30 diferentes causas por las que duele el pecho

Un dolor repentino en el pecho alarma tanto a la persona que lo tiene, como a quienes están a su lado, pues lo primero en que se piensa es en un infarto. Sin embargo, este tipo de dolor podría deberse a otras causas. Conozcamos 30 de ellas.

El dolor en el pecho también podría ser consecuencia de problemas asociados a los pulmones, estómago, músculos, huesos y articulaciones. Y aunque algunas de estas causas son menos graves, ninguna debe ser subestimada si no se quiere poner en riesgo la salud.

Lo más responsable será que asistas cuanto antes al doctor para un chequeo cardíaco o general.

Causas asociadas al corazón

Estas son las más preocupantes de todas porque la vida está seriamente en peligro.

Lee también nuestra guía sobre por qué crece el corazón y las causas del agrandamiento del corazón

1. Angina de pecho

Manifestación relacionada con un desequilibrio entre el aporte y la demanda de oxígeno al músculo del corazón.

Ocurre cuando el flujo de la sangre hacia este músculo disminuye drásticamente.

Sus síntomas son dolor en el pecho descrito como presión o sensación de opresión en el corazón, mareos y dolor en otra área en el tronco superior del cuerpo.

Se conocen dos tipos de angina; estable e inestable. La primera de ellas es más predecible y se manifiesta tras esfuerzos o actividades físicas, que hacen que el corazón bombee sangre más rápido y fuerte de lo normal. Desaparece cuando se toma un descanso.

La angina inestable puede manifestarse en cualquier momento y no se supera al descansar, lo que predispone a tener un mayor riesgo de sufrir un ataque  cardíaco.

Aunque ambos tipos de angina sueles ser confundidas con un infarto, ninguna deja daño permanente al músculo del corazón.

Asiste al médico con los síntomas de cualquiera de ella.

2. Infarto agudo de miocardio

El infarto agudo al miocardio es consecuencia de una obstrucción que interrumpe el flujo sanguíneo en una o varias arterias hacia el músculo del corazón, por lo que este puede morir.

El dolor del también conocido como ataque o infarto cardíaco y ataque al corazón, ocurre repentinamente.

La sensación dura hasta más de 5 minutos y se describe como un dolor intenso punzante o de opresión en el pecho. Aunque no se descarta que esta sea una manifestación sin dolor, pocas veces ocurre así.

Cualquiera de los siguientes síntomas puede estar asociado al dolor en el pecho y demandará asistencia médica inmediata. Tu vida puede estar en peligro.

  • Sudor frío
  • Temor o angustia
  • Náuseas y vómitos
  • Sensación de asfixia
  • Pulso rápido o irregular
  • Dificultad para respirar
  • Mareos y desorientación
  • Debilidad repentina y severa
  • Entumecimiento o adormecimiento del brazo o mano izquierda
  • Dolor en la mandíbula, cuello, espalda y brazos, sobre todo el izquierdo

3. Miocarditis

La miocarditis es una inflamación del músculo del corazón por una infección viral. Sensación en el pecho caracterizada por ser un dolor leve o efecto de presión.

Dificultad para respirar, hinchazón, edema en las piernas y sensación de palpitaciones del corazón, son sus síntomas que suelen iniciar levemente y progresar hasta ser graves. Debes asistir a un centro médico.

4. Pericarditis

Inflamación de las estructuras que envuelven al corazón por infecciones virales o bacterianas, que tienden a manifestarse después de una infección reciente.

La cirugía del corazón también puede causar inflamación del pericardio, saco delgado y acuoso responsable de proteger al principal órgano del cuerpo.

El dolor que se asocia con la pericarditis es agudo o sordo que comienza en el centro o el lado izquierdo del tórax. Se desplaza hacia la espalda y puede confundirse como un ataque al corazón.

La pericarditis se asocia a la fatiga, el dolor muscular y la fiebre, signos que tienden a desaparecer con tratamiento y reposo después de una o dos semanas.

