Las mejores pomadas cicatrizantes para cada tipo de cicatriz

Cuando sufrimos algún tipo de herida o lesión, uno de los aspectos que muchas veces ignoramos es el cuidado necesario para controlar la cicatrización.

Muchas personas no saben que con los tratamientos adecuados, el proceso se puede acelerar y, sobre todo, disminuir y suavizar la apariencia final de la cicatriz. Entre estos tratamientos se encuentran las pomadas.

Por ello a continuación te comentaremos lo que debes saber sobre las cicatrices y las pomadas para curarlas.

¿Cómo se forman las cicatrices?

Las cicatrices se presentan cuando la dermis, la segunda capa más profunda de la piel, es dañada por una herida, cirugía, acné, etcétera.

Al presentarse la herida, la piel busca de inmediato curarla lo más pronto posible.

Primero se coagula la sangre en la superficie de la herida para cubrirla con una costra. Después, la dermis trabaja enviando fibroblastos que se encargan de producir colágeno con el fin de reconstruir el tejido.

Debido a que la piel quiere reparar el daño pronto, es muy posible que el colágeno no se distribuya en el patrón ordenado que conforma el resto de tu piel. Es así como se forma la cicatriz.

Un exceso de colágeno da lugar a una cicatriz elevada, mientras que la falta de colágeno deja una cicatriz dentada.

Durante los siguientes dos años, la piel tratará de reparar la cicatriz reemplazando ese tejido irregular por una más prolija, por lo que una cicatriz puede reducirse considerablemente en ese periodo, aunque lo más probable es que no desaparezca en su totalidad.

Tipos de cicatrices :

Cicatrices queloides e hipertróficas

Son aquellas que lucen levantadas, con tejido denso, y pueden ser de color rosa, o más oscuras que la piel de alrededor.

Las hipertróficas son parecidas a las queloides, ya que también presentan una elevación, pero éstas no se extienden más allás de la herida.

Este tipo de cicatrices se presentan cuando existe una sobreproducción de tejido en la herida, y el colágeno se acumula en el lugar, debajo de la capa superior de la piel.

Cicatrices atróficas

Si tuviste varicela alguna vez en tu vida es probable que te haya dejado un recuerdo, con forma de este tipo de cicatriz.

Estas cicatrices dejan una marca hundida en la piel; también son típicas en el acné quístico.

Estas cicatrices son causadas por un daño en la estructura subyacente de la piel (en las células de grasa o de colágeno), como consecuencia de la inflamación.

Como resultado no existe suficiente tejido para rellenar la piel, por lo que la cicatrización termina causando una depresión en la superficie cutánea.

Cicatrices de acné

Como si combatir las imperfecciones no fuera ya bastante trabajoso, éstas también pueden dejar cicatrices.

No sólo son marcas temporales después de un brote, sino de daño profundo, como en el acné quístico, ya que las bacterias se acumulan debajo de la superficie, afectando severamente las capas profundas.

Lee nuestra guía sobre cómo usar el aceite de coco para controlar el acné

Estas cicatrices pueden ser de varias formas:

Cicatrices “picahielo”

Son cicatrices profundas y dentadas que se asemejan a un poro muy grande. Ocurre cuando la inflamación provoca que el colágeno debajo de la superficie de la piel, colapse, dejando una depresión.

Cicatrices ondulantes

Son depresiones con los bordes redondeados y normalmente hay una área cercana que las hace parecer una cicatriz ondulante. Esta cicatriz se manifiesta cuando la capa de tejido subcutáneo crea un tejido fibroso que jala las capas superiores hacia abajo.

Cicatrices «vagón de carga»

Estas cicatrices tienen bordes más definidos y un hundimiento más simétrico, y se presentan cuando un quiste destruye las células grasas subcutáneas.

Hiperpigmentación

Dejan una mancha oscura en la superficie de la piel, parecida a una peca. El problema se presenta cuando los melanocitos (las células que producen melanina o pigmento) producen en exceso, en el lugar de la herida o inflamación causada por el acné.

Cicatrices contracturadas

Las cicatrices contracturadas son el resultado de una gran pérdida de tejido en cierta área del cuerpo (como la que se presenta tras una quemadura grave).

La piel se contrae mientras se cura y cicatriza, generando piel tensa y brillante que incluso puede limitar el movimiento en la zona afectada.

Estrías

Las estrías son una consecuencia muy común del embarazo, aunque se presentan también en muchas otras circunstancias y cualquiera puede tenerlas.

Éstas ocurren cuando el cuerpo sufre un cambio drástico de peso o crecimiento, como en la pubertad.

Las estrías se presentan en cualquier parte del cuerpo, pueden ser dentadas o resaltadas, de color rojizo o morado, o más claras que el tono normal de la piel que las rodea.

Se desconoce la causa exacta de las estrías, se cree que el estiramiento de la piel causa daño a la elasticidad de los tejidos. También se teoriza que altos niveles de cortisol puede ser un factor que hace a la piel más vulnerable a las estrías.

Para prevenir la aparición de estrías, la mejor opción es mantener tu piel muy bien humectada. La manteca de karité o el aceite de coco son opciones muy buenas.

Lee nuestra guía para saber si se pueden quitar las estrías o si es fraude

Cómo tratar cada tipo de cicatriz

Por suerte existen diferentes opciones en el tratamiento de las cicatrices, dependiendo del tipo.

Las cicatrices elevadas normalmente se desvanecen por sí mismas.

No obstante, hay tratamientos que ayudan en el proceso (inyección de esteroides, dermoabrasión, inyecciones de cortisona, parches de gel de silicona intervenciones quirúrgicas) para remover el tejido levantado y reemplazarlo con una cicatriz mínima y más limpia.

Las cicatrices dentadas se pueden tratar en el consultorio con procedimientos como láser, rellenos, peelings químicos o dermoabrasión. Consulta con tu dermatólogo para encontrar la mejor opción para ti.

La hiperpigmentación puede ser combatida con tratamientos aclarantes con ingredientes específicos, que puedes incluir en tu rutina diaria. Estos ingredientes son:

  • Antioxidantes: combaten el daño de los radicales libres que degradan el colágeno y la elastina, hiperpigmentación y el engrosamiento de la piel.
  • Vitamina C: inhibe la producción excesiva de melatonina, en respuesta a un daño o lesión; además es también un antioxidante que ayuda a reconstruir el colágeno.
  • Retinol: derivado de la vitamina A, el retinol exfolia las capas superiores de la piel, eliminando las células oscuras; promueve la renovación celular celular y la producción de colágeno.
  • Ácidos alfa hidróxidos: estimulan la cicatrización y la renovación de las células.
  • SPF: proteger diariamente tu piel de los rayos del sol evitará que se oscurezcan las cicatrices y la piel se dañe.

¿Qué son las pomadas cicatrizantes?

Las pomadas cicatrizantes son productos diseñados para acelerar la cicatrización en diferentes tipos de lesiones, y funcionan ayudando a la regeneración de las células, por lo que su uso es muy recomendable en heridas resultantes de golpes, quemaduras o procedimientos quirúrgicos.

Asimismo, utilizar estas pomadas sirve para reducir el dolor y evitar infecciones, pues cierran las heridas más rápido, evitando así que se formen cicatrices más severas.

No obstante, a pesar de las ventajas que ofrecen, las pomadas cicatrizantes sólo deben utilizarse bajo prescripción médica, ya que algunas contienen otras sustancias como antiinflamatorios o antibióticos, que son contraproducentes en determinados tipos de heridas.

Lee nuestra guía sobre los 8 secretos para quitar o atenuar las cicatrices de la piel

Tipos de pomadas cicatrizantes

El tipo de pomada a utilizar va en función del tipo de herida:

  • En caso de una cirugía: Neomicina-bacitracina.
  • Quemadura: Recoveron NC, Argentafil, Protosulfil o Furacín.
  • Césareas: Cicalfate.
  • Tatuajes: Bepanthen/beducen, Neomicina-bacitracina o pomada o gel de aloe vera.
  • Heridas en el rostro: crema de cicalfate, Bepanthen/beducen o Cicatricure.
  • Cortes o heridas superficiales: Nebapol, Redermic Hyalu [C] de la roche posay, Neomicina-bacitracina o Bepanthen/beducen.

Cuándo no se deben utilizar

En cuanto a las pomadas de venta libre, en el caso de las personas con alguna alergia, las mujeres embarazadas o en lactancia, o quienes tienen piel sensible, deberán consultar con su médico al respecto antes de usarlas.

