Cómo obtiene la energía el cuerpo humano: explicación paso a paso

La energía no es ningún tipo de molécula. Es la capacidad que posee nuestro organismo para hacer diversas actividades de la vida diaria.

Esa energía la obtenemos de los nutrientes que se encuentran en los alimentos como las proteínas, grasas y carbohidratos, entre los cuales, el que mayor energía nos proporciona es la glucosa.

Para que un pedacito de alimento se convierta en energía, no basta con solo comerlo, masticarlo y digerirlo. Tiene que ser transformado en moléculas muy pequeñas que puedan ser absorbidas por las células.

La glucosa es la principal  moléculas que produce energía en los seres humanos.

Durante la evolución del ser humano, se hizo más eficiente el uso de la glucosa que viene de los alimentos, retirando de ella la máxima cantidad de energía.

En este artículo te voy a explicar como se obtiene la energía paso a paso, pero para entender todo el proceso, necesitamos entender bien que es el metabolismo…

Qué Es El Metabolismo

Las sustancias químicas y nutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas), sufren transformaciones todo el tiempo, y a esa acción se le denomina metabolismo.

Y es por medio de esos procesos de transformación que se produce la energía que permite que nuestro organismo siga funcionando.

En pocas palabras, para el cuerpo se mantenga vivo, necesita quemar calorías y eso ocurre gracias al metabolismo.

Aunque no hagas ejercicio ni tengas actividad física, tu organismo está quemando calorías todo el tiempo, incluso cuando duermes.

El cuerpo humano transforma en trabajo aproximadamente el 30 % de la energía de los alimentos, y el resto de la glucosa va hacia actividades vitales de mantenimiento como:

  • Latidos del corazón.
  • Sinapsis del cerebro (comunicación entre las neuronas para transmitir los impulsos nerviosos).

Es por eso que tenemos que abastecernos de energía varias veces al día para funcionar bien, consumiendo en promedio 30 calorías por kg de peso corporal. Por ejemplo, una persona con un peso de 64 kg, debe consumir alrededor de 2000 calorías diarias.

Lee también nuestra guía sobre los 5 alimentos que mejoran tu metabolismo

Cómo Se Convierte Los Alimentos En Energía

El organismo utiliza la energía de los alimentos para funcionar en su totalidad. Se comienza por la masticación, seguida de la digestión, donde son mezclados en el estómago con la ayuda de los jugos gástricos (enzimas y ácidos).

Luego de ser digeridos, se van reduciendo hasta convertirse en un carbohidrato denominado glucosa, que es nuestro combustible principal.

Ya en el intestino delgado, la glucosa se absorbe por el sistema venoso, sigue hacia el hígado, los tejidos periféricos y finalmente llega a las células.

La glucosa puede ser almacenada para utilizarse posteriormente, o sigue un proceso metabólico muy sofisticado que finalmente produce energía en la forma de una molécula llamada Adenosín trifosfato (ATP).

 

Cómo Se Utiliza La Energía Que El Cuerpo Produce

Cerebro

La comunicación entre las células del cerebro (neuronas) tiene un elevado consumo energético, aproximadamente 19 % de la energía que se produce. Por eso el cerebro puede sufrir graves daños cuando falta glucosa, incluso en poco tiempo.

Músculos

Las contracciones de nuestros músculos demandan mucha energía, alrededor del 18 %.

Lee también nuestra guía sobre los mejores suplementos para definir tus músculos

Corazón

El corazón depende muchísimo de la energía rápida o inmediata que puede proporcionarle la glucosa, se estima que un 7 %.

Hígado Y Bazo

Consumen un 27 % de la energía. De hecho, en el hígado se forma nuestro almacén de energía en forma de una molécula llamada glucógeno, del cual podemos retirar energía cuando se requiere.

Riñones

Utilizan un 10 % de la energía, principalmente para la producción de orina, fabricación de hormonas y eliminación de toxinas.

El resto del cuerpo utiliza el otro 19 % para todas las funciones metabólicas, que no son pocas.

 

El Metabolismo Puede Variar

El metabolismo depende de varios factores:

  • Genéticos.
  • Estatura.
  • Peso.
  • Edad.
  • Temperatura ambiental.
  • Tipo de dieta.
  • Actividad física.

Esas diferencias son las que hacen que algunos puedan perder más peso cuando se someten a un régimen alimenticio especial.

Fundamentalmente porque gastan más energía, debido a que poseen un metabolismo más rápido. Otras personas demoran más en perder peso, o no lo pierden, ya que tienen un metabolismo lento.

La falta de musculación o pérdida de tejido muscular es la causa principal de la disminución del metabolismo. Por lo cual, siempre se recomienda hacer alguna actividad física que mantenga y desarrolle la musculatura.

Otro factor que puede interferir en el metabolismo es la disminución de las actividades al envejecer, por lo cual se recomienda hacer ejercicios de forma regular.

La mala alimentación y los malos hábitos como saltarse comidas o pasar mucho tiempo sin comer, pueden hacer que se pierda masa muscular, ya que el cuerpo utiliza las reservas de energía que se encuentran en el tejido muscular.

