Cómo curar el pie diabético en casa

 

Hasta la cortada más pequeña en el pie puede ser muy peligrosa si padeces de diabetes.

La diabetes puede reducir el flujo de sangre, haciendo que una herida tarde más tiempo en curar y sea más propensa a infectarse. Esta reducción del flujo sanguíneo afecta sobre todo a los pies.

Además, también ataca los nervios, reduciendo la sensibilidad en la piel. A esto se le conoce como neuropatía diabética.

Por lo que si tienes esta enfermedad o tienes algún familiar que la padece, entonces la siguiente información te será de mucha utilidad. ¡Te mucho cuidado y atiende a los siguientes consejos!

Lee nuestra guía sobre el Pie diabético: Causas, dolor, úlceras y tratamiento

Consejos para mantener tus pies sanos

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos, la neuropatía se desarrolla en 70% de los pacientes con diabetes, y es la causante de numerosas infecciones y amputaciones.

Para evitar una complicación que pueda costarte un dedo, el pie o, incluso, la pierna, sigue los consejos que a continuación te damos para cuidar de tus pies diabéticos en casa.

Revisa tus pies diariamente

Cada día al despertar y antes de irte a dormir, inspecciona tus pies en busca de una ampolla, herida, enrojecimiento, hinchazón, problemas de uñas, mal olor o cualquier decoloración sospechosa. Contacta de inmediato con tu médico en caso de detectar cualquier anomalía.

Si no puedes revisarte los pies o hay que zonas que no alcances a observar, usa un espejo. También puedes pedirle ayuda a un familiar para que revise tus pies por ti.

Humecta tus pies, pero evita la zona entre tus dedos

Humecta tus pies diariamente con una crema para evitar que la piel se reseque y agriete. Sólo ten cuidado de no aplicar la crema entre los dedos, ya que esta zona es la más propensa a guardar humedad y dar cabida a una infección por hongos.

Lee nuestra guía sobre las 9 recomendaciones para tener pies bonitos

Usa calcetines para proteger tus pies

Si tus pies se sienten demasiado fríos cuandoestás en casa, usa un calcetín para mantenerlos calientes. Jamás uses bolsas con agua caliente o almohadillas eléctricas para calentarte. No olvides cambiarlos todos los días y mantenerlos limpios.

Córtate las uñas con cuidado

Cuando cortes las uñas de los pies, siempre corta en línea recta y no olvides despuntar las orillas. No recortes demasiado ya que podrías provocar que la uña se encarne.

Revisa tus zapatos antes de ponértelos

Hasta la más pequeña piedra podría provocarte una laceración o herida que podría complicarse en algo peor. Siempre revisa tus zapatos antes de ponértelos para prevenir cualquier accidente.

Lava tus pies con cuidado

Cuando laves tus pies (lo cual debes hacer diariamente) utiliza una esponja suave y agua tibia. Después sécalos cuidadosamente sin frotar demasiado. Deja que la toalla absorba el agua sin apretar muy fuerte o da golpes suaves con la toalla.

Evita cortar los callos tú mismo

Nunca trates de quitarte algún callo o callosidad del pie tu mismo. Deja este trabajo para un profesional médico ya que podrías lastimarte al hacerlo.

Nunca uses agua caliente para lavar tus pies

Siempre usa agua tibia para lavar tus pies para evitar que sufras de una quemadura o irritación. Usa la temperatura que usarías para bañar a un bebé.

Elije bien tus calcetines

Evita los calcetines apretados ya que reducen tu circulación. Tampoco uses calcetines gruesos o ajustados ya que pueden irritar la piel de tus pies.

Mantén tus pies secos

No dejes que tus pies se mojen en la lluvia o en la nieve. Durante el invierno siempre usa zapatos y calcetines adecuados para evitar el contacto con el agua.

No camines descalzo

Siempre utiliza zapatos, sandalias o pantuflas, aun estando en tu casa. En cualquier momento podrías pisar algo que te corte o te lastime.

Controla tu diabetes

Esto va de más decirlo, pero manteniendo tus niveles de glucosa estables evitarás el desarrollo de la neuropatía diabética.

Existen investigaciones que demuestran una posible conexión entre niveles de azúcar elevados en la sangre y los daños a los nervios.

Recuerda que los niveles de glucosa altos en la sangre harán más difícil que tu cuerpo combata una infección.

Lee nuestra guía sobre los 7 principios para tener excelentes cuidados de la diabetes

Nunca pruebes la temperatura del agua con tus pies

Los daños a los nervios provocados por la diabetes hacen que tus pies pierdan la sensibilidad a las temperaturas.

Si la temperatura es muy alta y tú no la sientes, es probable que te dañes la piel del pie dando oportunidad a que una infección se desarrolle. Para evitar esto, puedes usar tus codos para revisar la temperatura del agua antes de bañarte.

Compra zapatos y calcetines especiales para diabéticos

Cuando padeces de diabetes, elegir el zapato correcto va más allá del estilo o la moda. Busca zapatos que tengan más espacio en la zona de los dedos, con buena cobertura tanto superior como inferior y sobre todo sin costuras en el interior que puedan lastimar tus pies.

De la misma forma, busca calcetines sin costuras, preferiblemente acolchonados y de un material que controle la humedad como el algodón.

Realiza ejercicios de bajo impacto para tus pies

Si padeces de diabetes, el ejercicio es muy importante para mantenerte sano y activo. Pero debes tener cuidado de las rutinas de ejercicios que requieran muchos brincos, saltos o rebotes, ya que éstos pueden llegar a provocarte una lesión en los pies.

En lugar de este estilo de entrenamiento, busca ejercicios que no expongan tus pies al riesgo, como son las caminatas o la natación. Sólo asegúrate de usar el calzado correcto para cada deporte.

Deja de fumar

Los químicos contenidos en un cigarrillo pueden dañar y estrechar tus vasos sanguíneos. Esto quiere decir que cada vez que fumas, estás quitándole a tus pies el oxígeno y nutrientes que necesita de la sangre.

 

Con estos consejos podrás cuidar efectivamente tu pie diabético en casa, y reducir el riesgo de padecer alguna herida.

Comparte este artículo para que más personas se beneficien de estos consejos, y no olvides comentarnos qué consejo te parece más práctico o qué otro podrías aportar.

Hasta pronto.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here