De igual forma hay que ir al médico si presentas alguna reacción adversa, como comezón o irritación.

Cabe destacar que las pomadas no hacen ningún efecto sobre la piel que ya está totalmente regenerada y ya no tiene costra, por lo que no es recomendable que la uses en este punto.

 

Cómo evitar que la cicatriz quede fea

Para evitar que la cicatrización sea negativa, con tejido fibroso y volumen sigue estos consejos:

Usa crema humectante

Mientras más densa sea, mejor. Debes usarla sobre la cicatriz todos los días para que hidrate a profundidad.

Masaje

Movimientos circulares sobre la cicatriz, con los dedos índice y medio, ayudarán a controlar su desarrollo. Este masaje puedes realizarlo 3 o 5 días después de un procedimiento quirúrgico, que es cuando en general, la cicatriz ya tiene costra.

Protector solar

Debe ser de alta protección, mayor a 30. Debes usarlo con constancia durante al menos 3 meses.

Aloe vera

Para acelerar aún más el proceso de cicatrización, puedes usar gel de aloe vera sobre la crema hidratante.

 

Cómo hacer una pomada cicatrizante casera

Una opción excelente y casera es hacer tu propia pomada, para lo cual necesitarás una planta llamada persicaria. Tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes que aceleran el proceso y también disminuyen el dolor.

Esta pomada es útil para tratar heridas cerradas, úlceras y hasta hemorroides y várices.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas secas de persicaria.
  • 100 mL de aceite mineral.
  • 30 mL de parafina líquida.

Instrucciones

Coloca las hojas en una olla y cúbrelas con el aceite. Pon la mezcla en la lumbre a fuego lento, y deja que hierva durante 10 minutos, sin dejar de mover.

Después añade a la mezcla la parafina líquida hasta obtener una mezcla homogénea. Coloca la pomada en un envase de vidrio y guárdala tapada.

Aplicación

Para usar la pomada, debes lavar bien el área afectada, secar perfectamente y colocar un poco de la pomada dando un ligero masaje circular.

Un video de 2 remedios de pomadas cicatrizantes:

Lo que sí se debe hacer con las cicatrices

Si sufres una lesión, existen algunas medidas que puedes tomar para ayudar a tu piel a sanar y evitar que empeore.

Deja que te cosan la herida si es necesario

Los cortes profundos que separan la piel suelen sanar mucho mejor cuando reciben suturas por parte de un especialista.

No olvides que este proceso debe realizarse lo antes posible, pues si esperas la herida se puede contaminar, y si hay amenaza de infección, es posible que el médico no quiera suturarla y por tanto, tengas una mala cicatrización.

Mantén la herida humectada

Aplica vaselina y cúbrela con una venda antiadherente. Este paso puede acelerar la cicatrización y minimizar la apariencia de la eventual cicatriz.

Masaje

Aplica un masaje con cremas o pomadas de vitamina E todos los días, ya que puede hacer las cicatrices menos visibles.

Deja que sane de forma natural

No uses el peróxido de hidrógeno con demasiada frecuencia, ya que puede causar irritación y ralentizar el proceso de cicatrización.

Sé paciente

Curarse lleva tiempo, a veces mucho. La primera fase suele ser de 3 meses, seguida de otra de 3 meses más.

Después de un año de haber sufrido la herida, la cicatriz está formada pero, incluso después de ello, puede presentar cambios. De hecho, las cicatrices nunca dejan de cambiar y la piel de tratar de sanarlas y mejorarlas.

 

Lo que no debes hacer con las cicatrices

No creas en falsos milagros

No hagas caso de la publicidad engañosa de algunas cremas para las cicatrices. Aunque se dice que la vitamina E puede ayudar en el proceso, no se ha comprobado en estudios confiables.

Evita el sol

Mantener tu herida lejos de la luz directa del sol puede evitar la decoloración de la cicatriz.

No te quites las costras

Las costras están ahí por una razón, y son parte del proceso de curación. Si las quitas, lo único que conseguirás es ralentizar el proceso y empeorar la cicatriz final.

 

Así que ya sabes, hay que poner atención a la cicatrización ya también es un proceso importante para cuidar tu piel. Comparte este artículo con tus contactos.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here