Hemorroides Sangrantes: Causas, Síntomas, Tratamiento Y Cuándo Se Operan

 

La región terminal del intestino está formada por el área rectal, el conducto anal y el ano.

Dicha zona está vascularizada por venas y arterias que, cuando se tensan y dilatan, se denominan hemorroides y pueden producir inflamación, dolor, escozor, irritación y trombosis.

Las venas del ser humano, en su gran mayoría, tienen válvulas que permiten que la sangre siga su recorrido en una misma vía, sin permitir su retorno, aun cuando esté en contra de la gravedad.

Un ejemplo son las venas de las piernas, donde las válvulas permiten el regreso de la sangre para que no se quede estancada en los miembros inferiores.

Cuando las venas presentan problemas y sus válvulas no funcionan bien, se forman las conocidas varices.

A diferencia de las otras venas del organismo, las hemorroides carecen de válvulas que eviten el represamiento de la sangre, por lo que todos los incrementos de presión favorecen el bloqueo de la misma.

Entonces, podemos decir que las hemorroides son varices en las venas de la región anal y, como cualquier tipo de varice, la sangre represada eleva el peligro de formación de coágulos e hinchazón.

Lee nuestra guía sobre por qué se producen las hemorroides: Causas y tratamiento

Clasificación De Las Hemorroides

Existen dos tipos de hemorroides, las internas que se dan en el área rectal y las externas que se forman en la zona anal o en la parte terminal del canal del ano.

Además, se han clasificado en 4 niveles:

Grado 1: no hay formación de prolapso anal y por lo tanto no son evidentes.

Grado 2: forman prolapso anal durante la excreción, pero vuelven a su lugar de origen de forma espontánea. Frecuentemente no son percibidas por quien las sufre.

Como la zona del recto y el conducto anal tienen poca distribución de los nervios, esta clase de hemorroides normalmente no produce incomodidad.

Grado 3: forman prolapso anal y solamente vuelven a su posición original con ayuda manual.

Grado 4: forman prolapso anal sin posibilidad de retorno ni espontáneo ni con ayuda manual.

Las del tipo externo, así como las internas de grado 3 y 4, pueden ser detectadas de forma fácil y acostumbran producir inflamación, dolor y escozor.

 

Causas De Las Hemorroides

Se calcula que más del 50 % de las personas mayores de 50 años pueden sufrir de este problema en distintos grados.

En algunos casos, las hemorroides se presentan acompañadas de sangrado, por lo que hay que estar alerta cuando las heces aparezcan manchadas de sangre.

El sangramiento hemorroidal es muy característico, siendo de color rojo vivo y, aunque se puede observar en las heces, regularmente no se mezcla con las mismas.

La cantidad de sangre puede variar y es importante tomar en cuenta que el sangrado no es un síntoma exclusivo de las hemorroides, ya que hay otras patologías del intestino grueso que pueden presentar sangrado, por ejemplo:

  • Cáncer rectal o de colon.
  • Lesiones vasculares.
  • Diverticulitis.

Los factores que pueden predisponer a las hemorroides con sangre son:

  • Esfuerzo para evacuar.
  • Diarrea crónica.
  • Embarazo.
  • Aumento de la presión intraabdominal por ascitis y embarazo.
  • Trombosis asociada al parto y prolapso de las hemorroides.
  • Trabajo pesado.
  • Prolongación de la posición sentada.
  • Tos crónica.
  • Constipación intestinal.
  • Prostatitis.
  • Relaciones sexuales anales.
  • Obesidad.
  • Aguantar las ganas de evacuar.
  • Dieta pobre en fibras.
  • Historia familiar de hemorroides.
  • Tabaquismo.
  • Cirrosis hepática e hipertensión portal.

Indistintamente de las situaciones que predispongan a las hemorroides, estas se producen al haber un incremento de presión en los vasos sanguíneos o por la fragilidad del epitelio de las paredes de la zona anal, que las sujetan.

 

Síntomas De Las Hemorroides Sangrantes

  • El síntoma más común de la enfermedad hemorroidal es el sangramiento indoloro.
  • La sangre puede ser roja brillante, y se puede ver en el papel sanitario o en un ligero goteo en el inodoro.
  • Se puede presentar ardor anal y prurito en la región.
  • Anemia.

Aunque las hemorroides son la causa más común de evacuaciones con sangre, pueden existir otros motivos para dicho sangrado, que incluyen tumores, infecciones, colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn.

La pérdida de sangre en los excrementos durante las evacuaciones nunca es normal, por lo que se debe acudir al médico inmediatamente.

