Glucosamina y condroitina para tratar la osteoartritis: ¿Funciona?

 

La medicina convencional aún no tiene un tratamiento garantizado para detener o reducir el progreso de la osteoartritis (OA).

La glucosamina y la condroitina están entre los suplementos más populares para aliviar los síntomas de la OA, pero ¿realmente funcionan? Sigue leyendo para conocer más del tema:

¿Qué Son La Glucosamina Y La Condroitina?

La glucosamina y el sulfato de condroitina se encuentran de manera natural en los tejidos conectivos del cuerpo, como las articulaciones que sirven de unión a los huesos.

La glucosamina es un compuesto abundante en las cáscaras de los crustáceos, como langosta, langostinos, camarones y cangrejos.

El sulfato de condroitina abunda en partes cartilaginosas de los animales, como la tráquea y los cartílagos de los tiburones.

Ambas sustancias pueden sintetizarse en el laboratorio y son vendidas como suplementos dietéticos o nutricionales.

Los suplementos a base de glucosamina y sulfato de condroitina se han ido abriendo camino como opciones para aliviar los síntomas dolorosos de la osteoartritis.

Probablemente, su faceta más relevante es la creencia de que pueden retrasar y prevenir la degeneración de los cartílagos de las articulaciones, que es la causa subyacente de los dolores de la OA.

La suplementación de glucosamina y sulfato de condroitina también puede servir para aliviar dolores articulares.

La evidencia permite afirmar que los efectos secundarios de la glucosamina y el sulfato de condroitina son leves y poco frecuentes, una importante diferencia respecto a la mayoría de los fármacos que tratan las inflamaciones y dolores relacionados con la artritis.

Sin embargo, no proporcionan el alivio al dolor de la OA que desearían todos los pacientes y sus beneficios no han sido comprobados por la ciencia, por lo que se necesitan investigaciones a largo plazo para comprender sus efectos.

Lee nuestra guía sobre la glucosamina más condroitina: Para Qué Sirve, Efectos Secundarios, Dosis E Interacciones

Lee nuestra guía sobre glucosamina más condroitina más MSM

¿Cómo Ocurre La Osteoartritis Y La Degeneración Articular?

La osteoartritis se produce cuando los cartílagos de las articulaciones se desgastan y los huesos quedan expuestos y se frotan.

Este proceso de degeneración conectiva y ósea ocasiona fricciones excesivas en las articulaciones, lo que se traduce en rigidez, pérdidas de movimiento y dolores articulares.

La OA presenta una mayor incidencia en los adultos mayores y gente de mediana edad. Los síntomas pueden ir desde un leve dolor hasta uno muy intenso en la espalda, cuello, manos, caderas, rodillas y pies.

Cuando la OA degenerativa se presenta en la espalda, se conoce como osteoartritis articular facetaria, dado que afecta a las articulaciones facetarias, que conectan las vértebras de la columna.

Si la OA es en el cuello, se denomina osteoartritis cervical.

¿Cómo Funcionan Esos Suplementos?

Existen razones para creer que la glucosamina y el sulfato de condroitina evitan el proceso de degeneración de los cartílagos.

Se piensa que el sulfato de glucosamina contribuye a la formación y reparación de los cartílagos. Algunos ensayos de laboratorio indican que puede ayudar en la protección del cartílago articular al limitar la descomposición y contribuir a construir cartílago.

El clorhidrato de glucosamina, otra forma de glucosamina, es considerado eficaz, de manera similar a la forma sulfatada.

La fórmula del clorhidrato se absorbe más fácilmente, por lo que puede ser ingerida en dosis pequeñas con igual eficacia que el sulfato de glucosamina.

Por otro lado, el sulfato de condroitina es una molécula proteica que ayuda a la elasticidad de los cartílagos, con posibles efectos antinflamatorios que disminuyen el dolor producido por los huesos expuestos en las articulaciones que se frotan.

Adicionalmente, el sulfato de condroitina puede ayudar a reducir la descomposición cartilaginosa, contribuyendo a regenerar el cartílago para conseguir una mejor amortiguación en las articulaciones.

¿Los Suplementos Nutricionales Funcionan Mejor Con Otros Tratamientos?

No todas las personas afectadas por osteoartritis consiguen suficiente alivio con el uso de glucosamina y sulfato de condroitina. Muchos pacientes mejoran al emplearlos en combinación con otros tratamientos, entre los que se encuentran:

Analgésicos Con Propiedades Antinflamatorias

Que incluyen ibuprofeno, inhibidores de la enzima ciclooxigenasa 2 (COX-2), naproxeno y otros antinflamatorios no esteroideos.

El paracetamol o acetaminofén puede ser efectivo para aliviar los dolores de las articulaciones relacionados con la osteoartritis.

Tomar suplementos de glucosamina y sulfato de condroitina disminuye la necesidad de tomar analgésicos o antinflamatorios, mientras que otros pacientes pueden continuar usando sus fármacos para el dolor.

Aquellos que siguen una terapia diaria de aspirina deben evitar el consumo de sulfato de condroitina, ya que su interacción puede inducir hemorragias.

Ejercicios

Algunas rutinas de estiramiento suave pueden ayudar a los músculos y las articulaciones a conservar la flexibilidad y el rango de movimientos, así como a disminuir la rigidez muscular y articular.

Realizar ejercicios suaves puede mantener la espalda en aceptables condiciones de salud, incluso después de un brote doloroso de OA.

Terapia Con Agua

La terapia con agua, puede ayudar a mitigar los dolores severos causados por la osteoartritis. Estas terapias de alberca facilitan que las articulaciones no se sobrecarguen, lo que resulta menos doloroso que otros ejercicios.

Otra forma ligera de hacer ejercicio es utilizar una bicicleta estacionaria o máquina elíptica, que permiten realizar rutinas físicas aeróbicas con bajo impacto articular.

Tracción

La tracción y las manipulaciones manuales, como la quiropráctica y la osteopatía, pueden mantener bajo control los dolores crónicos y otros síntomas de la OA, dando alivio durante los episodios más graves y dolorosos.

Las personas que estén considerando realizar la tracción deben hacerlo bajo la supervisión de un especialista, ya que una inadecuada ejecución puede ser perjudicial.

Enfoques Alternativos

Otros enfoques pueden ser de utilidad para algunos pacientes, por ejemplo:

  • Acupuntura.
  • Yoga.
  • Tai Chi.
  • Técnica de Liberación Activa.
  • Técnica o Método Graston.
  • Técnicas de Energía Muscular.
  • Rehabilitación Propioceptiva Neuromuscular.
  • Método o Técnica Nimmo.
  • Masajes.

Un adecuado descanso y la disminución de peso pueden ser medidas que ayuden a ciertos pacientes, particularmente aquellos que requieren con urgencia una disminución en el estrés de las articulaciones.

Otros pacientes pueden requerir una terapia basada en medicamentos y descanso, con el objeto de disminuir la inflamación en las articulaciones antes de comenzar un programa de ejercicios suaves.

En fin, la orientación del tratamiento más apropiado dependerá de la condición de cada paciente y es necesario que sea supervisado por un especialista.

Lee nuestra guía sobre Glucosamina y las 4 formas en que podría curar tu cuerpo

¿La Cirugía Puede Ser Una Opción Para La Osteoartritis?

En raras ocasiones, se requiere una cirugía de fusión de columna para tratar los dolores severos ocasionados por la osteoartritis.

No obstante, esta delicada cirugía de fusión no es recomendable, ya que no produce buenos resultados, debido a que la OA casi siempre afecta varios niveles vertebrales.

Por favor, comparte este artículo.

Que estés muy bien.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here