Lee también nuestra guía sobre las 6 formas de acelerar tu metabolismo para bajar de peso

Que Papel Desempeña La Insulina En El Uso De La Energía

Ya te explicamos cómo los carbohidratos se transforman en glucosa para obtener energía, pero se necesita transportar esa glucosa.

De eso se encarga la insulina, una hormona necesaria para que ese azúcar pueda ser utilizado o almacenado y finalizar el ciclo de obtención de energía.

Si no disponemos de insulina, la glucosa se queda en la sangre, elevando sus niveles de manera peligrosa.

La insulina es producida por las células beta del páncreas, que controlan el nivel de la glucosa en la sangre y tienen un mecanismo muy sofisticado que les permite detectar cuando producir insulina.

Si ingerimos un alimento con muchos carbohidratos, al digerirse y absorberse en forma de glucosa, los niveles de glucosa se incrementan y las células beta los reconocen y se activan para que sea liberada más insulina a la sangre.

Cuando la glucosa viaja a las células, con ayuda de la insulina, sus niveles empiezan a bajar, lo cual hace que las células pancreáticas reciban la señal para disminuir la producción de insulina.

Esto permite que la glucosa sanguínea ingrese en las células de forma más lenta, lo cual se traduce en un mecanismo de retroalimentación que permite un equilibrio perfecto.

 

Cómo La Insulina Ayuda A Almacenar La Glucosa En Exceso

La insulina no solo interviene en la conversión de glucosa en energía, también permite que el organismo pueda almacenar la glucosa que ingerimos en exceso, para usarla cuando la necesitemos.

¿Cómo puede hacer esto? La insulina convierte esa glucosa extra en glucógeno (millares de unidades de glucosa), el cual se puede almacenar tanto en el hígado como en los músculos.

Las reservas de glucógeno del hígado se utilizan para cubrir las necesidades de glucosa que el cuerpo pueda tener en un determinado momento, mientras que los depósitos de cada músculo se utilizan solamente para suplir necesidades concretas.

Lee también nuestra guía definitiva sobre la insulina y la resistencia a la insulina

Qué Ocurre Cuando Eres Diabético

Primero recordemos algunos detalles importantes:

  • Los niveles normales de glucosa deben estar entre 70 y 100 mg por cada dL de sangre.
  • Cuando el cuerpo no absorbe o absorbe poca cantidad de glucosa, sus niveles aumentan en la sangre, produciéndose la hiperglicemia.
  • Cuando el organismo no produce o produce poca insulina, entonces ocurre la diabetes.

La diabetes puede ser:

Diabetes Tipo 1

Ocurre normalmente en la infancia o adolescencia y requiere del uso de insulina para mantener el control de la glucosa.

Diabetes Tipo 2

Ocurre más en adultos y se puede dar por factores hereditarios y en muchos casos se asocia con la obesidad.

En estos casos, la  producción de insulina suele ser normal, pero los tejidos se hacen resistentes a su acción, lo que impide que se absorba de forma correcta la glucosa y se genere un aumento de la glicemia sanguínea.

Pueden suceder diversas situaciones cuando el cuerpo no produce insulina, o la produce en muy pocas cantidades, una de ellas es que la glucosa no puede llegar y entrar a las células donde es necesaria, produciéndose la hiperglicemia.

Si esto ocurre, los riñones trabajan para reducir el exceso de glucosa por medio de la orina, lo que produce muchas ganas de orinar y aumenta las ganas de tomar agua.

Esa eliminación de glucosa por la orina, equivale a perder energía, ya que esos azúcares no se han absorbido por las células para obtener energía o para ser almacenados, lo que lleva a que la persona se sienta agotada, pierda peso y sienta hambre todo el tiempo.

Los síntomas iniciales de la diabetes son:

  • Polidipsia, sed en exceso.
  • Poliuria, ganas incontrolables de orinar.
  • Polifagia, sensación de hambre constante.

Otras situaciones que se pueden presentar por la hiperglicemia como son:

  • Disminución de la capacidad visual.
  • Infecciones cutáneas.
  • Heridas que cicatrizan con dificultad.
  • Desarrollo de hongos vaginales frecuentes.

Lee también nuestra guía sobre la diferencia entre la Diabetes Tipo 1 y la Diabetes Tipo 2

Recomendaciones Para Quien Padece Diabetes

Tanto en diabetes tipo 1 o 2, es muy importante monitorizar los valores de glicemia varias veces al día para llevar un mejor control y tomar las medidas necesarias a tiempo.

El tratamiento para llevar a cabo el control de la glucosa debe ser seguido de forma rigurosa, lo que garantizará que el diabético pueda llevar una vida lo más normal posible.

Quienes sufren de diabetes tipo 1, necesitan inyectarse insulina frecuentemente.

Quienes padecen diabetes tipo 2, pueden tener un muy buen manejo de su salud, controlando los niveles de azúcar, no solo con la medicación (fármacos orales, insulina o ambos), sino principalmente con una buena dieta y la práctica de ejercicios físicos.

Por favor, comenta y comparte.

Hasta pronto.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here