5. Aneurisma aórtico

El aneurisma aórtico está en la arteria más grande del cuerpo que sale del corazón; se le conoce como, aorta. Esta se halla en el tórax y en el abdomen.

El aneurisma es una debilidad en el músculo de la arteria que forma un bulto en forma de globo. Generalmente no provoca ningún síntoma y podrías vivir con esta condición sin saberlo.

En los cambios o aumentos de tamaño se pueden manifestar algunos signos que incluyen dificultad para respirar o tos seca y ronquera. Se suman:

  • Dificultad para tragar
  • Dolor abdominal difuso, si se localiza en el abdomen
  • Aumento de la sensibilidad en el pecho, espalda o abdomen
  • Dolor torácico difuso y profundo, si se localiza en la cavidad torácica

6. Disección o ruptura aórtica

La presencia de un aneurisma en la pared de la aorta puede provocar una ruptura aórtica, en la que la pared del vaso aórtico se rompe y permite que la sangre se filtre o salga de la aorta, hacia la cavidad torácica o abdomen.

La sensación se describe como un dolor brusco e intenso de desgarro en el abdomen, en la parte anterior del tórax o posterior de la espalda. Es constante y puede extenderse hacia los brazos, cuello o mandíbula.

Otros síntomas asociados a la disección aórtica son:

  • Mareos
  • Dificultad respiratoria
  • Pérdida de la conciencia
  • Aumento de la frecuencia cardiaca y palpitaciones

La ruptura o disección aórtica es una enfermedad potencialmente mortal, por lo que debe buscar atención médica inmediata.

7. Cardiomiopatía

La cardiomiopatía hace referencia a varias enfermedades en el músculo del corazón; alteraciones que afectan su capacidad de bombear sangre. Este puede engrosar, adelgazar o dilatarse.

La condición puede desarrollarse después de haber tenido otra enfermedad que afectara al corazón o ser una consecuencia hereditaria.

Su dolor moderado se manifiesta después de comer una comida pesada o hacer ejercicio.

Dificultad para respirar, sobre todo tras la actividad física, aumento de la frecuencia cardiaca, sensación de palpitaciones y ritmo cardiaco irregular, son sus síntomas.

8. Enfermedad valvular

El corazón tiene 4 válvulas responsables de controlar su flujo unilateral de entrada y salida de sangre. A estas se les conoce como válvula aórtica, pulmonar, tricuspidea y mitral.

Un dolor en el pecho puede ser también consecuencia de una enfermedad que afecte a alguna de estas. Este puede manifestarse como presión u opresión tras un esfuerzo físico.

Los síntomas de la enfermedad valvular dependerán de la válvula afectada y del tipo de problema.

Los síntomas generales son fatiga, dificultad para respirar, dolor en el pecho, sensación de presión o rigidez durante la realización de mucha actividad física y desarrollo de un soplo cardíaco detectado por tu médico a través de un examen físico con estetoscopio.

Lee nuestra guía sobre los pinchazos en el corazón: ¿A que se debe?

Causas que se relacionan con el sistema respiratorio

Las causas de dolor en el pecho relacionadas con el sistema respiratorio se deben a lesiones pulmonares o dentro de las vías aéreas, que conducen el aire desde el exterior a los pulmones.

El dolor por una enfermedad del sistema respiratorio es parecido al de alguna condición en el corazón. Este aumentará con el ejercicio o la realización de esfuerzos, conllevando a una respiración pesada y dificultosa.

La sensación dolorosa tiende a disminuir con el reposo y al mantener una respiración tranquila, lenta y estable.

9. Embolia pulmonar

La embolia pulmonar ocurre cuando se forma un coágulo de sangre que se aloja en una arteria de los pulmones. Al taparla, la respiración será muy difícil, condición que empeorará con el esfuerzo físico.

Se presenta como un dolor gradual o repentino en el pecho, intenso y agudo, parecido al de un ataque cardíaco. Empeora tras algún esfuerzo o actividad física.

