Manguito rotador: anatomía, lesión y tratamiento

 

Una de las regiones más afectadas en los deportistas de alta competencia y las personas que sufren golpes y caídas, es la articulación del hombro.

El manguito rotador es una estructura de músculos y tendones que le dan firmeza a tu hombro. Y los cuatro músculos que lo componen son:

  1. Supraespinoso.
  2. Infraespinoso.
  3. Redondo menor.
  4. Supraescapular.

Como profesional de la salud, una de mis funciones es informar acerca de los factores de riesgo, causas y tratamiento para que puedas prevenir, reconocer y tratar a tiempo, este tipo de lesiones, antes de llegar a una intervención quirúrgica.

Anatomía del Manguito Rotador

El hombro es una articulación esférica donde la cabeza del húmero se encaja en la cavidad glenoidea, la cual es poco profunda. Y está formado por tres huesos:

  1. Húmero, hueso superior.
  2. Escápula, hueso posterior.
  3. Clavícula, hueso anterior.

Nuestro brazo se mantiene en la cavidad glenoidea del hombro, gracias a los músculos del manguito rotador, que se unen como tendones, formando un revestimiento alrededor de la cabeza del húmero, lo que te permite mover y estabilizar la articulación del hombro; así como mover, girar o levantar tu brazo en diferentes direcciones.

Entre el manguito rotador y la parte más externa y alta de la escápula (acromion), hay un saco lubricado, llamado bursa, que permite a los tendones deslizarse libremente cuando mueves el brazo. Cuando los tendones del manguito rotador se lesionan, esta bolsa puede inflamarse y producir dolor, lo que comúnmente conocemos como bursitis.

Causas de la lesión del manguito rotador

Los 2 mecanismos que producen las lesiones del manguito rotador son:

  • Lesión Aguda: si tienes una caída con el brazo extendido, la fuerza del impacto se reflejará en tu hombro, causando no solo lesión del manguito rotador, sino una luxación de la articulación o hasta fractura de la clavícula (1).
  • Lesión Degenerativa: la degeneración se produce en el brazo dominante, como consecuencia del uso prolongado. Cabe mencionar, que las personas que no acuden al médico a tiempo, suelen lesionarse también el hombro opuesto, intentando compensar la función del hombro lesionado (1).

Factores De Riesgo

Varios factores contribuyen a las lesiones agudas y degenerativas del manguito rotador, entre los cuales podemos nombrar:

  • Edad: las lesiones del manguito rotador son causadas en gran parte por el desgaste normal que acompaña al envejecimiento y, por esta razón, las personas mayores de 40 años corren mayor riesgo. Las personas jóvenes suelen padecer este tipo de lesiones después de un golpe o caída.
  • Estrés repetitivo: la repetición del mismo movimiento de manera frecuente y prolongada puede generar lesiones en los músculos de tu hombro. Este hecho se ha evidenciado en la práctica del béisbol, tenis, remo y levantamiento de pesas, así como en actividades que desempeñan los pintores y carpinteros, que utilizan siempre el mismo del hombro.
  • Disminución de suministro de sangre: con el envejecimiento, el flujo sanguíneo de tu manguito rotador disminuye, lo que afecta directamente la capacidad de regeneración ante una lesión, resultando en un desgarre de algún tendón o músculo de tu hombro.
  • Espolón óseo: es el crecimiento de tejido óseo producido con el pasar de los años, lo que genera un punto de fricción entre el hueso y el tendón, donde este último se va debilitando, haciendo que se incremente la posibilidad de lesión o desgarro. Se desarrolla con mayor frecuencia en la parte inferior del acromion.

Síntomas de que tienes una lesión en el manguito Rotador

Los síntomas más comunes de un desgarre del manguito rotador incluyen:

  • Dolor en reposo y durante la noche, sobre todo si te acuestas sobre el hombro afectado.
  • Dolor al levantar y bajar el brazo, o con movimientos específicos.
  • Debilidad al levantar o girar el brazo.
  • Sensación crepitante al mover el hombro en ciertas posiciones.

Inicialmente, el dolor puede presentarse al alcanzar cosas en la parte superior de tu armario, pero, después de un tiempo, hasta el simple descenso de tu brazo puede doler (2).

Posteriormente, el dolor se puede intensificar, en especial si duermes sobre tu hombro lesionado. El efecto de los analgésicos va disminuyendo y, actividades tan sencillas como peinarte el cabello o cepillarte los dientes, se convierten en una molestia (3).

Examen Médico

A lo largo de mi experiencia, como profesional de la salud, he comprobado que la historia clínica y el examen físico son las herramientas más potentes en el diagnóstico, a tal punto, que podrían definir hasta el 80% de los casos.

Cuando acudas al médico, antes de pasar al examen físico, te hará una serie de preguntas:

  • ¿Desde cuándo?
  • ¿Dónde?
  • ¿Con qué intensidad?
  • Hacia dónde se irradia el dolor y si está acompañado de otros síntomas.

Te realizarán pruebas de movimiento pasivas y activas en tu hombro. Primero serás tú quien moverá en diferentes direcciones el brazo, para luego realizar movimientos similares, pero con cierta carga que genere un mayor esfuerzo (4).

Esto evidenciará que estructura de tu manguito rotador está lesionada. No obstante, existen otras maniobras que realizará tu médico para descartar lesiones de tu región cervical, el pinzamiento de algún nervio e inclusive artritis.

