Histamina: qué es, para qué sirve y cómo se relaciona con las alergias

 

Probablemente has escuchado hablar de los medicamentos para las alergias denominados antihistamínicos. Como su nombre lo indica, su principal función es amortiguar el efecto de las histaminas.

En este artículo exploraremos qué son las histaminas, cuál es su función en el organismo y por qué las alergias están relacionadas con estas sustancias.

¿Qué Es Y Para Qué Sirve La Histamina?

Las histaminas son químicos que libera el sistema inmunológico y actúan igual que los guardias de seguridad: cuando un elemento indeseable entra al organismo y causa problemas, lo identifican y desencadenan una reacción inmune para eliminarlo.

Lee también nuestra guía sobre los 8 mejores remedios caseros para tratar la alergia

¿Por Qué Es Importante La Histamina?

Estas reacciones pueden ser muy diversas, pero todas tienen la finalidad de eliminar un peligro potencial, que pueden ir desde los estornudos y el lagrimeo, hasta la inflamación.

Las histaminas son parte importante de tu sistema defensivo y, sin ellas, las complicaciones de un resfriado podrían ser mucho más graves.

¿Te has preguntado por qué algunas personas son alérgicas al polen, a los animales o a las nueces?

Pues esto se debe a que algunos tienen un sistema inmunológico que sobrerreacciona a determinadas sustancias y las interpreta como peligrosas, aunque en realidad no lo sean.

Aunque tu cuerpo está tratando de defenderse, una reacción alérgica exagerada, ante un agente inocuo, puede ser bastante molesta e incluso peligrosa.

Hay quienes deben lidiar cada año con alergias estacionales, porque entran en contacto con el polen, pero también hay quienes están en riesgo de sufrir un shock anafiláctico si por error consumen, aunque sea cantidades mínimas, cacahuates o algún derivado.

¿Dónde Y Cuándo Se Produce La Histamina?

Cuando el cuerpo entra en contacto con un patógeno real o algo que no es dañino por sí mismo, pero que detona una reacción defensiva, manda una señal de alarma a cierto tipo de células llamadas mastocitos que liberan estaminas.

Estas células están por todo tu cuerpo: en la piel, mucosas, intestinos y la sangre.

Las histaminas pasan de los mastocitos al torrente sanguíneo y se acumulan en la zona que el cuerpo siente bajo ataque.

La acumulación de histaminas deriva en inflamación, que provoca que otros químicos del cuerpo viajen hasta la zona para atacar al alergógeno y reparar el tejido dañado.

El resultado, si por ejemplo eres alérgico al polen, será que cuando tu nariz entre en contacto con él, las histaminas provoquen que las mucosas segreguen moco para neutralizar a las partículas extrañas.

Otras reacciones que pueden aparecer son estornudos, tos y ojos llorosos.

La reacción puede llegar a tal punto, que las mucosas de la nariz se inflaman lo suficiente como para impedirte respirar normalmente.

Las Histaminas Y Las Alergias Alimenticias

Las histaminas también son las responsables directas de las alergias alimenticias. Una persona puede ser alérgica a una gran cantidad de alimentos, pero entre los más alergógenos destacan las nueces, los mariscos y el pescado.

Algunas personas tienen enfermedad celiaca, lo cual quiere decir que son alérgicas al gluten, un compuesto que se encuentra en el trigo.

Así mismo, hay ciertos productos que de manera natural son altos en histaminas, como los alimentos fermentados y las bebidas alcohólicas, especialmente el vino tinto. Las alergias al alcohol son relativamente comunes entre la población.

Los síntomas de una alergia alimenticia son muy variados y pueden incluir sarpullidos, malestar general, vómitos, inflamación de los labios y la cara, e incluso bloqueo respiratorio.

Lee nuestra guía sobre los 10 remedios caseros para las alergias nasales

Las Histaminas Y Otras Alergias

 

Las alergias no se limitan a cosas que puedes ingerir o respirar, también existen alergias a ciertos medicamentos como la penicilina y sus derivados, y hay quienes reaccionan particularmente mal a ciertas vacunas.

Algunas plantas y animales ponzoñosos, como insectos y víboras, utilizan la histamina como defensa, pues su veneno contiene altas concentraciones, que al entrar en contacto con el cuerpo, provocan reacciones alérgicas exageradas y dolorosas.

Algunas pueden ser locales, pero otras detonan una reacción en cadena que afecta a todo el organismo y pueden causar la muerte.

¿Cómo Funcionan Los Antihistamínicos?

Seguramente has notado que los antigripales, además de un analgésico y un descongestivo, contienen sustancias que terminan en mina, como la clorfenamina o la dexclorfeniramina.

Esto es porque son antihistamínicas y, como su nombre lo indica, neutralizan un poco la acción de las histaminas, ocasionando una disminución en los síntomas que provocan.

Su forma específica de acción es unirse a unos receptores de las moléculas de la histamina llamada H1 para desactivarla por algunas horas.

Sin embargo, los antihistamínicos no suelen ser muy efectivos de manera aislada y funcionan mejor cuando se combinan con otros medicamentos.

Uno de sus efectos secundarios más frecuentes es la somnolencia.

¿Cómo Se Combaten Las Alergias?

Existen varias formas de combatir las alergias. Muchas veces desaparecen solas, pero en la mayoría de los casos quedan latentes.

La manera más fácil de controlar una alergia es evitar exponernos a la causa, pero cuando se trata de elementos que flotan en el ambiente, no siempre se puede.

Normalmente, se recurre a los antihistamínicos para alergias leves o moderadas.

En casos graves, cuando la inflamación de los tejidos o las mucosas es severa, se recurre a derivados esteroideos como la prednisona, aunque sea un medicamento fuerte y de uso delicado.

Algunas terapias acostumbran poco a poco al sistema inmunológico a la sustancia alergógena, y después de una prueba cutánea para identificar las alergias principales, se desarrolla una vacuna personalizada que debe administrarse cada tercer día.

Algunos indican que este tipo de tratamiento es efectivo, pero muchos otros insisten en que no les ayuda, incluso que empeora sus síntomas.

De cualquier forma, debes saber que cada alergia es diferente y siempre debes consultar a un especialista antes de decidirte por un medicamento o tratamiento.

 

Queremos saber tu opinión.

Seguimos en contacto.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here