Hipotiroidismo, fertilidad e infertilidad: la guía definitiva

 

El hipotiroidismo es la principal causa para lograr y mantener un embarazo. El bajo funcionamiento de la tiroides tiene un impacto negativo en la salud reproductiva y es más común de lo que creemos.

Si te está costando trabajo embarazarte, verificar tu tiroides es el primer paso para conseguir un resultado exitoso. Afortunadamente, para las mujeres con hipotiroidismo, hay varias formas naturales para mantener saludable a esta glándula.

Además de monitorear los niveles de la hormona tiroidea y tomar los medicamentos adecuados, hay ciertos alimentos, nutrientes y hierbas que pueden mejorar tu tiroides.

¿Qué Es Y Por Qué Es Importatne la Glándula Tiroides?

La tiroides tiene forma de mariposa y rodea parcialmente la tráquea.

Produce hormonas como la tiroxina (T4) y pequeñas cantidades de triyodotironina (T3), que es la forma más activa de la hormona tiroidea y le dice a las células qué hacer.

Un punto muy importante es que la hormona T4 se convierte en hormona T3 dentro de las células diana o células objetivo, que tienen el receptor específico para la hormona.

Las hormonas tiroideas hacen lo siguiente:

  • Influyen en el metabolismo de carbohidratos, proteínas y grasas.
  • Controlan el metabolismo, regulando la tasa de consumo de oxígeno y la consecuente producción de calor a nivel celular.
  • Durante el embarazo, el desarrollo del feto es controlado por la hormona tiroidea materna, que luego recibe la ayuda de la hormona tiroidea fetal. Después del parto, el crecimiento y el desarrollo continúan siendo regulados por la glándula tiroides.
  • Se requiere una función tiroidea saludable para la actividad de otras hormonas como la del crecimiento, así como para controlar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el funcionamiento cerebral adecuado.

La Tiroides y El Sistema Endocrino

La tiroides es parte del sistema endocrino y está bajo el control del hipotálamo y la glándula pituitaria en el cerebro. Para comprender el papel que desempeña la tiroides como glándula endocrina, vamos a dividir en partes el proceso:

El hipotálamo produce la hormona liberadora de tirotropina (TRH), la cual le indica a la glándula pituitaria que secrete la hormona estimulante de la tiroides (TSH).

La TSH le indica a la tiroides que produzca la hormona tiroidea, que luego es transportada a las células diana por la globulina fijadora de tiroxina (TBG). La hormona tiroidea, unida a la TBG, está inactiva hasta que se libera y entra en la célula diana.

Importante: la hormona tiroidea regula su propia producción al decirle a la hipófisis que reduzca la producción de TSH en un ciclo de retroalimentación negativa.

Puedes reconocer la TSH de tu prueba de laboratorio, ya que se usa comúnmente para medir la actividad de la tiroides.

En resumidas cuentas, a mayores niveles de hormona tiroidea, más bajos serán los niveles de la TSH y, al contrario, a menor hormona tiroidea, los niveles de la TSH serán más altos.

Así, los médicos usan la TSH baja para diagnosticar hipotiroidismo (una tiroides con baja actividad) y una TSH alta para diagnosticar hipertiroidismo (una tiroides con actividad superior a la normal).

Sin embargo, no es correcto basarse solamente en los niveles de la TSH para el diagnóstico de los problemas de tiroides, pues da una imagen incompleta y engañosa (más adelante tocaremos este tema).

Lee nuestra guía sobre el hipotiroidismo: Qué es, causas, síntomas, y tratamiento

Un Equilibrio Delicado: Las Glándulas Endocrinas Y El Equilibrio Hormonal

También bajo el control del hipotálamo y la glándula pituitaria están los ovarios y las glándulas suprarrenales.

  • En respuesta a la hormona luteinizante (LH) producida por la hipófisis, así como a la hormona folículo estimulante (FSH), los ovarios producen estrógeno y progesterona.
  • En respuesta a la hormona adrenocorticotrópica (ACTH) secretada por la hipófisis, las glándulas suprarrenales producen la hormona del estrés, es decir, el cortisol.

Puedes pensar en todas estas glándulas (hipotálamo, hipófisis, tiroides, ovarios, glándulas suprarrenales) como parte de un sistema, por lo que cualquier desequilibrio influirá en las otras glándulas y hormonas del sistema.

Definición del Hipotiroidismo

Cuando la función tiroidea no es suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo, se llama hipotiroidismo y puede provenir de diversas fuentes:

– Un problema en la tiroides puede impedirle producir suficiente hormona tiroidea T4. En este caso, los niveles de T4 serán bajos y la TSH será alta, porque no habrá suficiente T4 para inhibir la producción de TSH de la pituitaria en el ciclo de retroalimentación negativa.

La enfermedad de Hashimoto es un ejemplo donde la tiroides no puede mantenerse al día con las necesidades del cuerpo, porque el sistema inmune la está atacando (1).

– La deficiencia de yodo es otra causa de hipotiroidismo, porque el yodo es necesario para la producción de la hormona tiroidea (2).

– Otra razón por la que la T4 podría no producirse es debido a problemas con el hipotálamo o la hipófisis. En este caso, tanto la T4 como la TSH pueden ser bajas.

– Incluso la tiroides puede producir mucha T4, pero no se está convirtiendo a la T3 más activa en las células diana. En este caso, los niveles de T4 y TSH pueden parecer adecuados, pero la T3 resultará más baja de lo normal.

Síntomas de un Bajo Funcionamiento de la Tiroides

Si presentas más de tres de estos síntomas, considera hacerte un examen de tiroides:

  • Anormalidades del ciclo menstrual.
  • Aumento de peso o dificultad para perder peso.
  • Baja temperatura corporal.
  • Bocio (tiroides hinchada).
  • Calambres musculares.
  • Depresión e irritabilidad.
  • Dificultad para concebir o mantener un embarazo.
  • Eczema.
  • Falta de aliento.
  • Fatiga y debilidad.
  • Intolerancia al frío.
  • Neblina mental (confusión, dificultad para concentrarte, pérdida de memoria).
  • Piel seca y áspera.
  • Cabello seco y quebradizo, o caída del cabello.
  • Problemas digestivos, generalmente estreñimiento o tránsito lento de alimentos.
  • Pulso lento.
  • Reducción de la libido.

Lee nuestra guía sobre los 10 signos y síntomas del hipotiroidismo

Nuevas Pautas para kas Pruebas de Tiroides

Realizar Pruebas Completas de Hormonas Tiroideas

Muchos médicos solo miden la TSH y la T4 y, aunque tengas síntomas de hipotiroidismo, puede parecer que tu función tiroidea es normal.

Pero podrías tener problemas, como una conversión deficiente de T4 a T3 o altos niveles de rT3 (la T3 inversa), que solo se descubren haciéndote pruebas adicionales.

Al revisar la función tiroidea, un enfoque más integral sería evaluar la TSH, la T4 total (unida o no unida a TBG), la T4 libre (no unida a TGB), T3 total y T3 libre.

También debe incluirse la rT3, si está disponible, así como las pruebas de la presencia de autoanticuerpos tiroideos.

Entender los Niveles de TSH para Diagnosticar el Hipotiroidismo

Los expertos consideran de 0.3 a 3.0 mUI/L como rango normal para los niveles de TSH. Cualquier cosa por encima de 3.0, se considera hipotiroideo.

Algunos endocrinólogos creen que un porcentaje de mujeres puede tener dificultades para quedar embarazadas o mantener un embarazo a un nivel de TSH superior a 2.0 mUI/L, lo que puede indicar una función tiroidea deficiente.

Los estudios indican que los niveles de TSH deben estar por debajo de 2.5 mUI/L antes de la concepción (3).

Monitorear la Tiroides es Imprescindible para un Embarazo Saludable

En este sentido, se han establecido nuevas pautas para las pruebas de TSH yT4 para mujeres embarazadas de manera trimestral (4).

-Rango normal de TSH:

  • 1o.trimestre: 0.1-2.5 mUI/L
  • 2o.trimestre: 0.2-3.0 mUI/L
  • 3o.trimestre: 0.3-3.0 mUI/L

A modo de comparación, el rango normal antes era de 0.4-4.0 mUI/L, que se consideraba normal para mujeres embarazadas y no embarazadas (5).

El hipotiroidismo evidente ahora se define en el embarazo como:

  • Niveles de TSH superiores a 2.5 mUI/L y disminución de T4 libre.
  • Niveles de TSH superiores a 10 mUI/L, independientemente de los niveles de T4 libre.

El hipotiroidismo subclínico ahora se define en el embarazo como niveles de TSH entre 2.5 y 10 mUI/L y niveles normales de T4 libre (6).

Las Hormonas y los Medicamentos Reproductivos Afectan la Salud de la Tiroides

La función tiroidea influye en el equilibrio hormonal reproductivo, pero las hormonas reproductivas también afectan la función tiroidea.

Los niveles altos de estrógeno, ya sea por una elevada producción o por estar tomando estrógenos exógenos, pueden reducir la cantidad de hormona tiroidea activa.

Esto se debe a que el exceso de estrógeno aumenta la TBG, la proteína que une y transporta la T4 y la T3, pero también las vuelve inactivas.

Si el funcionamiento de tu tiroides es normal, habrá un aumento compensatorio de la hormona tiroidea. Pero en las mujeres con hipotiroidismo, esta compensación no ocurre y los síntomas pueden empeorar por el  exceso de estrógenos (7).

Finalmente, hay muchos medicamentos que bloquean la función tiroidea, incluidos esteroides, betabloqueadores, barbitúricos, medicamentos para reducir el colesterol y ciertos anticonvulsivos (8).

Si experimentas síntomas de baja función tiroidea, asegúrate de investigar los medicamentos que estás tomando para detectar el impacto que tienen en la tiroides.

Hipotiroidismo, Fertilidad y Embarazo

Fertilidad y Concepción

La concepción es más difícil para las mujeres hipotiroideas, debido a la disfunción ovárica asociada.

Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo interrumpen el equilibrio hormonal reproductivo y las mujeres con trastornos tiroideos a menudo tienen anormalidades en el ciclo menstrual como periodos muy abundantes, escasos o irregulares.

Aunque no se han definido los mecanismos precisos de la alteración hormonal, el hipotiroidismo se asocia con niveles reducidos de FSH y LH, que son necesarias para la maduración del folículo ovárico y la producción ovárica de estrógeno y progesterona.

El hipotiroidismo también se ha relacionado con el desarrollo de quistes ováricos, que pueden retroceder con el tratamiento de la tiroides (9).

El Embarazo

La hormona tiroidea es importante para el desarrollo placentario y fetal. No es raro que los trastornos de la tiroides se desarrollen durante el embarazo, con una incidencia entre el 10 y el 15 %.

El embarazo puede verse como una prueba de estrés para la tiroides en el sentido de que la producción de la hormona tiroidea debe aumentar en un 20-50 % para adaptarse a las mayores necesidades metabólicas de la madre y el desarrollo del feto.

Si una mujer es incapaz de producir suficiente hormona tiroidea por un hipotiroidismo clínico o subclínico, aumenta el riesgo de:

  • Aborto espontáneo
  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Problemas de desarrollo posnatal (10, 11, 12)

La causa más común de hipotiroidismo en mujeres en edad reproductiva es la enfermedad de Hashimoto. La presencia de autoanticuerpos tiroideos se usa para diagnosticar reacciones tiroideas autoinmunes.

Cuando estos autoanticuerpos tiroideos están presentes, las tasas de abortos espontáneos, partos prematuros y problemas del neurodesarrollo son mayores, incluso cuando la función tiroidea parece normal en otras pruebas (13, 14).

Por lo tanto, es recomendable realizar pruebas cada 4-6 semanas para las mujeres con autoanticuerpos tiroideos, incluso en ausencia de enfermedad, debido al aumento del riesgo de desarrollar hipotiroidismo durante el embarazo.

Lee también nuestra guía sobre los 10 alimentos y bebidas prohibidos en el embarazo

Las Glándulas Suprarrenales Sanas Son Importantes para la Tiroides Sana

Es importante entender que no todos los problemas de tiroides se originan en esa glándula. La disfunción suprarrenal influirá en la función tiroidea.

Por lo tanto, tratar la tiroides sin proporcionar soporte suprarrenal puede ser ineficaz. Las glándulas suprarrenales se ubican en la parte superior de los riñones y median las respuestas múltiples del cuerpo a todas las formas de estrés.

Para hacer esto, las glándulas suprarrenales secretan hormonas como cortisol, adrenalina y noradrenalina, que actúan sobre distintos sistemas como el nervioso, muscular, inmunológico y cardiovascular.

El vínculo entre la función suprarrenal y la tiroidea se reconoció hace décadas, debido a la coexistencia de enfermedades suprarrenales con trastornos tiroideos (15).

Malos hábitos alimenticios, un horario apretado, estrés emocional, cafeína, intolerancias alimenticias, trastornos inmunológicos y otros desencadenantes, contribuyen al estrés suprarrenal con niveles elevados de hormonas del estrés, como el cortisol.

El estrés suprarrenal puede manifestarse por fatiga, alteraciones del estado de ánimo, inmunidad reducida, insomnio, antojos, desequilibrios de azúcar en la sangre y otros problemas.

También se manifiesta en desequilibrios tiroideos, por ejemplo, el exceso de cortisol influye en el hipotálamo y la función de la hipófisis al alterar la liberación de TRH por parte del hipotálamo.

Recuerda que la TRH le dice a la pituitaria que produzca TSH, que le indica a la tiroides que debe producir la hormona tiroidea.

El estrés suprarrenal también reduce la conversión de T4 a T3 activa en las células diana e incluso puede disminuir la actividad de los sitios en la tiroides que son importantes para la producción de la hormona tiroidea.

Si el estrés suprarrenal continúa a largo plazo, con el tiempo se desarrollará fatiga suprarrenal, de modo que las glándulas suprarrenales ya no producirán niveles suficientes de cortisol y otras hormonas para satisfacer las necesidades del organismo.

La insuficiencia suprarrenal se ha relacionado con hipotiroidismo subclínico y también con una mayor incidencia de reacciones tiroideas autoinmunes como las de Hashimoto (16, 17).

Pon a tu Tiroides en Forma para la Concepción y el Embarazo

Debido al vínculo entre el hipotiroidismo y la capacidad reproductiva, antes de intentar concebir es importante promover la salud de la tiroides directa e indirectamente a través de los sistemas inmunitario y suprarrenal.

Tratamiento Médico del Hipotiroidismo

Se recomienda el tratamiento con levotiroxina (T4) para el hipotiroidismo, independientemente de la causa (18).

El problema de prescribir T4 es la baja probabilidad de que ayude a las mujeres cuyos síntomas se deben a una conversión ineficiente de T4 a T3 o a la producción de niveles elevados de rT3.

Por todo lo descrito antes, muchos médicos optan por un enfoque que proporcione tanto T3 como T4.

Además, si las glándulas suprarrenales no están sanas, recetar solo T4 simplemente seguirá echando «leña al fuego».

Nutrición e Hipotiroidismo

Enfócate en alimentos ricos en nutrientes y antinflamatorios, siguiendo una dieta con variedad de verduras y frutas coloridas, más una cantidad pequeña de proteínas, grasas y granos integrales.

A continuación verás una lista de algunos nutrientes importantes para la salud de la tiroides. Puedes tomarlos en forma de suplementos de buena calidad, pero lo mejor es obtener la mayor cantidad posible de nutrientes a partir de los alimentos.

Yodo

Es necesario para la producción de hormona tiroidea e importante para el desarrollo fetal y postparto temprano.

Los requerimientos de yodo en la dieta son más altos en el embarazo, ya que la demanda de T4 y T3 es más alta, y no es inusual que los niveles de yodo disminuyan durante esta etapa.

Los estudios han demostrado que los hijos de mujeres con deficiencia de yodo leve a moderada (concentraciones de yodo urinario entre 50-150 ml/L) durante el embarazo, tienen un mayor riesgo de problemas en su desarrollo neurológico (19).

La dosis diaria recomendada de yodo en mujeres embarazadas es de 220 mcg y 290 mcg durante la lactancia, mientras que la dosis diaria recomendada para mujeres no embarazadas es de 150 mcg (20).

Ten cuidado de no sobresuplementar con yodo, puesto que puede conducir al hipotiroidismo en mujeres susceptibles a este mineral.

