¿Para qué sirve la metformina?, efectos secundarios, usos, dosis y más

¿Qué es la metformina?

La metformina es un fármaco antidiabético de aplicación oral que se vende al público bajo su denominación genérica y bajo nombres de marcas farmacéuticas como Glucofage, Glucofage XR, Fortamet, Glumetza y Riomet, entre los más conocidos.

¿Para qué sirve la metformina?

La metformina es el medicamento de prescripción más usado para el control de la diabetes tipo 2, aunque en los últimos años ha estado siendo utilizado para otros propósitos, por ello hoy te aclararé para qué sirve la mtformina realmente, sus efectos secundarios, dosis y mucho más.

Este medicamento es efectivo reduciendo los niveles elevados de azúcar en la sangre, pero a diferencia de muchos otros antidiabéticos no produce hipoglucemia por sí solo.

La metformina ha demostrado tener una efectividad similar a la de la insulina, las sulfonilureas y las tiazolidinedionas en la disminución de los altos niveles de azúcar en la sangre, y es utilizada especialmente para tratar y prevenir la diabetes tipo 2. (Referencia)

También se usa para tratar la resistencia a la insulina, bajar de peso aunque no tengas diabetes, tratamiento del Síndrome de Ovario Poliquístico y se está estudiando su uso para reducir el riesgo de cáncer.

En un estudio de 314.127 personas se encontró que la metformina podría ayudar a prevenir el cáncer en pacientes con diabetes tipo 2, al actuar sobre un supresor tumoral llamado LKB1. (Referencia)

Recuerda: A diferencia de otros medicamentos antidiabéticos, la metformina no produce hipoglucemia, sino que es un antihiperglicemiante.

Indicaciones y usos de la Metformina

A continuación, explicaremos estos y otros beneficios de la Metformina a más detalle.

1.- La Metformina puede tratar y prevenir la diabetes tipo 2

Debido a la resistencia a la insulina los pacientes con diabetes tipo 2 tienden a tener niveles exageradamente altos de azúcar en la sangre.

Al reducir el azúcar en la sangre, la Metformina puede prevenir el daño permanente a los órganos (provocado por los altos niveles de azúcar en la sangre) que podría conducir a su disfunción o falla (Referencia)(Referencia).

Está demostrado que la Metformina tiene estos efectos gracias a la enzima AMPK, que produce y aumenta la absorción de azúcar de la sangre en los músculos (Referencia).

También se sabe que la Metformina puede disminuir el azúcar en la sangre al inhibir la gluconeogénesis, proceso en el que se genera glucosa a partir de carbohidratos como el glicerol, lactato y ciertos aminoácidos (Referencia).

Por otra parte, un estudio con pacientes en riesgo de desarrollar diabetes encontró que quienes eran tratados con Metformina tenían un riesgo 31% menor de diabetes tipo 2 en comparación con los que recibieron un medicamento placebo (Referencia).

El estudio también demostró que la Metformina era efectiva en la prevención de diabetes en pacientes que presentaban niveles de azúcar en la sangre e índices de masa corporal relativamente altos.

2.- La metformina ayuda a mejorar la resistencia a la Insulina

La resistencia a la insulina es uno de las principales causas de diabetes tipo 2, pero también se mira en el Síndrome de Ovario Poliquístico. (Referencia) (Referencia)

En estudios in vitro y en animales, la metformina ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina, y disminuye los efectos de la resistencia a la insulina en pacientes diabéticos. (Referencia) (Referencia) (Referencia)

En otra investigación en ratas se encontró que la metformina combinada con la electroacupuntura ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina, al activar el GLUT4, una enzima que ayuda a actuar a la insulina. (Referencia)

Asimismo, otro estudio clínico con 10 pacientes reveló que la Metformina podía mejorar la sensibilidad a la insulina producida al realizar ejercicio (Referencia).

3.- ¿La metformina sirve para adelgazar?

Si, la metformina ayuda para bajar de peso. Muchas personas que no tienen diabetes usan este medicamento para bajar de peso.

En un estudio en 30 pacientes obesos no diabéticos que tomaron metformina, este medicamento les ayudó a perder peso con éxito. (Referencia)

Si quieres conocer más sobre cómo usar y cómo funciona la metformina para adelgazar lee este artículo.

En un estudio con mujeres de mediana edad que padecían de altos niveles de insulina, relacionados con aumento de peso y el azúcar en la sangre, se encontró que el uso de Metformina en combinación con una dieta ayudó a mantener una pérdida de peso constante (Referencia).

A su vez, en otro estudio pero con 19 pacientes con VIH y lipodistrofia (distribución anormal de la grasa corporal), la Metformina fue capaz de disminuir el índice de masa corporal (IMC) y la circunferencia de la cintura (Referencia).

Sin embargo, en un estudio de 114 mujeres con diabetes gestacional, se encontró que la Metformina no tuvo ningún efecto referente a pérdida de peso después del parto (Referencia).

¿Si tomas Metformina para adelgazar en cuánto tiempo funciona?

En un estudio doble ciego en donde se administró Metformina a un grupo de pacientes y a otro se le suministró placebo se observó una disminución del peso corporal, porcentaje graso y de la ingesta de alimentos en 15 días. (Referencia) Pero, puede tomar mucho más que ello, entre 3 a 4 meses, para evidenciar una disminución significativa de peso. (Referencia)

Sin embargo, es necesario destacar que la Metformina no es una píldora ideada para bajar de peso. Más bien, es uno de sus efectos secundarios, pero que es deseado en los pacientes obesos o diabéticos, para ayudar a estabilizar el peso corporal.

Si tomarás Metformina para aprovechar el efecto adelgazante debes hacerlo incorporando hábitos dietéticos saludables y ejercicios. Por ejemplo, caminar por 30 minutos todos los días es beneficioso.

4.- ¿La meformina se usa para tratar el Síndrome de Ovario Poliquístico?

El Síndrome de Ovario Poliquístico es un desorden hormonal casi siempre acompañado de obesidad y resistencia a la insulina. La meformina ayuda a tratar los síntomas del Síndrome de Ovario Poliquístico, como son los ciclos menstruales irregulares y el exceso de insulina del cuerpo. (Referencia)

La metformina ayuda a los pacientes con Síndrome de Ovario Poliquístico a bajar de peso y reducir su Indice de Masa Corporal (IMC). (Referencia)

También podría ayudar a mejorar la fertilidad, reducir el riesgo de aborto espontáneo y la inflamación relacionada con el Síndrome de Ovario Poliquístico. (Referencia)

Si quieres conocer más de cómo puede ayudar la metformina a tratar los síntomas del Síndrome de Ovario Poliquístico lee este artículo.

5.- La Metformina protege tu corazón

Un desequilibrio en los niveles de azúcar en la sangre es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Al reducir tu resistencia a la insulina, la Metformina puede reducir el nivel de azúcar de tu sangre y mejorar la absorción de azúcar de la sangre en tus músculos (Referencia).

Además, es segura de usar incluso después de un ataque cardíaco (Referencia).

En un estudio con 25 pacientes con VIH, se encontró que la Metformina puede reducir factores de riesgo importantes de enfermedad cardíaca, como los niveles de insulina en la sangre, la circunferencia de la cintura y el índice de masa corporal (IMC) (Referencia).

En otro estudio con más de 645 mil pacientes con diabetes tipo 2, la Metformina pudo disminuir los latidos cardíacos irregulares o fibrilación auricular (Referencia).

En estos mismos estudios también se observó que la Metformina puede disminuir el estrés oxidativo y el daño provocado a las células del músculo cardíaco.

En estudios que involucraron a casi 20 mil pacientes diabéticos con aumento de la coagulación sanguínea, la Metformina incrementó su tasa de supervivencia después de dos años en comparación con los grupos de control (Referencia).

La Metformina también puede disminuir el riesgo de muerte súbita provocada por complicaciones cardíacas, según pruebas en ratas diabéticas (Referencia).

6.- La Metformina ayuda a reducir el colesterol

La Metformina puede reducir los niveles del colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL), el cual es malo para tu cuerpo (Referencia).

Un estudio que incluyó a 24 pacientes no diabéticos con colesterol alto demostró que la Metformina puede reducir los niveles de colesterol total junto con los de LDL en comparación con los grupos de control.

Esta disminución fue mayor con dosis más altas del medicamento (Referencia).

Una revisión de estudios con más de 3 mil pacientes encontró que, si bien la Metformina no afecta la presión arterial, los niveles de colesterol bueno (HDL) ni lo niveles de grasa en la sangre (triglicéridos) en pacientes diabéticos, si puede reducir el colesterol total y LDL (Referencia).

7.- ¿La Metformina podría ayudar a tratar y prevenir algunos tipos de cáncer?

Para prevención del cáncer

El uso continuo de Metformina en más de 300 mil pacientes con diabetes tipo 2 demostró que podía prevenir el crecimiento y diseminación de ciertos tipos de cáncer (Referencia).

Un estudio que incluyó tanto a personas sanas como diabéticas concluyó que el desarrollo de una forma de cáncer de hígado llamada carcinoma hepatocelular era hasta dos veces más alta en pacientes sanos que pacientes diabéticos bajo tratamiento con Metformina (Referencia).

De la misma forma, otro estudio encontró que los pacientes con diabetes tipo 2 que usaron Metformina redujeron hasta un 60% el riesgo a desarrollar otro tipo de cáncer de hígado llamado colangiocarcinoma intrahepático (Referencia)(Referencia).

En el mismo estudio también se registró una reducción del 50% al 85% en el riesgo de padecer cáncer de páncreas, de pulmón, colorrectal y de mama.

Un metanálisis (análisis de diferentes estudios) señaló que el riesgo a desarrollar cáncer de pulmón disminuía en un 29% y el de cáncer de sistema respiratorio en un 15% gracias a la Metformina (Referencia).

Sin embargo, el metanálisis no hace distinción sobre los pacientes con cáncer que fuman y quiénes no.

Como tratamiento del cáncer

Se cree que la Metformina tiene un papel importante en el retraso del crecimiento tumoral canceroso, pero se necesita de más investigación para descubrir su mecanismo de acción (Referencia).

Además, en un estudio de 302 pacientes diabéticos con cáncer de páncreas tratados con Metformina, se encontró que los pacientes tenían un menor riesgo de muerte, una mejor tasa de supervivencia y más probabilidades de sobrevivir a dos años (Referencia).

Al combinarse con medicamentos quimioterapéuticos, la Metformina puede ser un tratamiento efectivo para el tratamiento de cáncer de mama debido a que reduce la resistencia a la quimioterapia (Referencia).

Una gran variedad de estudios clínicos sobre diferentes tipos de cáncer indican que la Metformina no solo tiene grandes efectos preventivos sobre el desarrollo del cáncer, sino también efectos positivos sobre la progresión de la enfermedad (Referencia).

Sin embargo, un estudio hecho con una base de datos de más de 80 mil pacientes con diabetes encontró que la Metformina no estaba directamente relacionada con la reducción del riesgo de cáncer, lo que indica que los estudios previos fueron parciales (Referencia).

8.- La Metformina podría protegerte del daño provocado por la Gentamicina

La Gentamicina es un antibiótico poderoso que puede dañar gravemente tu sistema auditivo y riñones (Referencia).

Se ha visto en estudios con animales que la Metformina puede proteger y tratar el daño producido en los riñones causado por la Gentamicina (Referencia)(Referencia)(Referencia).

En otros estudios con animales se demostró que la Metformina también puede protegerte de la pérdida de audición causada por la Gentamicina (Referencia)(Referencia).

9.- La Metformina podría tratar la disfunción eréctil

Diferentes estudios realizados tanto en animales como en humanos con resistencia a la insulina, diabetes y obesidad relacionados con la disfunción eréctil han demostrado que la Metformina puede mejorar dicha condición (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

10.- La Metformina podría retrasar el envejecimiento

Una gran variedad de estudios ha sugerido que la Metformina puede ralentizar los procesos que llevan al envejecimiento. Este efecto se debe probablemente a la activación de la enzima AMPK (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

¿Para qué sirve la Metformina de 500 mg?

La metformina se usará exclusivamente en casos de diabetes de madurez no complicada con cetosis, cuando hayan fracasado los intentos de controlar la enfermedad con dieta sólo, o con dieta más sulfonilureas. (Referencia)

Así, el esquema en adultos puede iniciar con 500 mg dos veces al día pudiendo aumentar a 1000 mg dos veces al día. (Referencia)

En niños entre 10 a 17 años, obesos y con diagnóstico de Diabetes Mellitus tipo 2 menor a dos años de evolución se requiere un esquema de 1000 – 2000 mg al día. (Referencia)

La titulación de la dosis en este caso, Diabetes tipo II, puede hacerse semanalmente, siempre y cuando sean tabletas de 500 mg con lo que se haya iniciado la terapia.

¿Para qué sirve la Metformina de 850 mg?

