Cúrcuma Y Pimienta: El Dúo Antiinflamatorio, ¿Por Qué Son Tan Efectivas Juntas?

 

La cúrcuma es una de las especias con mayor cantidad de propiedades para la salud.

La medicina oriental y ayurvédica la usan desde hace milenios para tratar múltiples dolencias, y la ciencia moderna está avalando cada día más su efectividad.

Numerosos estudios han encontrado que la raíz de cúrcuma puede tener efectos positivos significativos en padecimientos neurológicos, cardiovasculares, metabólicos, inmunológicos y celulares.

Incluso, se han encontrado indicios de que es capaz de regular la tiroides y promover la longevidad.

La cúrcuma le debe sus múltiples propiedades a la curcumina, que es la molécula que le confiere su sabor y su color dorado característicos.

No obstante, ¿te has fijado por qué la mezclan con la pimienta? ¿Hay alguna razón que beneficie al cuerpo o simplemente es para darle un sabor especial? A continuación te daremos más detalles sobre esta extraña combinación.

Lee nuestra guía sobre los 12 beneficios probados por la ciencia de la cúrcuma para tu salud

El problema de consumir cúrcuma que nadie te dice

Pese a sus muchas propiedades, la curcumina tiene una debilidad que puede nulificar el resto de sus efectos, y es que su biodisponibilidad es muy baja. Esto significa que el cuerpo sólo puede usar una cantidad muy pequeña de la cúrcuma que consume.

Como los niveles de absorción de la curcumina son muy bajos, tu cuerpo no puede aprovechar gran parte de sus propiedades curativas y estimulantes.

Por suerte, hay una manera muy sencilla de incrementar la biodisponibilidad de la curcumina: combínala con algo de pimienta negra.

Porque combiar la pimenta negra y la curcumina

La pimienta negra es una de las especias que más se consumen en el planeta. De hecho, en muchas partes del mundo se considera tan importante como la sal. Cuando se almacena correctamente, puede mantener su aroma y propiedades por muchos años.

La pimienta negra, por sí misma, también tiene bastantes beneficios para la salud. Se utiliza con frecuencia para tratar dolores de cabeza, problemas digestivos, náuseas y dolor de garganta.

Las propiedades de la pimienta vienen de una molécula llamada piperina que, además, actúa como un excelente promotor de la biodisponibilidad de otras sustancias en el cuerpo. Sólo necesitas una pizca de pimienta para aumentar considerablemente los efectos benéficos de la cúrcuma.

Las propiedades de la piperina

Cuando consumes un nutriente, tu sistema digestivo sólo es capaz de absorber determinada porción del mismo. Esta cantidad proporcional se llama biodisponibilidad.

Por ejemplo, la biodisponibilidad de la proteína es muy alta, hasta de 90%. Por eso basta con que consumas cantidades moderadas de ésta.

Para que un nutriente pueda absorberse por tu cuerpo, debe atravesar la membrana de los intestinos hacia el torrente sanguíneo, y las moléculas más grandes tienen más dificultades para pasar esta barrera.

La pimienta tiene la capacidad de relajar la membrana intestinal, permitiendo que moléculas más grandes pasen a través de ella.

La piperina y su efecto en el hígado

Otro de los mecanismos de acción mediante el cual la pimienta puede aumentar la biodisponibilidad de la cúrcuma es su efecto en el hígado. Éste libera una sustancia llamada ácido glucurónico, que se enlaza con otras sustancias para hacerlas más solubles en agua y facilitar su excreción.

El problema es que este ácido opera demasiado rápido con la cúrcuma, eliminándola de tu sistema antes de que éste pueda hacer uso de ella. La piperina puede reducir los niveles de dicha sustancia, en otras palabras, ralentizar el metabolismo hepático lo bastante como para que la curcumina se absorba.

Ventajas de combinar cúrcuma y pimienta negra

Aunque, tanto la pimienta como la cúrcuma tienen propiedades para la salud, muchas de ellas se potencializan cuando las combinas.

Propiedades antioxidantes

La curcumina es un potente antioxidante. De hecho, es hasta 10 veces más potente que el resveratrol del vino tinto.

La pimienta negra, por su parte, también tiene sus propios mecanismos antioxidantes. Estudios en animales han mostrado que la piperina puede disminuir el estrés oxidativo provocado por una dieta alta en grasas.

Consumiendo pimienta y cúrcuma con frecuencia, obtienes una protección antioxidante doble para permanecer saludable.

Lee nuestra guía sobre los 5 mejores antioxidantes naturales

Son resistentes a organismos patógenos

Algunos estudios preliminares han mostrado que la curcumina y la pimienta pueden crear un entorno hostil para los organismos patógenos y microbios.

A pesar de que siguen haciendo falta estudios que comprueben que este efecto también se puede lograr en el cuerpo humano por medio de su consumo, los resultados hasta el momento son alentadores.

Protegen la salud del hígado

En el hígado, la curcumina fomenta la eliminación del colesterol pues incrementa la producción de bilis. Además, protege las células hepáticas del daño causado por toxinas como el peróxido, la galactosamina, el tabaco y un sinfín de químicos nocivos más.

Lo pimienta negra incrementa la biodisponibilidad del glutatión, un compuesto importante para la protección de las células del hígado.

Combaten el dolor

Tanto la cúrcuma como la pimienta negra funcionan para aliviar el dolor y la incomodidad temporal. La piperina desensibiliza un receptor específico del dolor y la curcumina alivia la incomodidad en las articulaciones.

Por esta razón, juntas son ideales para quienes padecen artritis, e incluso para los atletas de alto rendimiento que frecuentemente se lesionan.

Fomentan una buena digestión

La medicina ayurvédica ha confiado por milenios en la cúrcuma para aliviar una gran cantidad de padecimientos digestivos. Algunos estudios modernos han encontrado que es capaz de reducir los espasmos y las flatulencias.

Además, ambos compuestos potencian la actividad de las encimas digestivas en el intestino, ayudando a que tu sistema procese la comida con mayor facilidad y rapidez.

Lee nuestra guía sobre como hacer té antiinflamatorio de jengibre y cúrcuma para aliviar el dolor

¿Cómo combinar la pimienta negra y la cúrcuma?

Uno de los ingredientes más populares de la cocina oriental es el curry, y casualmente dos de sus ingredientes principales son la cúrcuma y la pimienta negra.

También puedes hacerte un té relajante con cúrcuma, clavo, pimienta y un poco de canela. Si le agregas leche o leche de almendras, obtendrás algo muy similar a un rico chai latte.

Aunque los alimentos son la mejor manera de consumir cúrcuma y pimienta, también existen numerosas opciones de suplementos especiales hechos con estos compuestos.

Procura siempre revisar que los suplementos de cúrcuma que consumes también incluyan pimienta negra o piperina.

Conclusión

La cúrcuma ha demostrado ser una excelente aliada para curar muchas dolencias del cuerpo, sin embargo, como su biodisponibilidad es bastante baja, necesita combinarse con un elemento como la piperina, que se encuentra en la pimienta negra, para potenciar su efectividad.

Es importante que, si optas por tomar suplementos de curcumina, leas cuidadosamente la etiqueta y siempre consultes el tema con tu médico.

No olvides de dejarnos tus comentarios, opiniones o, incluso, sugerencias sobre esta especia; además de compartir el artículo con tus contactos.

 

Ver También: