10 consejos de como evitar el sudor en las axilas

La sudoración excesiva en las axilas puede ser desagradable, angustiante e irritante, y es posible que sea consecuencia de una condición de salud subyacente que requiera atención médica inmediata.

Si te encuentras en esta situación, es probable que puedas aliviar los síntomas del exceso de sudor en las axilas siguiendo estos 10 consejos:

1. Usa Antitranspirante

Mucha gente piensa que los desodorantes y los antitranspirantes son lo mismo, pero no es así.

Sus nombres indican la principal diferencia: los desodorantes ayudan a desodorizar, es decir, previenen el mal olor, mientras que los antitranspirantes reducen la transpiración.

Los desodorantes existen desde la más remota antigüedad, mientras que los antitranspirantes fueron introducidos a principios del siglo XX.

Los antitranspirantes contienen compuestos de aluminio, especialmente cloruro de aluminio, ingredientes activos que bloquean las glándulas sudoríparas de manera temporal.

Lee nuestra guía sobre las 5 formas de hacer un antitranspirante casero y natural

2. Considera La Posibilidad De Utilizar Un Antitranspirante Con Prescripción Médica

Si tu problema de excesiva humedad en las axilas no se resuelve usando un antitranspirante comercial de buena calidad y de venta libre, debes considerar uno prescrito por el médico.

Los antitranspirantes recetados suelen tener una mayor concentración de hexahidrato de cloruro de aluminio.

Mientras la mayoría de los antitranspirantes comerciales contiene entre un 10 y un 25 % del ingrediente activo a base de aluminio, los prescritos tienen una concentración de entre 30 y 45 %.

La mayor cantidad de hexahidrato de cloruro de aluminio en el antitranspirante ocasiona un bloqueo más efectivo de las glándulas sudoríparas.

3. Ajusta Tu Rutina

Para mejorar la efectividad del antitranspirante y disminuir la irritación en la piel puedes hacer lo siguiente:

  • Aplícate antitranspirante antes de acostarte, ya que en la noche sudas menos y el producto se absorbe mejor.
  • Hazte una segunda aplicación en la mañana.
  • No te apliques antitranspirante dentro de las 48 horas posteriores de haberte afeitado las axilas.
  • No tomes duchas calientes antes de aplicarte el antitranspirante, ya que los poros de la piel están más abiertos.

4. Usa Materiales Que Respiren

La ropa, específicamente la fibra con la que está confeccionada, puede inhibir o estimular la sudoración.

Las telas de fibras naturales tienen un trenzado más transpirable que los materiales sintéticos, siendo más frescos, ya que permiten la circulación del aire, por ejemplo:

  • Algodón.
  • Lana.
  • Lino.
  • Cáñamo.
  • Seda.

La ropa de fibras naturales es más costosa, pero es mucho más conveniente que la de fibras sintéticas para la hiperhidrosis axilar.

Otra ventaja de la ropa de fibras naturales es que, al absorber mejor la humedad, evita que proliferen las bacterias que se nutren del sudor y ocasionan el mal olor.

Los tejidos sintéticos como nylon, poliéster y rayón, tiene sus fibras más apretadas, por lo que atrapan más sudor y retienen más calor, empeorando el cuadro.

Sin embargo, algunos tejidos artificiales, como el lyocell y el modal, hechos de pulpa y de celulosa vegetal, pueden funcionar de manera parecida a las fibras naturales.

5. Comprende Y Controla Tu Ansiedad

Hay situaciones en la vida, como una cita prometedora, una entrevista de trabajo o una presentación en público, que pueden ocasionar ansiedad, poniendo a trabajar con mayor intensidad las glándulas sudoríparas.

En estos casos, es necesario controlar la ansiedad. Lo primero es reconocer que te encuentras en una situación especial y que no es ninguna catástrofe que te angusties y sudes un poco.

Ayudará que el día anterior al de tu compromiso duermas suficientemente, ya que las personas que duermen mal tienden a estar más nerviosas.

Lee nuestra guía sobre los ataque de ansiedad: Síntomas, signos, duración y complicaciones

6. Disminuye Tus Niveles De Estrés

Un estado frecuente de estrés puede promover una sudoración por las axilas más intensa y constante.

Las principales acciones para reducir el estrés están ligadas a cambios en el estilo de vida, entre estas:

  • Realizar ejercicios de manera consistente.
  • Aprender a relajarse.
  • Hacer yoga, pilates u otra actividad que ayude a respirar bien.
  • Seguir una dieta saludable.
  • Mantener un buen peso corporal.
  • Dormir bien y tomar descansos a lo largo del día.
  • Evitar desvelarse.
  • No consumir alcohol en exceso.

Lee nuestra guía sobre los top 10 enfermedades causadas por estrés y cómo evitarlas

7. Cambia Algunos Hábitos Alimenticios

Algunos alimentos y bebidas estimulan la sudoración por las axilas u ocasionan malos olores, que mezclados con los axilares, pueden desarrollar un cuadro muy desagradable, a saber:

  • Alcohol.
  • Cafeína.
  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Picante.

Los pimientos y otros alimentos picantes contienen capsaicina y cuando el cerebro detecta la presencia de este compuesto químico envía una orden a las glándulas sudoríparas para que empiecen a secretar sudor.

Si eres muy aficionado al café, quizá deberías considerar el descafeinado.

8. Prueba Los Remedios Naturales

El más importante de estos remedios es el agua. Cuando el hipotálamo detecta que el cuerpo se está calentando, ordena la sudoración para refrescarlo.

Si te mantienes bien hidratado evitarás que el cerebro envíe esa orden, porque la hidratación refresca instantáneamente el organismo.

La sed es una señal de deshidratación. Evita beber agua solo cuando la sed te obliga, mejor mantén cerca un vaso o una botella con agua y bébela a lo largo del día.

Otro síntoma de que no estás bebiendo suficiente agua es que tu orina no es clara, sino de  color amarillento.

En situaciones de clima caluroso y de entrenamiento físico, las precauciones para una correcta hidratación deben ser mayores.

Algunas frutas cítricas como el limón y la lima, actúan como desodorantes y antitranspirantes naturales.

Corta una lima y frótate una mitad en cada axila antes de acostarte y le echarás una buena mano a tu antitranspirante comercial.

9. Visita A Tu Doctor

Si tu sudoración por las axilas se está intensificando, es muy molesta o está afectando tu actividad diaria, es evidente que debes ver al doctor, quien establecerá si existe una condición oculta y potencialmente riesgosa para tu salud, como son:

  • Menopausia.
  • Hipertiroidismo.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Hipoglucemia.
  • Trastornos de ansiedad y estrés.
  • Enfermedad infecciosa como tuberculosis.
  • Cáncer (linfoma, leucemia).

De igual forma, ciertos medicamentos pueden desencadenar sudoración en las axilas como uno de sus efectos secundarios, entre estos:

  • Antidepresivos.
  • Analgésicos.
  • Medicamentos para la diabetes.
  • Medicamentos hormonales.
  • Medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

También es posible que el médico diagnostique hiperhidrosis, una condición que ocasiona una excesiva sudoración.

La hiperhidrosis puede ser:

  • Focal, afectando puntos específicos como axilas, manos y plantas de los pies.
  • General, que afecta al cuerpo de manera global.

Aparte de las desagradables molestias, la hiperhidrosis puede ocasionar problemas psicológicos y emocionales por los trastornos que ocasiona en la vida social y laboral.

10. Considera Una Solución Médica

Es posible que el médico te plantee uno de estos tratamiento para tu excesiva sudoración axilar:

Iontoforesis

Terapia de tratamiento de la sudoración sumergiendo las partes afectadas en agua por la que se hace circular una corriente eléctrica.

Inyecciones De Toxina Botulínica

Estas inyecciones se aplican para tratar la hiperhidrosis focalizada en las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies. La toxina bloquea la generación de compuestos que promueven la sudoración.

Medicamentos Anticolinérgicos

Estos medicamentos inhiben la transmisión de los impulsos que desencadenan la sudoración.

Simpatectomía Torácica Endoscópica

Es una operación en la que se cortan los conductos nerviosos de las glándulas sudoríparas. Se recurre a esta cirugía en casos extremos de intensa y frecuente hiperhidrosis que no responde a otros tratamientos.

Tranquilizantes Y Antidepresivos

Recetados para controlar la hiperhidrosis vinculada al estrés.

Comparte este artículo con tus amigos, les puede ser de gran utilidad.

Hasta pronto.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here