Los mejores remedios de jengibre para quitar la tos

 

La tos es una de las molestias más comunes -e incómodas- que podemos sentir. Para aliviarla hay muchas opciones de medicinas, pero algunas tienen efectos secundarios.

Afortunadamente, también hay muchos tratamientos naturales y, entre ellos, uno de los mejores es el jengibre. Ya sea en polvo, fresco o como té, tomar jengibre es una excelente alternativa para aliviar la tos y prevenir enfermedades.

El jengibre se ha usado por cientos de años como tratamiento natural para la gripa, tos y problemas digestivos. Para que aproveches todos sus beneficios, te traemos una serie de recetas para tratar tu tos.

Lee nuestra guía sobre los beneficios del té de jengibre

¿Realmente es efectivo el jengibre contra la tos?

La tos es una reacción natural del cuerpo, un mecanismo de defensa para expulsar cualquier bloqueo o irritante de la garganta, que puede ser el resultado de una infección por bacterias, un virus, estrés, polen o hasta por fumar.

A diferencia de otros remedios naturales, que suelen tener efectos tipo placebo más que verdaderamente médicos, el jengibre sí tiene propiedades que le permiten aliviar de forma definitiva la tos:

Contiene propiedades antiinflamatorias que reducen la inflamación en la garganta y pecho causadas por la tos. También propiedades antibacteriales que ayudan a recuperarte del resfriado, gripe y otras enfermedades respiratorias.

También contiene oleorresina, que suprime la tos. Además, posee propiedades antioxidantes y aceites esenciales que calman tu garganta y alivian el dolor causado por la tos.

El jengibre también promueve la salivación, inhibe la contracción de las fosas nasales y estimula la secreción de mucosidad que también alivian el malestar. Tiene propiedades antihistamínicas que pueden tratar alergias, que a su vez pueden provocar tos.

Por otro lado, también tiene compuestos aromáticos como el gingerol, shogaoles y zingerona que poseen cualidades medicinales del jengibre para aliviar la tos. Gracias a ellos, el jengibre trabaja como un expectorante que promueve la expulsión de mucosidad.

¿Y cómo tomarlo? Sencillo, con estos útiles métodos que te compartimos:

1. Té de jengibre

Este remedio está diseñado para aliviar la gripe, resfriado y la tos constante. El té de jengibre calmará tu garganta y aliviará la irritación.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado.
  • Miel y jugo de limón al gusto.
  • 1 taza con agua caliente.

Indicaciones

Agrega dos cucharadas de jengibre fresco en una taza de agua caliente.

Déjalo reposar durante 10 o 15 minutos. Drena el líquido para sacar el jengibre y luego agrega un poco de miel y jugo de limón para mejorar el sabor. Toma el té mientras está caliente.

Toma este té de dos a tres veces al día para obtener un alivio completo de la tos y otros síntomas.

Variaciones de la receta

Opción 1: Puedes usar rodajas de jengibre finamente ralladas dentro de una tetera llena de agua. Hierve la mezcla hasta reducir el agua a la mitad, cuela el jengibre y bebe agregando miel a tu gusto.

Opción 2: Otra opción es preparar un brebaje de jengibre. Agrega 250 gramos de jengibre finamente picado y cuatro tazas de agua en un sartén. Cúbrelo por 20 minutos a fuego lento y drena el agua.

Luego agrega una taza de miel, media taza de jugo de limón fresco y cuatro tazas de agua. Calienta nuevamente por cinco minutos.

Drena el jengibre y toma el líquido tibio para obtener alivio.

Opción 3: Mezcla tres cucharas de jengibre picado y una cucharada de menta seca en cuatro tazas de agua. Hierve hasta reducir el agua a la mitad, drena el jengibre y déjalo enfriarse.

Agrega una taza de miel a la mezcla y toma una cucharada cada cuatro horas.

Abajo un video de cómo hacer un té de jengibre con cúrcuma:

2. Jengibre fresco

El jengibre tiene tantas propiedades que se puede consumir por sí solo, sin preparación, para atender la tos.

Ingredientes

Solo jengibre fresco en la cantidad que gustes.