Lee también nuestra guía sobre el sangrado rectal o anal: Causas, síntomas y tratamiento

Tratamiento Para Hemorroides Sangrantes

Las hemorroides en general tienen cura y su tratamiento puede ser tan simple como el cambio de hábitos, los cuales incluyen:

  • Incrementar el consumo de alimentos ricos en fibra.
  • Tomar bastante agua.
  • Evitar esfuerzos físicos.

Hay situaciones que aun haciendo cambios de hábitos y dependiendo del grado de inflamación de las hemorroides, no desaparecen y requieren la intervención del médico, quien indicará analgésicos, antinflamatorios, pomadas o hasta cirugía.

A continuación te presentamos algunas de las opciones médicas para auxiliar el problema de las hemorroides:

Pomadas Con Esteroides O Lidocaína

Ayudan a disminuir el dolor y la inflamación.

Emolientes

Colaboran en la reducción del esfuerzo del esfínter anal y en la constipación, gracias al ablandamiento de las heces.

Loción De Hamamelis

Es eficiente para combatir el prurito.

Coagulación Infrarroja

Es un tratamiento no quirúrgico, donde se inserta una sonda por encima de la hemorroide y se aplica luz infrarroja. Es de rápida ejecución y coagula los vasos responsables de llevar la sangre, con lo cual se disminuye la inflamación.

Escleroterapia

Es un procedimiento indoloro, que consta de una inyección con un líquido que produce necrosis en las venas inflamadas, haciendo que las hemorroides se resequen y absorban.

Ligadura Elástica

Se colocan ligas en las extremidades de la vena inflamada para producir el estrangulamiento de la misma y, por ende, la necrosis. Luego de pocos días, la hemorroide es expulsada vía anal, acompañada de la banda elástica.

Se realiza con la ayuda de un anoscopio, normalmente en casos más graves. Es un    procedimiento ambulatorio recomendado para los grados 1, 2 y algunos casos del grado 3. No se debe aplicar en hemorroides de grado 4, debido a que sería muy doloroso.

Desarterialización Hemorroidal Transanal Guiada Por Doppler (THD)

Técnica donde se introduce un equipo Doppler por vía anal para descubrir las venas y arterias hemorroidales inflamadas.

Con una aguja pequeña se realiza la saturación para reducir el flujo sanguíneo en la región. Con el tiempo, llegará poca sangre, la presión disminuirá y la hemorroide se secará.

Es una técnica muy recomendada que no requiere de cortes, el riesgo de sangrado es mínimo y la recuperación es bastante rápida, en 2 días el paciente puede volver a su rutina diaria.

Baños De Asiento

Por ser una forma de tratamiento milenaria, el médico puede recomendarlo durante las crisis.

Se deben realizar con agua tibia, de 2 a 3 veces al día, lo que proporcionará alivio de los síntomas agudos.

En caso de dolor, las compresas heladas también funcionan, pero se debe tener cuidado para no producir quemaduras por frío en la región anal.

 

Cuándo Se Operan Las Hemorroides

La cirugía de las hemorroides es un procedimiento que, por ser riesgoso, como cualquier acto quirúrgico, solo se considera en casos muy graves.

Los tipos de cirugía son:

Hemorroidectomia (De Milligan O Ferguson)

Cirugía que se realiza bajo anestesia peridural para el tratamiento de las hemorroides internas y externas de grado 3 y 4, principalmente en pacientes que no han respondido a otros tratamientos o tienen sangrado constante.

El médico remueve completamente las hemorroides, lo que hace el postoperatorio muy doloroso.

Hemorroidectomia De Longo

Procedimiento quirúrgico más moderno que consiste en extirpar las hemorroides internas con un equipo especial, que realiza un corte de forma circular en el interior del recto, produciendo una cicatriz menos sensible en la zona.

El postoperatorio es mucho más tolerable que la cirugía convencional.

 

Cuándo Ir Al Médico

A pesar de que las hemorroides son bastante comunes, muchas personas lo consideran algo muy íntimo y sienten vergüenza de hablar del tema.

Algunos prefieren seguir los consejos de amigos o automedicarse, en lugar de acudir a un especialista, lo que puede atrasar la cura o conducir a problemas más graves.

Aunque no existe relación entre las hemorroides y el cáncer, si se pueden presentar síntomas similares, especialmente si hay sangrado.

Por lo tanto, ante cualquier síntoma, se debe acudir al médico para que realice los exámenes necesarios para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

El especialista para tratar las hemorroides es el proctólogo, pero el gastroenterólogo también está capacitado para diagnosticarlas y tratarlas.

Si tienes dudas o comentarios, adelante.

Buen día.

Ver También: