¿Cómo saber si tienes hemorroides o almorranas y si es peligroso?

Las hemorroides son venas alrededor del ano o del recto que se inflaman o dilatan, que cuando existe una presión mayor sobre ellas, se rompen, ocasionando sangrado, inflamación y dolor.

Existen dos tipos de hemorroides:

  1. Externas, que se pueden identificar fácilmente alrededor del ano cuando las venas se dilatan y salen por el canal anal.
  2. Internas, que se encuentran en el esfínter anal y se dilatan, pero no salen por el ano,  producen síntomas más agudos y se clasifican en diferentes grados:

Grado 1: permanecen dentro del ano.
Grado 2: pueden salir del ano, pero regresan espontáneamente.
Grado 3: llegan a salir del ano y solo retornan a su lugar con auxilio manual.
Grado 4: salen del ano y no pueden retornar ni con ayuda manual. Producen dolor intenso.

 

Cómo Saber Si Tengo Hemorroides

Existen casos donde las hemorroides son asintomáticas, aunque se puede saber o sospechar que se tiene este padecimiento cuando se producen los siguientes síntomas:

  • Dolor, irritación y escozor en la zona anal.
  • Sensación de tener algo en el ano a la hora de evacuar.
  • Presencia de nódulos sensibles en el ano.
  • Presencia de sangre después de la evacuación o al limpiar la región del ano.
  • Dificultad y dolor para defecar.
  • Expulsión de líquido blancuzco por el ano, como una especie de mucosidad.
  • Dolor anal que puede presentarse al evacuar, caminar o sentarse.
  • Sensación de no haber evacuado por completo.

Lee también nuestra guía sobre cómo curar las hemorroides de forma natural

Causas De Las Hemorroides

Las hemorroides tienen diversas causas, pero existen factores comunes que contribuyen al proceso inflamatorio de las venas que se localizan entre el final del intestino y el ano:

  • Constipación intestinal continua y no tratada.
  • Esfuerzo elevado al evacuar.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Diarrea crónica.
  • Dieta baja en fibras.
  • Embarazo y parto.
  • Practica de sexo anal.
  • Historia familiar de la enfermedad (factor hereditario).
  • Tabaquismo.
  • Cirrosis.
  • Infecciones anales prolongadas.
  • Función intestinal defectuosa por el uso excesivo de laxantes o enemas.
  • Resfriados y gripes constantes.
  • Levantamiento de objetos pesados de forma cotidiana.
  • Consumo regular de bebidas alcohólicas.
  • Ingestión de comidas picantes.
  • Permanecer largos periodos sentado.

De cualquier forma, para tener un diagnóstico seguro, lo ideal es consultar al especialista, proctólogo o gastroenterólogo, que puede realizar un examen físico para confirmar la presencia de hemorroides.

En algunos casos, principalmente cuando se trata de hemorroides internas, se puede requerir de una prueba denominada anoscopia.

Para dicho examen se utiliza un endoscopio pequeño (anoscopio), compuesto de una extremidad biselada y una fuente de luz, que se introduce unos centímetros en el ano, con la idea de evaluar problemas en la región perianal, canal anal y la porción distal del recto.

La anoscopia demora de 2 a 5 minutos y no requiere de preparación previa, en algunos casos, el médico podrá solicitar un enema antes del procedimiento.

Es un examen simple que no presenta riesgos ni complicaciones. Podrá existir dolor posterior relacionado con la introducción del equipo, pero desaparece rápidamente. En casos extremadamente raros, puede ocurrir hemorragia rectal.

La colonoscopia casi nunca se realiza, ya que no es capaz de obtener todos los datos que puede proporcionar la anoscopia, por lo que, esta última, se considera un examen patrón para el diagnóstico de la mayoría de las afecciones anales y perianales.

Lee nuestra guía sobre por qué se producen las hemorroides: Causas y tratamiento

¿Son peligrosas las hemorroides?

Las hemorroides son muy comunes, la mayoría de las veces solo ocupan tratamiento de local, si se complican pueden llevar alguno otro procedimiento que mencionamos abajo.

Prevención De Las Hemorroides

Existen hábitos para el alivio y la prevención de las hemorroides, basado en cuidados que eviten cualquier cuadro inflamatorio de las venas rectales y anales, como son:

  • Utilizar ropa íntima de algodón para evitar la proliferación de bacterias que pueden producir infecciones anales.
  • Evitar el uso de papel sanitario con colores y perfumados, ya que pueden producir o empeorar los procesos inflamatorios.
  • No rascar la zona anal para evitar que la mucosa de dicha región se haga más frágil.
  • Tomar mínimo 8 vasos de agua al día.
  • Consumir alimentos ricos en fibra.
  • Consumir alimentos fermentados, como yogur, para obtener bacterias saludables para el sistema digestivo, mejorar la salud del tracto gastrointestinal y aumentar la biodisponibilidad de nutrientes.
  • Realizar ejercicios para evitar la obesidad y alejar las enfermedades que puedan afectar el sistema inmunológico.
  • Evitar estar mucho tiempo sentado, hacer pequeñas caminatas y hacer ejercicios de estiramiento siempre que sea posible.
  • Nunca aguantarse las ganas de evacuar.
  • Pedir asesoría médica cuando se sospeche de constipación.

 

Opciones De Tratamiento Para Hemorroides

Para quienes presentan problemas hemorroidales, la recomendación inicial será acudir al especialista para un adecuado diagnóstico y tratamiento correspondiente.

De inicio, se recomendarán cosas simples como aplicación de pomadas, lociones y baños de asiento, los cuales disminuyen la incomodidad del proceso inflamatorio de las venas de la región anal.

Los baños de asiento se pueden preparar con agua tibia, pero se puede utilizar sal de cocina, bicarbonato de sodio o una solución de hamamelis con propiedades antinflamatorias.

Se deben realizar de 2 a 4 veces al día, por un periodo de 20 minutos. Al terminar se debe secar suavemente la zona con una toalla de algodón o desechable.

Ahora bien, en cuanto a los tratamientos médicos, podemos mencionar los siguientes:

Coagulación Infrarroja

Procedimiento que se realiza con la introducción de una sonda en la vena inflamada, que coagula los vasos que la irrigan, haciendo que la hemorroide se encoja y en cuestión de pocas semanas desaparezca.

Ligadura Elástica

Se realiza estrangulando las hemorroides por medio de anillos elásticos que interrumpen la circulación sanguínea en las venas inflamadas, hasta que las hemorroides se caen y cicatrizan naturalmente.

Escleroterapia

Tratamiento que se aplica en casos de  hemorragias, que consta de la administración de una solución (que produce endurecimiento o esclerosis), por medio de una inyección en la zona interna de la hemorroide, haciendo que disminuya de forma progresiva y se seque.

Cirugía Láser

Procedimiento rápido, con un mínimo de dolor y pronta curación, donde el cirujano remueve el tejido indeseado y enfermo de las hemorroides, utilizando un láser infrarrojo.

Es un procedimiento con ventajas sobre otros tratamientos quirúrgicos, como son:

  • Se realiza en menos tiempo.
  • La curación es rápida y con un mínimo de dolor.
  • Es menos incómodo.
  • Permite una cicatrización efectiva.
  • No requiere de muchos cuidados posteriores ni el uso medicación continua.

Hemorroidectomía

Remoción quirúrgica de las hemorroides, recomendada a quienes padecen crisis recurrentes con dolor y sangrado, muchas veces intenso, que pueden disminuir la calidad de vida del paciente.

Recuerda que ante la duda de padecer hemorroides, debes acudir a un especialista para realizar la evaluación, diagnóstico y tratamiento personalizado, evitando automedicarte.

Lee más de la cirugía De Hemorroides: Cuando Ocupas, Tipos de Cirugía, Recuperación

Recursos y guías del sitio de información de hemorroides

Almorranas o hemorroides: Síntomas, causas y tratamiento

8 Remedios Caseros Para Curar Las Hemorroides [100% Natural]

Como Desinflamar Las Hemorroides Con Tratamientos Efectivos – [100% Naturales]

Mejores Medicamentos Para Tratar Las Hemorroides

Crema Casera Para Quitar Las Hemorroides De Cúrcuma Y Aceite De Árbol

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here