Dolor de hígado: causas, síntomas y tratamiento

El dolor de hígado, como comúnmente se conoce al dolor derivado de ese órgano abdominal, tienen múltiples causas y se acompaña frecuentemente de otros síntomas. El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo humano, indispensable para la vida y responsable de funciones vitales.

Funciones del hígado

El hígado está localizado en el lado derecho y superior del abdomen, justo debajo del pulmón derecho y protegido por las costillas y es responsable de muchos funciones principalmente metabólicas: (Referencia)

  • El metabolismo que regula la producción y destrucción o utilización del azúcar, grasas, proteínas, colesterol y aminoácidos.
  • Producir la bilis que ayuda a descomponer las grasas durante la digestión.
  • Producir colesterol para transportar grasas a todo el cuerpo.
  • Generar energía metabolizando la glucosa.
  • Procesar los medicamentos.
  • Elaboración de proteínas y componentes vitales como los factores de coagulación, albúmina, entre otros.
dolor de hígado
dolor de hígado

Posibles causas de dolor de hígado:

Es importante destacas, que el hígado está cubierto de una membrana denominada cápsula de Glisson, donde están ubicadas las fibras nerviosas responsables de la sensibilidad del órgano. Por tanto, existen muchas patologías o enfermedades hepáticas no NO producen dolor alguno.

  • Alcoholismo y hepatitis por alcohol
  • Hepatitis
  • Hígado graso no alcohólico
  • Cirrosis
  • Abscesos hepáticos
  • Cáncer y tumores de hígado.
  • Lesiones quísticas o tumorales subcapsulares

Las enfermedades del hígado son muy comunes, hay que distinguir entre los procesos agudos (recientes de rápida evolución) con los procesos crónicos. El hígado graso no alcohólica o Esteatosis hepática no alcohólica y las enfermedades hepáticas derivadas del alcohol como la Cirrosis hepática, están entre las más frecuentes. (Referencia)

Síntomas acompañantes del dolor de hígado

1. Ictericia

Cuando existe un exceso de bilirrubina en la sangre, la piel y las mucosas, como la esclera del ojo, toman un color amarillento. En recién nacidos, generalmente no hay problemas graves cuando hay ictericia y desaparece espontáneamente. Pero en los niños y adultos la situación es diferente.

En adultos, los problemas que causan ictericia van desde hepatitis virales, cálculos en las vías biliares, medicamentos, alcoholismo, cirrosis y cáncer. En estos casos es recomendable acudir inmediatamente al médico. (Referencia)

2. Distensión o inflamación abdominal

La inflamación del abdomen es un síntoma de alarma en caos de enfermedades hepáticas.

Puede tratarse de un síntoma benigno como la distensión por acúmulos o producción excesiva de gas intestinal, o bien por acumulación anormal de líquido dentro de la cavidad abdominal y por fuera de los órganos intraabdominales. este líquido se denomina Ascitis.

La Ascitis, es un síntoma de enfermedad hepática avanzada y debe ser motivo con consulta inmediata al especialista.

Sigue leyendo:

Cómo Eliminar Los Gases Intestinales Naturalmente

3. Retención de líquidos en pies y tobillos

La hinchazón o edema de pies puede ser normal en algunas circunstancias, si aparece en forma leve y transitoria.

Si el edema aparece sin causa aparente, persiste por varios días y hay otros síntomas presentes, posiblemente ocurra algún problema médico de mayor envergadura. La retención de líquidos en pies y tobillos, causados por el hígado, se da cuando no hay o disminuye la producción de una proteína de la sangre llamada Albúmina.

La Albúmina se encarga de mantener un equilibrio en el líquido contenido en los vasos sanguíneos, cuando hay disminución de la albúmina en sangre, el suero o contenido líquido de la sangre tiende a salir de los vasos y acumularse en diversos tejidos, como en las áreas declives del cuerpo, que por gravedad facilitan el exceso o retención de líquidos, como es el casos de pies y tobillos.

Hay que tener en cuenta, que no se trata de un síntoma exclusivo de enfermedades hepáticas. La disminución de albúmina en sangre puede ocurrir por otras causas, además hay enfermedades cardíacas y renales que también producen edema en pies y tobillos.

En todo caso, es necesaria la consulta médica para definir el origen del problema.

Sigue leyendo:

Retención De Líquidos: Causas Y Como Eliminarla

4. Prurito

El hígado es el encargado de filtrar muchas toxinas de la sangre y, cuando no puede realizar esa función, las toxinas permanecen en la sangre causando alteraciones en la piel y comezón o prurito generalizado.

De igual forma el exceso de pigmentos biliares (bilirrubina) en la piel, provoca también prurito intenso.

De tal modo que las enfermedades del hígado que cursan con ictericia, suelen provocar prurito generalizado.

5. Orinas oscuras

Médicamente se le conoce como Coluria. La bilirrubina es un colorante amarillo y forma parte de los glóbulos rojos que, al renovarse constantemente, los glóbulos rojos se rompen, dejando la bilirrubina libre en la sangre.

Normalmente el hígado capta parte de la bilirrubina y la incluye en la bilis desde donde es eliminada vía intestinal.

Existen algunas circunstancias en algunas enfermedades hepática donde se altera el metabolismo interna de la bilirrubina y se acumula mayor pigmento en sangre, que luego tiende a ser eliminado vía renal con la orina.

Al aumentar la cantidad de bilirrubina y pigmentos biliares en la orina, la misma se oscurece hasta obtener un tono anaranjado, amarillo intenso o incluso marrón oscuro.

Ver También:

Sangre en la orina: causas, diagnóstico y tratamiento

6. Cambios en las heces

La bilirrubina da la coloración obscura al excremento y, al ser parte de la bilis, es incluida en la digestión y eliminada por las heces fecales.

El hígado enfermo, no capta a la bilirrubina y no la elimina en la bilirrubina vía intestinal, genera unas heces de coloración pálida, casi blanca, que en medicina se denomina Acolia.

Otra de las causas, es cuando hay obstrucción mecánica de las vías biliares por cálculos o tumores, que limitan la excreción de bilis al intestino.

7. Fatiga y astenia

La fatiga y astenia puede ser causada por una sobrecarga de toxinas que no pueden ser eliminadas por el hígado, ocasionado que te sientas cansado y débil permanentemente.

Hay que tener en cuenta que la fatiga y la astenia son síntomas comunes para muchas enfermedades crónicas y debilitantes. No es síntomas exclusivo de las enfermedades hepáticas. Sin embargo, es bueno tomarlo en cuenta si se acompañada de otros síntomas mencionados en este artículo.

Sigue leyendo:

TOP 14 Causas De La Fatiga Que Tienes Que Evitar

8. Náuseas y vómitos

Las náuseas y vómitos son frecuentes en enfermedades aguda hepáticas como  las hepatitis virales. pero otros procesos infecciosos también pueden generarlos.

No todas las náuseas o ganas de vomitar son causadas por problemas en hígado. Acude a tu médico en caso de que no te sientas bien en varios días.

Lee también:

12 Remedios Naturales Para Las Náuseas

9. Pérdida del apetito

La hiporexia o disminución del apetito  es un síntoma frecuente más no exclusivo de las enfermedades hepáticas.

La hepatitis viral causa frecuentemente anorexia, pero este síntoma, por sí mismo, no indica una enfermedad hepática.

10. Hematomas y lesiones en piel

Sangrado frecuente de nariz y hematomas espontáneos pueden presentarse en algunas enfermedades hepáticas avanzadas, dado que el hígado es el responsable de la elaboración de varios factores de coagulación. (Referencia)

11. Fiebre y escalofríos

generalmente está asociada a cuadros de infección, como la hepatitis viral, ascitis sobre-infectada o de obstrucción mecánica de las vías biliares.

No obstante, es un síntoma a tomar en cuenta cuando se presenta asociado a otros signos que orienten acerca de la naturaleza y origen de alguna enfermedad en particular.

12. Pérdida de peso

Bajar de peso sin causa aparente y en forma acelerada, es un síntoma de alarma en cualquier caso. Asociar algún tipo de problema hepático con pérdida de peso acentuada siempre debe movilizar a una consulta médica temprana.

La mayoría de los síntomas, individualmente, no indican enfermedad de hígado, pero los debes tomar en serio si tienes dos o más de ellos.

Hay algunas interrogantes frecuentes en las consultas médicas acerca del hígado, dolor hepático y circunstancias como el hígado graso, por ejemplo. Hay consideraciones que tomar, ya que en muchos casos el dolor abdominal ubicado en la región superior derecha, no siempre es debido a problemas hepáticos. Existen otras causas que pueden estar involucradas.

¿Cómo se siente el dolor de hígado?

En caso de presentar alguna patología hepática que provoque dolor, clásicamente éste se caracteriza por sensación de peso o dolor punzante ubicado en la región superior derecha del abdomen. Salvo casos de infecciones severas o cálculos biliares el dolor suele ser leve o moderado.

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

La mayoría de los caso de hígado graso, se diagnostican por chequeos médicos de rutina, con exámenes de laboratorio o ecografía abdominal, sin que los pacientes experimenten ningún síntoma clásicamente asociado con enfermedades hepáticas.

El pequeño grupo de pacientes que experimentan síntomas en caso de hígado graso suelen mencionar: dolor leve abdominal y  cansancio o fatiga. (Referencia)

¿Cómo es el dolor de hígado graso?

El hígado graso rara vez produce dolor. En caso de presentarse dolor, suele ser leve intensidad, como una sensación de peso en el cuadrante superior derecho del abdomen. Por este motivo, muchos pacientes acuden al médico por hígado graso mucho tiempo después de iniciarse esta patología.

¿Porqué tengo dolor en hígado y gases?

El gas intestinal excesivo es un síntoma muy frecuente en muchos problemas médicos del aparato digestivo. Hay que verificar la alimentación de tal manera de restringir aquellos alimentos que puedan generar gas intestinal y mejorar hábitos de alimentación en general.

¿Porqué tengo dolor en hígado y espalda?

Rara vez las enfermedades hepáticas producen dolor abdominal ubicado en la región superior derecha (área anatómica del hígado). Las causas más comunes son:

  • Hepatitis virales
  • Cálculos biliares y vesiculares que producen dolor irradiado a espalda
  • Neumonías
  • Derrames pleurales
  • Infecciones urinarias altas (Pielonefritis)

Tratamiento del dolor de hígado

El tratamiento médico depende de lo que te esté ocasionando el dolor de hígado, el diagnóstico lo hace tu médico.

¿Que tomar para el dolor de hígado?

Hay que tener presente que el hígado se encarga de metabolizar o eliminar la mayor parte de los medicamentos que podemos ingerir en un momento dado. Por lo que se debe evitar la ingesta de cualquier medicamento, salvo que sea indicado por su médico tratante. Der necesitar un analgésico, se pueden usar por un máximo de 2 a 3 dosis los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno. (Referencia)

¿Cómo calmar el dolor de hígado?

El paracetamol o acetaminofeno, puede se tóxico para el hígado en algunas circunstancias. Espere las indicaciones de su médico. Use algún AINE provisionalmente y por pocas dosis, mientras su especialista le recomienda la mejor opción en cada caso.

¿Cuáles son las mejores pastillas para el dolor de hígado?

Hay que evitar ingerir cualquier tipo de analgésico en caso de tener alguna enfermedad hepática, debido a que la mayoría de ello se eliminan o metabolizan a través del hígado y pueden llegar a ser tóxicos.

