Las TOP 4 Peligros Y Consecuencias De Comer Comida Chatarra En Los Niños

 

Muchas veces compramos comida chatarra para nuestros hijos por conveniencia, ya sea porque no tenemos tiempo de prepararles algo o porque no queremos batallar con ellos para que coman otra cosa.

La comida chatarra es muy apetecible y nunca se quejarán de comerla, pero puede ser adictiva para los niños. Además, contiene ingredientes nada saludables y compuestos tóxicos que pueden afectar su correcto desarrollo y salud a largo plazo.

La comida chatarra aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas, obesidad, afectar su rendimiento en la escuela y actividades diarias, así como bajar su autoestima e incluso provocar depresión.

En este artículo veremos a fondo cada uno de estos efectos de la comida chatarra para realizar mejores decisiones a la hora de alimentar a los pequeños.

1. Aumenta el riesgo de obesidad infantil

Según un estudio, el consumo de comida chatarra en los niños está ligado con muchos factores que conducen a la obesidad (1).

De acuerdo con la investigación, los niños que consumían comida chatarra o comida rápida con frecuencia tenían más probabilidades de ingerir una mayor cantidad de carbohidratos, grasas, calorías y azúcares en cada comida.

También eran más propensos a consumir menos frutas y verduras, leche y fibra, en comparación con los niños que no comían comida chatarra.

Varios estudios han comprobado que los alimentos ricos en calorías pueden ser adictivos, lo que puede provocar patrones de alimentación peligrosos en niños expuestos con regularidad a la comida chatarra (2)(3).

Con el paso del tiempo, todos estos factores conducen a un riesgo mayor de padecer obesidad a los niños que ingieren comida chatarra frecuentemente.

Lee nuestra guía sobre el sobrepeso y la obesidad: Lo importante que todos deberían saber

2. La comida chatarra causa falta de energía y problemas de concentración

Los alimentos tienen un gran impacto en los hábitos de estudio de los niños. La comida chatarra y los alimentos con alto contenido de azúcar, como los refrescos, agotan los niveles de energía y la capacidad de concentrarse durante largos períodos de tiempo (4).

La energía y la capacidad de concentrarse son cruciales para los niños en edad escolar. Ellos desarrollan las bases para sus hábitos de por vida en su juventud, por lo que la comida chatarra es muy peligrosa para su desarrollo integral saludable (5).

La actividad física es también importante para los niños de todas las edades. La mala noticia es que el consumo frecuente de comida chatarra no proporciona los nutrientes que ellos necesitan para participar en actividades físicas regulares.

La falta de actividad física es perjudicial para su bienestar físico y mental. Además, puede excluir al niño del desarrollo social crítico para esta etapa de la vida (6).

Lee nuestra guía sobre las 10 formas de obtener más energía

3. Problemas de autoestima y depresión

Cuando somos niños, la autoestima y confianza en uno mismo son muy importantes para nuestro desarrollo.

El consumo habitual de comida chatarra puede afectar gravemente lo que pensamos de nosotros, en especial durante una edad tan susceptible como la niñez (7).

Esta baja autoestima puede dar lugar a problemas como la depresión. De hecho, muchos nutriólogos piensan que la comida chatarra por sí misma puede ser la causante de la depresión (8).

La depresión es un problema grave, especialmente en niños, que puede tener un impacto negativo en el crecimiento y desarrollo personal, así como en las relaciones sociales y (en casos muy graves) conducir al suicidio.

Lee nuestra guía sobre la depresión: Causa, síntomas y tratamiento

4. Aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas

Los altos contenidos de grasas, carbohidratos, azúcares e ingredientes tóxicos en la comida chatarra pueden ser la causa del aumento de la obesidad en la población.

La obesidad es la causa de serias enfermedades crónicas como el desarrollo de presión arterial alta, diabetes e infartos, enfermedades que han aumentado considerablemente en los últimos años (9).

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, uno de cada tres adultos estadounidenses tendrá diabetes para el año 2050 de continuar la tendencia por el consumo de la comida chatarra (10).

Los niños obesos también son más propensos a tener niveles de colesterol más altos y a desarrollar enfermedades del corazón en edades posteriores (11).

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos para crear conciencia de los efectos negativos que la comida chatarra tiene en los niños.

 

Ver También: