Cómo preparar el té de jengibre para tratar la gripe y el resfriado + 7 remedios

 

¿Quién no ha pasado por una gripe o un resfriado? Estas populares enfermedades llegan a ser muy molestas, pero tienen un enemigo en común: el jengibre.

Por ello a continuación te presentamos estos 7 remedios que son fáciles de preparar y muy efectivos para combatir la gripe y el resfriado.

El jengibre: delicioso y extraordinario para la salud

Desde la antigüedad el jengibre ha sido empleado por la medicina tradicional asiática para el tratamiento de diversas dolencias y enfermedades.

Es una especie (Zingiber officinale) originaria de India, de hojas alargadas y altura por debajo de un metro, de la que se aprovecha principalmente su rizoma.

El rizoma o tallo subterráneo del jengibre es muy apreciado en la cocina como condimento, por su sabor agradablemente picante y su fragancia, siendo utilizado en la preparación de guisos, caldos, salteados, salsas e infusiones para beber calientes o frías.

Otro de sus atributos es su versatilidad, ya que puede emplearse fresco, seco o pulverizado.

La fibrosa raíz del jengibre es rica en nutrientes, como vitamina C, riboflavina (vitamina B2), calcio, zinc, potasio, magnesio, fósforo y hierro.

Sus aplicaciones medicinales son amplias por sus variados beneficios para la salud, por lo que es un magnífico ingrediente para incorporar de manera habitual en cualquier régimen alimenticio.

El jengibre es un conocido remedio natural para aliviar el resfriado común y la gripe. Una investigación de 2013 publicada en el Diario Internacional de Medicina Preventiva, reportó que es un poderoso agente medicinal para el tratamiento de varias afecciones, por sus formidables atributos antioxidantes, antimicrobianos y antiinflamatorios (1).

Lee nuestra guía sobre cómo usar el jengibre para tu salud

Principales beneficios del jengibre

Entre los principales beneficios del jengibre se encuentran los siguientes:

1. Combate los radicales libres

Los antioxidantes del jengibre disminuyen las reacciones de oxidación en el cuerpo, de las cuales se generan los radicales libres que son unos inestables compuestos químicos que afectan la salud celular. Los radicales libres debilitan el sistema inmunológico, haciendo al organismo más propenso a contraer resfriados y gripes.

2. Es antiinflamatorio

La vigorosa propiedad antiinflamatoria del jengibre lo hace muy efectivo en el tratamiento de los dolores de garganta y de la ronquera producida por un abuso en la utilización de las cuerdas vocales.

Si alguna vez amaneces afónico por un exceso de karaoke, mastica bien un trocito de jengibre pelado y traga, y la cura será casi instantánea.

Lee nuestra guía sobre cómo hacer el té anti inflamatorio de jengibre y cúrcuma para aliviar el dolor

3. Es antimicrobiano

El rizoma de jengibre contiene gingerol en abundancia. Este compuesto pertenece a la misma familia de la piperina y la capsaicina, las substancias  que respectivamente confieren el picor a la pimienta negra y a los chiles.

El gingerol es un poderoso antiviral y antimicrobiano, ayudando a combatir los agentes patógenos que causan los resfriados y la gripe.

4. Es efectivo contra las náuseas y los gases

El efecto carminativo (reductor de gases en el tracto gastrointestinal) del jengibre le hace un remedio muy efectivo contra las náuseas y gases.

Sus componentes activos promueven una rápida descomposición y liberación de los gases atrapados en los intestinos, aliviando las molestias y la hinchazón que ocasionan.

5. Es beneficioso para el sistema cardiovascular

La medicina tradicional oriental emplea el jengibre para prevenir afecciones en el sistema cardiovascular y mantenerlo entonado.

El zinc y el magnesio contenidos en la raíz de jengibre estimulan el músculo cardiaco, favorecen la circulación de la sangre e inhiben la acumulación del colesterol malo en el torrente sanguíneo. Estas propiedades ayudan a:

  • Regularizar la tensión arterial.
  • Reducir la acumulación de placa en las arterias.
  • Evitar la formación de los coágulos sanguíneos que propician ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

6. Ayuda contra la diabetes

El consumo regular de jengibre se ha revelado como un tratamiento natural eficaz contra la diabetes tipo 2. Esta enfermedad abarca cerca de un 90 % de los casos de diabetes a nivel planetario.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay actualmente más de 420 millones de diabéticos, con 1.6 millones de fallecimientos anuales atribuidos directamente a la enfermedad (2).

El jengibre contribuye de manera natural a disminuir el nivel de glucosa en la sangre, por lo que es un ingrediente dietético que favorece a los diabéticos tipo 2.

Si presentas esta condición, consulta con tu médico sobre la conveniencia de incorporar jengibre en tu régimen alimenticio.

Lee nuestra guía sobre los 7 principios para tener cuidados excelentes para la diabetes

Resfriado y gripe no es lo mismo, pero el jengibre es bueno para los dos

Si algo emparenta a la humanidad, al margen de continentes, razas y culturas, son el resfriado común y la gripe.

Es muy frecuente que digamos que estamos resfriados, cuando lo que tenemos es una gripe (o viceversa), pero ambos trastornos no son lo mismo.

Las dos afecciones coinciden en lo siguiente:

  • Son altamente infecciosas.
  • Su sintomatología común incluye tos, dolor de garganta y malestar general.

Sin embargo, hay notables diferencias:

  • El resfriado común es producido principalmente por el rinuvirus, mientras que los causantes de la gripe son los virus de influenza.
  • La gripe tiende a presentarse como epidemia estacional, con mayor énfasis en invierno.
  • El goteo de la nariz es característico del resfriado, mientras que en la gripe las fosas nasales pueden estar despejadas.
  • Los estornudos son frecuentes con el resfriado, pero menos comunes con la gripe.
  • La fiebre es característica de la gripe, con el riesgo de que se puede complicar.
  • La gripe produce dolor de cabeza y dolores musculares, síntomas que no son comunes en los resfriados.

Sin embargo, ambos trastornos y sus síntomas pueden ser tratados con remedios a base de jengibre, como estos 7 que te presentamos a continuación.

Remedio 1: jengibre para la congestión del pecho

El jengibre actúa sobre el sistema inmunológico para prevenir la acumulación de flema y mucosidad, por lo que es muy eficaz contra las congestiones del pecho.

Este remedio utiliza vinagre de sidra de manzana, miel de abejas, pimienta de cayena y jugo de limón:

  • El vinagre de sidra, crudo y sin filtrar contiene bacterias probióticas que tienen propiedades antivirales.
  • La miel de abejas endulza de manera sana, aporta su capacidad antimicrobiana y sus compuestos antiiflamatorios reducen la hinchazón y alivian el dolor en la garganta.
  • La pimienta de cayena tiene un rol limpiador de los senos paranasales, disminuyendo la acumulación de moco en estos conductos que van a las fosas nasales.
  • El jugo de limón fresco contiene abundante vitamina C, que fortalece el sistema inmunológico y ayuda a neutralizar la acción de los agentes patógenos.

Ingredientes

  • Media cucharadita de raíz de jengibre pulverizada y seca.
  • Media cucharadita de pimienta de Cayena.
  • ¼ de taza de vinagre de sidra de manzana.
  • Tres cucharadas de miel de abejas cruda.
  • ¼ de taza de jugo de limón, fresco y recién exprimido.

Preparación

  • Pon una cacerola o un sartén a fuego medio, añade el vinagre y el jugo de limón, mezcla y deja hervir.
  • Cuando la mezcla empiece a hervir, apaga el fuego y deja enfriar un poco.
  • Añade la miel, el jengibre en polvo y la pimienta.
  • Mezcla hasta que los ingredientes queden bien integrados.
  • Coloca la preparación en una botella de cierre hermético para guardar.
  • Guarda en un lugar fresco y oscuro.

Toma una cucharada de este jarabe dos veces diarias durante 3 días, en casos de congestión del pecho, gripe y resfriado común.

Remedio 2: jengibre para tratar la laringitis y el dolor de garganta

Este tratamiento también lleva cúrcuma, miel y jugo de limón. La cúrcuma (rizoma pulverizado de la planta del mismo nombre) es un ingrediente del curry y tiene varias aplicaciones medicinales por su capacidad antiinflamatoria, antimicrobiana y antioxidante.

Este remedio es efectivo para curar la inflamación de la laringe y los dolores de garganta que son comunes en el resfriado y la gripe.

Ingredientes

  • Un trocito de raíz de jengibre fresca de unos 4 cm.
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo.
  • Una cucharadita de jugo de limón fresco y recién exprimido.
  • Una cucharadita de miel de abejas cruda.
  • 1½ tazas de agua.

Preparación

  • Vierte el agua en un sartén.
  • Pela el jengibre con el borde de una cuchara y rebánalo finamente.
  • Añade las rodajas de jengibre al sartén.
  • Agrega el polvo de cúrcuma, revuelve y calienta a fuego medio.
  • Reduce a fuego bajo y espera a que hierva.
  • Tapa el sartén y deja hervir por entre 5 y 8 minutos, para que el agua se infunda con los componentes de los ingredientes.
  • Apaga el fuego y deja enfriar un poco.
  • Cuela la preparación y ponla en un vaso de vidrio.
  • Añade la miel y el jugo de limón, mezcla bien y ya está listo para beber.

Bebe esta preparación 2 veces al día, por 3 días, en casos de laringitis y dolor de garganta.

Lee nuestra guía sobre los 26 remedios naturales para aliviar el dolor de garganta

Remedio 3: jengibre para la flema

Esta combinación de jengibre con pimienta negra y miel de abejas ayuda a eliminar la flema de las vías respiratorias

Ingredientes

  • Un rizoma de jengibre fresco de 4 cm.
  • 5 granos enteros de pimienta negra.
  • Una cucharadita de miel de abejas al natural.
  • Una taza de agua.

Preparación

  • Pon el agua en una cacerola pequeña.
  • Pela y rebana finamente el trozo de jengibre.
  • Coloca el jengibre rebanado y los granos de pimienta en el agua.
  • Revuelve, calienta a fuego medio y reduce a bajo.
  • Tapa el recipiente y deja hervir por entre 5 y 7 minutos.
  • Apaga la estufa y deja enfriar unos minutos.
  • Cuela en una taza, endulza con la miel, revuelve y bebe a pequeños sorbos.

Esta infusión es buena para eliminar la flema que se acumula como producto del resfriado común. Bébela de 2 a 3 veces al día por 3 días o más.

Remedio 4: jengibre para un resfriado común o una gripe

 

Esta receta a base de jengibre rallado, limón y miel de abejas aumenta la resistencia del organismo frente al ataque de los virus y es magnífica para prevenir y curar tanto el resfriado común como la gripe.

Ingredientes

  • Un rizoma de jengibre de 4 o 5 cm.
  • Dos limones frescos de tamaño mediano.
  • ¼ de taza de miel de abejas cruda.

Preparación

  • Pela la raíz de jengibre y rállala finamente.
  • Pica cada limón en 4 cuartos.
  • Pon el jengibre rallado en el fondo de un frasco de vidrio.
  • Cubre el jengibre con los 8 cuartos de limón.
  • Mezcla el jengibre y el limón utilizando una cuchara.
  • Añade la miel cruda y vuelve a mezclar.
  • Sirve una cucharada de la preparación, añádela a una taza de agua caliente, revuelve y bebe.
  • Refrigera el resto y consúmelo en un máximo de 3 meses.

Este remedio es eficaz para tratar el resfriado común y la gripe, tomando 2 o 3 tazas diarias por un periodo de 3 a 4 días.

Remedio 5: jengibre para la tos y las secreciones nasales

Quizá lo más molesto del resfriado común son el goteo nasal y la tos de manera simultánea. Los pañuelos desechables se agotan y todos los que te rodean quedan expuestos a contraer el virus con tus excrecencias.

El caldo de jengibre, cebolla y ajo de la presente receta ataca los patógenos que causan el trastorno en curso y ayuda a mitigar la tos y a reducir la generación de moco y flema.

La cebolla le sienta muy bien a las sopas y es antiinfecciosa, gracias a su contenido de sales de sosa. Además, contiene vitaminas y minerales que apuntalan el sistema inmunológico y ayudan a luchar contra las infecciones virales.

El ajo no es menos apreciado que la cebolla en caldos y guisos y las personas que lo rechazan por lo del mal aliento cometen un grave error.

Mucha gente sabia ingiere diariamente un diente de ajo crudo como un antibiótico natural. Este popular ingrediente culinario ataca a los virus y a las bacterias, ayuda a bajar el colesterol y la presión arterial, y ha sido relacionado con la prevención del cáncer y la diabetes.

Un estudio aparecido en el Journal of Nutrition encontró que el ajo es efectivo para la prevención y la cura de la gripe y el resfriado común por su favorable influencia en el sistema inmunológico (3).

No en balde, la frase “estar como un ajo” significa andar brioso y vigoroso en varios países de habla hispana.

Ingredientes

  • Un rizoma de jengibre de 4 o 5 cm.
  • Dos o tres dientes de ajo.
  • Una cebolla pequeña.
  • Dos cucharaditas de miel de abejas.
  • Dos tazas de agua.

Preparación

  • Pela el jengibre y córtalo en rebanaditas.
  • Pica finamente el ajo.
  • Pon el agua, las rodajas de jengibre y el picadillo de ajo en una cacerola.
  • Calienta a fuego medio hasta llevar a hervor.
  • Reduce el fuego a bajo, tapa la cacerola y deja hervir por entre 5 y 8 minutos.
  • Apaga el fuego, deja reposar un poco y cuela en un tazón para sopa.
  • Extrae el jugo de la cebolla y añádelo a la preparación, junto con la miel.
  • Mezcla bien y bebe como si fuera un caldo.

Bebe esta sopa 2 veces al día por 3, 4 o más días. Te ayudará con el moqueo de la nariz, la tos húmeda, las vías congestionadas y otros síntomas del resfriado y la gripe.

Lee nuestra guía sobre la congestión nasal: Causas, síntomas acompañantes y tratamiento

Remedio 6: jengibre para las náuseas

El jengibre ha sido empleado desde hace mucho tiempo para quitar las náuseas provocadas por:

  • La gripe.
  • El uso de medicamentos.
  • El embarazo.
  • El mareo de los viajeros en las embarcaciones.

Una investigación de 2016 aparecida en Integrative Medicine Insights determinó que el jengibre permite tratar eficazmente y a un bajo costo las náuseas y los vómitos relacionados con el embarazo y los procedimientos de quimioterapia (4).

La siguiente receta es muy simple y sólo basta con infundir agua con jengibre, endulzando con miel cruda.

Ingredientes

  • Un trozo de jengibre fresco de entre 4 y 5 cm.
  • Una o dos cucharaditas de miel de abejas al natural.
  • Una taza de agua.

Preparación

  • Pela y rebana finamente el rizoma de jengibre.
  • Pon una taza de agua en una cacerola, añade el jengibre rebanado y calienta a fuego medio.
  • Al comenzar el hervor, reduce el fuego a bajo, tapa la cacerola y deja hervir por entre 5 y 7 minutos.
  • Apaga el fuego y deja que el líquido se termine de infundir y se enfríe algo.
  • Cuela en una taza.
  • Añade la miel cruda, revuelve y bebe en sorbos pequeños.

La próxima vez que te ataquen unas náuseas, prepara este remedio rápido y verás lo efectivo que es.

Remedio 7: jengibre para la bronquitis

La bronquitis es la inflamación de la capa interna de los bronquios, que son los dos conductos por los que pasa el aire desde y hacia los pulmones.

La hinchazón frecuentemente va unida a una acumulación de mucosidad que puede obstruir los conductos bronquiales, dificultando la respiración.

La bronquitis es muy enojosa porque, aparte de los problemas para respirar, desencadena una tos con una mucosidad verdosa y produce sibilancias, pitidos, fatiga y malestar general.

Este remedio une las cualidades medicinales del jengibre con las de la canela y la miel de abejas, para hacer frente a la infección e inflamación de los bronquios, ayudando a descongestionar las vías.

El gran aporte de la canela a un remedio para la bronquitis es su potente estímulo calorífico, al que añade su fragancia y sabor.

Ingredientes

  • Un rizoma de jengibre fresco de tamaño mediano.
  • Una cucharadita de canela en polvo.
  • Una cucharadita de miel de abejas.
  • Una taza de agua.

Preparación

  • Pela el trocito de jengibre y rallalo hasta obtener una cucharadita.
  • Pon una taza de agua en una cacerola, añade el jengibre rallado y la canela, y calienta a fuego medio.
  • Al comenzar el hervor, reduce el fuego a bajo, cubre la cacerola y deja hervir por entre 5 y 7 minutos.
  • Apaga el fuego y deja que el líquido se termine de infundir y se enfríe un poco.
  • Cuela en una taza, añade la miel, revuelve y bebe despacio.

Para que este tratamiento natural funcione apropiadamente contra la bronquitis, debes beber una taza 3 o 4 veces al día por 4 días, o más de ser necesario.

Esperamos que estas recetas te funcionen cuando contraigas un resfriado o una gripe y te recordamos que en caso de que el trastorno se prolongue por más de 5 días o que la fiebre vaya en aumento, debes consultar al médico, ya que podría tratarse de una infección más severa.

Comparte este artículo con tus contactos y no olvides de dejarnos tus comentarios.

 

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here