunos (3), por lo cual, es importante analizar los factores que ocasionan los brotes de alergia:

  • Metales.
  • Lana.
  • Plumas.
  • Pelos de animales.
  • Algunas plantas.
  • Colorantes de las telas y alimentos.
  • Cosméticos, jabones, champú.
  • Detergentes.
  • Cloro.
  • Productos para la higiene de la casa, sobre todo si tienen amoniaco.
  • Polen.
  • Ácaros del polen.
  • Ambiente caluroso y humedad.
  • Algunos alimentos (lácteos, huevos, nueces, semillas, soya, trigo).

Conocer el factor desencadenante, disminuirá los brotes de eczema. Comienza descartando, uno por uno, los productos que utilizas en el rostro (cremas limpiadoras, exfoliantes, cremas de afeitar, máscaras de belleza, etc.), dejando de usarlos por cierto tiempo, para descartar el que te está produciendo el eczema. Ese mismo sistema puede utilizarlo para los alimentos.

Lo principal es que utilices productos naturales, evitando los ingredientes industrializados y los productos químicos.

Existen productos que pueden calmar las molestias ocasionadas por el eczema, como los preparados con aloe vera, camomila y agua de rosas. Recuerda que el eczema producirá resequedad en tu rostro, por lo que, el aceite de rosa mosqueta te ayudará a mantenerlo hidratado.

¿Cómo Tratar El Eczema Facial?

La principal indicación es visitar a un dermatólogo y seguir sus indicaciones. No existen remedios milagrosos, pero una buena idea es que modifiques tu dieta. Por ejemplo:

  • La vitamina C te ayuda a recuperarte más rápido las enfermedades de la piel, debido a que disminuye la inflamación y promueve el crecimiento de células nuevas.
  • La vitamina E tiene propiedades para cicatrizar.
  • Bajo ningún concepto utilices productos con cortisona.

Lo ideal es acudir al médico, pero, mientras acudes, hay productos naturales que pueden aliviar las molestias del eczema:

Aloe Vera (sábila)

Es una planta del género Aloe, cuyo interior contiene un gel con muchos beneficios para la piel:

  • Es eficaz para quemaduras, irritaciones, acné y eczema, ya que disminuye la inflamación e irritación.
  • Es un excelente hidratante.
  • Remueve las células muertas de la piel, facilitando la absorción de los ingredientes medicinales de la planta.
  • Es rico en vitamina C y E.

Puedes comprar productos elaborados con Aloe vera o adquirir el gel puro, extrayéndolo de las hojas frescas. Cortar una hoja de la planta, deja escurrir el líquido amarillo que libera y, cuando se haya drenado totalmente, lava la hoja y retira la pulpa. Puedes aplicarla en el rostro o licuarla para usarla como una crema, dejándola 30 minutos y retirándola con agua tibia.

Miel Manuka

Es una miel que proviene de Nueva Zelandia, que es el único país donde nace la flor de manuka, donde las abejas retiran una sustancia que refuerza el poder de la miel y es la responsable de sus beneficios únicos:

  • Tratamiento de infecciones de la piel.
  • Cortaduras.
  • Espinillas.
  • Picaduras de insectos.
  • Quemaduras.
  • Úlceras externas.
  • Eczema.

Es rica en aminoácidos, vitaminas y antioxidantes, y es un potente bactericida.

Lo ideal es utilizarla en forma cruda, no pasteurizada. Se puede aplicar directamente en el área afectada por veinte minutos y retirarla con una toalla húmeda y tibia. Otra forma de usarla, es formar una pasta con una cucharada de miel y dos de yogur griego, que también puedes aplicar en tu rostro. La ventaja de la mezcla con yogur griego es que contiene ácido láctico, que humecta y remueve las células muertas del cutis.

Aceite de coco

Este aceite posee propiedades antioxidantes, antifúngicas y antibacterianas que ayudan a aliviar el escozor de la piel y a reducir la inflamación, haciéndolo un excelente remedio natural para el eczema.

El aceite de coco es rico en nutrientes y vitaminas como la E y la K, además de ácido láurico, caprilico y cáprico, que ayudan a mantener la piel en buen estado y a disminuir el prurito. Además, es bueno para impedir las infecciones y reparar la piel dañada.

Aceite de semillas de rosa mosqueta

Este aceite se obtiene por un proceso de prensado en frio, utilizando semillas de rosa mosqueta, un arbusto salvaje de la familia Rosa moschata o Rosa rubiginosa. Entre sus propiedades podemos destacar:

  • Alto contenido en vitaminas A, C y E.
  • Presencia de ácidos grasos esenciales como el omega 6, omega 3 y ácido linoleico.
  • Varios tipos de antioxidantes y ácido retinoico.

Todos estos compuestos tienen efectos antinflamatorios, ideales para quienes sufren eczema. Además, sirven para humectar y aliviar la picazón.

Se ha comprobado que es muy útil en la reducción y eliminación de cicatrices, por lo que se utiliza bastante en la industria farmacéutica.

Lo puedes utilizar 2 veces por día, lavando primero tu rostro, para que el aceite penetre en la piel al friccionarlo con movimientos rotatorios. Es importante que adquieras el aceite prensado al frio con vitamina E, ya que evita que el aceite se oxide y se ponga rancio. Consérvalo refrigerado, lo cual, al aplicártelo en frío, ayudará a aliviar la picazón. 

Máscara Calmante Casera Para El Eczema Facial

Vistos los beneficios de los cuatro ingredientes que te recomendamos, puedes aprovechar todas sus propiedades al preparar una mascarilla facial con ellos. Utiliza yogur completo (½ taza), al que le vas a añadir aceite de coco (1 cucharada pequeña, agrega este de primero para que vaya mezclándose bien), miel de Manuka (1 cucharada), gel de sábila (1 cucharada) y aceite de rosa mosqueta (1 gota). Prepara una pasta para esparcirla en tu cara, previamente lavada, la cual vas a retirar luego de 20 minutos, con una toallita húmeda. Es una máscara natural que puedes utilizar por las noches, cuando sientas molestias por el eczema. Lo que te sobre de la pasta puedes guardarlo en un frasco cerrado para usarlo posteriormente.

Nos agrada tu compañía.

Buen día.

Guía de Tratamientos Faciales


Agrega un cometario