La metformina de 850 mg es indicada como dosis inicial en el tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo 2 en adultos e incluso en niños y adolescentes. (Referencia)

También se indica para el tratamiento de la obesidad, bien sea una tableta de 850 mg una vez al día o 1000 mg al día. (Referencia)

Además, la metformina tableta de 850 mg es indicada en el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico tanto en pacientes obesas (habitualmente se indica dos veces al día) o no (una sola tableta al día), bien sea adultas o adolescentes. (Referencia)

¿Cuál es la diferencia entre la Metformina de 500 mg y 850 mg?

La diferencia más marcada entre la Metformina de 500 mg y de 850 mg, además de la mayor concentración del componente activo en la última, es el tiempo en el que se deben realizar los controles para ajustar la dosis, es decir, la titulación del medicamento.

La metformina de 500 mg se puede ajustar semanalmente en incrementos de 500 mg al comprobar el nivel de glucosa en sangre en ayuno y la HBA1c. En tanto que la Metformina de 850 mg se ajusta cada dos semanas 0 cada 15 días realizando los mismos controles o incluso tomando como referencia una glucosa plasmática rápida que es aquella que se realiza con un glucómetro capilar. (Referencia)

Esta diferencia surge en que existe una clara relación entre la dosis y la respuesta del organismo a la misma. (Referencia)

¿Cómo funciona la metformina y cuál es su mecanismo de acción?

Este medicamento pertenece al grupo de las biguanidas. Son un tipo de medicamentos que funcionan de forma similar y comparten una estructura química similar.

La metformina reduce la glucosa (el azúcar en la sangre) que elabora el hígado, disminuye la cantidad de glucosa que tu cuerpo absorbe, y aumenta los efectos de la insulina en las células de tu cuerpo que usan la glucosa. La insulina es una hormona que te ayuda a metabolizar el azúcar de tu sangre. Esto, consecuentemente disminuye el azúcar en tu sangre.

No se conoce con exactitud cómo trabaja la metformina en el organismo, se cree que actúa sobre la AMPk al indicar a las células musculares que aumenten la absorción de glucosa. Su acción principal es disminuir la hiperglucemia. (Referencia)

La metformina está disponible en tabletas de uso oral y, en algunas marcas, en solución oral. En el mercado se consiguen tabletas tanto de liberación inmediata como de liberación prolongada.

¿A los diabéticos tipo 2 les basta con consumir metformina?

La diabetes tipo 2 es la más común en el mundo, abarcando alrededor de un 90% de los casos, que actualmente representan más de 380 millones de personas en todo el planeta.

Este tipo de diabetes es el que suele presentarse en el umbral de los 40 años y después. En principio la persona genera insulina normalmente, hasta que su organismo se hace resistente a la hormona y le empieza a subir el azúcar en la sangre.

Los diabéticos tipo 2 suelen ser personas algo obesas y deben combinar su tratamiento farmacológico con una dieta adecuada y un programa de ejercicios que le permita controlar el peso.

Otro aspecto a tener en cuenta respecto a la diabetes tipo 2 es que, a pesar de que está principalmente ligada a factores hereditarios, también puede desencadenarse en personas sin antecedentes genéticos por una serie de factores de estilo de vida, condiciones de salud y circunstancias climatológicas, que no están del todo claros.

Por lo anterior, todas las personas en mayor o menor medida estamos expuestas a contraer diabetes tipo 2, aunque esa posibilidad es muy baja en la gente sin antecedentes genéticos, sin sobrepeso y en buen estado de salud.

Lee sobre estos 8 simples pasos para prevenir la diabetes tipo 2

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de la Metformina?

Los efectos secundarios más comunes de la Metformina tienen que ver con complicaciones intestinales tales como náuseas, sabor metálico en la boca, malestar estomacal, diarrea y vómitos (Referencia).

Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir efectos secundarios como bajos niveles de azúcar en la sangre o acidosis láctica. Esto es debido a otros factores que pueden aumentar los riesgos a desarrollar dichas afecciones (Referencia).

Además, existen otros efectos secundarios más graves que debes tomar en cuenta antes de tomar Metformina.

1.- La Metformina puede aumentar tu riesgo de afecciones cognitivas

Un estudio con más de 7 mil pacientes con enfermedad de Alzheimer encontró que, en comparación con otros tratamientos para la diabetes como las tiazolidinedionas, las sulfonilureas y la insulina, la Metformina aumentaba el riesgo de desarrollar Alzheimer (Referencia).

Sin embargo, en otro estudio con casi 1,500 personas se demostró que el deterioro cognitivo relacionado con la Metformina se puede curar con la suplementación de calcio y vitamina B12 (Referencia).

2.- La Metformina puede contribuir a tener bajos niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

Por sí sola, la Metformina no puede conducir a niveles excesivamente bajos de azúcar en la sangre.

Sin embargo, las posibilidades de desarrollar hipoglucemia se aumentan cuando la Metformina se combina con otros factores de riesgo, como el uso de otros medicamentos para la diabetes, el consumo excesivo de alcohol, los ejercicios intensos o la ingesta insuficiente de calorías (Referencia).

No obstante, un metanálisis de mujeres embarazadas con diabetes encontró que la Metformina representa una menor amenaza de niveles bajos de azúcar en la sangre en recién nacidos, en comparación con la insulina (Referencia).

3.- Los anticonceptivos pueden disminuir los efectos de la Metformina

Aunque no existe evidencia de que la combinación de Metformina con anticonceptivos orales provoque daños a tu salud, los anticonceptivos orales si pueden disminuir los efectos de sensibilización a la insulina de la Metformina (Referencia).

4.- La Metformina puede causar acidosis láctica

La acidosis láctica es una condición caracterizada por la acumulación del ácido láctico en el cuerpo, lo que genera debilidad muscular y otras complicaciones (Referencia). En presencia de estos síntomas, suspende de inmediato el consumo de metformina y ponte en contacto con tu médico, dirigiéndote a la emergencia hospitalaria más cercana.

Dado que la Metformina reduce la degradación del lactato a glucosa, si el medicamento se acumula en grandes cantidades, puede inducir la acidosis láctica (Referencia).

El mecanismo exacto en que la Metformina induce la acidosis láctica es desconocido. Regularmente ocurre cuando el medicamento se combina con una afección de salud subyacente.

No obstante, parece que se relaciona con un incremento en la respiración anaeróbica en los intestinos, acumulándose una mayor cantidad de lactatos que el hígado no puede convertir en glucosa por el efecto antihiperglicemiante de la metformina.

Factores de Riesgo

Tu riesgo de desarrollar acidosis láctica por Metformina aumenta si padeces alguna de las siguientes condiciones:

  • Infecciones.
  • Cirugía reciente.
  • Daño renal o hepático.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Antecedentes de enfermedad cardíaca.
  • Consumo excesivo de alcohol o deshidratación.