Existen otros métodos que nos ayudan a confirmar el diagnóstico, entre los que tenemos:

  • Rayos X.
  • Resonancia  Magnética.
  • Ultrasonografía.

Una placa de rayos X, además de ser el examen más económico, se utiliza para descartar algún tipo de alteración en tus huesos, como una fractura.

El ultrasonido es una de las pruebas menos invasivas, que no requiere de radiación como los Rayos X, y se usa para observar tejido blando como músculos y tendones, por lo que nos ofrece una buena óptica del tipo de lesión, que estructura está afectada y hasta qué grado ha llegado la lesión (5).

La resonancia magnética suele ser más costosa que las dos anteriores, sin embargo, es la prueba de elección de todos los profesionales, pues no solamente se observa la ubicación y el tipo de lesión, sino que nos permite determinar si es reciente o antigua (6).

Tratamiento de la lesión del manguito rotador

Si tienes una lesión en tu manguito rotador y no has consultado a tu médico ni guardado reposo, el daño puede ser irreversible y necesitar de cirugía.

Un dolor prolongado en tu hombro o brazo es una buena razón para consulta médica, pues el tratamiento oportuno puede prevenir las complicaciones y te permitirá regresar más pronto a tu rutina normal.

El objetivo de cualquier tratamiento es reducir el dolor y restaurar la función normal de las estructuras afectadas. Existen una serie de opciones en el tratamiento de las lesiones del manguito rotador, las cuales se adaptan al tipo de lesión de cada individuo (7).

Dicho esto, tu médico considerará los factores mencionados, los combinará con sus conocimientos y criterios, y podrá darte el tratamiento adecuado.

No te recomiendo que realices el mismo tratamiento de tu amigo, vecino o colega, pues aunque tenga los mismos síntomas, puede tener un diagnóstico diferente.

Tratamiento No Quirúrgico

Podemos sugerir ciertas opciones como:

  • Descanso e inmovilización: si acudiste al médico a tiempo y la lesión no es grave, probablemente con reposo e inmovilización, usando un cabestrillo a modo de protección, será suficiente para una buena recuperación.
  • Modificación del estilo de vida: por razones laborales, este tipo de tratamiento puede ser imposible. Sin embargo, si es posible, te sugiero que informes a tus superiores para que tomen las medidas necesarias durante tu ausencia y tu empleo no se vea afectado (8).
  • Analgésicos comunes: entre los más conocidos y de venta libre tenemos el ibuprofeno de 400 mg y el naproxeno de 500 mg. Es conveniente que elijas uno y tomes una cápsula cada 8 horas, por un tiempo no mayor a cinco días (9).

Debido al riesgo de padecer gastritis con estos medicamentos, es ideal que los acompañes con una toma diaria de Omeprazol de 20 mg todas las mañanas, treinta minutos antes del desayuno, por diez días para proteger tu mucosa gástrica.

  • Ejercicios de Rehabilitación y Fisioterapia: existen ejercicios específicos que pueden contribuir al aumento de flexibilidad y rango de movimiento de la zona afectada. Recuerda que el fortalecimiento de las demás estructuras de tu hombro, ayudarán al músculo o tendón lesionado, aliviando el dolor y previniendo otras lesiones (10).
  • Corticoides intramusculares: este tipo de tratamiento solo se administrara en caso de no obtener los resultados con las alternativas anteriores, aunque, frecuentemente, los médicos los usamos como terapia coadyuvante, fortaleciendo el efecto de la rehabilitación.

Dependiendo del tipo de lesión, el tratamiento no quirúrgico suele ser efectivo, pero tiene algunas desventajas:

  • Aumento del tamaño de la lesión, conforme pasa el tiempo.
  • Limitación de ciertas actividades, debido al reposo.
  • Reacciones secundarias producidas por el uso prolongado de los medicamentos.

Guías de Estiramientos:

5 Ejercicios Para Mejorar Lesiones Del Manguito Rotador

12 Posiciones De Yoga Para Bajar De Peso Rápidamente

8 Posiciones Fáciles De Yoga Para Aliviar El Dolor De La Ciática En 16 Minutos O Menos

Tratamiento quirúrgico

Quiero informarte que el tratamiento quirúrgico alivia el dolor y mejora la función del hombro en el 80% de los pacientes, pero este porcentaje disminuye, si la lesión es muy antigua. Por esto enfatizo la importancia de que acudas al médico lo antes posible (11).

Tu médico recomendará la cirugía en los siguientes casos:

  • Fracaso del tratamiento no quirúrgico.
  • Dolor continuo, por más de seis o doce meses.
  • Si eres físicamente activo y te impide continuar con tus actividades laborales.
  • Si eres un atleta de alta competencia.
  • Una lesión o rotura muscular mayor de 3 cm.
  • Debilidad o pérdida significativa de la función de tu hombro.
  • Si la lesión es reciente.

La cirugía se basa en la reparación de la estructura del manguito rotador lesionada. Hay diferentes tipos de lesiones, y la cirugía se adapta a ellas, por lo que, el procedimiento para tu hombro será muy distinto al de otros pacientes (12).

Si bien la cirugía suele ser efectiva, es mi deber indicarte los riesgos que debes tener en consideración:

  • Infección.
  • Rigidez permanente.
  • Complicaciones de la anestesia.
  • A veces, suele ser muy largo el tiempo de recuperación.

Me gustaría saber tu opinión y, si tienes alguna consulta, adelante.

Nos vemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here