Dolor de la muela del juicio: causas, remedios caseros, tratamiento y prevención

 

Son los últimos dientes en aparecer, pero también los más molestos. Las muelas de juicio pueden convertirse en un problema doloroso e incómodo en nuestras encías y cachetes cuando comienzan a proyectarse en nuestra mandíbula.

Las muelas de juicio se localizan en la parte trasera de los dientes. Normalmente son cuatro en total, cada una en una de las esquinas superiores e inferiores de nuestra boca.

El dolor que producen al aparecer puede ser soportado o aliviarse solo, sin necesidad de tratamiento. Pero en algunos casos puede convertirse en algo insoportable, para sobrellevarlo hay remedios caseros o procedimientos par removerlas en cirugía.

En este artículo vamos a explorar algunas formas de calmar este dolor y sus causas.

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

El impacto que producen las muelas de juicio al salir, incluyendo dolores y sensibilidad, puede ser tan fuerte que muchos optan por retirarlas con cirugía incluso antes de que hayan asomado en las encías.

Si quieres evitar un procedimiento quirúrgico o sencillamente esperas el día de la operación para extraerlas, hay tratamientos sencillos que no requieren prescripción y remedios caseros para ayudarte a aliviar el dolor.

1. Gel analgésico

Un gel calmante es una buena opción para disminuir el dolor y la sensibilidad en las encías, que se producen especialmente cuando una muela de juicio va a salir de forma accidentada, o en contra de la dirección natural de los demás dientes.

Estos geles se pueden comprar en cualquier farmacia sin prescripción, y la mayoría usa como ingrediente principal un compuesto llamado benzocaína.

La mayoría de los geles dentales se pueden aplicar a lo largo del día directamente en las encías adoloridas.

Siempre es importante que sigas al pie de la letra las instrucciones indicadas en el producto para su uso. También existe la posibilidad de ser alérgico a la benzocaína, así que debes averiguar si padeces esa alergia antes de utilizar el gel.

2. Ibuprofeno

El ibuprofeno es un medicamento para aliviar el dolor que se puede comprar sin prescripción y también disminuye la inflamación en el organismo.

Tomando la dosis recomendada que indica el empaque, puedes disminuir el dolor y la incomodidad en tus encías al salir una muela de juicio.

Tanto el ibuprofeno como otros medicamentos antiinflamatorios sin esteroides pueden resultar efectivos para aliviar, o al menos manejar, el dolor de la muela del juicio mientras esperas para ser tratado por un dentista.

Lee nuestra guía sobre el Ibuprofeno: Para qué sirve, efectos secundarios, usos y dosis

3. Compresas de hielo

Usar una compresa de hielo en la mandíbula puede ayudar a reducir la inflamación, lo que a su vez tiene el efecto de aliviar el dolor.

El uso del hielo suele tener un efecto adormecedor en las partes inflamadas, lo que es una ayuda tremenda para manejar el dolor. Para utilizarlo, puedes sostener una compresa de hielo envuelta en una toalla pequeña y delgada por 15 minutos en el área de la molestia.

Después de ese primer cuarto de hora con el hielo, puedes tomar un descanso y volver a aplicar el hielo por lapsos de 15 minutos hasta que el dolor haya bajado considerablemente o se haya aliviado definitivamente.

4. Buches de agua con sal

El agua con sal tiene propiedades que la convierten en un desinfectante natural. Un estudio realizado en el año 2010 concluyó que realizar gárgaras de agua con sal reduce considerablemente la acumulación de bacterias bucales.

En algunos casos, la acumulación de bacterias en las encías lastimadas por la muela de juicio puede ser una causa de dolor, por lo que realizar gárgaras de agua con sal puede ayudar a disminuir el dolor y la incomodidad.

Para hacer la mezcla para gárgaras, debes añadir algunas cucharaditas de sal en un vaso de agua recién hervida. Cuando el agua se haya enfriado ligeramente, la tomas haciendo gárgaras en la boca, a modo de enjuague por unos minutos y luego la escupes.

Si sientes dolor en tus encías, puedes realizar estos enjuagues de agua con sal por lo menos dos o tres veces al día, hasta que el dolor empiece a disminuir o llegue el momento de tu cita médica.

5. Clavos de olor

Un estudio realizado en el año 2006 demostró que los clavos de olor son un analgésico tópico natural, que tiene un efecto adormecedor que da resultados eficaces para el paciente que los utiliza.

Cuando sientas dolor en alguna muela de juicio, prepara este remedio casero con clavos de olor o aceite de clavo de olor. En caso de usar el clavo de olor completo, estos son los pasos a seguir:

  • Colocar el clavo de olor directamente en la muela del juicio que te causa el dolor.
  • Mantén el clavo de olor en el mismo sitio, cerrando ligeramente la mandíbula pero sin masticarlo.
  • Espera hasta que el dolor disminuya y luego puedes escupirlo.

En caso de probar este remedio con aceite de clavos de olor, entonces necesitarás un algodón. Estos son los pasos:

  • Coloca unas pocas gotas de aceite de clavo de olor en una mota de algodón.
  • Coloca el algodón directamente en la muela del juicio que te causa el dolor.
  • Mantén la mota de algodón en la muela del juicio hasta que el dolor disminuya y luego quítala y bótala.

6. Cebolla

Un estudio realizado en 2007 comprobó que las cebollas tienen propiedades tanto antiinflamatorias como antimicrobiales. Estas características de la cebolla implican que puede llegar a reducir la hinchazón y tratar infecciones bacterianas.

Para usar una cebolla como remedio casero para aliviar la incomodidad de las muelas de juicio, debes cumplir los siguientes pasos:

  • Corta un pedazo de cebolla.
  • Mastica la cebolla en el lado de la boca donde sientes el dolor de la muela.
  • Sigue masticando por unos minutos hasta que el dolor disminuya y luego escupe la cebolla.

Hacer este proceso ayuda a que los jugos de la cebolla puedan adentrarse en la encía adolorida para reducir la inflamación y eliminar cualquier bacteria que pueda haber infectado la zona.

Lee nuestra guía sobre la cebolla: Propiedades y datos nutricionales

7. Bolsas de té

Un estudio realizado en el 2016 encontró que unas sustancias antioxidantes llamadas taninos, que están presentes en las bolsas de té, también poseen propiedades antibacteriales y antiinflamatorias.

Por esta razón, las bolsas de té son una excelente forma de reducir la hinchazón y combatir las bacterias que pueden acumularse en la encía y causar dolor e incomodidad en tu boca.

Para usar las bolsas de té como remedio casero, el proceso es simple. Solo debes hacer una taza de té y colocarlo en el refrigerador con la bolsa aún dentro de la taza.

Una vez que se enfríe el té, saca la bolsa de la taza que refrigeraste y colócala en la boca, en el sitio donde sientes mayor dolor por la muela, para que las sustancias lleguen a la zona afectada y hagan efecto.

Lee nuestra guía sobre cómo calmar el dolor de muelas

¿Cómo se extirpa una muela del juicio?

A pesar de los esfuerzos y la disciplina para tomarlos, hay veces que los remedios caseros no pueden hacer desaparecer el dolor de la muela de juicio de forma permanente. Esto ocurre particularmente cuando la muela va saliendo de forma accidentada.

En estos casos, la muela de juicio debe ser extirpada en una cirugía dental, que se puede hacer en el consultorio del dentista o en un hospital. El proceso toma pocos minutos de desarrollo, en pocos casos la operación se extiende más de 20 minutos.

Para remover la muela, el doctor te inyectará anestesia local en la zona de la encía afectada, para evitar que sientas dolor durante el procedimiento. Una vez que esté dormida el área, aplicará presión sobre la muela para aflojarla de la mandíbula y retirarla.

Cuando la muela ya está floja, el cirujano realizará cortes alrededor del diente. En algunos casos la muela de juicio puede ser partida en pedazos más pequeños para poder extirparla completamente.

Las encías suelen permanecer hinchadas desde que termina la operación y pierdes el efecto de la anestesia, hasta alrededor de unos tres días después, pero el dolor puede prolongarse en algunos casos hasta por dos semanas.

¿Cómo prevenir los males que ocasiona la muela del juicio?

Hay medidas sencillas que puedes tomar en tu día a día para evitar que tus encías se infecten y que el dolor que puedas sentir cuando aparezcan tus muelas de juicio sea mayor.

Entre las acciones que puedes tomar están:

  • Mantener una buena higiene bucal: Cepíllate al menos dos veces al día, usa hilo dental y enjuague bucal para que reduzcas y mantengas en bajo nivel la cantidad de bacterias en tus encías.
  • Toma suficiente agua: Esto contribuye a enjuagar la comida que se ha quedado pegada en tus dientes, llevándola a que la tragues para que siga finalmente su curso en el sistema digestivo. El agua mantiene a los trozos de comida y bacterias alejadas de tus dientes y encías.
  • Evita comer muchos alimentos azucarados: Los restos de comidas dulces pueden alojarse dentro de encías rotas o de las cavidades de los dientes, propiciando el crecimiento de las bacterias y aumentando las posibilidades de una infección.

¿Cuáles son las causas del dolor por la aparición del dolor de la muela del juicio?

Las muelas de juicio suelen abrirse paso a través de las encías, y de los dientes ya formados, entre las edades de 17 a 21 años. La principal causa del dolor es la sensación que causa el diente al empujar todo para poder salir definitivamente.

En la mayoría de los casos no hay suficiente espacio para que la muela de juicio salga completa y se asiente en la boca, porque a la edad que aparecen ya la dentatura se ha desarrollado -y estabilizado- casi por completo, sin dejar sitios vacíos.

Es por esta falta de espacio que las muela de juicio suelen salir en mal ángulo, choque con los demás dientes al salir o se quede atascada y no termine de salir completamente de la encía.

Cuando alguno de los escenarios anteriores ocurre, se dice que la muela de juicio está impactada. Tener una muela impactada hace a las encías más propensas a infecciones, porque su superficie se rompe, pero el diente no pasa del todo a través de ellas.

La comida y las bacterias empiezan a alojarse en estas encías lo que lleva a varios problemas que pueden degenerar en:

  • Enfermedades de las encías.
  • Infecciones.
  • Abscesos.
  • Quistes.

Advertencia

Estos remedios son solo soluciones temporales y no definitivas para el dolor que causan tus muelas de juicio. Si ya salieron, o si las tienes impactadas, deberás removerla porque estos remedios no podrán más que aliviar la incomodidad de a ratos.

Una muela del juicio impactada debe ser tratada por un médico dentista para evitar que el problema pase a mayores.

Si tu dolor de muelas es muy fuerte y persistente, es bueno que te veas con tu médico dentista y en caso de haber una muela del juicio impactada, seguramente te recomendará extirparla.

Si te pareció útil el artículo, recuerda que puedes compartirlo en tus redes sociales, o contarnos tus experiencias con las muelas de juicio. ¿Cómo manejaste el dolor? Cuéntanos en nuestra caja de comentarios, donde también puedes dejar tus dudas sobre el tema.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here