Además, los adultos mayores tienen un mayor riesgo de desarrollar acidosis láctica (Referencia)(Referencia).

Síntomas

Los síntomas de acidosis láctica incluyen (Referencia):

  • Escalofríos.
  • Piel fría y azul.
  • Dolores musculares.
  • Dificultad para respirar.
  • Ritmo cardíaco irregular.
  • Mareos, náuseas y vómitos.
  • Agotamiento y somnolencia.
  • Dolor de estómago y diarrea.

En presencia de estos síntomas, suspende de inmediato el consumo de metformina y ponte en contacto con tu médico, dirigiéndote a la emergencia hospitalaria más cercana.

5.- La Metformina puede inducir una deficiencia de vitamina B12

Diferentes estudios han relacionado el uso de Metformina con deficiencias de vitamina B12, dependiendo de la dosis administrada (Referencia).

Se encontró también que los aumentos en las dosis de Metformina también incrementaban la incidencia de una deficiencia de vitamina B12.

En un estudio con 465 personas se observó que el 30% de los que usaban Metformina reportaban una absorción deficiente de vitamina B12, teniendo además un nivel de vitamina B12 en el cuerpo entre un 14% y 30% menor que las personas promedio (Referencia).

Sin embargo, esta deficiencia se puede corregir fácilmente tomando suplementos de vitamina B12 (Referencia).

Principales efectos secundarios de la metformina

La metformina y sus marcas comerciales se venden con una advertencia de “caja negra”, que es la más seria entre las utilizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos. (referencia)

La advertencia de caja negra estadounidense indica a los médicos, pacientes y expendedores de medicinas que se trata de un producto delicado, con posibles efectos peligrosos para la salud.

Un tratamiento similar recibe la metformina por parte de otras agencias gubernamentales de supervisión de medicamentos.

Los efectos secundarios más comunes de la Metformina son:

  • Diarrea
  • Gas intestinal
  • Dolor abdominal
  • Naúseas

Si estos síntomas no desaparecen en unos días habla con tu doctor.

¿Cuáles son los efectos gastrointestinales de la metformina?

dolor de estomago

El uso del fármaco puede producir malestares gastrointestinales tales como diarrea, náuseas, vómitos, dolor de estómago, gastritis e inapetencia. Estos efectos pueden ocurrir con menor intensidad cuando consumes la metformina junto con las comidas.

Cuando vas a usar metformina por primera vez y cuando debes incrementar la dosis, debes prepararte para registrar algún malestar gastrointestinal.

Los ensayos clínicos indican que más de un 50% de las personas a las que se les administra metformina de liberación inmediata sufren diarrea, mientras que más de un 25% padecen de nauseas y/o vómitos, presentándose en menores proporciones las demás molestias. (Referencia)

Para disminuir los malestares es conveniente comenzar con dosis pequeñas (entre 1 y 1,7 gramos por día) y aumentar lentamente la dosificación.

Las molestias gastrointestinales por el uso de metformina resultan bastante menos frecuentes en la medida en que usas el fármaco de manera seguida y prolongada.

También se han reportado casos de gente que presenta una distorsión del sentido del gusto, sintiendo en las cosas que come un inusual y desagradable sabor metálico.

Contraindicaciones de la Metformina

Existen medicamentos, sustancias y condiciones que pueden alterar la efectividad de la Metformina, así como aumentar el riesgo de padecer ciertos efectos secundarios.

1.- La Metformina está contraindicada en los pacientes con falla renal

Si padeces de insuficiencia renal, la metformina está estrictamente contraindicada en dichos casos. Esto se debe a que el fármaco podría acumularse más allá de lo normal puesto a que no se eliminaría con facilidad por tener problemas renales. (Referencia)

Sin embargo, actualmente se están modificando los consensos médicos debido a que cada vez más se publican estudios que apoyan el uso de la Metformina en la Insuficiencia Renal leve. Tanto así que la FDA ha cambiado sus directrices. (Referencia)

2.- No tomar Metformina si tienes Diarrea o Vómitos

Debido a que durante los episodios de diarrea y/o vómitos se puede producir un estado de deshidratación y con ello sobrevenir una falla renal aguda, se aconseja suspender el tratamiento con Metformina hasta mejorar dicha condición. (Referencia)

Esto también aplica para la fiebre, estados infecciosos como las infecciones respiratorias, urinarias y sepsis. Tampoco se recomienda utilizar Metformina en casos que existan enfermedades o condiciones que disminuyan el nivel de oxígeno en los tejidos como por ejemplo durante una hemorragia. (Referencia)

3.- Tomar alcohol disminuye los efectos de la Metformina

Ninguna persona que esté bajo tratamiento con metformina debe consumir alcohol en exceso y todo diabético o prediabético debe tener mucha moderación con las bebidas alcohólicas, incluso si no está usando el fármaco.

En este caso, las reacciones químicas que ocurren en el organismo están bastante claras. Mientras tu hígado se ocupa de procesar el alcohol que has ingerido, descuida su trabajo de enviar glucosa a la sangre, por lo que registras riesgos de sufrir una hipoglucemia, que puede ser tan mala como una hiperglucemia.

Un consumo excesivo de alcohol puede provocar la deshidratación y reducir los niveles de oxígeno en la sangre. Esto aumenta el riesgo de padecer acidosis láctica, uno de los efectos más comunes de la Metformina (Referencia).

Además, el consumo frecuente de alcohol también puede disminuir tus niveles de azúcar en la sangre, lo que puede provocar complicaciones al combinarse con la Metformina.

4.- La Metformina no debe usarse si padeces de cirrosis hepática

La cirrosis es la sustitución del tejido hepático sano por tejido cicatricial a causa de daño crónico.

Alrededor de un tercio de los pacientes con daño hepático crónico se han vinculado con una menor concentración de oxígeno en la sangre que viaja del corazón a tu cuerpo, conocida como hipoxemia arterial (Referencia).

Debido a que está condición está relacionada con el flujo sanguíneo, el uso de Metformina al padecer cirrosis hepática aumenta el riesgo de padecer acidosis láctica (Referencia)(Referencia)(Referencia).

Interacciones medicamentosas de la Metformina

Tomar Metformina con otros medicamentos puede suponer un riesgo a sufrir acidosis láctica u otras complicaciones severas o disminuir el efecto terapéutica de cualquiera de los fármacos. Así, las principales interacciones de la metformina ocurren con:

  • Otros medicamentos para la diabetes
  • Medicamentos para el sistema cardiovascular y el control de la presión arterial
  • Medicamentos para el colesterol
  • Medicamentos para el glaucoma
  • Topiramato
  • Fenitoína
  • Antibióticos
  • Medicamentos para el tratamiento de úlceras y otros trastornos estomacales
  • Fenotiazinas
  • Medicamentos para el dolor
  • Medicamentos para la malaria
  • Medicamentos hormonales
  • Medicamentos para la tuberculosis
  • Drogas tiroideas
  • Estrógenos

Para evitar las interacciones de la metformina con otros fármacos, tu médico deberá administrarte tu set de medicamentos, modificando las dosis y eliminándolas cuando lo juzgue conveniente.

Por ello, es importante cuando vayas a consulta y te prescriban metformina, informes detalladamente a tu médico de cualquier otra situación de salud que padezcas y de las medicinas que estés consumiendo.

 ¿Qué sucede si uso metformina con otros medicamentos para la diabetes?

La combinación de metformina con otros fármacos para la diabetes puede conducir a un cuadro de hipoglucemia. Entre estos medicamentos se encuentran:

  • Insulina
  • Medicamentos que estimulan la secreción de insulina, como glibenclamida o gliburida

En casos de posible interacción entre medicamentos para la diabetes, tu médico establecerá si conviene reducir la dosis o eliminar el uso del producto que rivaliza con la metformina.

La metformina no debe utilizarse para la cetoacidosis diabética, que es una descompensación por la diabetes tipo 1 que puede ocurrir en un lapso de pocas horas, poniendo en riesgo la vida.

La cetoacidosis diabética puede ser el primer signo de manifestación de la diabetes tipo 1, aunque también puede ocurrir en personas a las que ya les han diagnosticado esta enfermedad. La cetoacidosis diabética es menos común en personas con diabetes tipo 2.

¿Cuál es el riesgo de la interacción de la metformina con las medicinas para el sistema cardiovascular?

Hay algunos fármacos para el sistema cardiovascular y la presión arterial que pueden incrementar los niveles de metformina en tu organismo, aumentando las probabilidades de que sufras los efectos secundarios que provoca el fármaco antidiabético.

Entre estos medicamentos están:

  • Furosemida, que es un diurético que se prescribe para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, hipertensión y edemas.
  • Nifedipina, que se aplica en casos de angina de pecho y para la hipertensión arterial

Algunos medicamentos pueden tener el efecto contrario y reducir los niveles de metformina en el cuerpo. En estos casos, tu dosis de metformina no podrá cumplir con su papel de regulador glicémico. Entre estos fármacos se encuentran:

  • Algunos bloqueadores de los canales de calcio
  • Diurético tiazídico y algunos otros diuréticos

La metformina puede interactuar también con otros medicamentos como:

  • Digoxina: un glucósido empleado como agente contra las arritmias cardíacas y contra la fibrilación auricular
  • Procainamida: también prescrito contra trastornos del ritmo cardíaco
  • Quinidina: un derivado de la quina que es otro agente antiarrítmico clase I

La metformina puede hacer aumentar o disminuir los niveles en el organismo de estos medicamentos para el control del ritmo cardiaco, propiciando sus mayores efectos secundarios o evitando que funcionen a plenitud.

Lee las contraindicaciones de tomar metformina

¿Qué pasa si mezclo metformina con medicamentos para el colesterol?

La niacina o ácido nicotínico, más conocida como vitamina B3, tiene la capacidad de bloquear la lipólisis en los tejidos adiposos, lo que se traduce en una reducción de los niveles de VLDL o lipoproteínas de muy baja densidad, mejor conocidas como “colesterol malo”.

Igualmente, la niacina ayuda a subir el nivel de HDL, o lipoproteínas de alta densidad, que es el popular “colesterol bueno”.

El problema con los medicamentos a base de niacina para regular el colesterol (bajar el malo y subir el bueno) es que pueden hacer que la metformina pierda su efectividad.

Por regla general, siempre es preferible regularizar el colesterol por métodos naturales, que incluyen cambios en la dieta y ejercicios, evitando tener que usar fármacos.

Si normalizas tu colesterol de manera totalmente sana, podrás usar metformina para la diabetes sin interferencias entre fármacos que operan en direcciones distintas.

Lee sobre el colesterol No-HDL: qué es y porque es importante

¿Puedo usar metformina si tengo glaucoma?

El glaucoma es una afección ocular que presenta varios tipos, con evoluciones diferentes, por lo que existen muchos medicamentos en el mercado, entre estos:

  • Acetazolamida
  • Brinzolamida
  • Dorzolamida
  • Metazolamida

Todos estos medicamentos son inhibidores de la enzima anhidrasa carbónica, utilizados en el tratamiento del glaucoma y la hipertensión ocular, pero también tienen el problema que, mezclados con metformina, aumentan los riesgos de que se presente una acidosis láctica.

¿Puedo consumir al mismo tiempo metformina y topiramato?

El topiramato es un fármaco utilizado en el tratamiento de la epilepsia, la migraña, el Trastorno Límite de la Personalidad y como estabilizador del estado de ánimo.

Incluso ha sido empleado en casos de trastorno bipolar y contra la obesidad, el tabaquismo, el alcoholismo y la bulimia, aunque estos usos no han sido suficientemente investigados y los fabricantes los desaconsejan.

El uso de topiramato con metformina puede incrementar el riesgo de acidosis láctica y ambos medicamentos no deben usarse juntos.

¿Hay incompatibilidad entre metformina y fenitoína?

La fenitoína es un fármaco utilizado como antiepiléptico, con una larga trayectoria en el mercado, ya que empezó a comercializarse en la década de 1950.

Actualmente se vende fenitoína genérica y de marcas, siendo uno de los antiepilépticos más empleados por su precio comparativamente bajo.

Sin embargo, el uso de fenitoína hace que la metformina pierda parte de su efectividad como agente para reducir el azúcar en la sangre.

¿Puedo consumir metformina con antibióticos?

Algunos antibióticos se ven potenciados si los usas simultáneamente con metformina, por lo que aumentan los riesgos de efectos secundarios. Entre estos medicamentos se encuentran:

  • Trimetoprima: un antibiótico bacteriostático de uso específico contra las infecciones urinarias
  • Vancomicina: un medicamento utilizado principalmente contra las inflamaciones intestinales, como la colitis

Tengo úlcera estomacal ¿puedo usar metformina?

La metformina puede aumentar en el organismo los niveles de algunos medicamentos empleados para el tratamiento de úlceras y otros trastornos estomacales, lo que acrecienta la posibilidad de efectos secundarios. Entre estos se encuentran:

  • Cimetidina: fármaco que revolucionó a finales de la década de 1970 el tratamiento de las úlceras estomacales, ya que los medicamentos que se empleaban hasta ese momento eran solo antiácidos que actuaban como calmantes y la única opción curativa que le quedaba al paciente era la cirugía.
  • Ranitidina: un inhibidor de la producción de ácidos estomacales, de uso común contra las úlceras pépticas y el reflujo gastroesofágico.

Si estás utilizando alguno de estos fármacos, debes informar a tu médico antes de usar metformina.

¿La fenotiazina va bien con la metformina?

La fenotiazina es un compuesto orgánico tóxico, cuyos derivados se usan como agentes químicos intermediarios en la producción de algunos medicamentos utilizados en los trastornos mentales graves, como la psicosis. Incluso, la fenotiazina y sus derivados fueron empleados en la fabricación de insecticidas.

Además de ser productos de uso delicado en extremo, los medicamentos a base de fenotiazina pueden hacer que la metformina sea menos efectiva para reducir el azúcar en la sangre.

¿La metformina está contraindicada con la morfina?

El uso de la metformina puede hacer aumentar o disminuir los niveles orgánicos de los medicamentos empleados contra el dolor, como la morfina.

La mezcla de la metformina con estos potentes analgésicos puede aumentar el riesgo de efectos secundarios o hacer que la medicación contra el dolor no funcione tan bien como cabría esperar.

¿Se puede consumir metformina junto con medicamentos antituberculosos y antimaláricos?

La quinina, por mucho tiempo el único tratamiento contra la malaria o paludismo, sigue empleándose contra la malaria resistente.

Sin embargo, la metformina puede hacer aumentar o disminuir los niveles de los medicamentos antipalúdicos en el cuerpo, lo que puede traducirse en efectos secundarios o en pérdida de efectividad del remedio antimalárico.

En el caso de los medicamentos antituberculosos, estos pueden hacer perder a la metformina su capacidad como antihiperglicemiante. Entre estos fármacos se encuentra la isoniacida, el más empleado a nivel mundial como antituberculoso por su amplio espectro de funcionamiento contra todos los tipos de tuberculosis.

¿Es conveniente mezclar metformina con medicamentos hormonales y tiroideos?

Tanto los medicamentos hormonales como los tiroideos pueden hacer perder a la metformina su efectividad para reducir el azúcar en la sangre.

Entre los primeros se encuentran los corticosteroides, utilizados por vía oral o por inhalación.

Los corticosteroides son hormonas producidas naturalmente por las glándulas suprarrenales y son sintetizadas artificialmente para administrarse por sus propiedades inmunosupresoras, antiinflamatorias y reguladoras del metabolismo.

Entre los medicamentos relacionados con los tratamientos tiroideos están:

  • Extracto desecado de tiroides: preparado a partir de glándulas tiroideas de animales
  • Levotiroxina: versión sintética de la hormona tiroidea tiroxina
  • Liotironina: usada para tratar hipotiroidismo y coma mixedematoso
  • Liotrix: también utilizada en los casos de hipotiroidismo

¿Cómo combina la metformina con los estrógenos?

Los estrógenos naturales son hormonas sexuales con una gran cantidad de funciones vitales:

  • Contribuyen a regular el ciclo menstrual
  • Participan en el metabolismo de las grasas
  • Ayudan a la formación del colágeno
  • Regulan los niveles de colesterol e inducen la generación del “colesterol bueno”
  • Ayudan a la distribución de la grasa corporal y a la conformación de la figura femenina
  • Contrarrestan la acción de hormonas que estimulan la fragilidad y la porosidad de los huesos
  • Reducen la descalcificación ósea y mantienen consistente el esqueleto
  • Actúan contra los cambios de humor, la irritabilidad y la depresión femenina
  • Estimulan los sentimientos de poder y capacidad femeninos
  • Influyen positivamente en la libido femenina

Aplicaciones terapéuticas

Los estrógenos sintéticos son empleados actualmente para una gran cantidad de situaciones, tales como:

  • Acaloramiento de mujeres en la menopausia
  • Sequedad y ardor vaginal
  • Prevención de la osteoporosis
  • Para tratar síntomas de cáncer de seno y de próstata
  • Como suplementación para las mujeres que no producen suficientes estrógenos de manera natural

Los estrógenos también tienen la característica de que pueden hacer que la metformina sea menos efectiva en su trabajo de reducción del azúcar en la sangre. En este campo están incluidos:

  • Los empleados en tratamientos de control de la natalidad
  • Los estrógenos conjugados, que son mezclas estrogénicas dirigidas principalmente al tratamiento de las secuelas de la menopausia
  • Estradiol, utilizado en varias terapias con estrógenos

¿La metformina puede desencadenar alguna alergia?

Este medicamento puede ocasionarte una reacción alérgica de gravedad, entre cuyos síntomas pueden estar:

  • Dificultades para respirar
  • Hinchazón en la garganta o en la lengua
  • Urticaria (lesiones cutáneas acompañadas de picazón)

En caso de presentar esta sintomatología, acude al servicio de emergencias hospitalarias. Nunca vuelvas a utilizar metformina si en una ocasión anterior registraste una reacción alérgica, ya que podría ser fatal.

¿Las personas con problemas renales y hepáticos y con situaciones cardíacas graves pueden usar metformina?

Si los problemas renales son entre moderados y graves, es totalmente desaconsejable el consumo de metformina, por la elevación de los riesgos de acidosis láctica.

Las personas con problemas en el hígado tampoco deben consumir metformina por la misma razón anterior.

Si eres un sobreviviente de un ataque cardíaco reciente o sufres de alguna insuficiencia cardíaca, no uses metformina.

¿Qué pasa si me haré una cirugía?

Si estás usando metformina y tienes previsto someterte a una cirugía, habla con tu médico para ver qué te recomienda respecto al uso del medicamento antidiabético. Usualmente en esos casos de utilizan esquemas de insulina.

¿Puedo hacerme una tomografía o Radiografía sin suspender la Metformina?

Las tomografías y radiografías son seguras para la mayoría de pacientes bajo tratamiento con Metformina.

Los escáneres CT y los rayos X regularmente utilizan ciertas sustancias como medios de contraste que pueden provocar daño renal e inducir la acidosis láctica.

Un estudio con 98 pacientes que tomaron Metformina encontró que el riesgo de daño renal provocado por la inyección de medio de contraste es mínima, a menos que la persona tenga una insuficiencia renal previa, en cuyo caso es posible que desarrolle acidosis láctica (Referencia)(Referencia).

