Cómo fortalecer tu sistema inmunológico de forma simple y 100% natural

Nuestro sistema inmunológico es capaz de protegernos de virus y bacterias que ingresan al organismo por los alimentos u otras vías. Sin embargo, esta herramienta protectora puede debilitarse y con ello permitir infecciones que nos perjudiquen.

Conozcamos los mejores consejos para evitar que esto ocurra y tener nuestras defensas bien robustecidas.

Lee también nuestra guía sobre 9 Alimentos Para Subir Tus Defensas

1. Duerme bien y controla el estrés

La falta de sueño y el estrés aumentan la concentración de cortisol, hormona que al estar elevada por mucho tiempo debilita el sistema inmune.

El estrés emocional conllevará a malestares estomacales, problemas cutáneos, del corazón y otras enfermedades, algo comprobado por la ciencia.

Lee nuestra guía para saber más sobre 8 Formas Para Aliviar El Estrés Naturalmente

2. No fumes tabaco

El tabaco socava las defensas inmunes básicas e incrementa el riesgo de padecer bronquitis, neumonía e infecciones del oído medio, en niños expuestos al humo, condición que se conoce como, fumadores pasivos.

3. Baja la ingesta de alcohol

El excesivo consumo de alcohol afecta el sistema inmune e incrementa el riesgo de sufrir infecciones pulmonares.

4. Aliméntate con frutas, verduras, nueces y semillas

Las frutas, verduras, nueces y semillas aportan los nutrientes necesarios para tener un sistema inmune fuerte y una buena salud general.

Un estudio emprendido con adultos mayores reveló que comer frutas y verduras mejora la respuesta de los anticuerpos a la Pneumovax, vacuna que protege contra la neumonía por Streptococcus (1).

5. Consume probióticos

Numerosos estudios apuntan a que suplementar la alimentación con probióticos reduce la incidencia de infecciones gastrointestinales y respiratorias.

Los productos lácteos fermentados también han demostrado reducir las infecciones respiratorias en adultos y niños (2).

Lee también nuestra guía sobre los 10 Mejores Alimentos Probióticos Que Deberías Estár Comiendo

6. Gana más luz solar

La vitamina D se gana con el sol y poca de esta se relaciona con un mayor riesgo de infecciones respiratorias, entre otros problemas de salud.

Una exposición sin protección solar por 10 o 15 minutos durante los meses de verano, será más que suficiente para obtenerla. La luz solar de noviembre a febrero no alcanza.

Un estudio de 2010 concluyó que un suplemento de 1200 UI por día de vitamina D reduce el riesgo de influenza en niños (3).

Pese a esto, otro estudio de 2012 que incluyó suplementos de 1000 UI para adultos con cáncer de colon, no reveló ninguna protección contra infecciones respiratorias (4).

7. Aliméntate con más ajo

El ajo es un agente antimicrobiano de amplio espectro que refuerza el sistema inmune. Para mejores resultados, agrégalo a las comidas justo antes de servirlas porque el calor activa sus propiedades.

Lee también nuestra guía sobre Por Qué La Mezcla Detox De Jengibre y Ajo Es Buena Para Tu Salud

8. Come hongos medicinales

Un estudio demostró que los hongos medicinales como el shiitake y el maitake, también conocidos como, “gallina del bosque”, mejoran la función inmune de mujeres con cáncer de mama (5).

9. Hierbas que mejoran el sistema inmunológico

Las hierbas inmunoprotectoras como el eleuterococo (Eleutherococcus senticosus), el ginseng asiático (Panax ginseng), el ginseng americano (Panax quinquefolius) y el astrágalo (A. membranaceus).

Son frecuentemente recomendadas para hombres y mujeres con tendencia a sufrir infecciones.

10. Prepara una tintura de equinácea

La equinácea es ideal para fortalecer las defensas del cuerpo cuando este es atacado por virus respiratorios.

Elaboración

Mezcla en un frasco una taza de raíz de echinacea purpurea, especie que se sabe potencia el sistema inmune y reduce la intensidad y duración de los resfriados, con 1 ½ taza de vodka.

La bebida destilada debe cubrir la raíz por unos 5 centímetros. Cierra el frasco y agita todos los días. Cuela durante 4 semanas y guarda en un envase limpio.

Toma ½ cucharadita de la tintura diluida en agua cada dos horas durante los problemas respiratorios. Reduce la dosis a ½ cucharadita solo 3 veces al día por el tiempo que dure el resfriado, después de 2 días de haber comenzado a beber el remedio.

Factores que perjudican el sistema inmune

El óptimo funcionamiento del sistema inmune depende de la interacción de varios factores, tanto que la ciencia aún investiga al respecto.

Lo que sí se ha precisado es lo que perjudica a nuestra principal barrera contra daños a la salud. Conozcamos algunas de estas causas.

Productos comerciales

Los productos que ofrece el mercado de la salud que aseguran mejorar el sistema inmune, no son bien vistos por la ciencia porque muchos de ellos pueden ser contraproducentes.

Los atletas con “dopaje sanguíneo”, bombeo de sangre para mejorar su sistema inmunológico y el rendimiento deportivo, corren el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Son muchos los tipos de células que forman parte de la respuesta inmune, por lo que es difícil determinar cómo impulsar su funcionamiento.

La ciencia aún no precisa cuántas células o cuál es la mejor combinación de estas, para que el sistema inmunológico funcione a un nivel óptimo.

La edad y la inmunidad

La respuesta inmune se pierde con la vejez, lo que en consecuencia deja al organismo más expuesto a infecciones e incluso, cáncer.

La incidencia de enfermedades relacionadas con la edad aumenta al mismo tiempo que mejora la expectativa de vida.

Aunque muchas personas envejecen saludablemente, la conclusión médica es que comparados con los jóvenes, los ancianos son más propensos a contraer infecciones de las vías respiratorias y morir por ellas.

Estas infecciones, la influenza y en especial, la neumonía, son causa frecuente de muerte en mayores de 65 años.

Aunque nadie ha podido precisar el porqué sucede, científicos han observado una disminución de las células T que combaten las infecciones.

¿Qué se puede hacer?

Se cree que durante la vejez hay una conexión entre la nutrición y la inmunidad.

Una forma de desnutrición que es sorprendentemente común, incluso en países desarrollados, es la relacionada con los micronutrientes.

Significa que la persona tiene deficiencia de vitaminas esenciales y minerales traza, que se obtienen o complementan con la dieta.

Aunque un suplemento vitamínico ayudará a los ancianos que tienden a comer menos y a tener poca variedad en su alimentación.

Lo mejor será consultar con un nutricionista geriátrico, por las potenciales repercusiones de la edad y a la presencia posible de enfermedades.

¿Cómo debe ser tu alimentación?

Los científicos advierten que las personas en condición de pobreza son más vulnerables a las enfermedades infecciosas, porque no alimentan al cuerpo con la nutrición que el sistema inmune demanda.

La medicina tiene evidencia en animales de que un deficiente consumo de micronutrientes como zinc, selenio, hierro, cobre ácido fólico, y vitaminas A, B6, C y E, altera la respuesta inmune.

Lo que debes hacer ante una sospecha de tener deficiencia de micronutrientes, es tomar suplementos multivitamínicos y minerales todos los días, en el caso de que no te gusten los vegetales.

Estos suplementos, además de beneficiar a tu salud, fortalecerá el sistema inmunológico.

Hierbas y otros suplementos para fortalecer el sistema inmune

Aunque algunas hierbas y suplementos sí suman ingredientes que favorecen la respuesta inmunológica, muchos de ellos no, algo sustentado por la ciencia.

Preguntas frecuentes

¿El ejercicio es bueno o malo para el sistema inmune?

Es excelente. El ejercicio regular mejora la salud cardiovascular, baja la presión arterial, protege contra enfermedades y ayuda al control de peso, entre otros beneficios.

También favorece a la correcta circulación sanguínea, lo que permite que las células y las sustancias del sistema inmunológico se muevan a través del cuerpo y cumplan su función.

¿Tener frío te enferma?

Según la ciencia, no. Exponerse al frío moderado no incrementa la susceptibilidad a la infección.

La mayoría de los expertos coincide en que la causa de los numerosos casos de influenza y resfriados durante el invierno, no está asociado al frío.

Lo que ocurre es que estamos más tiempo en casa y en contacto cercano con otras personas que pueden pasar los gérmenes.

Pese a esto, algunos experimentos con ratones revelan que la exposición al frío puede reducir la capacidad del cuerpo para combatir una infección. En cuanto a los estudios con humanos, los resultados no han sido concluyentes.

Conclusión

Falta mucho por investigar sobre el sistema inmunológico y sus mecanismos.

Pero no hay dudas de que tener un estilo de vida saludable con buenos hábitos alimenticios, más ejercicio y descanso, es la base para un organismo saludable y bien protegido.

Comparte este artículo en las redes sociales para que tus amigos y seguidores también aprendan a cómo fortalecer el sistema inmunológico.

 

Ver También:

Cómo Dejar De Beber Alcohol: Guía Efectiva Paso A Paso

30 Beneficios Probados Del Ejercicio Y De Tener Una Buena Condición Física

12 Propiedades Increíbles de La Canela Para Tu Salud

Referencia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here