Fuentes de alimentos :algas, mariscos, lácteos orgánicos, huevos, fresas.

Selenio

Es importante para la función de varias enzimas implicadas en la función tiroidea. Además, disminuye los niveles de autoanticuerpos tiroideos.

Algunas mujeres embarazadas pueden tener bajos niveles de selenio, lo cual puede contribuir a la disfunción tiroidea postparto.

La dosis diaria recomendada para el embarazo es de 60 mcg. Existe cierta evidencia de que la suplementación a largo plazo con niveles más altos (unos 200 mcg) puede contribuir al desarrollo de la diabetes tipo 2 (21).

Fuentes de alimentos: carne magra orgánica, pescado, nueces de Brasil, queso, huevos, levadura nutricional, hígado, mantequilla, pescado de agua fría, allium (cebolla, ajo, puerro), champiñones, tomates, vegetales de color verde.

Zinc

Se cree que participa en muchos aspectos del funcionamiento tiroideo. Asegúrate de que tu multivitamínico contenga la dosis diaria recomendada para el embarazo, que es de 11 mg (22).

Fuentes de alimentos: carne roja magra orgánica, queso, pato, ganso, pavo, arenque, nueces de Brasil, pepitas o semillas de calabaza, granos integrales, pepinos, cáscara de sandía, chícharos, zanahorias, betabel.

L-tirosina

Se usa en la síntesis de la hormona tiroidea. Asegúrate de no tomar este suplemento en exceso y consulta a tu médico antes de usarla si estás tomando hormona tiroidea.

Alimentos recomendados: huevos, algas, pescado, aves de corral orgánicas, carne de cerdo orgánica, carne de caza, frijoles, semillas de ajonjolí, semillas de calabaza.

Ácidos Grasos Esenciales Omega 3

Disminuyen la inflamación y respaldan la función equilibrada del sistema inmunitario. Los bebés nacidos de mujeres con niveles insuficientes de omega 3 tienen un mayor riesgo de problemas en el sistema nervioso y de la vista.

Los derivados del pescado son más biodisponibles que los de la linaza. Los expertos recomiendan 200-300 mg de ácido docosahexaenoico (DHA, por sus siglas en inglés) por día durante el embarazo (23, 24).

El DHA es un ácido omega 3 derivado del pescado, pero compra una buena marca, porque los aceites de pescado de mala calidad son perjudiciales.

Fuentes de alimentos: pescado de agua fría como salmón, arenque, sardinas, anchoas, caballa, trucha. Evita peces más grandes como el atún, que acumula altos niveles de mercurio.

Lee nuestra guía sobre los 17 beneficios de los ácidos grasos omega 3 basados en la ciencia

Vitaminas E, C y A

Estas vitaminas son poderosos antioxidantes, antinflamatorios y refuerzan el sistema inmunológico. Las recomendaciones diarias para el embarazo: A (770 mcg), C (85 mg), E (15 mg) (25).

Vitaminas Del Grupo B

La deficiencia de vitamina B12 es común en personas con hipotiroidismo (26).

Lo mejor es tomar un complejo de vitamina B para obtener la gama completa. Pero todavía mejor es consumir una variedad de alimentos de buena calidad para obtener este grupo vitamínico.

Fuentes de alimentos: carnes y aves orgánicas, pescado, levadura de cerveza, productos lácteos, huevos, nueces (cómpralas con cáscara), semillas de girasol, semillas de ajonjolí, cereales integrales.

También están los espárragos, espinacas, camotes, aguacates, plátanos, chabacanos secos, dátiles, higos, lentejas, frijoles, chícharos.

Qué Evitar para que tu Tiroides Funcione Bien

Comer en exceso: puede contribuir a los trastornos tiroideos autoinmunes (27).

Exceso de sal: contribuye a las reacciones autoinmunes.

Gluten de trigo: el gluten es inflamatorio debido a la dificultad para digerirlo. La investigación sugiere que la enfermedad celíaca, trastorno autoinmune relacionado con el gluten de trigo, puede desencadenar reacciones tiroideas autoinmunes (28, 29).

Otros alimentos inflamatorios: grasas procesadas, alcohol, azúcar, harina refinada.