¿Las mujeres embarazadas o en lactancia materna pueden consumir metformina?

Por lo general, las mujeres en estado de gravidez y con diabetes tipo 2 usan insulina para controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Si estás embarazada o planes quedar en estado, habla con tu médico. Solo deberás utilizar metformina durante el embarazo si el médico lo considera conveniente.

Es relativamente segura durante el embarazo…

Según una revisión de varios estudios, la Metformina no demostró efectos negativos instantáneos en los resultados del embarazo. Sin embargo, no existen estudios sobre los posibles efectos a largo plazo sobre el uso del medicamento durante el embarazo (Referencia).

Además, una gran variedad de estudios en humanos ha demostrado que la Metformina reduce los posibles riesgos relacionados con las complicaciones durante el embarazo (Referencia)(Referencia)(Referencia)(Referencia).

Estos riesgos incluyen parto prematuro, aborto espontáneo y pérdida temprana del embarazo en mujeres con síndrome de ovario poliquístico.

La Metformina es segura durante la lactancia

En un estudio con mujeres que tomaron Metformina inmediatamente después de dar a luz se encontró que aunque había rastros del medicamento en la leche materna, no se registraron efectos significativos en los niveles de azúcar en la sangre del bebé, por lo que se consideró seguro (Referencia).

Habla con tu médico para ver si suspendes la lactancia materna, dejas de tomar el medicamento o continúas con ambas cosas.

¿Cuáles son las precauciones con la metformina en niños y ancianos?

La seguridad y eficacia de la metformina no ha sido establecida en chicos menores de 10 años, y la administración en niños y jóvenes a partir de los 11 años debe realizarse bajo una supervisión médica y familiar muy estricta.

Las personas de 80 años en adelante solo pueden comenzar a usar metformina si su función renal es normal. Los riesgos de acidosis láctica aumentan con la edad y las personas de la tercera edad no deben consumir la dosis máxima de metformina.

¿Cuáles son las principales marcas y presentaciones de la metformina?

para qué sirve la metformina

Las marcas son muchas y con diferentes nombres en los distintos países. La información siguiente se refiere a la metformina genérica y a las marcas más conocidas y usadas en el mercado estadounidense: Glucofage, Glucofage XR, Fortamet, Glumetza y Riomet.

Genérico: Metformina

  • Forma 1: tableta oral de liberación inmediata
  • Presentación: 500 mg, 850 mg, 1000 mg
  • Forma 2: tableta oral de liberación prolongada
  • Presentación: 500 mg, 750 mg, 1000 mg

Marca: Glucofage

  • Forma: tableta oral de liberación inmediata
  • Presentación: 500 mg, 850 mg, 1000 mg

Marca: Glucofage XR

  • Forma: tableta oral de liberación prolongada
  • Presentación: 500 mg, 750 mg

Marca: Riomet

  • Forma: solución oral
  • Presentación: 500 mg / 5 ml

Marca: Fortamet

  • Forma: tableta oral de liberación prolongada
  • Presentación: 500 mg, 1000 mg

Marca: Glumetza

  • Forma: tableta oral de liberación prolongada
  • Presentación: 500 mg, 1000 mg

Cómo tomar la metformina

Tu dosis de metformina y la frecuencia de uso depende de:

  • Tu edad
  • Qué tan grave es tu condición
  • Otras afecciones médicas que puedas tener
  • Cómo reaccionas a la primera dosis

La dosificación será la que te recomiende tu médico en función de la evaluación general de tus condiciones y estado de salud. La siguiente información se refiere a la dosificación estimada para la tableta oral de metformina:

Dosificación para adultos (entre 18 y 79 años)

  • Tabletas de liberación inmediata:

Dosis inicial: 500 mg (5 ml de solución), dos veces al día o 850 mg (8,5 ml de solución), una vez al día.

Al cambiar de dosis: Tu médico aumentará la dosis en 500 – 850 mg o 5 – 8,5 ml cada una o dos semanas, hasta un total de 2.000 mg o 20 ml tomados por día en dos dosis.

Si el médico te prescribe una dosis mayor a 2.000 mg o 20 ml por día, es posible que debas tomar el medicamento tres veces al día. La dosis máxima es de 2.550 mg o 25,5 ml por día.

  • Tabletas de liberación prolongada:

Dosis inicial: 500 mg tomados una vez por día con la cena. La dosis inicial habitual para Fortamet es de 500 – 1.000 mg tomada una vez al día con la comida de la noche.

Al cambiar de dosis: Tu médico aumentará la dosis en 500 mg cada semana, hasta un máximo de 2.000 mg por día. (La dosis máxima de Fortamet es de 2.500 mg por día). El médico puede prescribirte 1.000 mg dos veces al día para un mejor control del azúcar en la sangre.

Dosificación infantojuvenil (entre 10 y 17 años)

  • Tabletas de liberación inmediata:

Dosis inicial: 500 mg o 5 ml tomados dos veces al día.

Al cambiar la dosis: El médico aumentará la dosis en 500 mg o 5 ml cada semana en dosificaciones divididas.

La dosis máxima es de 2.000 mg o 20 ml por día.

  • Tabletas de liberación prolongada:

No han sido estudiadas en el grupo de edades indicado. No deben emplearse.

Dosificación infantil (entre 0 y 9 años)

El medicamento no ha sido estudiado en niños menores de 10 años y no debe usarse.

Dosificación personas mayores (por encima de 80 años)

Una dosis menor a la máxima, a criterio del médico, para las personas en estas edades que tengan una función renal normal.

Nota importante: Todas las dosis indicadas son solo referenciales y en ningún caso deben reemplazar a las recomendadas por el médico.

¿Cuál es el precio de la Metformina?

En México, la metformina de 500 mg en frasco de 60 tabletas cuesta alrededor de 75 pesos mexicanos la más económica. En tanto que la Metformina de 850 mg cuesta 136 pesos si deseas la presentación de 60 tabletas.

En Estados Unidos, cada tableta de Metformina 500mg podría llegar a costar hasta 0,72 dólares dependiendo de la marca comercial. Sin embargo una caja de metformina de 500 mg puedes adquirirla por 14 $ USD y la de 850 mg 20 $ USD.

¿Qué ocurriría si no tomo la metformina conforme a la prescripción?

Las tabletas de metformina se usan para tratamientos a largo plazo y consumir el producto de manera irregular puede acarrearte diferentes tipos de consecuencias, según sea la clase de infracción que cometas:

Si no lo tomas en absoluto: Tus síntomas de diabetes tipo 2 no mejorarán y es probable que empeoren con el tiempo.