Indicaciones

Corta una pieza de jengibre de tres centímetros en rodajas. Espolvorea las rodajas con un poco de sal y mastícalas por unos minutos.

Notarás como el sabor fuerte del jengibre te dará un alivio casi inmediato de la tos.

Repite cuantas veces lo sientas necesario.

Consejos

Puedes llevar rebanadas de jengibre contigo para masticarlas durante el día. También lo puedes incluir como ingrediente  en tus platillos favoritos, como ensaladas, curry, sopas, galletas, arroz y con pan.

También puedes hacer jugo de jengibre con el extracto de trozos aplastadas de jengibre. Puedes agregarle un poco de jugo de limón o miel al gusto.

Lee también nuestra guía sobre las 12 mejores propiedades medicinales del Jengibre + cómo consumirlo

3. Jarabe casero de miel con jengibre y limón

La miel puede aliviar la irritación de garganta mientras que el limón fortalece tu sistema inmunológico y el jengibre elimina las bacterias o cualquier otro obstáculo en tus vías respiratorias.

Ingredientes

  • 1 pieza de jengibre de 7 a 10 centímetros.
  • 1 jarra de cristal con tapa.
  • Miel natural.
  • 1 limón entero.

Indicaciones

Corta el jengibre y el limón en rodajas muy finas y colócalos en una jarra. Agrega miel suficiente para llenar el envase. Revuelve bien y tapa la mezcla. Déjala reposar durante un día completo.

Agrega una cucharada del jarabe de miel con jengibre en una taza de agua caliente. Diluye bien y toma la infusión para deshacerte de la tos.

Toma la preparación 3 veces al día hasta que tu tos se alivie por completo.

Variantes de la receta

Opción 1: Si quieres algo más simple, solo corta una pequeña raíz de jengibre y agrégala junto a unas gotas de jugo de limón fresco y miel a una taza con agua caliente.

Opción 2: Prepara un jarabe más concentrado agregando en un sartén un cuarto de jugo de limón fresco y una cucharada de jengibre rallado. Cocínalo a fuego lento durante 10 minutos y drena la mezcla dentro de un tazón.

Luego agrega un cuarto de taza de miel y revuelve bien. Déjalo enfriar y vacía el jarabe en un envase bien sellado. Toma una cucharada de este jarabe puro cada tres o cuatro horas.

4. Bálsamo de miel y jengibre para la garganta

Toma este bálsamo de dos a tres veces al día para calmar una garganta irritada y la tos.

Ingredientes

  • 1 pieza de jengibre fresco de 5 centímetros.
  • 1 cucharada de miel cruda natural.

Instrucciones

Pela y ralla el jengibre. Usa un tamiz de malla fina o tus dedos para extraer una cucharada de extracto de jengibre, combínalo con la miel y toma esta mezcla, tragando lentamente para que surta efecto.

Lee nuestra guía sobre cómo usar el jengibre para tu salud

Precauciones sobre el jengibre

Para aliviar la garganta irritada o cualquier obstrucción de tus vías respiratorias, agrega una gota de aceite de jengibre o unas rodajas de jengibre en agua caliente e inhala los vapores.

Así como es bueno para tratar la tos, también tiene propiedades anticoagulantes, por lo que no se recomienda su consumo cuando tomas medicamentos con ese efecto, como warfarina o aspirina.

El jengibre contiene compuestos fenólicos que pueden interactuar con ciertos medicamentos, así que debes consultar con tu médico antes de consumirlo de forma frecuente.

Evita su uso en niños menores de dos años y recuerda también que el consumo excesivo de jugo de limón o jengibre puede causar problemas digestivos como la acidez estomacal.

Por muy efectivo que sea, si tu afección es grave el jengibre puede quedarse corto en sus efectos. Acude al médico si después de una semana no ves mejorías.

Las mujeres embarazadas, en lactancia, niños o personas que van a tener una cirugía no deberían de consumir jengibre.

Coméntanos tu experiencia con este remedio natural y también puedes compartir este útil artículo en tus redes sociales. Si tienes alguna duda, también puedes dejarla en nuestra caja de comentarios.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here