Remedios caseros para el dolor de hígado

Come vegetales y frutas todos los días, los vegetales de hoja verde ayudan mucho a limpiar tu hígado, también las semillas germinadas o las de frutas como las de la papaya.

Una remedio para «limpiar» tu hígado es hacer un licuado con brócoli, coliflor, col, remolacha, patata dulce y apio. Tómalo por las mañanas, en ayunas es mejor.

Tomar té a base de raíz de jengibre es excelente para la digestión y ayuda al funcionamiento normal y a la regeneración del hígado.

Usa jengibre fresco rallado, agrega 3 cucharaditas de la ralladura a 1 taza de agua hirviendo, déjala reposar unos 15 minutos, puedes agregarle miel y tomarlo.

Consumir ajo también ayuda a mejorar la digestión y a desinflamar el hígado, así como tomar el zumo del aloe vera (sábila).

Los antioxidantes del té verde te ayuda a combatir las hepatitis virales además reduce los daños que te causa el beber alcohol.

La batata, patata dulce o camote y el plátano hacen un excelente trabajo de limpieza de tu hígado, ya que contiene grandes cantidades de potasio. También hace un trabajo de desintoxicación del organismo, lo que se traduce en menor trabajo para tu hígado. (Referencia)

La vitamina E ayuda a regenerar las células del hígado, en casos de hígado graso no alcohólico.

Lee los 38 alimentos que debes evitar si tienes hígado graso

Lee la lista de alimentos que puedes comer si tienes hígado graso

¿Cuáles son los síntomas del hígado intoxicado?

Visita a tu médico si tienes dolor en la región del hígado muy seguido, o cuando no puedas localizar exactamente donde tienes el dolor además si hay uno o más de los siguientes síntomas:

-Alucinaciones

-Confusión

-Pérdida de la memoria

-Desvanecimientos o desmayos

-Fatiga excesiva

-Vómitos con sangre

¿Cuáles son los síntomas del hígado cuando está mal?

Hay que hacer énfasis en que la mayor parte de las enfermedades hepáticas crónicas no producen mayores síntomas. Los síntomas mencionados arriba pueden comenzar a aparecer incluso en casos avanzados e irreversibles. Hay que consultar en etapas tempranos a pesar de tener pocos síntomas a pesar que parezcan irrelevantes.

Algunos problemas hepáticos son asintomáticos y solo dan molestias hasta que está muy avanzada la enfermedad y el tratamiento ya no es efectivo. Por eso la insistencia de acudir al médico cuando sospechas que tienes una enfermedad del hígado.

Como prevenir un problema de hígado:

Para disminuir o eliminar el dolor de hígado, tienes que hacer cambios en tu dieta y estilo de vida siguiendo estos consejos:

  • Alimentación sana.
  • Aumentar la ingesta de frutas y verduras.
  • Toma mucha agua natural, no consumir bebidas con cafeína.
  • Lo ideal es no consumir alcohol, pero algunos autores sugieren que disminuyendo el consumo es suficiente para no dañar el hígado y recomiendan, en personas mayores de 65 años tomar 1 bebida al día y en menores de 65 años 2 bebidas al día.
  • Tienes que evitar los hábitos que ponen en riesgo tu salud no compartas nunca jeringas para usar drogas, además utiliza preservativos cuando tengas relaciones sexuales casuales.
  • Evita comidas grasosas, mientras más grasa consumas, mas riesgo de tener hígado graso.
  • Investiga si tienes que recibir las vacunas contra Hepatitis A y B, si es que no has sido vacunado contra estas enfermedades.
  • Toma solo las medicinas que te ha recetado tu médico y no las combines con alcohol.
  • Mantén un peso saludable, el sobrepeso te lleva a tener problemas de hígado graso.
  • Beber abundante agua .

Ahora conoces un poco más acerca del dolor de hígado y las enfermedades hepáticas más comunes con sus síntomas asociados, si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales.

Ver también:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here