Si dejas de tomarlo de forma repentina: Si tu condición mejoró mientras tomabas el medicamento con regularidad y dejas de usarlo, probablemente volverán a aparecer los síntomas de la diabetes tipo 2 que te indujeron a consumirlo.

Si no lo tomas según lo programado: Es posible que no veas todos los beneficios del medicamento.

Si lo tomas demasiado: Podrías registrar niveles peligrosos del producto en tu cuerpo. En este caso, los síntomas podrían ser los siguientes:

  • Dolor de estómago
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza
  • Acidosis láctica

Si crees que has tomado una sobredosis de metformina, actúa de inmediato. Llama a tu médico o al centro local de control de envenenamientos o dirígete a la sala de emergencias hospitalarias más cercana.

Si olvidas una dosis: Si te olvidaste de tomar una dosis, tómala tan pronto como lo recuerdes. Si falta poco tiempo para la siguiente dosis, olvida la que te saltaste y toma solo la próxima en su momento.

Nunca trates de ponerte al día tomando dos o más dosis a la vez. Esto podría producirte efectos secundarios tóxicos.

¿La metformina daña el hígado?

Si bien es cierto que tras la ingesta de metformina se alcanzan concentraciones elevadas en el hígado, riñones y glándulas salivares, la metformina NO hace daño al hígado.

La razón se fundamente en que no es metabolizada en dicho órgano y no se une ni a las proteínas plasmáticas ni a las proteínas hepáticas. (Referencia)

¿Cómo sé si la metformina está funcionando?

Glicemia capilar

La mejor manera de saber si la metformina está funcionando es verificando tu glicemia con la regularidad recomendada por el médico.

Esto no quiere decir que pasarás violentamente de un nivel inadecuado a uno óptimo. Según la etapa del tratamiento en que te encuentres, el médico te dirá si tu nivel de azúcar en la sangre es el esperado para ese momento o si se requiere reorientar la prescripción.

Otro indicador del buen funcionamiento de la metformina es la disminución de los síntomas asociados a la diabetes tipo 2.

Consideraciones importantes sobre el uso de metformina

Algunos consejos necesarios son los siguientes:

  • Sigue siempre las recomendaciones de tu médico
  • La metformina debe tomarse junto con las comidas
  • Las tabletas de liberación prolongada no deben triturarse ni cortarse

Cómo almacenar la metformina

Las principales precauciones de almacenamiento en casa que debes tomar con la metformina son:

  • Guarda el medicamento en un lugar limpio y seco y mantenlo en un rango de temperatura de entre 20 y 25 °C (de 68 a 77 °F). Por un breve lapso de tiempo lo puedes tener entre 15 y 30 °C (de 59 a 86 °F)
  • Mantén el medicamento alejado de la luz y de las altas temperaturas
  • Mantenlo alejado de las áreas con riesgo de que se moje, como los baños, los fregaderos y demás sitios de uso de agua

¿Qué cuidados debo tomar al viajar?

Nunca olvides tu medicamento al viajar y toma estas otras precauciones:

  • Llévalo en tu bolso o cartera de mano, nunca en el equipaje de carga
  • No tengas temor con las máquinas de Rayos X de los aeropuertos, ya que no pueden dañarlo
  • Siempre lleva contigo la receta médica de la prescripción por si es requerida por las autoridades aeroportuarias
  • No pongas el medicamento en la guantera del automóvil ni lo dejes en el auto, sobre todo cuando el clima es muy caluroso o muy frío

¿Será necesario que tome medidas de autogestión con el uso de metformina?

Probablemente tu médico te pedirá que tú mismo te cheques regularmente en casa los niveles de azúcar en la sangre. En ese caso, necesitarás lo siguiente:

  • Toallitas de alcohol esterilizadas
  • Dispositivo de punción y lancetas (agujas que se usan para sacar gotas de sangre del dedo)
  • Tiras de prueba de azúcar en la sangre
  • Máquina de monitoreo de la glucosa en la sangre
  • Contenedor de agujas (asegúrate de eliminar las lancetas usadas)

Si tienes alguna duda o inquietud sobre los pasos a seguir, especialmente respecto a la máquina de monitorización de glucosa, pregúntale a tu médico o al técnico farmacéutico.

¿Cuáles son los principales controles del monitoreo clínico?

Antes de comenzar y durante tu tratamiento con metformina, tu médico controlará:

  • Tus niveles de azúcar en la sangre
  • Tus niveles de hemoglobina glicosilada (A1C), que le permitirán al médico conocer si tus controles en casa del azúcar en la sangre han sido buenos durante los últimos 2 o 3 meses
  • Colesterol
  • Niveles de vitamina B12
  • Función renal
  • Tu dieta

Comparativo de la Metformina con otros medicamentos antidiabéticos

Comparado con las sulfonilureas y la insulina, la Metformina muestra menores incidencias de aumento de peso y de disminución severa de los niveles de azúcar en la sangre (Referencia).

En un metanálisis de 347 estudios en humanos demostró que la Metformina no presenta un riesgo mayor de acidosis láctica que otros tratamientos para la diabetes. No obstante, este estudio no tomó en cuenta a las personas que tenían un mayor riesgo de la afección (Referencia).

Además, las personas diabéticas que toman sulfonilureas o Metformina tienen el mismo riesgo de desarrollar cáncer (Referencia).

La rosiglitazona es más efectiva que la Metformina en el retraso de la aparición de la diabetes tipo 2 (Referencia).

Sin embargo, la rosiglitazona muestra más efectos secundarios negativos que la Metformina, incluyendo el aumento de los niveles de colesterol malo, el aumento de peso, la disminución de glóbulos rojos y la inflamación de ciertas áreas del cuerpo.

Por otra parte, las sulfonilureas pueden aumentar tu riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson si padeces de diabetes tipo 2. A pesar de esto, el efecto se puede neutralizar mediante la adición de Metformina al tratamiento (Referencia).

Si te gusto este artículo, compártelo con tus amigos para que conozcan para qué sirve la Metformina así como los beneficios y efectos secundarios de la misma.

En conclusión

El uso de metformina con cambios en el estilo de vida (dieta, ejercicio y no fumar), potencia la reducción del azúcar en la sangre. Sigue el plan de nutrición que te recomiende tu médico o dietista especializado en diabetes.

Esperamos que esta información sobre para qué sirve la metformina te sea de utilidad para un tratamiento personal o para el de un familiar o amigo que sufra de diabetes tipo 2.

No olvides que la Metformina es un medicamento que eficazmente disminuye los niveles de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes tipo 2 pero no está exenta de potentes efectos secundarios.

Ver También:

Referencias: