10 enfermedades causadas por el alcoholismo y por tomar en exceso

Es muy frecuente encontrar personas con enfermedades asociadas al consumo excesivo de alcohol. Aquí veremos ¿cuáles son las enfermedades del alcoholismo?

Los efectos que el alcohol tiene sobre el cuerpo humano son devastadores, tanto a largo como corto plazo si no se controlan a tiempo, veremos todas sus consecuencias.

¿Cuáles son las enfermedades causadas por el alcohol?

1. Enfermedades del hígado 

Tu hígado es por lo regular el que se lleva la peor parte del consumo negligente del alcohol. Es el órgano en donde se metaboliza la mayor parte del alcohol que ingieres.    

La hepatopatía alcohólica es generada principalmente por la cantidad y duración del abuso de alcohol. El consumo crónico excesivo de alcohol representa un riesgo sustancial para el hígado. 

¿Qué tan común es el hígado graso alcohólico?

Más del 89% de personas que beben demasiado llegan a desarrollar hígado graso alcohólico 

El consumo de alcohol durante años desarrolla un aumento en la actividad natural de tu hígado para descomponer grasas. Lo que resulta en la acumulación de las mismas en el hígado. Es una enfermedad curable, con síntomas como cansancio, pérdida de peso y dolor abdominal.  

Otras personas con problemas de alcoholismo desarrollan una inflamación del hígado a largo plazo. Se denomina hepatitis alcohólica que causa la caída del tejido cicatricial. (Referencia) 

¿La hepatitis alcohólica puede causar cirrosis?

Con el paso de los años la cicatrización puede invadir al hígado por completo, causando que endurezca y cree nódulos. La hepatitis ha sido la primera etapa en 40% de los casos de cirrosis. 

Si tu hígado no logra realizar sus funciones vitales naturales, comenzarás a padecer diferentes problemas de salud e incluso la muerte. Desafortunadamente, en muchos casos de enfermedad hepática, los síntomas llegan mucho después de que el daño pueda ser reparado. (Referencia)

Lee nuestra guía las 3 enfermedades más comunes que afectan al hígado

2. Pancreatitis 

Esta enfermedad grave es común en alcohólicos crónicos que llevan de 5 a 10 años de consumo. Se caracteriza por un dolor severo abdominal, acompañado de náuseas y vómito. El paciente por lo regular es trasladado a un hospital para tratarlo. 

La pancreatitis es una inflamación dolorosa del páncreas, órgano que está ubicado en la parte inferior de tu estómago. El páncreas se encarga de segregar enzimas digestivas al intestino delgado.  

Es posible que la inflamación se deba a la activación prematura de estás enzimas y su exposición crónica al acetaldehído, que es un compuesto presente en el alcohol. (Referencia)

3. Cáncer de boca, esófago y del tracto digestivo

El consumo crónico de alcohol puede contribuir al riesgo de desarrollar diferentes tipos de cáncer. Entre ellos los cánceres de la boca, el esófago, la laringe, el estómago, el hígado, el colon, el recto y el seno.

Tanto el acetaldehído como el alcohol en sí son considerados agentes causantes del aumento del riesgo. (Referencia)

Enfermedades causadas por alcohol y tabaco

Si al consumo de alcohol le agregamos el uso continuo del tabaco, práctica común entre los bebedores, las posibilidades de desarrollar cáncer en el tracto digestivo superior y respiratorio aumentan considerablemente. (Referencia)

Al combinar alcohol y cigarrillo, aumenta el riesgo de sufrir ciertas patologías, así como, la mortalidad: (Referencia)

  • Enfermedad arterial coronaria
  • ACV
  • Cáncer
  • Enfermedades respiratorias
  • Pancreatitis crónica
  • Síndrome metabólico
  • Hepatopatías

4. Úlceras y problemas gastrointestinales 

Las úlceras estomacales, reflujo ácido, ardor estomacal e inflamación del revestimiento del estómago (gastritis) son comunes en alcohólicos crónicos. 

Al pasar por tu boca, el alcohol tiende a afectar desde el comienzo a tu sistema digestivo. Una de las consecuencias más graves es la inflamación de venas en el esófago, lo cual puede proceder a una hemorragia interna peligrosa.  

El alcohol también puede evitar la secreción de ácido gástrico y retrasar el vaciado produciendo retención gástrica e inflamación estomacal.  

También puede afectar los movimientos musculares en todo el intestino. En resumen, el tracto gastrointestinal sufre una cantidad considerable de daño por el alcohol.  (Referencia)

5. Disfunción del sistema inmune 

Beber demasiado debilita el sistema inmunitario. Hace que el cuerpo sea vulnerable a enfermedades infecciosas, como la neumonía y la tuberculosis. 

Cada vez que consumes en exceso, el alcohol reduce la capacidad del cuerpo para evitar infecciones hasta 24 horas después de la exposición del cuerpo al alcohol. 

Además, la disminución de glóbulos rojos en la sangre aunado a las hemorragias causadas por úlceras tiende a ser causa de anemia en muchos alcohólicos debido a la deficiencia de hierro.  (Referencia)

6. Daño cerebral 

Modifica los receptores cerebrales y neurotransmisores e interfiere con la función cognitiva, el estado de ánimo, las emociones y la forma en que reaccionas ante las situaciones, en especial ante el peligro. 

El efecto del alcohol sobre la serotonina y los receptores de GABA puede reducir tu falta de interés a las consecuencias de tus acciones, lo que contribuye a que asumas riesgos o comportamientos violentos. (Referencia)

Otros efectos del alcohol en tu sistema nervioso

Debido a que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central, causa dificultad para procesar información y dificulta tu habilidad de resolver problemas simples. 

El alcohol produce reacciones químicas en el cerebelo, interrumpiendo la coordinación motriz fina y el equilibrio, causa principal de posibles lesiones graves por caídas.  

El consumo excesivo de alcohol puede causar “apagones” o la incapacidad de recordar eventos. También el consumo excesivo de alcohol a largo plazo puede acelerar el proceso de envejecimiento normal del cerebro, lo que da como resultado una demencia temprana y permanente. (Referencia)

Enfermedades que causa el alcohol en los jóvenes

Debido a que el cerebro no se desarrolla hasta aproximadamente los 25 años, los adultos  jóvenes son especialmente vulnerables a los efectos dañinos del alcohol. El consumo con el paso de los años, destruye las conexiones de tus neuronas complicando tus procesos y habilidades cognitivas.  

Otra de las complicaciones más mortales es el derrame cerebral Las fluctuaciones sanguíneas junto al aumento de la activación plaquetaria son una combinación mortal que aumentan las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico. (Referencia)

En adolescentes e individuos jóvenes el alcohol aumenta riesgos en varias enfermedades:

  • Enfermedad coronaria (Referencia)
  • Alteraciones cognitivas
  • Enfermedades hepáticas
  • Alteraciones endocrinas y del crecimiento

7. Malnutrición y deficiencias vitamínicas 

La incapacidad de detener el consumo de alcohol aunado a una mala alimentación, conducen a la desnutrición y a varias deficiencias vitamínicas. 

Cuando el alcoholismo es severo, las personas que lo sufren no tienden a cuidar su alimentación y muchas veces pasan hasta días sin comer lo adecuado.  (Referencia)

De hecho, aun comiendo de la manera correcta, el exceso del alcohol en el cuerpo no permite la descomposición de los nutrientes de forma correcta. Esto da pie a que las células del cuerpo no obtengan estos nutrientes de manera efectiva para el organismo. 

8. Osteoporosis 

El uso del alcohol, especialmente en etapas de desarrollo como la adolescencia y la adultez temprana, puede afectar la estructura de tus huesos y aumentar el riesgo de sufrir osteoporosis en edades más avanzadas. 

La osteoporosis aumenta el riesgo de fracturas, especialmente en cadera, muñecas y columna vertebral. 

Investigaciones demuestran que las mujeres de entre 67 a 90 años que bebían excesivamente sufrían de una pérdida ósea mayor que las mujeres que no tomaban alcohol.  

El alcohol también afecta los niveles de calcio en el cuerpo, la producción de vitamina D y cortisol que disminuyen el potencial de la estructura ósea.  (Referencia)

Lee nuestra guía sobre la osteoporosis: Qué es, síntomas y tratamientos

9. Enfermedades del corazón 

Cuando tomas demasiado alcohol, tu cuerpo libera hormonas de estrés que contraen tus vasos sanguíneos, produciendo una presión arterial alta.  

El alcoholismo también se relaciona con varias complicaciones cardiovasculares, como: 

  • Miocardiopatía: Debilitación y sobreestiramiento de los músculos del corazón. 
  • Arritmias: Latidos cardíacos irregulares. 

También puede causar ataques y muerte súbita cardíaca. (Referencia)

10. Accidentes y Lesiones 

Debido a los efectos en el equilibrio más una incapacidad de tomar decisiones correctas, el alcohol es una de las causas principales de accidentes automovilísticos, accidentes en botes, bicicletas, caídas, ahogamientos, lesiones, suicidio y homicidio.  

El consumo de alcohol en exceso es hasta la fecha una de las causas principales de visitas a salas de urgencias. (Referencia) 

Lee nuestra guía sobre el alcohol: Cuáles son las mejores y peores bebidas

Nuestra guía sobre los efectos secundarios del consumo de alcohol

Lee las causas y principales consecuencias de alcoholismo

¿Cómo daña tu cuerpo el alcohol?

El alcohol es una droga que daña todos los sistemas de tu cuerpo. Aunque los efectos nocivos varían en cada persona, el final es el mismo si no se detiene la adicción.

Cuando tu cuerpo recibe una cantidad de alcohol que no puede metabolizar a través del hígado, el exceso se queda en tu torrente sanguíneo.

El alcohol es entonces bombeando por tu corazón a través de tu organismo produciendo cambios en la forma que tu cuerpo trabaja y alteraciones químicas. 

Tan solo basta una ocasión de consumo de alcohol en exceso para provocar un daño corporal grave e incluso la muerte en algunas personas.   

El consumo en exceso por un largo periodo de tiempo puede provocarte daños irreversibles a tu cuerpo, enfermedades crónicas e incluso la muerte.    

Enfermedades del alcoholismo y sus consecuencias

La forma en que reacciona tu cuerpo ante un uso excesivo de alcohol depende de los siguientes factores: 

  • El volumen de alcohol que consumas.
  • Sexo.
  • Masa corporal.
  • Genética.
  • Estado de salud en el que te encuentres.

¿Qué se considera consumo excesivo de alcohol?

  • El consumo exagerado de bebidas alcohólicas es la cuarta causa de muerte prevenible en Estados Unidos. 
  • Se considera como un consumo excesivo de alcohol a la ingesta de más de 8 bebidas por semana en mujeres y con más de 15 en los hombres. 
  • En una sola ocasión tomar más de 3 copas en mujeres o más de 4 en hombres ya se considera un exceso. 
  • También se considera como una borrachera el tomar 4 bebidas o más en mujeres o más de 5 para los hombres, en una sola vez. 
  • Cualquier cantidad de alcohol consumido por mujeres embarazadas se considera un uso excesivo y puede acarrear problemas para el bebe. 

Alcoholismo como enfermedad OMS 

Según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS):

  • Las bebidas alcohólicas se involucran como razón principal en muchos casos de crimen violento. 
  • El alcohol es responsable del 4% de las muertes que ocurren en todo el mundo. 
  • Al consumir alcohol puedes causar daños graves a la salud de otras personas además de la tuya. 
  • Más de 60 millones de personas encuestadas en el mundo declararon haber bebido en exceso. 15 millones de personas han aceptado que beben mucho.
  • Tienes 4 veces más probabilidades de convertirte en el alcohólico si empezaste a beber a una edad temprana, en comparación con las personas que iniciaron hasta después de los 18 años. 

Otras consideraciones del alcoholismo según la OMS

  • Existen personas a las que el alcohol las afecta considerablemente más que a una persona común, ya que su metabolismo trabaja de forma diferente. 
  • Dependiendo de tu peso corporal, el nivel de alcohol en la sangre puede elevarse a niveles ilegales después de solo dos bebidas. 
  • La mayoría del metabolismo del alcohol tiene lugar en el hígado. 
  • Investigaciones sugieren que muchos de los efectos tóxicos del alcohol se deben a que el cuerpo entra en contacto con el acetaldehído, el subproducto cancerígeno del metabolismo del alcohol.

Consecuencias del alcoholismo

Las consecuencias del consumo de alcohol excesivo, no sólo se limitan a los efectos hepáticas más conocidos.

Tratamiento del alcoholismo

Hoy en día, se combinan terapias orientadas a cambios de conducta con terapias con medicamentos.
Los medicamentos, son usados estrictamente indicados por el especialista,  los más usados son:

  • Disulfiram
  • Acamprosato
  • Naltrexona
  • Nalmefeno
  • Antipsicoticos: quetiapina, olanzapine.
  • Antidepresivos: citalopram, sertralina.
  • Anticonvulsivantes: gabapectina, topiramato.

¿Cómo prevenir el alcoholismo?

Un problema de alcoholismo puede desarrollarse con el paso del tiempo, inclusive si estás consiente del daño que te provoca. Es mejor si lo evitas, pero si decides tomar bebidas alcohólicas, hazlo con moderación.  

Lee nuestra guía  de cómo ayudar a un alcohólico para que deje de tomar

Lee cómo idenfiticar el alcoholismo en adolescentes

Ver También:

Referencias

  • Wackernah, R. C., Minnick, M. J., & Clapp, P. Alcohol use disorder: pathophysiology, effects, and pharmacologic options for treatment. Substance abuse and rehabilitation. 2014, 5: 1-12. Disponible en: https://doi.org10.2147/SAR.S37907.
  • Huebner, R. B., & Kantor, L. W. Advances in alcoholism treatment. Alcohol research & health : the journal of the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. 201133(4): 295-9. Disponible en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3860532/.
  • Sullivan, E. V., Harris, R. A., & Pfefferbaum, A. Alcohol's effects on brain and behavior. Alcohol research & health : the journal of the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. 2010, 33(1-2): 127-43. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3625995/.
  • Rehm J. The risks associated with alcohol use and alcoholism. Alcohol research & health : the journal of the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. 2011, 34(2): 135-43. Disponible en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3307043/.
  • Halanych, J. H., Safford, M. M., Kertesz, S. G., Pletcher, M. J., Kim, Y. I., Person, S. D., Lewis, C. E., … Kiefe, C. I. Alcohol consumption in young adults and incident hypertension: 20-year follow-up from the Coronary Artery Risk Development in Young Adults Study. American journal of epidemiology 2010, 171(5), 532-9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2842215/.
  • Adger H, Saha S. Alcohol use disorders in adolescents. Pediatr Rev. 2013, 34(3):103-13. Disponible en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4530292/.
  • Yu, M., Xu, C. X., Zhu, H. H., Hu, R. Y., Zhang, J., Wang, H., He, Q. F., Su, D. T., Zhao, M., Wang, L. X., Gong, W. W., Pan, J., Fang, L., … Ye, Z. (2014). Associations of cigarette smoking and alcohol consumption with metabolic syndrome in a male Chinese population: a cross-sectional study. Journal of epidemiology24(5), 361-9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4150006/.
  • Hart C et al. The combined effect of smoking tobacco and drinking alcohol on cause-specific mortality: a 30 year cohort studyBMC Public Health. 2010, 10:789. Disponible en: https://bmcpublichealth.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-2458-10-789.
  • Clemens, D. L., Schneider, K. J., Arkfeld, C. K., Grode, J. R., Wells, M. A., & Singh, S. Alcoholic pancreatitis: New insights into the pathogenesis and treatment. World journal of gastrointestinal pathophysiology. 2016, 7(1): 48-58. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4753189/.
  • Seitz, H. K., & Becker, P. Alcohol metabolism and cancer risk. Alcohol research & health : the journal of the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. 2007, 30(1), 38-41: 44-7. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3860434/.
  • Stermer E. Alcohol consumption and the gastrointestinal tract. Isr Med Assoc J. 2002 Mar;4(3):200-2. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11908263.
  • Sarkar, D., Jung, M. K., & Wang, H. J.  Alcohol and the Immune System. Alcohol Research : Current Reviews 2015, 37(2), 153–155. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4590612/.
  • Barve, S., Chen, S. Y., Kirpich, I., Watson, W. H., & Mcclain, C. Development, Prevention, and Treatment of Alcohol-Induced Organ Injury: The Role of Nutrition. Alcohol research : current reviews. 2017, 38(2), 289-302. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5513692/.
  • Jang, H. D., Hong, J. Y., Han, K., Lee, J. C., Shin, B. J., Choi, S. W., Suh, S. W., Yang, J. H., Park, S. Y., … Bang, C. Relationship between bone mineral density and alcohol intake: A nationwide health survey analysis of postmenopausal women. PloS one 2017, 12(6), e0180132. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5491129/.
  • Connor J et al. The Contribution of Alcohol to Serious Car Crash Injuries. Epidemiology. 2004, 15(3):337-344. Disponible en: https://insights.ovid.com/pubmed?pmid=15097015.
  • Mukamal KennethLazoMarianaAlcohol and cardiovascular disease.