¿Por qué se curan más lento las heridas en los diabéticos?

 

Una herida en una persona diabética tarda en curarse y si no es tratada de inmediato puede complicarse gravemente.

En este artículo veremos más a fondo sobre el proceso de curación en la diabetes y cómo ayudar a tu cuerpo a mejorar este proceso naturalmente.

Cabe resaltar que es muy importante que tomes medidas preventivas y monitores tus pies de cerca diariamente para encontrar cualquier irregularidad. Detectar una herida a tiempo es la única forma de prevenir una complicación más seria.

Lee nuestra guía sobre los síntomas de azúcar alta y la diabetes que no debes ignorar

Generalidades sobre las heridas en diabéticos

Si tu cuerpo tiene problemas para metabolizar la glucosa, los niveles de azúcar en tu sangre aumentarán. Los niveles altos de azúcar en la sangre afectan la capacidad de tu cuerpo para sanar heridas.

Aunque una herida puede ocurrir en cualquier parte de tu cuerpo, los pies son los lugares más comunes de lesiones. Lamentablemente para el diabético, una herida en el pie puede complicarse rápidamente y convertirse en una úlcera.

Estas úlceras pueden volverse muy graves de no ser tratadas a tiempo. Entre un 14 y 24% de las personas que padecen diabetes y desarrollan una úlcera en el pie tienen una amputación del dedo, pie e incluso de la pierna completa.

 

¿Por qué las heridas tardan en sanar en diabéticos?

Existen varios factores que pueden afectar la capacidad de tu cuerpo para sanar heridas cuando padeces de diabetes.

Niveles altos de azúcar en la sangre

Como mencionamos al principio del artículo, un nivel alto de azúcar en la sangre es la razón principal que afecta tu capacidad para sanar heridas. Esto se debe a que:

  • Los niveles altos de azúcar evitan que los nutrientes y el oxígeno activen las células.
  • Impiden que tu sistema inmune funcione correctamente.
  • Aumenta la inflamación en las células de tu cuerpo.

Neuropatía

La neuropatía también puede ser causada por los niveles altos de azúcar en la sangre. Con el tiempo, tus nervios y vasos sufren daño, causando que las áreas afectadas pierdan sensibilidad.

Las áreas que afecta la neuropatía regularmente son las manos y los pies. La neuropatía insensibiliza las zonas afectadas, de manera que no sientes cuando sufres una herida o cortada. Es por esta razón que las heridas en los pies tienden a ser más serias en las personas con diabetes, ya que no se detectan a tiempo.

Mala circulación

El riesgo de desarrollar enfermedad vascular periférica aumenta al doble. Ésta es una condición de mala circulación, en donde los vasos sanguíneos se estrechan y reducen el flujo de sangre hacía tus extremidades. (1)

La enfermedad vascular periférica también afecta la capacidad de los glóbulos rojos de atravesar los vasos sanguíneos de forma rápida. Esto, junto a un nivel de azúcar alto que aumenta el grosor de la sangre, influye en el deterioro del flujo sanguíneo.

Deficiencia de tu sistema inmunitario

Muchos pacientes también sufren de una respuesta del sistema inmune más lenta. La cantidad de células blancas que se envían para curar las heridas y la capacidad de éstas para tomar acción a menudo se reducen con la diabetes.

Cuando el sistema inmune no trabaja correctamente, la curación de tus heridas se vuelve más lenta y el riesgo de una infección incrementa.

Infecciones

Al no estar funcionando de manera correcta, tu sistema inmune puede no defender eficientemente a tu cuerpo de las infecciones.

No sólo eso, los niveles altos de azúcar en la sangre pueden aumentar la posibilidad de una infección.

Esto se debe a que el azúcar extra que está disponible en el torrente sanguíneo puede ser usado como sustento por las bacterias. Los niveles altos de azúcar en la sangre también pueden evitar que las células inmunes sean capaces de luchar contra las bacterias invasoras.

Si una infección no se trata está puede extenderse muy rápidamente, llegando a provocar complicaciones graves como la sepsis o gangrena.

Lee también nuestra guía sobre ¿Es la diabetes hereditaria?: La verdad sobre los riesgos genéticos

Complicaciones cuando no se trata una herida en una persona diabética

Cualquier herida de no tratarse correctamente y a tiempo, puede provocar infecciones o complicaciones graves.

Una de las mayores preocupaciones es la amputación. En promedio, las personas con diabetes son 15 veces más propensos de tener una amputación como resultado de una herida o úlcera en los pies.

Más abajo veremos porque sucede esto y como puedes evitarlo.

 

Cómo mejorar el proceso de curación

El primer paso es inspeccionar tu cuerpo diariamente. La detección temprana de las heridas es la clave para evitar infecciones o complicaciones.

Asegúrate de revisar tu cuerpo todos los días en busca de heridas o moretones, en especial tus pies. No olvides revisar el área entre los dedos y la planta del pie.

Retira el tejido muerto de tus pies y realiza una limpieza en general. La necrosis (células muertas) y el exceso de tejido generalmente ocurren en conjunto con las heridas diabéticas. Esto puede promover toxinas y bacterias, así como aumentar la infección de las heridas.

Si no puedes hacerlo tú mismo, pídele a tu médico o podólogo que te ayude a eliminar la piel muerta o callos de tus pies de manera segura.

Mantén tus vendajes limpios y frescos; si ya cuentas con una herida, mantener tus vendajes limpios y cambiarlos frecuentemente te ayudará a reducir las bacterias y mantener la humedad en tu herida controlada.

La presión de los zapatos en ciertas áreas del pie puede lastimar tu piel y provocar una herida o úlcera más profunda. Asegúrate de que tu calzado no apriete y siempre usa calcetines para evitar el contacto directo entre tus pies y el zapato.

 

Cuándo ver al doctor

Procura usar calcetines blancos cuando tengas una herida en el pie durante el proceso de curación. La razón es para que sea más fácil ver sangre u otro signo de cuidado en los calcetines.

Visita a tu doctor en caso de experimentar uno de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de sensibilidad
  • sensación de calor
  • dolor persistente
  • inflamación
  • hormigueo.

También acude con tu doctor si padeces cualquier otro problema en el pie que no se resuelva naturalmente en menos de una semana.

Cualquier grieta que se forme en tus pies es señal de alarma; si no estás seguro de alguna marca o herida, acude con tu médico para identificar el problema y tratarlo inmediatamente. Entre más rápido se atienda el problema, más posibilidades tendrás de prevenir una complicación.

Lee nuestra guía sobre los 7 principios par atener excelentes cuidados de la diabetes

Cómo mantener tu salud a largo plazo

Existen cambios y hábitos que puedes adoptar para estimular el sistema inmunológico y promover la cicatrización de tus heridas.

Una parte importante de tu vida con diabetes es el ejercicio. Mantenerse activo ayuda a mejorar tu sensibilidad a la insulina; con la actividad física, el azúcar en el torrente sanguíneo ingresa a tus células de manera más eficiente, mejorando la cicatrización y salud en general.

Una dieta saludable puede controlar los niveles de azúcar en la sangre; si tus niveles se mantienen en buena medida, tus heridas sanarán más rápido.

Las personas que sufren diabetes por lo general tienen que seguir una dieta sin carbohidratos refinados, azúcares agregados y comida rápida; también comen muchas frutas, verduras, legumbres y fibra.

Una nutrición saludable le proporcionará a tu cuerpo los nutrientes necesarios como el zinc, la vitamina C y las proteínas, para curar tus heridas más rápido.

También será necesario que elimines el hábito del tabaco. Fumar disminuye la capacidad de

tus células de transportar oxígeno, además de interrumpir las funciones del sistema inmune y aumentar el riesgo de enfermedad vascular.

 

Ahora ya sabes por qué las heridas tardan más en curarse con una persona diabética. No olvides compartir cualquier duda que tengas y comparte para que tus amigos puedan leer este artículo.

Hasta pronto.

Ver También:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here