Soya: puede inhibir la función tiroidea.

Semillas de linaza: pueden inhibir la función tiroidea.

Verduras crucíferas crudas (brócoli, coliflor, col rizada, repollo), pueden inhibir la función tiroidea. Siempre cómelas cocidas.

Ayúdate con las Hierbas

El mejor momento para tomarlas es cuando te estás preparando para la concepción, pero es indispensable que hables con tu médico antes de usar cualquier suplemento si estás tomando hormona tiroidea.

Maca (Lepidium meyenii): un superalimento nutritivo que apoya la función pituitaria, tiroidea, suprarrenal y reproductiva (30).

Vitex (Vitex agnus-castus): brinda un soporte endocrino a través de su acción en la glándula pituitaria. Sus efectos primarios están en los ovarios, pero también brinda apoyo tiroideo y suprarrenal (31).

Ginseng Asiático (Panax ginseng): funciona como adaptógeno (influye en el hipotálamo y la pituitaria para aumentar la resistencia al estrés). Funciona como tónico suprarrenal y reproductivo y estimula la función tiroidea.

Esta hierba es mejor para personas seriamente debilitadas y no es apropiada para menores de 40 años, porque puede ser demasiado estimulante (32).

Eleutero (Eleutherococcus senticosus): funciona como adaptógeno y tónico suprarrenal. Puede ser demasiado estimulante para algunas personas, pero es menos estimulante que el Ginseng asiático (33).

Ashwagandha (Withania somnifera): adaptógeno, tónico suprarrenal, tónico para el sistema reproductivo y estimulante de la tiroides (34).

Como es un inmunomodulador (puede modular las respuestas inflamatorias del cuerpo), se usa para ayudar con la enfermedad de Hashimoto. Puede ser útil para la infertilidad relacionada con el estrés.

Schisandra (Schisandra chinensis): adaptógeno, tónico suprarrenal y hierba inmunomoduladora con actividad estimulante de la tiroides (35).

Se usa para la enfermedad de Hashimoto. Beneficia la salud del hígado y puede ayudar con la infertilidad relacionada con el estrés.

Rodiola (Rhodiola rosea): otro adaptógeno y tónico suprarrenal que brinda soporte al sistema reproductivo (36).

Regaliz (Glycyrrhiza glabra): adaptógeno y tónico suprarrenal que contiene fitoestrógenos que pueden equilibrar las actividades de estrógeno del cuerpo. También es inmunomodulador (37).

Proporciona soporte hepático y esto es importante porque se requiere una función hepática saludable para el equilibrio hormonal.

Guggul (Commiphora mukul): tónico ayurvédico que admite conversión T4-T3 y función reproductiva saludable (38).

Extracto De Avena (Avena sativa, A. fatua): es compatible con la función de la tiroides y es un tónico suprarrenal nutritivo compatible con el sistema nervioso (39).

Gotu Kola (Centella asiática): compatible con la función tiroidea. Ha sido usada como apoyo en el hipotiroidismo subclínico. Ayuda a una mejor producción de FSH y LH cuando el funcionamiento de la tiroides es bajo (40).

Importante: puede ser difícil obtener centella asiática de buena calidad, asegúrate de comprar de una fuente acreditada.

Algas Marinas: una buena fuente de minerales, incluido el yodo. No exageres, ya que demasiado yodo suprimirá la función tiroidea. El yodo en las algas puede proteger la tiroides de la radiactividad (41).

Como hemos visto, es muy importante hacerte una prueba adecuada de tiroides si te está costando trabajo concebir, si has experimentado dos o más abortos involuntarios, o si sospechas de un problema de tiroides.

Solicita a tu médico un examen completo de hormonas tiroideas para un diagnóstico exacto y trabaja estrechamente con él para garantizar que los niveles de hormona tiroidea permanezcan estables y tengas un embarazo saludable.

Apoya la salud de la tiroides y de tu organismo a través de alimentos, nutrientes y hierbas que tienen un impacto positivo en tu tiroides y todo el sistema endocrino.

Consulta a tu médico antes de tomar cualquier suplemento.

Cuéntanos si has tenido alguna experiencia de la tiroides.

Nos vemos.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here