Otros síntomas asociados al dolor de la embolia pulmonar son:

  • Inflamación e hinchazón en la parte inferior de una de las piernas
  • Respiración dificultosa que puede conducir a la pérdida de conciencia
  • Tos con posible expectoración rosada porque se mezclan sangre y moco

10. Colapso pulmonar

El colapso pulmonar o pulmón colapsado también se conoce como neumotórax. Ocurre con una fuga de aire de los pulmones o cuando ingresa aire entre la pared del tórax y estos órganos.

El aire ingresado se acumula, presiona sobre uno de los dos pulmones y evita que el otro se expanda cuando respiras.

Esta condición puede ser causada por una enfermedad en el pulmón que rompe una parte de este, permitiendo la fuga de aire.

La segunda causa más común del colapso pulmonar es un traumatismo que permite la entrada de aire del exterior, hacia la cavidad del tórax a través de la pared torácica.

El dolor suele manifestarse al inhalar. La respiración se volverá muy dificultosa.

Debes acudir inmediatamente a un servicio de urgencias para que te ayuden a respirar y a sacar el aire que colapsa el pulmón.

11. Neumonía

La neumonía se manifestará con la complicación de una enfermedad gripal o infección bacteriana, viral o por hongos, de las vías respiratorias. También por inhalar algún líquido o químico.

Tiene numerosos síntomas de entre leves y severos. Su dolor es descrito como una sensación aguda o punzante en el pecho que aumenta cuando inhalas.

Las señales asociadas al dolor por neumonía son fiebre, escalofríos, tos fuerte con flema verde, amarilla y roja o rosada, estas últimas por la presencia de sangre. También dificultad para respirar.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de la neumonía 

12. Asma

Padecimiento que afecta las vías respiratorias. Las paredes internas de estas se inflaman y al estrecharse dificultan el paso de aire.

Las vías respiratorias inflamadas se tensan y producen más moco y con ello, una mayor dificultad para respirar.

El dolor en el pecho es una sensación de opresión fuerte. En algunos casos se siente en los bordes de las costillas inferiores. Sus síntomas son:

  • Dificultad para respirar aun en reposo
  • Tos recurrente, sobre todo por las mañanas o en las noches
  • Respiración con silbidos, condición que se conoce como, sibilancias

Lee también nuestra guía sobre los remedios caseros para el asma

13. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una variedad de enfermedades, principalmente enfisema y bronquitis crónica, que inflaman y forman cicatrices en las vías respiratorias, que restringen el flujo de aire. Estas generalmente son progresivas e irreversibles.

Los fumadores están en mayor riesgo de desarrollar alguno de estos padecimientos.

El enfisema se caracteriza por un agrandamiento permanente de los bronquios terminales, junto con la destrucción de los alveolos. Lo que provoca que las vías aéreas se colapsen y formen cicatrices.

La bronquitis crónica está caracterizada por una inflamación de las vías aéreas, con mayor producción de moco que obstruye el flujo de aire. Generalmente es una enfermedad de todos los días que dura de 3 meses, uno o dos años seguidos.

El dolor asociado al EPOC es uno opresivo en el pecho que empeora con el ejercicio físico y los esfuerzos.

Tos con o sin expectoración, aumento de la frecuencia y profundidad de las respiraciones, dificultad o sibilancias al respirar, son sus síntomas.

14. Pleuritis

La pleuritis o enfermedad pleural es una inflamación de la pleura, membrana responsable de recubrir la pared interna de la cavidad torácica (pleura parietal) y los pulmones (pleura visceral).

La medicina conoce numerosas causas de pleuritis, desde recientes infecciones, neumonías, trauma torácico, hasta cáncer.

En la pleuritis se manifiesta un dolor agudo y constante en el pecho que empeora al respirar, toser y con los movimientos. Se describe como una sensación similar al de una puñalada en el tórax.

Sus síntomas son dificultad para respirar, tos frecuente, fiebre, dolor que puede extenderse a los hombros, cuello y brazos, cansancio y pérdida del apetito.

15. Cáncer pulmonar

El cáncer pulmonar es un crecimiento anormal de células que interfiere con la función normal de los pulmones.

Su dolor es difuso e inexplicable que no se relaciona con la tos. Se puede extender hacia la espalda o los hombros. Cuando se manifiesta en el pecho empeora con cada respiración, carcajada o al toser.

El dolor también es asociado a dificultad para respirar y tos con flemas posiblemente teñidas de sangre o de rosado.

16. Hipertensión pulmonar

La presión arterial es la fuerza con la que la sangre circula por las arterias a través de todo el cuerpo. Al ser muy grande se produce la hipertensión.

Cuando la presión elevada se presenta en las arterias que alimentan a los pulmones, se le conoce como hipertensión pulmonar, condición con graves consecuencias que afecta directamente la función del corazón. Puede causar una insuficiencia cardíaca.

El dolor en la hipertensión pulmonar es una presión u opresión en el pecho.

Los síntomas comenzarán con un cansancio y falta de aliento al realizar actividades físicas. Al avanzar la enfermedad te sentirá fatigado aun en reposo.

La opresión en el pecho también se encuentra asociada a latidos cardíacos más fuertes y acelerados, cansancio extremo, desmayos, hinchazón en las piernas y dificultad para respirar tras un ejercicio físico.

Causas que se relacionan con el sistema digestivo

Algunas enfermedades del aparato digestivo pueden provocar molestias en el pecho.

Aunque la mayoría de las causas de este tipo de dolor están relacionadas al corazón y a los pulmones, empeorando con la actividad física, el dolor consecuencia de una enfermedad del sistema digestivo tiene características distintas. Empeora en el reposo.

El ejercicio disminuye las molestias porque los alimentos son digeridos más efectivamente, que cuando estás acostado.

El esófago, tubo encargado de transportar los alimentos desde la garganta hacia el estómago, es el principal responsable del dolor en el pecho.

17. Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE)

El reflujo gastroesofágico es una condición que ocurre cuando el contenido del estómago, que incluye jugos ácidos y comida, regresa hacia el esófago e irrita las paredes esofágicas.

La ERGE, como también se le conoce, es una enfermedad persistente que alcanza a lesionar gravemente este conducto muscular del aparato digestivo.

El dolor en el pecho consecuencia de esta condición es un ardor, sobre todo al recostarte, comer mucho o alimentos muy condimentados e irritantes.

La ERGE también puede causar dificultad para tragar y una sensación de comida atorada en la garganta. Las náuseas, vómitos y tos nocturna, se manifestarán en condiciones más avanzadas.

18. Esofagitis

La esofagitis es la inflamación del tejido que recubre la parte interna del esófago. Puede ser provocado por la ERGE, infecciones o alergias.

La característica de su dolor en el pecho es ardor o quemazón. No se descarta dificultad y dolor al tragar alimentos o líquidos.

19. Rotura esofágica

Condición que se trata de la fractura de las paredes del esófago con fuga de alimentos y líquidos, hacia la cavidad torácica.

La ruptura esofágica puede ocurrir por una perforación espontánea o síndrome de Boerhaave, vómitos frecuentes muy violentos y por causa iatrogénica.

El dolor se manifiesta rápidamente y es intenso en la parte posterior del esternón, centro del pecho. Aumenta al tragar y al respirar.

Cuando el contenido esofágico pasa a la cavidad torácica puede provocar neumotórax, inflamación del mediastino, infecciones, abscesos, enfisema subcutáneo y crepitación en la piel del cuello y en el tórax por la presencia de aire.

El dolor se asocia a náuseas, vómitos, a veces con sangre, dificultad para respirar, respiraciones rápidas y fiebre.

Si tienes un fuerte dolor en el pecho acompañado de vómitos con sangre, asiste inmediatamente a urgencias de un centro médico.

20. Trastornos de la motilidad esofágica primaria

Trastornos que incluyen varias enfermedades del esófago. La causa son problemas neurológicos, musculares o degeneración de la inervación del esófago.

Su dolor en el pecho es leve y puede sentirse como una sensación quemante o de acidez estomacal.

Sus síntomas son dificultad para tragar, náuseas, vómitos y sensación de obstrucción o que la comida se queda pegada en el esófago.

21. Disfagia

La disfagia es un término que se utiliza en la medicina para referirse a los trastornos de la deglución. Puede existir un problema desde la parte superior de la garganta, hasta la zona final del esófago.

Sentirás sensación de sofoco, ahogamiento y tos, con dificultades para tragar. Se puede sentir dolor en el pecho cuando se tragan sólidos o líquidos.

Sus síntomas son rechazo de la comida, masticación prolongada, babeo, neumonías a repetición, pérdida de peso, dolor de garganta y carraspeo.

22. Cálculos biliares

Los cálculos biliares son pelotitas endurecidas de colesterol o bilirrubina alojadas en la vesícula biliar, órgano en la parte inferior del hígado que contiene bilis, sustancia que ayuda a la digestión de los alimentos.

Cuando estos cálculos bloquean el conducto de salida se desencadena un dolor intenso en la parte superior del abdomen, que se traslada hacia el pecho.

Los síntomas generalmente se manifiestan después de comer muchos alimentos. Persisten por más de una o dos horas.

No se descarta vómitos, fiebre y cambio de coloración en la orina o en las heces, como síntomas.

23. Pancreatitis

El páncreas es una glándula localizada debajo del estómago que secreta una sustancia química para que este realice una mejor digestión.

La pancreatitis es una inflamación de esta glándula y puede ser aguda o crónica. La primera de estas se trata de una hinchazón repentina y temporal. La crónica, una enfermedad que puede causar un daño permanente al órgano glandular.

Esta condición de salud puede provocar un dolor en la parte superior del abdomen, que se extiende al pecho y espalda, en forma de banda.

La pancreatitis aguda se asocia a síntomas como dolor, fiebre, vómitos e inflamación en el abdomen.

En la pancreatitis crónica el dolor puede volverse constante y empeorar después de las comidas. Se manifestarán los vómitos, la diarrea y la pérdida de peso.

Asiste al médico inmediatamente con cualquiera de estos síntomas.

24. Hernia hiatal

Una hernia es una debilidad en la pared que separa algún órgano o un aumento del tamaño de un orificio natural. Se conocen varios tipos.

La hernia hiatal ocurre cuando el hiato, abertura natural por donde pasa el esófago de la cavidad torácica hacia la abdominal, empieza a hincharse y las estructuras halladas en el estómago migran hacia el tórax.

El dolor que se asocia a una hernia hiatal puede confundirse con una sensación quemante en la parte inferior de este.

Los síntomas relacionados a su dolor son acidez, vómitos con sangre, heces negras como petróleo, dificultad para respirar y sensación de opresión en el pecho.

Causas que se relacionan con la salud mental

El dolor asociado a la salud mental se siente como un ataque al corazón, dificultad para respirar, palpitaciones o sensación de opresión, síntomas consecuencias de situaciones extremas o incomodas.

25. Ataque de ansiedad

Un ataque de ansiedad es la respuesta del cuerpo a un evento vivido o que se aproxima, como tener que hablar en público.

El dolor en el pecho que se asocia a un ataque de ansiedad suele ser confundido con un infarto, pues se presenta como una sensación punzante en el medio del pecho. El ataque al corazón se siente más como presión o tensión.

La ansiedad también genera otros síntomas como:

  • Náuseas y vómitos
  • Palpitaciones del corazón
  • Aturdimiento y sensación de sofoco
  • Respiración agitada o dificultad para respirar
  • Sudoración en las palmas de las manos o aumento de esta en otras partes del cuerpo

Lee también nuestra guía sobre los ataques de ansiedad: Síntomas, signos, duración y complicaciones

26. Ataque de pánico

El ataque de pánico es un período de tiempo que se padece de una forma súbita, generalmente temporal y sin una causa evidente. Es un miedo o temor intenso que alcanza minutos u horas.

Los ataques de pánico son similares a los de ansiedad y se manifiestan como dolor punzante en el pecho, dificultad para respirar y respiración acelerada, sensación de palpitaciones por aumento de la frecuencia de latidos del corazón y mareos. Se suman:

  • Miedo
  • Temblores
  • Desesperación y sensación de sofoco
  • Alucinaciones o sensación de muerte inminente

Lee nuestra guía sobre cómo controlar un ataque de pánico: 11 cosas que hacer

Más causas asociadas al dolor en el pecho

Otras causas se asocian a un dolor en el pecho y estas tienen que ver con las estructuras que rodean la cavidad torácica; huesos, músculos, piel, vasos sanguíneos y nervios.

La alteración o daño de alguno de ellos generará dolor. Las principales causas son tensión muscular, dolor de las costillas y fibromialgia.

27. Tensión muscular

La tensión muscular es consecuencia de un sobreesfuerzo de un músculo específico. El más grande los grupos musculares del tórax es el músculo pectoral mayor.

Aunque es difícil, puede que este se dañe al levantar algo muy pesado o incorrectamente.

El dolor que esto provoca es un aumento de la sensibilidad y sensación de rigidez en el pecho, que empeora con el movimiento.

No se descarta que el músculo sufra un desgarro o una rotura con un dolor muy intenso. De ocurrir, asista al doctor.

28. Fibromialgia

La fibromialgia es un síndrome que reúne un conjunto de síntomas relacionados con enfermedades reumatológicas, neurológicas o inmunológicas.

Se ha observado que varios trastornos del cuerpo pueden desencadenar fibromialgia.

Se pueden presentar problemas genéticos, alteraciones psiquiátricas, situaciones de estrés físico o mental y alteraciones en los tejidos periféricos.

En la mayoría de los casos el doctor no detecta alteraciones físicas en los lugares donde el paciente señala sentir el dolor. Cuando sí los identifica, por lo general son áreas en la que el paciente es muy sensible y en las que le causa mucho dolor al tacto. Estos son conocidos como puntos hipersensibles.

El dolor de la fibromialgia es sordo, difuso y generalizado, que dura varios meses y está acompañado de dolor en otros músculos y articulaciones del cuerpo.

Los siguientes son los síntomas más importantes:

  • Fatiga y cansancio
  • Dificultad para dormir
  • Dolor de cabeza y migrañas
  • Resequedad de ojos y boca
  • Calambres y espasmos musculares
  • Dificultad para concentrarse y mala memoria
  • Cambios drásticos de humor y trastornos depresivos
  • Rigidez en articulaciones que afecta por más de 3 meses
  • Dolor en músculos y huesos. Incluyen tórax, región lumbar, cuello y muslos

29. Lesión costal

La lesión costal ocurre cuando una o varias costillas son lesionadas por un golpe, caída, accidente de tránsito y otras causas.

Una costilla rota o magullada causa un dolor intenso en el pecho cada vez que se respire, se tosa, se realice movimientos o se presione el área donde se encuentra la lesión.

La respiración profunda también causa dolor, uno que tras la atención médica comenzará a disminuir después de varias semanas de reposo y de ejercicios respiratorios.

Debes consultar inmediatamente al médico para un chequeo completo, pues una costilla rota puede causar hemorragias dentro de la cavidad torácica, ruptura de un pulmón que provoque neumotórax o perforación a otros órganos que pongan en peligro tu vida.

30. Costocondritis

La costocondritis es una inflamación en el cartílago responsable de sostener las costillas.

El dolor en el pecho es agudo, punzante y puede sentirse en la espalda. También se manifiesta como opresivo que dificulta la respiración. Es similar a la sensación de un ataque al corazón.

La medicina aún no precisa la causa de la costocondritis, pero puede ser consecuencia de un golpe fuerte en el tórax, levantar cosas muy pesadas, infecciones en las articulaciones o la presencia de un tumor en las costillas.

Si has experimentado o te preocupa la causa de un dolor en el pecho, visita cuanto antes al médico. Es mejor prevenir.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también aprendan a reconocer las numerosas causas de dolor en el pecho.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here