Cómo deshacerse del mal olor en las axilas naturalmente + 14 remedios

 

A todos nos ha pasado alguna vez, que vamos a una reunión o una cita y de repente nos llega un olor desagradable, te has dado cuenta que tienes un olor no tan agradable.

Esto se intensifica durante el verano, donde sudas más y olemos un poco más fuerte.

Y no es que el sudor desaparezca durante el invierno, pero, en definitiva, en las épocas de calor es cuando más sudamos.

A pesar de que te des una ducha todos los días sin falta y de que uses desodorante, puede que ninguna de estas medidas te quite el mal olor.

Aunque en el mercado exista toda una gama de desodorantes y antitranspirantes,en este artículo te dejo 14 remedios naturales para quitar el mal olor de las axilas

 

14 remedios naturales para combatir el mal olor de las axilas

1. Vinagre de manzana

Lo que necesitas:

  • Un pequeño frasco de vinagre de manzana
  • Bolitas de algodón

Lo que debes hacer:

Vacía un poco de vinagre de manzana en un recipiente pequeño. Sumerge una bolita de algodón dentro del recipiente y aplícala directamente en tus axilas.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Este procedimiento deberás repetirlo dos veces al día: cada mañana después del baño y en las noches, antes de irte a dormir.

¿Por qué funciona este remedio?

El pH natural del vinagre de manzana, junto con sus propiedades antimicrobianas, ayudan a neutralizar el olor en el área de las axilas, pues destruyen a las bacterias causantes del mismo.

El uso frecuente del vinagre de manzana también previene la formación de nuevas bacterias.

Lee nuestra guía sobre los 11 usos del vinagre de manzana en la limpieza

2. Papas

Lo que necesitas:

  • 1 papa

Lo que debes hacer:

Toma la papa y córtala en rebanadas finas. Frota una rebanada directamente en el área de tus axilas y permite que seque completamente. Aplica el desodorante que normalmente usas sobre la zona.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Puedes repetir el procedimiento de una a dos veces por día.

¿Por qué funciona este remedio?

Las papas ayudan a controlar el exceso de sudoración al mismo tiempo que matan las bacterias presentes en esta región, pues disminuyen el pH de tu piel. Esto sucede porque el pH de las papas es ligeramente ácido y posee propiedades antimicrobianas.

Lee nuestra guía sobre las papas: Beneficios para tu salud y datos nutricionales

3. Yodo

Lo que necesitas:

  • Unas cuantas gotas de yodo
  • Un cepillo suave

Lo que debes hacer:

Toma unas cuantas gotas de yodo y aplícalas en la zona de tus axilas. Cepilla tus axilas ligeramente con un cepillo suave. Deja la mezcla sobre la zona por aproximadamente tres minutos después del cepillado y posteriormente toma tu ducha como acostumbras.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Debes repetir el procedimiento a diario, una vez por día.

¿Por qué funciona este remedio?

El yodo ayuda a esterilizar la región de tus axilas y a restaurar su pH con sus propiedades antisépticas. Con el tiempo, este remedio ayuda a deshacerte definitivamente del desagradable olor del sudor.

Lee nuestra guía sobre los alimentos que contienen yodo

4. Sales de Epsom

Lo que necesitas:

  • 1 taza de sales de Epsom
  • Agua para tomar un baño

Lo que debes hacer:

Agrega una taza de sales de Epsom al agua de la tina de baño. Sumérgete dentro de esta agua durante 15 a 20 minutos.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Puedes hacer este procedimiento cada tercer día.

¿Por qué funciona este remedio?

Las sales de Epsom estimulan la transpiración para ayudar a tu cuerpo a deshacerse de las toxinas acumuladas, que pueden ser las responsables de provocar el mal olor.

El azufre contenido en estas sales presenta propiedades antibacteriales que te permitirán eliminar el mal olor causado por la combinación del sudor con las bacterias.

5. Aceites esenciales

Aceite de lavanda

Lo que necesitas:

  • 4 a 5 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 1 vaso con agua

Lo que debes hacer:

Agrega unas cuantas gotas de aceite de lavanda a un vaso con agua. Vacía esta agua dentro de una botella con rociador y esparce la mezcla en el área de tus axilas.

Otra alternativa es mezclar el aceite de lavanda con algún otro aceite vegetal y aplicarlo directamente sobre tus axilas.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Debes hacer este procedimiento dos veces al día.

¿Por qué funciona este remedio?

El aceite esencial de lavanda se utiliza frecuentemente para tratar algunas condiciones de la piel y de la salud en general.

Su agradable fragancia ayuda a disimular el desagradable olor del sudor y sus propiedades antibacteriales eliminan las bacterias presentes en el área de las axilas.

Aceite de árbol del té

Lo que necesitas:

  • 2 gotas de aceite esencial de Tea Tree
  • 2 cucharadas de agua
  • Almohadillas de algodón

Lo que debes hacer:

Agrega 2 gotas de aceite de árbol del té en 2 cucharadas de agua. Con ayuda de una almohadilla de algodón aplica esta mezcla sobre el área de las axilas.

También puedes agregar algunas gotas de este aceite esencial a una botella de agua con atomizador y rociar tus axilas con esta mezcla.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Se recomienda seguir este procedimiento dos veces al día para obtener mejores resultados.

¿Por qué funciona este remedio?

El aceite esencial de árbol del té es uno de los mejores remedios naturales conocidos para eliminar el mal olor de las axilas.

Posee propiedades antimicrobianas y astringentes que ayudan a minimizar los poros de las axilas y a combatir el mal olor causado por las bacterias que se encuentran en esta área.

Lee nuestra guía sobre los usos del aceite de árbol de té

Aceite de ricino

Lo que necesitas:

  • Aceite de ricino

Lo que debes hacer:

Toma un poco de aceite ricino y aplícalo en la región de tus axilas. Déjalo actuar durante toda la noche y enjuaga bien en la mañana.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Se recomienda seguir este procedimiento todos los días.

¿Por qué funciona este remedio?

El aceite de ricino deriva de la planta de ricino y se emplea comúnmente por sus múltiples beneficios, entre los que se encuentra precisamente el ayudar a eliminar el mal olor.

Esto se debe a sus propiedades antibacteriales, que mantienen a raya a las bacterias causantes del mal olor.

Aceite de avellana de la bruja

Lo que necesitas:

  • Unas cuantas gotas de aceite de avellana de la bruja
  • Bolitas de algodón

Lo que debes hacer:

Coloca unas cuantas gotas de aceite de avellana de la bruja sobre una bolita de algodón y aplícala directamente en la zona de tus axilas. Otra alternativa es mezclar unas cuantas gotas de este aceite en agua y utilizar esta mezcla como antitranspirante.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Deberás hacer este procedimiento todas las mañanas y todas las tardes.

¿Por qué funciona este remedio?

El aceite de esta especie de avellana es otro magnífico remedio natural que funciona de maravilla como antitranspirante. Reduce el pH de tu piel, lo que ayuda a eliminar las bacterias causantes del mal olor en tus axilas.

6. Aloe Vera

Lo que necesitas:

  • Gel de aloe vera (en la cantidad necesaria)

Lo que debes hacer:

Toma un poco de gel de aloe vera entre tus dedos y aplícalo directamente sobre la piel de tus axilas. Déjalo actuar durante toda la noche y enjuágalo al día siguiente en la ducha.

También puedes tomar aproximadamente un cuarto de taza de jugo de aloe vera a diario.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Deberás hacer este procedimiento una vez al día, todos los días.

¿Por qué funciona este remedio?

El aloe vera es una fuente rica en antioxidantes y también posee propiedades antibacteriales, lo cual lo convierte en una de las mejores opciones para terminar con el mal olor de las axilas.

Al ingerir el jugo de aloe vera nos ayuda a atacar el problema internamente, pues este funciona como un desintoxicante natural del organismo y reduce el mal olor corporal.

Su aplicación tópica se encarga de eliminar las bacterias causantes de este mismo problema.

7. Bicarbonato de sodio

Lo que necesitas:

  • Una cucharada de bicarbonato de sodio
  • Una cucharada de jugo de limón

Lo que debes hacer:

Mezcla el bicarbonato de sodio con el jugo de limón en cantidades iguales. Aplícalo directamente sobre las axilas y déjalo actuar de 2 a 3 minutos. Posteriormente date un baño como acostumbras.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Puedes hacer esta práctica a diario por varias semanas.

¿Por qué funciona este remedio?

El bicarbonato de sodio ayuda a mantener tus axilas secas y libres de sudor, al mismo tiempo que su acción antibacterial combate las bacterias que provocan este problema.

Lee nuestra guía sobre las propiedades y beneficios del Bicarbonato de sodio

8. Ajo

Lo que necesitas:

  • Ajo (en la cantidad que se requiera)

Lo que debes hacer:

Mastica unos cuantos dientes de ajo a diario. Si el sabor del ajo te parece demasiado intenso, en su lugar agrega un poco de ajo picado a tus alimentos. También puedes considerar la opción de tomar algún suplemento de ajo.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Debes consumir una porción de ajo todos los días.

¿Por qué funciona este remedio?

Aunque parezca sorprendente, el consumo regular del ajo ayuda a reducir el mal olor corporal. Esto puede deberse a sus excelentes propiedades antioxidantes y antimicrobianas.

9. Jugo de limón

Lo que necesitas:

  • 1/2 limón

Lo que debes hacer:

Toma medio limón y frótalo directamente en la región de tus axilas. Deja secar el jugo sobre tu piel y, una vez seco, enjuaga con abundante agua.

Si tu piel es sensible, puedes mezclar el jugo de medio limón con media taza de agua y aplica esta mezcla sobre tu piel con ayuda de una bolita de algodón.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Deberás hacer este procedimiento todos los días hasta que observes una mejoría.

¿Por qué funciona este remedio?

Los limones poseen una gran acidez y cuentan con propiedades antibacterianas, lo cual ayuda a reducir el pH de tu piel al mismo tiempo que impiden que habiten las bacterias que ocasionan el mal olor en esta región.

10. Aceite de coco

Lo que necesitas:

  • Aceite de Coco (en la cantidad que se requiera)

Lo que debes hacer:

Toma un poco de aceite de coco con tus dedos y colócalo sobre la piel de tus axilas. Déjalo en la zona hasta que se absorba por completo.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Este procedimiento se puede hacer de una a dos veces al día, preferentemente después de tomar un baño.

¿Por qué funciona este remedio?

El aceite de coco está constituido por ácidos grasos de cadena media, los cuales poseen potentes agentes antimicrobianos que ayudan a mantener a raya a las bacterias causantes del mal olor al mismo tiempo que restauran el pH de tu piel.

Lee nuestra guía sobre los beneficios de tomar aceite de coco en ayunas

11. Peróxido de hidrógeno

Lo que necesitas:

  • 1 cucharadita de peróxido de hidrógeno al 3 %
  • Almohadillas de algodón

Lo que debes hacer:

Toma una cucharadita de peróxido de hidrógeno al 3 % y viértelo dentro de una taza de agua. Empapa una almohadilla de algodón en esta solución y limpia el área de tus axilas con la misma.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Este procedimiento se puede hacer cada vez que sientas que has sudado en demasía.

¿Por qué funciona este remedio?

El peróxido de hidrógeno es frecuentemente utilizado por sus propiedades antisépticas que ayudan a eliminar las bacterias causantes del mal olor en esta área.

12. Ácido Bórico

Lo que necesitas:

  • Ácido bórico (la cantidad necesaria)

Lo que debes hacer:

Toma un poco de ácido bórico y espolvoréalo sobre tus axilas.

¿Qué tan frecuentemente lo debes hacer?

Se recomienda aplicarlo de 1 a 2 veces al día, de preferencia después del baño.

¿Por qué funciona este remedio?

El ácido bórico posee la acidez y la propiedad bactericida necesarias para reducir el pH de la piel, lo cual dificulta la supervivencia de las bacterias en esta zona y ayuda a contrarrestar el mal olor.

Causas del mal olor

El olor de las axilas, así como cualquier otro olor corporal, está directamente relacionado con el sistema de las glándulas apocrinas.

Estas son un conjunto de glándulas ubicadas en regiones específicas del cuerpo tales como las axilas, el busto, los oídos, los pezones y el área genital.

La función concreta de las mismas es regular las secreciones como la leche materna (en el caso de los senos) o de cerilla (en el caso de los oídos) y, de igual manera, la secreción de sudor en el área genital y en las axilas.

Y es justo el sudor que secretan estas glándulas lo que produce el olor, pues cuando las secreciones se combinan con las bacterias, el sudor adquiere su característico olor desagradable.

En el caso de los niños, el olor de las axilas y de su cuerpo en general es mucho más tenue e imperceptible; si llega a ser penetrante o desagradable frecuentemente, se debe a algún padecimiento o desequilibrio corporal tal como:

  • Una pubertad precoz
  • Una dieta muy rica en especias o cebolla
  • El síndrome del olor a pescado
  • El uso de ropa elaborada con fibras sintéticas
  • Alguna condición médica como la diabetes, hiperhidrosis o fenilcetonuria
  • Una exacerbación de las glándulas sudoríparas

Pero, sin importar cuál sea la causa específica, si tú padeces de mal olor en las axilas, a continuación te presentaremos varias recetas naturales que pondrán fin a este molesto problema.

Algunos otros consejos para ayudarte a disminuir el mal olor

  • Toma grandes cantidades de agua durante el día.
  • Toma un baño al menos una vez al día.
  • Procura incluir en tu dieta una mayor proporción de frutas, vegetales, pescado y pollo.
  • Utiliza un buen jabón antibacterial para tu higiene diaria.
  • Evita consumir comidas con sabores muy fuertes como cebolla y curry.
  • Sécate con toallas limpias después de cada baño.
  • Mantén el vello de tus axilas afeitado.
  • Utiliza un buen desodorante o antitranspirante.
  • Procura usar ropa elaborada con materiales naturales, como el algodón o la lana, y evita los tejidos sintéticos.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here